El extra que nunca muere: Capítulo 17 – 2


<Capítulo 17: Evan D. Sherden. Entra en el calabozo – 2>

 

EZ: Solo para recordárselos a esta novela no le estoy dando edición por lo que si encuentran faltas de ortografía y demás… así se quedaran a menos que sea algo como saltarme texto y no ponerlo [en lo cual yo copie y traduje todo lo que había y aun así hizo falta texto mald*to active] no hare correcciones en esta novela ya me pesa mucho hacer su traducción mentalmente como para ponerme a hacer mas que esto… disfruten del cap semanal de neverdie extra~~


Al día siguiente, cuando le sorprendió el sentido de nombracion de Serena, que no podía entender en absoluto, fue el día en que decidió entrar en el calabozo.

 

Evan estaba empacando con la ayuda de Bernard en la sala de medicamentos de la Farmacia Brotherhood antes de entrar en el calabozo. Sólo se seleccionaron los artículos que habían sido certificados por Bernard y cuya estabilidad había sido verificada.

 

“¿Son suficientes estas pociones?”

 

“A no ser que vayas a realizar una gran expedición, entonces sí. Si alguien te ve, pensará que estás haciendo negocios”.

 

Bernard chasqueó la lengua mientras observaba a Evan organizar cuidadosamente varias pociones en su bolsillo de inventario.

 

Al final, Bernard confiaba en que incluso si Evan entraba y bajaba solo, podría llegar hasta el décimo piso sin detenerse.

 

Por supuesto, el trabajo del alquimista consistía en estar bien preparado para algo inesperado, pero si miraba a Evan ahora…

 

“Apuesto a que no necesitarás ni una sola poción. Ya sea para curar heridas, recuperar maná, recuperarse mentalmente o desintoxicarse. ¡¿No traes un sacerdote con buena habilidad contigo en primer lugar?!”

 

“Por eso no quería hablar con las personas que no han entrado en el calabozo. Abuelo, ¿por qué una mazmorra se llama mazmorra? Es una mazmorra porque no se sabe cuándo ocurrirán cosas inesperadas. En el tercer piso de la mazmorra, está la historia de los exploradores que se dispersaron y murieron uno a uno después de pisar la trampa de teletransporte espacial”.

 

Bernard quiso gritar: ‘¡Yo también ataqué antes el calabozo hasta el piso 56 con colegas destacados, bastardo!.’

 

Pero aunque dijera eso no habría nadie que le creyera. Era lo mismo, incluso para su propio discípulo.

 

‘Además, en este momento, no sería bueno contarle a este tipo mis conocimientos sobre el calabozo…’

 

De hecho, Evan no sabía que en Gran Guerra Yo-ma 2, atravesó el calabozo hasta el piso 77 en un tiempo limitado con el protagonista, ¡incluyendo a Bernard!

 

Así que Bernard decidió señalar otra parte en su lugar.

 

“Incluso si te dispersas y los otros miembros de tu grupo no conocen tu ubicación, no creo que estés en peligro”.

 

“Incluso mi abuelo tiene esa ilusión. Sólo soy un poco más fuerte que los niños normales. Los únicos monstruos que he matado son los slimes, así que ¿cómo puedo ser tan fuerte? Sólo aprendí habilidades de lucha para la autodefensa”.

 

“Huh, autodefensa, eh…”

 

Evan fingiendo ser débil era algo con lo que muchos estaban familiarizados a estas alturas, pero esto seguía siendo algo difícil de digerir.

 

No había necesidad de tener una batalla con el Comandante de los Caballeros ayer. De hecho, una vez tomó una copa con el jefe de los Caballeros del Muro de Hierro, Mikhail D. Aerok, hace unos meses, y habían hablado del asombroso talento de Evan.

 

‘Es una persona que ha nacido para ver la cima de las artes de la lucha. Como tiene un talento tan trascendental, su nivel actual ni siquiera se nota. No es que alguien como nosotros pueda atreverse a juzgar el nivel de los genios.’

 

Mikhail dijo que aunque había entrado en el calabozo y superado los niveles, incluso había recibido un arte marcial de alto rango de los dioses.

 

Era una señal de que estaba dotado de excelentes artes marciales. Incluso Bernard, que había vivido durante mucho tiempo, nunca había visto a alguien que dominara unas artes marciales de tan alto rango.

 

Pero cuando se lo enseñó a Evan, Mikhail se vio envuelto en una conmoción mayor que cuando obtuvo las propias artes marciales.

 

‘Fue en un instante que el chico aprendió la esencia de las artes y las sublimó a su manera. Si no fuera por la bendición de Dios, ¡era alguien a quien nunca podría vencer! Después de verlo, me convencí de su talento. Y al mismo tiempo, me di cuenta de que la misión que Dios me había encomendado era convertir a Evan en el mejor artista marcial del mundo.’

 

Su velocidad de adquisición y crecimiento de habilidades era demasiado rápida, así que ahora, el Comandante de los Caballeros parecía satisfecho después de decirle a Evan que estaba en condiciones de aprender el Cheonjung, pero Bernard aún no había olvidado cómo bebía con una expresión amarga en el pasado.

