Súper Gen Divino – Capítulo 826: Shura, ¿eh? ¿Eso Es Todo?


Sexto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Mucha gente creía que Han Sen arriesgaría su vida. Después de todo, el Sutra del Cielo Falsificado sólo podía atacar y no defender.

Y el Sutra del Cielo Falsificado daba golpes increiblemente poderosos. La forma en que un practicante podía atacar y destruir los puntos débiles era demoledora, pero también lo hacía ineficaz contra los colosos.

Por otra parte, si se utilizaba para luchar contra un humano o un shura, el daño que infligía era enorme siempre que la diferencia de poder no fuera demasiado grande.

El Sutra del Cielo Falsificado podía, en efecto, frenar a los Shura, algo que mucha gente reconocía.

Pero, sin que los demás lo supieran, Han Sen no había practicado el Sutra del Cielo Falsificado, por lo que cuando blandió su puño, mucha gente se sorprendió del resultado.

“¿Golpe Trueno Sónico? ¿Por qué no el Sutra del Cielo Falsificado?” El anciano estaba sorprendido.

“¿No aprendió el Sutra del Cielo Falsificado?” El hombre de mediana edad parecía confundido.

“¡¿Por qué Golpe Trueno Sónico?!” Ji Yanwu gritó. Era difícil de creer que el hijo de Lady Lan no aprendiera la devastadora habilidad que era el Sutra del Cielo Falsificado y en su lugar optara por utilizar el Golpe Trueno Sónico.

Sin embargo, Luo Haitang fue el que más se sorprendió. Al ver que Han Sen no usaba el Sutra del Cielo Falsificado, se levantó de repente, miró el vídeo y gritó en voz alta, “¿Por qué no usó el Sutra del Cielo Falsificado? ¿Era realmente tan cruel la Pequeña Lan? ¿Prefería la muerte de su hijo a que aprendiera el Sutra del Cielo Falsificado?”

Luo Haitang creía que Luo Lan debía ser la razón por la que Han Sen no había aprendido la habilidad que deseaba, y que ella se lo había impedido rotundamente. De lo contrario, realmente la habría aprendido. Y ahora, sin la habilidad, no había ninguna posibilidad de que compitiera con Yu Qielan. Usar este golpe era prácticamente un suicidio, o eso pensaba él.

Tampoco era sólo Luo Haitang quien pensaba así. Muchos esperaban que Han Sen lo usara, pero se sorprendieron cuando no lo hizo. En ese momento, todos sus rostros se volvieron sombríos. Creían que Han Sen se había colocado en una posición desventajosa.

No importaba lo poderoso que fuera el Golpe Trueno Sónico, sólo era un arte hipergénico. No había forma de que pudiera ser lo que se necesitaba para ir contra Yu Qielan.

Luo Li también estaba confundida. No entendía por qué Luo Lan no había permitido a Han Sen practicar el Sutra del Cielo Falsificado.

Pensó que la razón por la que Han Sen desafió a Yu Qielan era porque había aprendido la habilidad y deseaba mostrar su poder. Sólo Dios podría haber predicho su decisión de entrar en una pelea así y usar el Golpe Trueno Sónico, de entre todas las cosas.

Sin embargo, independientemente de lo que pensara la gente, Han Sen seguía concentrado en su ejecución del Golpe Trueno Sónico.

Los ojos de Yu Qielan estaban llenos de desprecio. El shura había investigado muchas de las habilidades y talentos que poseían los humanos, y había visto utilizar el Golpe Trueno Sónico una vez en la guerra. Creía que la habilidad era inútil, y que el trueno no tendría ninguna posibilidad de destruir su cuerpo. Tampoco se acercaría a adormecerlo.

Yu Qielan había venido aquí para impresionar a todos los que veían los combates. Si no lo hubiera hecho, no habría intentado matar a Huang Xiao. Pero ahora que Han Sen se estaba entregando a él, Yu Qielan no dudó en desplegar toda su fuerza y vigor en ese golpe devastador.

Un golpe muy fuerte y rápido.

Los otros Shura de la realeza siguieron observando la pelea, también creyendo que el Golpe Trueno Sónico de Han Sen era mucho más débil que el que Yu Qielan estaba a punto de asestar. Era mucho más lento, y el pecho de Han Sen se abriría antes de que el Golpe Trueno Sónico se acercara.

Incluso si Han Sen pudiera golpear a Yu Qielan, la potencia ejercida no sería suficiente para herirle. En cambio, si Han Sen recibía un golpe, moriría.

