El extra que nunca muere: Capítulo 16 – 5

<Capítulo 16: Evan D. Sherden. Creando relaciones de mala gana – 5>

 

EZ: Capítulo Semanal de Neverdie extra, disfrútenlo~~


Después de un gran vals con Arisha von Pellati, que le había hecho doler el cerebro de tanto hablar, Evan quiso salir de la fiesta y esconderse en algún lugar de la mansión. Pero no lo hizo.

 

“Usted también tiene que bailar conmigo, señorito Evan”.

 

“¿También quieres bailar conmigo, Serpina Noona?”

 

“Después de ella, yo también quiero bailar contigo.”

 

“Hanna Noona también…”

 

“Oh, Dios mío. Entonces yo… ¡Maestro Evan, por favor, baile conmigo también!”

 

La petición de Arisha de bailar el vals había servido de catalizador para otras mujeres aristocráticas que esperaban que él bailara con ellas, empezando por Serpina y Hanna. Aquella era la primera vez que Evan había podido explorar el lado atrevido de las mujeres.

 

Ni siquiera en el mundo de la serie Gran Guerra Yo-Ma existía la costumbre de que una mujer sacara a bailar primero a un hombre, pero hoy se comportaban con más valentía. La aceptación de Evan parecía haber eliminado las dudas de todos.

 

O tal vez fue la encantadora belleza de Evan la que agitó por completo el razonamiento de todos, lo que había conducido a tales resultados.

 

“Vaya, el maestro Evan está realmente en la cima de su popularidad”.

 

“Es su duodécimo cumpleaños, así que debería recibir tanta atención. Para un niño de 12 años, es una especie de bendición”.

 

“Bueno, naturalmente también es nuestro Maestro, pero… no creo que quiera estar atrapado entre tantas personas así”.

 

Al ver la cara de agotamiento de Evan, que no paraba de bailar con otras mujeres en el escenario, Raihan y Shine intercambiaron sonrisas mientras conversaban entre sí.

 

Raihan se había estado escondiendo de Hannah y Serpina, y ahora por fin había encontrado algo de libertad. Shine también estaba sentado ahí, y en señal de fidelidad a Evan, rechazó cualquier oferta de baile.

 

“Probablemente no hizo mucho contacto contigo intencionalmente para que tú y Belois pudieran disfrutar de la fiesta”.

 

“Por supuesto que se preocupa mucho por nosotros. Hoy no nos ha pedido nada especial a mí ni a Belois. Es que ahora no tengo ganas de bailar. Sobre todo, una fiesta como ésta no es algo que tenga gran importancia en mi corazón.”

 

“¿No te interesan las mujeres?”

 

“Bueno, ahora mismo no me interesan porque hay muchas otras cosas en las que tengo que centrarme por el momento”.

 

Shine se metió todo el pincho en la boca de una sola vez, luego movió la mano para coger otro y empezó a masticar con fuerza. Raihan se dio cuenta de que los movimientos de su mano eran similares a los de manejar una daga.

 

“Quiero entrar en el calabozo lo antes posible”.

 

“Será una prueba de la promesa que hicimos con el maestro Evan. Yo también quiero aventurarme ahí… Por supuesto, ahora creo firmemente en las decisiones y habilidades del maestro Evan y, aunque no salga como él dice, no tengo intención de abandonarlo”.

 

Durante los últimos tres años, Shine había estado entrenando para el día en que entraría en la mazmorra junto a Evan y Belois.

 

Así que ahora… Entrar en el calabozo en sí tenía un significado especial para él, y le era imposible pensar en otra cosa en ese momento.

 

“La perspectiva de entrar en el calabozo es muy emocionante para mí, tanto que últimamente no puedo pensar en otra cosa”.

 

“¡A mí me pasa lo mismo, haha!”

 

Raihan estaba decidido a entrar y conquistar el calabozo con Evan.

 

Aunque la dirección en la que habían evolucionado sus habilidades era un poco diferente de lo que había imaginado en un principio… Pero aun así, estaba seguro de que se había hecho mucho más fuerte. También quería demostrar su valía y sus habilidades en el calabozo, y Shine no se quedaba atrás en retrospectiva.

 

“Pero demasiada excitación puede conducir a errores inesperados que, en última instancia, pueden provocar la muerte. Por eso también hay que practicar la calma ante las dificultades”.

 

“Tienes razón. Tenemos que estar contentos con nuestras decisiones para progresar”.

 

Shine asintió a las palabras de Raihan y luego miró a su lado.

 

Sin participar en sus conversaciones y sin reaccionar en absoluto a todos los demás (incluidos los abucheos de Crow y otros innumerables chicos) quien miraba continuamente a Evan era Belois.

 

“Oye Belois, sólo pide al maestro Evan que baile contigo”.

 

“Tonto Shine, cállate”.

 

“¿Por qué debería hacerlo? ¿No quieres bailar con él?”

 

Belois refutó con firmeza, pero Shine sabía muy bien lo que estaba pensando. En cuanto había comenzado la segunda parte de la fiesta, se había cambiado cuidadosamente con el vestido de verano que Evan le había comprado en la Ciudad Real.

 

Era la temporada de primavera, y esta noche era especialmente acogedora; por eso, muchas personas se habían vestido de forma similar a ella.

 

Por supuesto, entre todos ellos, Belois estaba dando un espectáculo de extrema disciplina, pero Shine sabía… que ella también quería bailar con Evan.

 

“Sólo digo que estás haciendo ver qué quieres lanzar bolas de fuego sobre las cabezas de las mujeres que bailan con el maestro Evan ahora mismo”.

 

Belois no pudo negar las palabras de Shine. Raihan y Shine sintieron escalofríos al observar el rostro de Belois, que mostraba una expresión de horror ante aquellas palabras que había dicho en broma.

 

“Los nobles te escucharán. Deberías dejar de hablar así”.

 

“No te preocupes por eso, Belois. Creo que ya sabes que tu bola de fuego tiene el poder de matarlos a todos al instante ¿verdad?”

 

“…Precisamente por eso me cuesta contenerme”.

 

Los dos que la escuchaban sintieron la piel de gallina.

 

“¡Realmente ha sido paciente! Si la pierde, ¡no sé cuántas mujeres estarán en peligro de morir hoy!’ pensó Shine en su interior.

 

“¿Debería ir a pedírselo en su lugar en su nombre? ¿Que Belois quiere bailar con el maestro Evan?”

 

“De ninguna manera… Shine me dijo antes que no debía pedirlo primero”.

 

“Lo recuerdo y es muy posible que obedezcas… Pero aun así, hoy es un día especial”.

 

“Todos los días con el Maestro son especiales para mí. Ni siquiera un momento a su servicio es inútil para mí”.

 

Ser capaz de decir esto sin vacilar podría considerarse una especie de especialidad de Belois.

 

La pobre chica seguía mirando a la acompañante de Evan como si quisiera asesinarla, pero si aparte de eso, tenía un aspecto lamentable.

 

“Ah, la hermana Maybell también ha llegado”.

 

“Pensé que habría llegado antes”.

 

Mientras Belois sufría a solas con estos pensamientos, Maybell había terminado por fin todo el trabajo del día. Entró corriendo en la avenida y cargó directamente contra Evan, que acababa de terminar de bailar con su actual pareja.

 

Evan recibió los aplausos de innumerables personas por su maravilloso vals giratorio mientras abrazaba a los demás.

 

“El maestro Evan dice que odia ser popular, y luego elige hacer cosas que llaman la atención de las personas”.

 

“Eso es lo que yo también pensé al principio, pero él no puede evitarlo. El joven maestro es, por naturaleza, una persona con talento que atrae a todos”.

 

“Es el más perfecto de todos… No fue así en mi 12º cumpleaños”.

 

“Oh, hola.”

 

Crow se había acercado a ellos. Parecía que había reunido el valor para hablar con Belois, pero fue rechazado completamente por ella de una manera muy fría. Con el corazón roto, empezó a regresar pero se detuvo.

 

“Yo también quiero ser como el maestro Evan…”

 

“No permitiremos que hables mal de él, así que, por favor, desiste”.

 

“Maldición…”

 

Evan, que hasta ahora había estado bailando alegremente con Maybell, cambió de pareja y empezó a bailar con las Chicas Laúd una por una. Resonaron grandes vítores, aplausos entusiastas y voces alegres.

 

“¡Ahora es mi turno, vuelve!”

 

“¡Joven Maestro, por favor baila conmigo también!”

 

“¿Cuánto tiempo va a seguir bailando Maestro?”

 

“¡Bailemos todos! Seguid hasta que nos cansemos”.

 

Mientras Evan bailaba con ganas en el centro de todos, parecía el ídolo del mundo. Si hay dos seres tan atractivos, ¿dónde pueden saborear el mundo las demás personas?

 

“Aunque el maestro Evan ya dijo que hay un personaje principal diferente en este mundo…”

 

“No sé si hay alguien como él. Y quizá no haya nadie más importante que el Maestro”.

 

“Quiero llegar a ser como el Maestro Evan para ganar el corazón de la señorita Belois…” Crow volvió a intervenir.

 

“¿En verdad?”

 

‘¿Es esa la única razón por la que quieres ser como el Maestro Evan?’ Shine no ocultó lo patético que se sentía y agarró a Belois de la mano para encararlo.

 

“Belois, vuelve a decírselo por última vez. Ya que tiene su propia alma y sentimientos, deja que te diga la verdad dentro de su corazón”.

 

“El hecho de intentar copiar al Maestro Evan no significa que el Maestro Crow pueda convertirse fácilmente en él. Aunque me liberen, aunque me convierta en un noble, seguiré al Maestro Evan hasta la muerte. Así que, por favor, presta atención a lo que estoy tratando de decirte. Sinceramente, esto se ha convertido en una molestia para muchas personas, incluida yo”.

 

“¿Qué?” Crow se sintió abatido.

 

Fue entonces cuando Evan los saludó con la mano.

 

“¿Qué hacen todos ustedes aquí sentados solos?”

 

Mirando la fiesta, todas las personas del recinto resonaron con Evan y empezaron a bailar al azar. Ya no era un vals.

 

Sorprendentemente, el dueño de los pinchos a la parrilla también estaba bailando, y las personas se reían de su tonto baile con lágrimas en los ojos mientras se sujetaban la barriga.

 

“¡Venga, levántate y bailemos juntos! Paul, ¡tú también!”

 

Los miembros de los Caballeros del Calabozo estaban todos mezclados, pero sólo Paul, que era el más tímido, parecía estar escondido en un rincón.

 

A la llamada de Evan, Shine se acercó sigilosamente a Paul, que seguía intentando esconderse desesperadamente.

 

Luego sonrió y levantó a Paul. Paul se sintió avergonzado y se golpeó los brazos. Se veían muy lindos.

 

“¡H-, hermano Shine! Soy tímido, así que no puedo bailar”.

 

“¡Pues ahora lo harás!”

 

Shine levantó a Paul y se dirigió hacia el escenario, haciendo una señal a Raihan. Raihan le guiñó un ojo y gritó tan fuerte como pudo.

 

“¡Maestro Evan, hay una dama que desea bailar con usted!”

 

Tras escuchar las palabras de Raihan, Evan se dio cuenta de que Belois había estado sola todo este tiempo.

 

Incluso en la mansión, nunca tuvo contacto con otros hombres que no fueran él, Shine y Raihan. También debía de odiar las aclamaciones de otros hombres durante toda la fiesta.

 

‘No está tan enfadada como para matarme sólo porque no le haya prestado atención, ¿verdad?’

 

Como Evan había estado lidiando con las señales de la muerte que iban surgiendo aquí y allá durante toda la noche, se había olvidado por completo de Belois, que era una de las únicas señales de la muerte que había tenido el suficiente éxito como para cambiar para su progreso.

 

Evan se apresuró a acercarse, se arrodilló frente a ella sobre una rodilla y extendió cuidadosamente una de sus manos.

 

“Señorita Belois, ¿me concedería el honor de bailar con usted esta noche?”

 

Belois respiró profundamente, enfrentándose a los fascinantes ojos púrpura de Evan.

 

La luz de la luna que brillaba a través de la ventana parecía brillar sólo sobre Belois y Evan. El corazón se le aceleró en el pecho.

 

“¿Cómo puedo atreverme a rechazar al Maestro?”

 

“Hoy, olvidémonos de esas insignificantes formalidades. ¿Cuál es tu respuesta?”

 

“Sí, lo haré”. La luz hechizante de la luna iluminó sus figuras.

 

Belois tomó la mano de Evan.

 

“Sí, lo haré. Con mucho gusto…”

 

“Es un honor”.

 

El corazón de Belois latía como si estuviera a punto de estallar, y pronto se olvidó también de eso. Evan la llevaba de la mano hacia el escenario. El mundo entero se había iluminado a su alrededor.

 

“El joven maestro es como… un príncipe. Es como si brillara como una perla”.

 

“Para ti, soy el verdadero príncipe entre todos los príncipes del mundo entero”.

 

Evan se había convertido en el más famoso extra de este mundo con diferencia. No sabía cómo iba a ser su futuro. Sin embargo, Evan se rió de sus propias palabras y atrajo a Belois un poco más hacia él

“¿Le gustaría bailar una canción lenta, señorita Belois?”

 

“Pero si ni siquiera sé bailar, maestro”.

 

“Déjame enseñarte entonces. Es un baile en el que los dos bailamos lentamente, nuestros cuerpos en sincronía con una melodía lenta”.

 

“Como usted diga, Príncipe Evan”.

 

Evan se sorprendió y se preguntó si había oído bien, pero luego se rió rápidamente. Belois le agarró las manos, sonrojándose profundamente.

 

Comenzaron a bailar. Sus movimientos se armonizaban con la melodía.

Uno, dos, tres.

 

Uno, dos, tres.

 

La luna y las nubes parecían bailar con ellos al ritmo del alegre vals. Aquella maravillosa noche de marzo fue una de esas que nadie olvidaría jamás.

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991], gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog, pondré estos mismos en el cap final de los subidos de las novelas del día].


Anterior | Indice | Siguiente

5 2 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

9 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
ats
ats
hace 9 meses

belois waifu definitiva confirmado?

tp_shin
tp_shin
hace 9 meses

Menos mal, ya era hora de que la sacase a bailar. Gracias por el cap

Anónimo
Anónimo
hace 9 meses

MAZMORRAAAA!!!!! QUE EMPIECE EL SALSEOOOO¡!!!!!

dekuej507
dekuej507
hace 8 meses

mientras tanto la mazmorra sentada en una esquina pensando como fue ta gil

Kaito
Kaito
hace 8 meses

y con esto se decide a la ganadora

Anónimo
Anónimo
hace 8 meses

A este capitulo le falta una parte

Anónimo
Anónimo
hace 8 meses

“¿Le gustaría bailar una canción lenta, señorita Belois?”

“Pero ni siquiera sé bailar, Maestro”.

“Déjame enseñarte entonces. Es un baile en el que los dos bailamos lentamente, nuestros cuerpos sincronizados con una melodía lenta “.

“Como usted lo dice, príncipe Evan”.

Evan se sorprendió y se preguntó si había escuchado correctamente, pero luego se rió rápidamente. Belois le agarró las manos y se sonrojó profundamente.

Empezaron a bailar. Sus movimientos estaban armonizados con la melodía.

Uno, dos, tres.

Uno, dos, tres.

La luna y las nubes parecían bailar junto con ellos al alegre ritmo del vals. Esa maravillosa noche de marzo fue única en su tipo que nadie olvidaría jamás.

Esta parte hizo falta

9
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x