 

Además, nadie podía dudar de la capacidad de Evan para enfrentarse al Comandante de los Caballeros delante de todo el mundo en el salón de fiestas la noche anterior, pero…

 

“El Comandante de los Caballeros nunca podrá ser vencido por mí ya que mi habilidad es insuficiente. Al principio, hizo que otros caballeros fingieran ser débiles, y luego él mismo fingió serlo. Realmente lo hizo muy bien. ¿Viste eso ayer, abuelo?”

 

“¿Y ese Príncipe? ¿También era una obra de teatro?”

 

“Por supuesto que era una obra de teatro. No es sólo eso. El Comandante de los Caballeros conoce una técnica muy simple llamada Cheonjung. Me enseña de forma tan sencilla cada vez, que le admiro mucho”.

 

No obstante, ¡Evan, el genio de las artes de combate, estaba hablando así! Bernard se tocó la frente. Realmente no sabía por qué Evan se subestimaba tanto.

 

No había nada que pudiera hacer.

 

Si Bernard pudiera entender la palabra “extra”, le habría resultado fácil comprenderlo.

 

“Eso es lo que usó ayer ya que es una técnica muy sencilla…”

 

“Si no, no podría aprenderla tan fácilmente ya que no tengo talento. Soy una basura. De todos modos, lo único que puedo hacer es esto”.

 

El héroe de combate en el lugar de la fiesta de anoche. El autoproclamado basura, Evan, que sorprendió a todos con sus habilidades, mostró una expresión de orgullo mientras alineaba un montón de bombas para ataques de emergencia sobre la mesa.

 

“Es sólo está alquimia. Si lo pienso bien, la alquimia parece haber alcanzado un punto realmente alto. Después de todo, en verdad, ¡las habilidades, el conocimiento y la alquimia que se pueden utilizar con una preparación previa son los mejores!”

 

“Sí, no conozco las artes marciales, pero la alquimia sigue siendo más fácil”.

 

“Cheh, eso es lo que siempre dice el abuelo”.

 

Evan ordenó las bombas por tipo, haciendo un puchero ante los comentarios de Bernard.

 

Había una granada fragmentaria que atacaba a los monstruos en todas las direcciones en el momento de la explosión porque tenía cientos de perlas de hierro, y una bomba congelante que congelaba las cosas en todas las direcciones liberando gas frío semilíquido cuando se exponía al aire.

 

Además, había varias bombas llenas de bengalas, bombas de llama, bombas lacrimógenas, etc. Todas ellas eran productos de primera calidad producidos por Evan.

 

“Son peligrosas. Si tienes un compañero cerca, no las uses sin cuidado”.

 

“Eso lo sé. De todos modos, sólo las usaré cuando no haya nadie cerca”.

 

Evan comprobó los dispositivos de seguridad de las bombas como hacía a diario, las clasificó de nuevo y las guardó en el bolsillo del inventario.

 

Si usaba esto, podía meter la mano en el bolsillo y sacar lo que quisiera de inmediato con sólo pensarlo. Este era un artículo realmente bueno.

 

“Otros artículos para situaciones de emergencia… Cuerda mágica, Tienda de asedio, Muñeca de señuelo, Monstruo perfecto, Polvo de espejismo… Ok, todo está en buen estado”.

 

“Vas a atacar el 5º piso de la mazmorra, pero no hay nadie más que tú que tenga artículos de tan alta calidad”.

 

“Ya están hechos, así que tengo que usarlos. Y por último… sí, incluso la Cuenta de Batalla”.

 

“Realmente lo hiciste, eso es bueno”.

 

Un alquimista era un puesto de apoyo que no se adelantaba y ayudaba al grupo desde atrás.

 

Siempre decía que estaban hechos para superar las diferentes dificultades con varios objetos consumibles, pero no podía estar usándolos en todas las situaciones.

 

Por eso, la mayoría de los alquimistas llevaban armas sencillas para proteger su cuerpo y ayudar al grupo.

 

A partir de una honda, la tecnología había progresado y se habían fabricado armas que requerían habilidades más sofisticadas y especializadas, llegando incluso a rifles de francotirador de fabricación propia que no tenían nada que envidiar a los de los tiempos modernos. Por supuesto, Evan usaba guantes que anulaban el rendimiento del arma, así que no tenía sentido llevarlos.

 

‘Además, el arma también necesita una aptitud’.

 

¿Bernard tenía aptitud para las armas? Pero después de que Evan hiciera su propia honda, no tuvo más remedio que sacudir la cabeza. Era mejor emplear su esfuerzo en el campo en el que era bueno.

 

Sí. Con eso en mente, Evan decidió aprender la técnica de lanzamiento utilizando su propia fuerza.

 

‘La técnica de lanzamiento era una técnica que se podía utilizar sin ninguna fuerza, incluso con las manos desnudas, y tenía la abrumadora versatilidad de que se podía utilizar inmediatamente incluso en una situación de urgencia, ya que sólo se lanzaba con la mano. Gracias a la naturaleza de la técnica con las manos desnudas, no se ve afectada por los guantes que llevaba Evan. Sobre todo, ¡era relativamente segura!.’

 

Y aquí fue donde surgió el concepto de Cuenta de Batalla. Originalmente, los alquimistas desarrollaron una variedad de armas, desde hondas hasta rifles de francotirador, y naturalmente desarrollaron balas, y la cuenta de batalla era la bala utilizada en las hondas.

 

El material, la potencia y las opciones de la Bola de Batalla variaban según de qué estuviera hecha. Podía hacerse con simples piedras que aparecían al principio del juego o procesando gemas de alta calidad que aparecían en la última mitad del juego.

 

Las posibilidades eran infinitas.

 

Además, el poder de la Bola de Batalla dependía de la fuerza y la habilidad alquímica del creador. Se decía que no era difícil medir el poder de combate y el nivel del alquimista sólo con mirar la cuenta de batalla hecha por ese alquimista.

 

‘Y este abalorio de batalla… En realidad, ¡puedes ver el efecto adecuado incluso si sólo lo lanzas con una técnica de lanzamiento!’

 

¡Por eso Evan hizo las Cuentas de Batalla! No para disparar con una honda, sino para usar la Cuenta de Batalla elaborada para lanzarla.

 

Era inaudito que un alquimista lanzara la Cuenta de Batalla con sus propias manos en este mundo, pero a él no le importaban los detalles.

 

“Cuanto más se desarrollen mis habilidades de lanzamiento, más alto será mi nivel y más fuerte mi poder, más crecerá mi alquimia, más poderosos serán los monstruos que cace, mejores serán los materiales que fabrique y mejor será la cuenta de batalla, más fuerte será el poder de la tecnología. Qué más puedo hacer, abuelo. Mi habilidad se puede utilizar perfectamente así. Es una técnica de combate hecha para mí”.

 

“Haz lo que quieras, niño. Realmente no conozco el contenido de tu cerebro…”

 

El alquimista se limitó a suspirar porque no entendía al discípulo que quería ir por el camino difícil, aunque le era posible llegar rápidamente al 5º piso de la mazmorra sin tener que lanzar siquiera una Cuenta de Batalla.

 

Por supuesto, el desarrollarse como alquimista, no era mala idea utilizar el camino que Evan eligió ahora…

 

“Si es el momento, lanza una cuenta con las manos. ¿Ok?”

 

“Claro. Todavía no he practicado bien el lanzamiento, así que al principio será mejor luchar con las artes marciales que lanzar. Pero dentro de poco, ¡eso cambiará! Cuando vaya al calabozo esta vez, ¡también entrenaré bien mis habilidades de lanzamiento!”

 

Evan tenía un bolsillo de inventario con pociones, bombas y otros consumibles a la derecha. A continuación, colgó en la izquierda un minibolsillo lleno únicamente de cuentas de batalla, exhalando un suspiro de satisfacción.

 

Después, abrazó a Bernard con fuerza.

 

“Ahora vuelvo”.

 

“Déjame ir, niño. Si estuviera preocupado por ti, al menos habría llorado un poco, y no creo que salga ni una sola lágrima aunque traigas cebollas ante mis ojos. Así es como me siento ahora mismo”.

 

“El abuelo es tan mentiroso”. Evan se rió de la broma de Bernard.

 

No tardó en salir de la Farmacia Brotherhood. Había personas que lo esperaban.

 

Su padre, madre y hermano mayor. Además de la esposa del marqués, la segunda esposa, y Elizabeth, también estaba el Comandante de los Caballeros del Muro de Hierro que le había enseñado a él y a sus miembros. Maybell, que estaba llorando al caer en sus brazos, era un extra.

 

También estaban el rey y dos príncipes que aún no se habían ido, Serena con Ruby y Lucy sobre sus hombros, mirándolo con ojos brillantes.

 

Los oficiales del gremio de la batalla también se reunieron después de escuchar su declaración de ayer.

 

El dueño del restaurante de pinchos, que decidió ofrecer un puñado de pinchos, e incluso Serpina y los empleados de la Farmacia Brotherhood estaban presentes.

 

El Conde Melto von Pellati estaba ahí con su hijo Crow y Arisha, que ya había declarado que sería miembro de reserva de los Caballeros del calabozo, y había decidido quedarse con los Sherdens…

 

“Maestro, estamos listos”.

 

“Espero su orden”.

 

“Le seguiré a donde vaya, Maestro Evan”.

 

Y allí, esperando para entrar en el calabozo con él, estaban Shine, Belois y Raihan. Su aspecto mientras le esperaban completamente armados parecía muy digno.

 

“Bien”.

 

Evan estaba tan deslumbrado mirando al equipo de ensueño que había formado, que entrecerró los ojos por un momento y luego declaró con una sonrisa.

 

“Entremos en el calabozo”.

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991], gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog, pondré estos mismos en el cap final de los subidos de las novelas del día].


Anterior | Indice | Siguiente

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .