Súper Gen Divino – Capítulo 830: Pescado Transparente

Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

En el estanque, en la dirección que miraba el zorro plateado, nadaba un pez.

El pez no era muy grande. De hecho, sólo medía unos diez centímetros y era semitransparente. Las espinas también eran transparentes, y la única manera de poder verlo bien era viendo sus vasos sanguíneos. Si no te asomabas al agua con cuidado y lo buscabas de esa manera, no te darías cuenta de que existía en absoluto.

Debido al agua, Han Sen no pudo percibir su fuerza vital.

En cambio, invocó su máscara Araña Ojo Diabólico y consiguió espiar la presencia de una llama en el pez. Era su fuerza vital, y ardía tanto como la de cualquier otra súper criatura.

“¡¿Esa cosita es una súper criatura?!” Han Sen sintió una mezcla de sorpresa y confusión.

La energía del interior del pequeño pez era borrosa, por lo que sólo era una súper criatura de primera generación. Y como el pez no parecía poseer las propiedades elementales del trueno, Han Sen se preguntó por qué el zorro plateado parecía mostrar tanto interés.

El zorro plateado se tumbó cerca del estanque y no se movió. Al cabo de un rato, empezó a dar vueltas alrededor del estanque, como había hecho al llegar. El pequeño zorro parecía estar perdido en sus pensamientos.

“¿Qué quiere?” Se dijo Han Sen, mientras observaba al zorro plateado.

Si el zorro plateado quería matar al pez, bien podría haberlo hecho. El estanque no era muy profundo, sólo un metro de profundidad como mucho. Incluso podía electrificar el agua con un rayo sin esfuerzo, sin preocuparse por las represalias acuáticas.

Además, Han Sen estaba allí. Si el zorro plateado quería atacar y sentía que necesitaba refuerzos, seguramente sabía que su amo no se quedaría de brazos cruzados viendo cómo peleaba con el maldito pez él solo.

Pero lo único que hizo el zorro plateado fue volver a tumbarse cerca del estanque. Observó al pequeño pez transparente nadando alrededor y no hizo nada.

Han Sen tenía mucha curiosidad por lo que estaba pasando, pero no podía hacer nada. Sólo podía esperar. Si se acercaba al estanque, el zorro plateado se acercaría a Han Sen y pondría una cara temible. Comprendiendo lo poderosa que se había vuelto su mascota, Han Sen no estaba dispuesto a arriesgarse a invocar de algún modo la ira del zorro plateado.

No mucho después, una oveja entró en la cueva que el zorro plateado había cavado. No parecía tener miedo de la gente, y se pavoneó junto a Han Sen.

Cuando la oveja vio el estanque, berreó. Caminó hacia el estanque como si tuviera sed y le apeteciera beber.

Han Sen pensó que el zorro plateado iba a detenerla, pero no lo hizo. Siguió tumbado donde estaba, observando a la oveja saciar su sed en el estanque.

Han Sen pensó que el pez podría haberse enfadado por esta intrusión, pero no tuvo ninguna reacción negativa. De hecho, no parecía que al pez le importara en absoluto. Siguió nadando tan tranquilamente como lo había hecho todo el tiempo.

La oveja bebió bastante, y una vez que terminó, se dio la vuelta y se preparó para irse.

Pero lo que Han Sen vio a continuación fue una escena de lo más aterradora. La boca de la oveja empezó a pudrirse, y trozos de carne crepitante cayeron al suelo.

Para hacerlo aún más desconcertante, la oveja actuaba como si no hubiera notado nada. No sentía dolor ni nada, y se limitó a seguir trotando hacia el exterior tan despreocupadamente como había entrado.

Mientras caminaba, más carne se desprendió de su cara, cubriendo el suelo de la caverna de sangre. Lo mismo ocurrió en otras partes de su cuerpo, cuando trozos de carne pegajosos se desprendieron de los huesos de la oveja que antes componían. No pasó mucho tiempo hasta que partes de su esqueleto quedaron al descubierto.

La oveja siguió caminando hacia la salida, y para cuando salió de la cueva, no era más que un esqueleto. En un desorden espantoso, sus órganos yacían dispersos y esparcidos por todas partes.

Al ver a la oveja salir viva, con sólo sus huesos para indicar lo que era, Han Sen apenas podía creer lo que veían sus ojos.

A Han Sen le entraron sudores fríos al ver esto. Y ahora, comprendió rápidamente por qué el zorro plateado no quería que se acercara. El líquido de ese estanque no era en absoluto un refresco consumible.

Para que el propio pez sobreviviera allí dentro, tenía que ser un milagro.

Entonces, desde el exterior de la cueva, se oyó un coro de berreos. Han Sen salió corriendo rápidamente y vio que todas las demás ovejas estaban asustadas e intentaban evitar a la oveja que ahora era sólo un esqueleto. Pero realmente parecía que la oveja esquelética no había notado nada raro, y seguía creyendo que era igual que el resto de sus esponjosas compañeras. Intentó seguir a las otras ovejas, sin saber por qué la evitaban.

Sin embargo, mientras la oveja ósea las seguía, Han Sen no tardó en oír que algo se rompía. Varios de sus huesos se rompieron y se desplomó en el suelo.

“¿Qué demonios es el agua de ese estanque?” Pensó Han Sen, totalmente incrédulo ante el espantoso espectáculo que acababa de presenciar. Cuando volvió a mirar la espeluznante estanque, su corazón palpitó de miedo.

Han Sen olfateó el aire y no notó nada que oliera mal, así que al menos no era un ácido natural.

Parecía que el agua provenía de las estalactitas de arriba. Se había formado un estanque por el constante goteo.

Han Sen miró hacia arriba y se dio cuenta de que había varias grietas en el interior de las estalactitas, lo que indicaba que el agua debía de haber salido de su interior. Pero la cantidad de agua que salía de ellas era muy poca. Había diez estalactitas y sólo caía una gota cada pocos minutos. Sólo dios sabía cuántos años habría tardado en crearse el estanque.

“Pequeño Plateado, si sigues esperando aquí, todo será en vano. Si quieres que ese pez salga del estanque, no esperes que lo haga por sí mismo. Tal vez debamos golpear nuestras cabezas y pensar en una forma en la que podamos sacarlo nosotros mismos, ¿eh?” Han Sen se dirigió a Pequeño Plata mientras seguía tumbado, observando al pez.

El zorro plateado se volvió entonces y miró a Han Sen, como si esperara que éste le sugiriera un plan.

“Usa tu trueno. Electrifica el agua, espántalo y luego agárralo.” Sugirió Han Sen después de pensarlo un poco.

El zorro plateado miró a Han Sen con desdén. Lanzó un rayo sobre la superficie del agua, pero no pareció hacer nada. Parecía que se disolvía al entrar en contacto con el curioso líquido del estanque.

Ahora Han Sen comprendió la mirada que le habían echado, dándose cuenta de que el rayo no podía penetrar en la superficie del agua.

“¿Qué es esta agua, entonces? ¿Qué hace que se comporte así?” Han Sen estaba sorprendido. “Bueno, está bien. Si el trueno es absorbido por el agua, me gustaría ver cómo absorbe esto.”

Cuando el diálogo de Han Sen llegó a su fin, invocó rápidamente su ballesta de pavo real, la cargó con una saeta de puro acero Z y apuntó al pez del estanque.

Los ojos del zorro plateado se abrieron de par en par y retrocedió unos pasos, esperando que Han Sen matara al pez.

Acercándose un poco más al estanque, Han Sen corrigió su puntería para obtener una precisión perfecta sobre el pez. Predijo su movimiento y apretó el gatillo.

Pero cuando la saeta atravesó el agua, falló de alguna manera. La superficie del estanque era como un espejo, dando un reflejo mucho más claro que el que daría el agua normal. Por lo tanto, la posición del pez en el agua era diferente de lo que parecía. La saeta falló y se alojó en el fondo rocoso del estanque. Esto hizo que Han Sen se sintiera bastante mal.

El agua era aterradora, y Han Sen no creía que pudiera recuperar el saeta de puro acero Z con un mínimo de facilidad.

Pero no pensó demasiado en ello, sino que sacó otra saeta de acero Z y apuntó al pez una vez más. Han Sen calculó su trayectoria y tuvo en cuenta la refracción del agua.

¡Pat!

La saeta atravesó el agua y el cuerpo del pez. Su cuerpo no resistió el vuelo del proyectil en lo más mínimo, y lo único que hizo fue retorcerse un poco antes de caer muerto. Murió, así de simple.

Han Sen se quedó helado. No esperaba que el espeluznante pez muriera tan fácilmente. No hubo lucha y murió de un solo disparo.

 

 


0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x