El semidiós seguía dudando, sin saber si debía intervenir o no para salvar la vida de Han Sen. Era una decisión difícil para él.

El semidiós decidió finalmente salvar a Han Sen. Era humillante, sí, pero no quería quedarse de brazos cruzados y ver cómo otro joven perdía la vida.

Pero justo cuando estaba a punto de dar un paso adelante, notó algo extraño y se echó atrás.

Justo cuando estaban a punto de golpearse, Yu Qielan se congeló. Fue una congelación repentina y breve, momentánea. En el espacio de un segundo, el puño de Han Sen se aceleró y se estrelló contra la cabeza de Yu Qielan.

Los ojos de Han Sen brillaron de color azul mientras un trueno recorría su cuerpo. El puño se clavó profundamente en la frente de Yu Qielan.

“¡Detente!” Al ver eso, la cara del Shura de la realeza cambió por completo. Quería impedir que Han Sen asestara su puñetazo, pero era demasiado tarde.

¡Boom!

El puño de Han Sen se estrelló contra el cráneo de su oponente. No hubo mucho ruido, pero de las cuencas de los ojos de Yu Qielan empezó a manar sangre. Los propios ojos parecían estar a punto de expulsarse de las cuencas.

Mientras la sangre cubría sus rasgos, un rayo plateado brotó de su rostro. El cerebro de Yu Qielan se convirtió repentinamente en lodo por el horrible poder de la mezcla de truenos sónicos. Todo su cuerpo se electrocutó. Y mientras se convulsionaba, su cuerpo seguía parado como un muñeco.

Yu Qielan era fuerte, pero no estaba muy lejos de un humano. Había partes de su cuerpo que eran más débiles, y al igual que un humano, una era su cerebro. La forma en que Han Sen utilizó el Golpe Trueno Sónico y la Fuerza Yin fue suficiente para destruir el órgano encajado en el cráneo.

Fue una venganza.

Yu Qielan arruinó el cerebro de Huang Xiao, y por eso Han Sen le estaba dando a Yu Qielan su merecido. Por muy efectivo que fuera, funcionó incluso mejor de lo que el propio Han Sen había previsto.

Las habilidades físicas de Yu Qielan eran increíbles, principalmente derivadas de la Inyección de Sangre. Pero mientras la Inyección de Sangre aumentaba su fuerza y velocidad, no hacía nada para proteger su cerebro.

El shura de la realeza gritó ante su incapacidad para detener a Han Sen, por lo que proyectó su puño e intentó atacar a Han Sen por la espalda.

Lo que se acercaba ahora hacia Han Sen era un puñetazo tan poderoso como cualquier semidiós podía dar. El hecho de que viniera por detrás como un puñetazo por sorpresa sorprendió a todos los que lo observaban. No esperaban que un shura de la realeza se comprometiera con un movimiento tan rastrero, y además era demasiado tarde para decirle a Han Sen que tuviera cuidado.

El semidiós humano se enfureció por esa acción, por lo que saltó a la refriega para salvar a Han Sen del shura de la realeza, pero era demasiado tarde para hacerlo. Ni una sola persona esperaba que el shura de la realeza se comportara de forma tan indecente.

Han Sen estaba de espaldas al shura de la realeza, pero parecía que en su espalda habían crecido un par de ojos. Dio un paso adelante y agarró a Yu Qielan, que respondía como una muñeca de trapo. Giró alrededor del cuerpo sin vida y presentó a Yu Qielan como un escudo de carne para bloquear el golpe del shura de la realeza.

¡Aplastar!

El shura de la realeza estuvo a punto de dar un puñetazo a Yu Qielan, luchando por retraer el horrible poder que estaba a punto de ejercer dentro de él. Pero cuando ese poder fue empujado de vuelta a su interior, le hizo toser sangre.

Todos los humanos estaban sorprendidos. No podían creer que Han Sen no sólo golpeara a Yu Qielan y lo pusiera en tal estado, sino que fuera lo suficientemente inteligente como para evadir y obligar a un shura de la realeza a retraer su ataque. Era como un milagro.

“Shura, ¿eh? ¿Eso es todo?” Han Sen tiró a Yu Qielan, que seguía en estado vegetativo, como si fuera un trozo de basura. Dejó que se retorciera y convulsionara en el suelo mientras le hablaba al shura de la realeza con desdén.

 

 


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .