Súper Gen Divino – Capítulo 811: Las Súper Mascotas No Son Tan Buenas


Quinto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“Parece que todos saben quién soy. Sin embargo, no conozco a ninguno de ustedes. Eso no parece justo.” Han Sen sonrió a la gente que tenía delante.

“No puedo creer que hayamos tropezado contigo aquí. Esto es realmente perfecto.” El gerente Qu tenía un asesinato en sus ojos. Miró a la gente que le rodeaba y se extendió para rodear a Han Sen.

Eran siete, y parecían ser élites que habían abierto sus cerraduras genéticas. Además, todos estaban bajo los efectos de la droga. Poseían un poder antinatural, y claramente se estaban preparando para matar a Han Sen.

“Han Sen, convoca a tu súper mascota. Ya es hora de que te demostremos que las súper mascota no son tan buenas.” El líder, el Director Qu, parecía hervir de rabia mientras hablaba fríamente a Han Sen.

“Las súper mascotas no son buenas, tienes razón, son brillantes. Pero no necesito una súper mascota para enfrentarme a vosotros.” Han Sen invocó la Ardiente Púa de Rex en sus manos.

Han Sen quería ver lo fuerte que era realmente la gente que había utilizado el fluido shura.

“Bien. Muéstranos el talento que tienes.” El director Qu parecía realmente emocionado, y muy confiado en su capacidad para matar a Han Sen antes de invocar a una súper mascota.

Sería mejor que no tuvieran que luchar contra la súper mascota.

Sin dudarlo, el gerente Qu blandió su espada mientras el fuego brotaba de la hoja y la envolvía. Luego, se precipitó hacia Han Sen.

Las otras seis personas, que eran shura con cuernos de sangre, tenían sus poderes elementales preparados. Todos corrieron hacia Han Sen, pareciendo que querían matarlo rápidamente antes de que invocara a su súper mascota. Parecían estar muy seguros de matar a Han Sen y, de hecho, ya habían formulado un plan para matarlo de antemano. Lo habían aprendido por si algún día volvían a encontrarse con él. Pero su plan incluía lo que debían hacer para lidiar con la Ángel Santa al mismo tiempo. Ahora que no tenían que enfrentarse a la Ángel Santa de inmediato, su confianza se vio reforzada.

Pensaban que Han Sen era una persona que dependía únicamente de su súper mascota para tener fuerza, y que él mismo no era tan hábil en la batalla. Ahora que habían utilizado su fluido shura, su poder superaba lo que creían posible para un ser humano. Por lo tanto, pensaron que matarlo sería una tarea trivial.

Al ver que se acercaban las primeras armas, Han Sen hizo un gesto con su Ardiente Púa de Rex. La Ardiente Púa de Rex brilló con una luz verde, y sin miedo, se comprometió con la batalla que traían hacia él.

La luz verde procedía de la simulación de Han Sen del espectro acorazado. Podía simularlo al cien por cien. Sin embargo, la fuerza vital de Han Sen no era tan fuerte como la del espectro acorazado, por lo que la luz era un poco más débil.

¡Kacha!

La luz verde indestructible atravesó cada uno de los ataques elementales de sus enemigos. Cuando alcanzó la espada larga del director Qu, el golpe de Han Sen la rompió con facilidad.

“¡Imposible! ¿Cómo puedes desatar semejante poder?” El gerente Qu y el resto de su gente estaban sorprendidos. Todos habían utilizado fluido shura para aumentar su condición física hasta un nivel que les otorgaba poderes elementales.

Han Sen nunca había utilizado nada parecido. Sin fluidos potenciadores del cuerpo, no tenían ni idea de cómo había conseguido ser tan fuerte y hacer algo así.

“Desatar el poder no es tan bueno.” Han Sen agitó su Ardiente Púa de Rex hacia uno de sus atacantes.

La luz verde giró junto al Ardiente Púa de Rex, convirtiéndose en una broca de luz verde. El hombre al que se dirigía levantó su gigantesco escudo de roca, con la esperanza de bloquear el golpe entrante.

La Ardiente Púa de Rex atravesó el escudo de roca como si fuera mantequilla. Su velocidad no se vio obstaculizada en lo más mínimo, y atravesó limpiamente el cuerpo del hombre.

El shura con cuernos de sangre rugió, mientras su cuerpo empezaba a convertirse en piedra.

Pero parecía inútil frente a la broca verde. El cuerpo rocoso no ofreció ninguna resistencia, y después de que el taladro lo atravesara, murió al instante.

Las caras de sus oponentes cambiaron. No esperaban que Han Sen poseyera tal poder, ni siquiera con su súper mascota. Era mucho más fuerte de lo que cualquier dato les había informado.

Han Sen blandió su Ardiente Púa de Rex y puso a sus enemigos en desventaja. Seguía ganando, a pesar de enfrentarse a seis personas al mismo tiempo.

Sus enemigos se pusieron pálidos. Creían que su fluido shura era suficiente para competir contra una súper mascota, pero ahora se daban cuenta de que ni siquiera era suficiente para enfrentarse al propio Han Sen.

“¡¿Qué está pasando?! ¿Cómo puede Han Sen lanzar y liberar tal poder? ¿Por qué es tan fuerte? ¿Ha encontrado una forma de absorber Esencias Genéticas Vitales? ¿Se ha convertido en un ser celestial?” El director Qu se asustó de repente. No quería seguir luchando contra Han Sen.

“Huyamos. Cuando volvamos, debemos asegurarnos de informar al jefe de que Han Sen ha conseguido absorber Esencias Genéticas Vitales. Y debemos decirle que se ha convertido en un ser celestial.” Gritó el director Qu antes de salir corriendo.

Todavía quedaban cinco de los combatientes, pero no se quedaron mucho tiempo. Todos salieron corriendo en diferentes direcciones, tan rápido como el viento.

Han Sen se rió fríamente y persiguió al director Qu.

El director Qu vio que Han Sen le perseguía, pero se sintió aliviado. Aunque Han Sen pudiera alcanzarle, los demás se habrían alejado lo suficiente como para estar a salvo de cualquier otra persecución que intentara dar. De una forma u otra, el mensaje sería entregado a su jefe.

Pero entonces, el director Qu vio que Han Sen convocaba a un Ángel rubio y a una Emperatriz de armadura negra.

“Quiero a dos de ellos vivos. Maten al resto.” Ordenó Han Sen fríamente.

La Ángel y la emperatriz volaron en diferentes direcciones, y su velocidad realmente sorprendió al director Qu.

“Esa clase de velocidad… ¡deben ser ambas súper mascotas! ¡¿Tienes dos súper mascotas?!” El corazón del director Qu se rompió en pedazos. Habló para sí mismo en voz alta, reconociendo haber subestimado a Han Sen.

Según los cálculos del jefe, no habrían podido matarlo aunque tuvieran el doble de hombres. El propio poder de Han Sen, y todo lo que había conseguido reunir a lo largo del tiempo, superaban con creces sus más descabelladas expectativas.

“Están equivocados. Sólo tengo una súper mascota. La otra es una Espíritu Reina. Oh, tonto de mí. ¿Quizás no te has enterado? Los Espíritus Reyes son lo que ustedes llaman súper espíritus. Se llaman oficialmente Espíritus de Clase Rey.” Han Sen movió su cuerpo y salió disparado justo detrás del Director Qu, con una velocidad superior a la que podría alcanzar cualquier otro humano.

“¡¿Espíritu Rey?!” El Gerente Qu exclamó conmocionado, habiendo perdido ahora la capacidad de correr. “Se acabó. ¡Todo ha terminado! Estábamos muy equivocados.”

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .