Shiki: Volumen 03: Capítulo ocho: parte 6

[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Yuuki había estado atrapado en una profunda melancolía desde que se fue como si la marea de gente retrocediera colina abajo hasta regresar a casa.

Era una tontería. — Verdaderamente tonto. No hay forma de que los Resucitados existan. Creyéndose a sí mismo escandalosamente tonto por haberlo creído, aunque sea por un instante, ni siquiera pudo reunir la energía para burlarse de sí mismo.

Se sentó en la sala de estar al final de su ingenio con el disgusto que sentía en sí mismo. Cuando sonó el timbre, Yuuki se dio cuenta de que estaba en la sala sin las luces encendidas.

“—-¡Voy!”

Cuando llegó a la entrada, estaban los hermanos Tanaka. Las cejas de Yuuki se fruncieron. Se sentía como si estuviera enfrentando una encarnación física de la naturaleza imbécil que anidaba en este pueblo.

“Uhm …… ¿Cómo está Yuuki-san?” (NTE: por si lo olvidaron, Natsuno, dependiendo de la situación o quien hable, es Koide Natsuno o Yuuki Natsuno ya que sus padres no están formalmente casados y en unos documentos aparece con el apellido de su madre mientras que en otros aparece con el apellido de su padre, es decir Yuuki)

“Está durmiendo ahora, lamento decirlo.” La propia voz de Yuuki era, tendría que admitirlo, cortante. Kaori miró a su hermano menor como preocupada. El hermano menor habló con más descaro.

“Vinimos a hacer una visita de recuperación. ¿Crees que podemos ver la cara de Nii-chan para ver cómo está al menos?”

Yuuki vaciló, pero finalmente asintió. No tenía ninguna duda de que los hermanos estaban preocupados. Los dos fueron hacia la habitación de Natsuno. Yuuki los siguió. Cuando entraron a la habitación de Natsuno, Natsuno estaba dormido. Su respiración era salvaje. Había tenido una fiebre terrible desde esa mañana. Su giro para peor era evidente.

Los hermanos se acercaron a la cama luciendo preocupados, luego miraron a Yuuki. Yuuki no se movió de donde estaba. Se quedó mirando fijamente a los hermanos, observándolos, luego dijo: “Ya es suficiente, ¿no? Como pueden ver, no está bien.”

Kaori se mordió el labio y Akira vaciló mientras miraba entre Natsuno y Yuuki.

“Estoy pensando en hospitalizarlo. Después de todo, Natsuno necesita que lo revise un doctor. Así que, si ustedes dos vienen mañana, no creo que Natsuno esté aquí.”

De repente, Kaori miró hacia arriba. Parecía como si lo estuviera culpando.

“Váyanse a casa.”

“Uhm — Tenemos algo de qué hablar con Yuuki-san … Con Natsuno-san.”

“Natsuno no está en condiciones de poder hablar contigo.”

“Pero …… Uhm.”

“Váyanse a casa, ¿quieren? Además, me gustaría que dejaran de traer cosas raras a esta habitación.”

Akira se levantó. Kaori agarró el brazo de su hermano pequeño para detenerlo. Cuando entraron, se habían dado cuenta de que las cosas que habían colocado ayer se habían ido. Que los habían tirado a la papelera. Y también que la condición de Natsuno estaba empeorando. Incluso los dos podían saberlo con solo mirar. No podían salvar a Natsuno. — Yuuki se había interpuesto en su camino.

“Uhm … Nosotros…” comenzó a decir Kaori, pero qué decir exactamente más allá de eso ella no lo sabía. ¿Cómo podía atraerle de una manera que le hiciera entender? Esto era tan importante y, aun así. Ella no pensó que podría decirlo de una manera que él escucharía. — No basado en lo que vio en el bote de basura.

Kaori hizo acopio de valor. Esta persona no lo entendió. Tenía la sensación de que eran los únicos que entendían.

“Uhm, me gustaría que nos permitieran cuidarlo. ¿Podría permitirnos quedarnos a su lado esta noche? No seremos una carga. Se lo ruego.”

“No hay razón para que hagas eso, ¿verdad?” La respuesta de Yuuki fue bastante directa. “Que unos novatos lo cuiden no serviría de nada. ¿Podrías dejar de decir tonterías e irte ya, por favor?”

La objeción de Yuuki fue despiadada, lo suficiente como para hacer pensar que era completamente maliciosa. Habiendo reunido y puesto su coraje a trabajar solo para que lo derribaran, Kaori se quedó sin más palabras. Yuuki la empujó con un “Váyanse ahora”, mientras bajaba la cabeza, y se levantó sin ninguna otra opción.

“…… No, me quedo.”

“Akira ……”

“Nii-chan está en mal estado, ¿no? No me voy. Me quedaré con Nii-chan.”

“Eso no es necesario” dijo Yuuki como si fuera a atacarlo, haciendo que Akira se encogiera de miedo. Contra un Akira tembloroso, Yuuki se volvió aún más despiadado. “Sólo lo voy a decirlo una vez más. Son una molestia. Por favor. Váyanse.”

Akira bajó la cabeza y se puso de pie. Kaori tiró de su mano, dejando la habitación de Natsuno como si huyera. Bajaron por el pasillo y salieron volando por la entrada.

“¿Qué diablos le pasa? …” Akira se volvió hacia la casa. “¡Nii-chan está enfermo! ¡No sabe ni una maldita cosa!”

“…… Akira.”

“Si Nii-chan muere, es su culpa. ¡Él será la razón por la que Nii-chan muera!”

Los pies de Akira se movieron más rápido como si huyeran cuando Kaori lo agarró del brazo. “Akira, espera.”

“¡Ya no es mi problema!”

“Espera, espera …… No hablas en serio sobre eso, ¿verdad? No querrás decir que Yuuki-san no es tu problema, que puede morir, ¿verdad?”

Akira apretó los dientes. “Quiero decir, no hay nada más que podamos hacer, ¡¿verdad?! La flecha que dejaste, Nee-chan, el rosario que saqué se habían ido. Él los tiró. Por eso Nii-chan está empeorando. Estoy seguro de que vinieron anoche. A este paso, Nii-chan va a morir.”

“Así es. Por eso tenemos que hacer algo.”

“¿Algo? ¿Qué estás diciendo que podemos hacer? Nos dijo que nos fuéramos, ¿no? Somos una molestia. No queda nada que podamos hacer, ¿verdad?”

Kaori bajó la cabeza.

“Nee-chan, le rogaste que nos dejara cuidarlo, pero dijo que no lo necesitaba. ¡No nos dejará hacer nada para protegerlo y ni siquiera podemos quedarnos a su lado para protegerlo nosotros mismos!”

“Espera …” recordó Kaori. “No creo que sea que no podamos.”

Akira parpadeó, con una cara que parecía que incluso ahora estaba a punto de llorar.

“Así es. Si no podemos estar en la casa, lo haremos desde el exterior. Megumi iba a mirar mucho a la habitación de Yuuki-san. Da al patio trasero. Dijo que podía ver a través de la ventana de la habitación desde el bosque.”

“…… Kaori.”

“Si vamos allí, podemos mirar desde afuera. Si los ponemos afuera, es posible que tampoco se encuentren los amuletos.”

“¿Lo haremos? ¿Salir y esperar por la noche?”

“Exacto. ……¿Tienes miedo?”

La boca de Akira se frunció. “¡No tengo miedo de nada!”

Kaori asintió. Akira estaba furioso. Y fue lo mismo para ella. Yuuki era tan obstinado que la enfureció. Por eso, por ahora, podían olvidar su terror. No es que no tuvieran miedo. Pero si Yuuki iba a ser así, tenían la sensación de que no importaba lo que hiciera falta, tendrían que protegerlo.

“Vamos, Kaori. ¿Dónde está eso?”

Yuuki los vio irse a los dos y se quedó dudando un rato ante el teléfono.

Pensó en llamar a Toshio. Podría pedir un examen o incluso preguntarle cómo iba la situación. — Pero, pensó. El día que Natsuno había empeorado era obviamente diferente a la situación de la que había hablado Toshio.

…… Era diferente, era lo que pensaba Yuuki. Entonces no se había puesto en contacto con Toshio. Ni al día siguiente. Había tomado las palabras de Natsuno al pie de la letra y lo había considerado como una falta de sueño. Solo había sido desde ayer que había comenzado a pensar que era extraño.

Pero eso no podía ser, pensó. Pensar que era eso ahora después de todo esto. Si Toshio lo examinaba podría estar seguro, pero Yuuki vaciló. ¿Y si fuera eso? No importa si le hubiera preguntado antes, en este punto Yuuki había desperdiciado tres días enteros. La cosa en cuestión llegó a su conclusión a los pocos días. Así que no tenía sentido que un médico lo viera si no fuera después del brote inmediato. ¿Qué había estado diciendo Toshio? ¿No había dicho que si habían pasado tres o cuatro días antes de que lo contactaran no podía hacer nada? Yuuki había pasado esa ventana de tres días.

No, aun así, pensó. Incluso si era la epidemia, no había cura. Incluso si Toshio lo hubiera visto el día del brote, una vez que comenzara, no había forma de salvar a Natsuno. Hasta este punto, no había habido un solo caso de que una persona se salvara.

Pensó en llamarlo. Pensó en lo inútil que sería incluso si lo hiciera. Por un lado, valía la pena al menos confirmarlo, pero también pensó en lo que significaría confirmarlo. Dentro de otros dos días lo sabría para bien o para mal.

Mientras todavía dudaba sobre si llamar o no, una vez más, pensó. Una vez más fue a ver cómo estaba su hijo. Eso podría haberlo ayudado a tomar una decisión, por lo que se dirigió a la habitación de Natsuno, caminó hacia la luz de la lámpara encendida en la habitación.

Hizo sonidos de respiración suave y superficial. Tenía un leve resuello en la garganta. Su palidez era tan pobre como siempre. Tenía los labios agrietados por la fiebre. (NTE: Resuello: Respiración, especialmente violenta o con ruido.)

Vacilando de nuevo sobre qué hacer, fue entonces cuando Yuuki escuchó un ruido fuera de la ventana. Estaba en el patio fuera de la ventana de Natsuno. El borde de la montaña se acercaba al jardín casi demasiado cerca para ser un camino. No había ninguna razón para que una persona lo atravesara, no había razón para que se hiciera un ruido, pero después de todo, escuchó los sonidos de algo en la maleza.

Yuuki contuvo la respiración y escuchó. El sol ya se estaba poniendo. El interior de la habitación estaba oscuro, sin mucha luz del crepúsculo que entraba por la ventana. Se escuchó el leve sonido de la hierba partiéndose y una voz susurrante. Creyó oír una voz que se callaba. Alguien estaba fuera de la ventana. Al menos dos personas. 

Yuuki se acercó silenciosamente a la ventana, escuchando atentamente y luego abrió la cortina. No debe haber tenido tiempo para esconderse de repente; inmediatamente dentro de la espesura, vio a Akira rígido y medio encorvado. Agachada apresuradamente a su lado, pudo ver la mitad del rostro de una niña. 

Yuuki abrió la ventana. “¿Qué están haciendo ustedes dos?” La irritación de Yuuki fue audible. “— Salgan ahora.”

Lentamente, la niña se puso de pie, su hermano pequeño lo siguió malhumorado.

“¿Qué están haciendo allí? ¿Qué pensaban hacer?”

Los dos miraron hacia abajo. Ellos no respondieron.

“Dejen a Natsuno en paz, ¿quieren? Se los dije antes. ¿O tengo que llamar a sus padres y pedirles que los detengan antes de que entiendan?”

El tono de Yuuki era frío, implacable. Era un reflejo de las frustraciones internas de Yuuki pero, por supuesto, Akira y Kaori no podían saber eso. Akira frunció el ceño a la ventana. Un poco más allá de Yuuki, quien se interponía en el camino, estaba Natsuno, pero Akira y Kaori no podían llegar hasta él. Era como si fueran vampiros, pensó.

“Por favor, váyanse a casa”

Cuando le dijeron eso, Akira corrió hacia la ventana. “¡Si lo dejas solo así, se convertirá en un desastre!”

Sorprendido por los gritos de Akira, los ojos de Yuuki se agrandaron.

“Nii-chan, va a morir. ¡Somos los únicos que sabemos cómo salvarlo!”

Yuuki se sorprendió. “Eso es más que suficiente de ese tipo de conversación”

“Es verdad. ¡Pero tú eres el que se interpone en el camino!”

Akira estaba molesto. Más por su propia impotencia que por cualquier otra cosa. ¿Por qué no eran adultos? ¿Por qué los adultos no se tomarían en serio nada de lo que decía Akira? Solo porque era un niño, fue menospreciado y tratado como si no tuviera nada a lo que valiera la pena prestar atención para decir. A pesar de que el propio Akira era el que sabía mejor que ninguno de ellos.

“— ¡Son los Resucitados! ¡Si no haces algo, Nii-chan será asesinado!”

La boca de Yuuki se abrió de golpe, y luego su rostro se transformó en una sonrisa. La animosidad se disipó, y la mansedumbre de esa expresión no era perdonable. Akira conocía ese rostro. Era la prueba de que un adulto determinaba que Akira era un niño y tomaba sus palabras como tonterías infantiles. No era muy “adulto” regañar a un niño por cada pequeña cosa, y realmente no era precioso en cierto modo, dijo la expresión mirándolo.

“Ya veo.” Yuuki sonrió. “Estoy agradecido de que Akira-kun esté tan preocupado por mi hijo, pero como no lo van a matar, vete a casa ahora.”

“¡No, es verdad!”

“No sabes lo que pasó esta tarde, ¿verdad?”

Akira parpadeó. No sabía de qué estaba hablando.

“…. ¿Esta tarde?”

Yuuki sonrió. Para Yuuki, la situación estaba clara. Este niño había escuchado las acusaciones de Itou Ikumi. Posiblemente de otra persona. Como era un niño, los tomó al pie de la letra y vino corriendo. No, él también podría haber oído hablar de eso antes de esto. Con la forma en que Ikumi estaba actuando, probablemente estaba gritando “¡Son los Resucitados!” desde hace un tiempo.

“No es así, Akira-kun. Ese fue un malentendido de Ikumi-san. La gente de la familia Kirishiki no son resucitados o vampiros ni nada por el estilo. El doctor mismo lo confirmó.”

La boca de Akira se abrió de par en par.

“Los Resucitados no existen. Has oído hablar de ellos desde que eras pequeño, así que podrías haber pensado que tal vez son reales, pero este no es un caso como ese.”

“Pero — ¡Pero aun así…!”

“Kirishiki-san salió a las puertas a plena luz del día. Incluso tenía una sombra. Ikumi-san balanceó un gohei y le cantó hechizos, pero no lo lastimaron en absoluto… Bueno, parecía molesto.” Yuuki dijo con una risa. “El doctor de la clínica Ozaki le tomó el pulso y confirmó que es un ser humano completo. Fue muy divertido, en realidad.” Con una risa sarcástica, Yuuki instó a los dos. “Realmente estoy agradecido de que ustedes dos estén preocupados por Natsuno. Pero este no es un caso de los Resucitados. De alguna manera es aún más aterrador. Cuando Natsuno mejore, me aseguraré de que él los llame, si no lo hace, los llamaré yo mismo, así que ustedes dos váyanse a casa. Siento que se hayan preocupado por él.” Yuuki dijo y luego cerró la ventana.

“…… Akira.” Kaori le puso una mano en el hombro y lo instó. Con un rostro al borde de las lágrimas, Akira miró a su hermana.

“…… ¡Ese bastardo no me dejó hablar!” Su voz tembló. “Sobre Megumi, sobre Yasuyuki nii-chan.”

“Lo sé.”

“Él nunca planeó escuchar desde el principio ni una palabra de lo que dije. Estaba haciendo una mueca como si supiera lo que iba a decir, aunque no lo sabía en absoluto, y no me dejaba hablar. …..!”

Las múltiples formas de ira y las múltiples formas de indignación que Akira sintió se mezclaron. Akira se desesperó pensando que era un niño.

Asintiendo con la cabeza “Lo sé.” Kaori estalló en llanto. Tomando la mano de Kaori y regresando hacia la pendiente, Akira también lloró.

Por un momento, Yuuki miró por la ventana. Natsuno abrió débilmente los ojos y miró a Yuuki. Parecía tener una lástima sincera en sus ojos, pero no sabía si eso era hacia Akira o si se superponía con Akira y era hacia él mismo.

Solo sabía que la fuerte tristeza en la vanguardia de su conciencia se estaba desvaneciendo, incapaz de controlar sus pensamientos mientras continuaban escabulléndose.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x