Súper Gen Divino – Capítulo 821: Quiero Luchar Contra Dollar


Primer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

A Han Sen no se le permitió participar en las reuniones entre la Alianza y los Shura visitante, en las que intentaban negociar la paz. Las reuniones introductorias les llevaron sólo dos días, pero se necesitarían al menos dos meses para negociar los términos.

Había muchas conspiraciones en marcha, que Han Sen no podía entender debido a su falta de habilidad en el campo de la política. Lo único que hizo fue esperar a que Ji Yanran estuviera lista para ir a la cena.

Ji Yanran estaba muy nerviosa. Después de todo, era una chica. Sabía que Han Sen era fuerte, pero la idea de que tuviera que luchar por ella en una batalla tan importante la ponía nerviosa.

Una pelea así no estaba destinada a poner en peligro la vida. El combate no permitía el uso de armas, y los élites estarían observando todo el proceso. Si las cosas se llevaban demasiado lejos, los semidioses élites se adelantarían y pondrían fin a la exhibición.

Pero aun así, Ji Yanran estaba preocupada. Buscó a su padre, queriendo saber si había alguna forma de evitar la pelea.

Ji Ruozhen apreciaba a Han Sen, y tenía un buen concepto de él. Le dijo a Ji Yanran, “No te preocupes por su bienestar. Es de la familia Luo; no perderá, ni siquiera en una pelea contra un Shura de la realeza.”

Sin embargo, sin que Ji Ruozhen lo supiera, Han Sen se había negado a aprender nada de la familia Luo. De haberlo sabido, su certeza en la victoria de Han Sen no habría sido tan firme.

A pesar de su intensa preocupación, Ji Yanran no la mostró a nadie. Se empeñó en no dejar que Han Sen supiera cómo se sentía, por si afectaba a su juicio y rendimiento. Además, no quería parecer débil y angustiada ante los Shura.

Han Sen conoció a Yu Qielan durante el banquete, y se sorprendió de que el Shura pareciera mucho más guapo en persona que en la foto. Los humanos carecían de la capacidad de mantener el tipo de presencia que mostraba el Shura. Pero lo mismo ocurría a la inversa. Los Shura no podían imitar la sensibilidad de los humanos.

Han Sen prefería a los humanos por su mayor amabilidad, diversidad y capacidad de desenfado. Puede que los Shura de la realeza parecieran guapos y tentadores, pero sabía que tendría dificultades para llevarse bien con ellos una vez que hubieran superado las formalidades de las reuniones sobre la paz.

En medio del banquete, el Shura sugirió un duelo. La Alianza ya se había preparado para esa sugerencia, por lo que todos salieron hacia la plaza. Antes de que llegaran los entrantes, Yu Qielan ya estaba allí esperando.

Ji Yanran estaba nerviosa. Esperaba que Yu Qielan no la desafiara, porque si lo hacía, Han Sen tendría que luchar.

Todos los humanos esperaron con la respiración contenida a que Yu Qielan nombrara a la persona que quería desafiar. Si elegía a Ji Yanran, aunque no sería justo, ella no tendría más remedio que aceptar la petición. Entonces, como su prometido, Han Sen daría un paso adelante para luchar en su nombre como su campeón.

Pero había un problema. Si Han Sen perdía y Yu Qielan volvía a desafiar a Ji Yanran, los humanos habrían perdido dos combates. Tal cosa sería una profunda vergüenza.

Los ojos de Yu Qielan eran como joyas. Y con ellos, escaneó a todos los jóvenes humanos que estaban alineados ante él. Cuando sus ojos se posaron en Ji Yanran, se detuvieron.

Su mirada firme hizo que los corazones de todos saltaran en sus pechos.

Yu Qielan levantó los labios con una sonrisa desdeñosa. Luego, apartó la mirada de ella.

Yu Qielan miró a todos los presentes y dijo, “Me pregunto: ¿cuál de vosotros es Dollar? He oído que es el joven humano más fuerte por una milla cósmica. Quiero luchar contra él.”

Cuando dijo esto, todos se congelaron. Nadie había previsto esa petición.

El responsable se acercó corriendo y dijo, “Señor Yu, no sé dónde ha oído hablar de Dollar, pero lo que dice no es cierto. Huang Xiao es nuestro joven más famoso.”

“Hm, eso es extraño. Entonces, ¿cómo he oído hablar de que esta persona ‘Dollar’ ha conseguido alcanzar una posición entre los diez Hijos de Dios? ¿Y este Huang Xiao? Nunca he oído hablar de él.” Yu Qielan sonrió.

Huang Xiao estaba muy tranquilo. Sin ningún sentimiento de incomodidad, dijo, “Dollar es poderoso, pero puedo proporcionar el desafío que buscas.”

Yu Qielan miró a Huang Xiao y se rió. Dijo, “De acuerdo, entonces te venceré a ti primero. Después, iré contra Dollar. Pero será mejor que lo encuentres por mí.”

“Será mejor que ganes contra mí primero.” Dijo Huang Xiao, con valentía.

Yu Qielan no dijo nada en respuesta a eso. Se limitó a cruzar la plaza con una mirada feliz, y el responsable confirmó el combate.

Huang Xiao ya había alcanzado el estatus de transcendido. Aunque acababa de llegar a la tercera zona de El Santuario de Dios, su estado físico superaba los trescientos. Y era una persona poderosa, que no debería tener problemas para vencer al joven shura de la realeza.

El hecho de que Yu Qielan no hubiera seleccionado a Ji Yanran hizo que muchos respiraran aliviados.

Aunque Han Sen no era un mal luchador, mucha gente seguía creyendo que dependía completamente de su súper mascota. No se sentirían seguros de que luchara contra Yu Qielan, mano a mano.

Ji Yanran también se sintió aliviada. No temía que perdiera, pero no quería que asumiera el riesgo y la carga de un combate tan prestigioso.

Han Sen sonrió, abrazó a Ji Yanran por detrás y dijo, “Parece que este joven noble Shura es, bueno… noble. No parece ser obsceno y barato.”

“Es una pena que Dollar no esté aquí. Si estuviera aquí, estoy seguro de que le enseñaría un par de cosas sobre el combate.” Ji Yanran sonrió.

“Entonces, ¿estás diciendo que Dollar podría ganarle a él pero yo no?”” Han Sen parecía celoso cuando dijo esto, y él mismo lo notó. Pensó que era raro que estuviera celoso de su propio alias.

“Eres el mejor, pero es mejor que permanezcas ileso. Me preocupo por tu seguridad cada vez que te aventuras en el santuario.” Susurró Ji Yanran al oído de Han Sen.

Han Sen se sintió avergonzado cuando escuchó eso. Se dio cuenta de que había pasado demasiado tiempo concentrado en hacerse más fuerte, y no el suficiente con Ji Yanran.

Ji Yanran había estado muy ocupada, sí, pero últimamente Han Sen había estado mucho más ocupado que ella.

Huang Xiao y Yu Qielan entraron en el campo de batalla establecido en el centro de la plaza. Un anciano Shura de la realeza y un semidiós se encontraban en cada extremo del campo. Si parecía que iba a ocurrir algo grave, intervendrían y pondrían fin a la batalla.

“Ataca tú primero. Si golpeo primero, me temo que esto acabará antes de empezar.” Yu Qielan miró a su oponente con frialdad.

“De acuerdo entonces.” Huang Xiao parecía un poco enfadado por lo condescendiente y grosero que estaba siendo su enemigo.

Aunque el banquete y el combate que lo acompañaba no estaban abiertos a los medios de comunicación, muchos miembros de clase alta de la Alianza tenían formas de ver todo el evento.

Normalmente, la gente no vería un combate como ese. Pero las personas que participaban en ese combate eran especiales, por lo que todos los de importancia se aseguraron de estar atentos al duelo que se avecinaba.

 

 


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .