Súper Gen Divino – Capítulo 807: Ganso Asado

Primer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Mientras Han Sen seguía pensando, oyó la risa de una mujer. No estaba seguro de qué dirección venía.

“¿Los humanos también han venido aquí? ¿O era sólo otro Espíritu?” Han Sen miró a su alrededor pero no vio a nadie.

En la tierra de abajo no había nadie ni nada, incluidas las criaturas. La fruta que habían buscado estaba casi madura, y la mayoría de las criaturas y Espíritus que competían por una ya estaban en la isla esperando su oportunidad.

“Shakra, ¿has oído reír a una mujer?” Preguntó Han Sen, mirándola.

La Emperatriz Shakra negó con la cabeza y comento, “¿La risa de qué mujer?”

“¿He oído mal, entonces?” Se preguntó Han Sen, confundido. Justo cuando estaba dispuesto a olvidarlo, volvió a oír la risa. Esta vez era tan clara que supo que no la había oído mal.

“¿De verdad me estás diciendo que no has oído eso?” Han Sen miró a la Emperatriz Shakra y volvió a preguntar.

La Emperatriz Shakra se limitó a fruncir el ceño y a mirar a su alrededor, sin ver nada fuera de lugar.

“Pequeño Plateado, ¿has oído eso?” Han Sen preguntó al zorro plateado, que estaba apoyado en su hombro. Este miró a Han Sen con una cara que sugería que no había oído nada.

“Eso es raro. He oído la risa de una mujer, estoy absolutamente seguro.” Con una expresión de perplejidad, Han Sen aguzó las orejas y resolvió prestar atención y buscar la fuente de la risa, si es que volvía a sonar.

Un poco más tarde, mientras Han Sen se subía por la enredadera, volvieron a sonar esas risas acampanadas. La Emperatriz Shakra y el zorro plateado seguían sin oír nada.

Han Sen utilizó su Aura Dongxuan para sentir lo que había a su alrededor, pero fue en vano. No pudo percibir a ninguna criatura escondida.

Y así siguio, hasta el final. Oía las risas, hacía lo posible por localizar su procedencia, fracasaba y seguía subiendo por la vid.

“Esto se está poniendo muy raro ahora.” Han Sen, a pesar de sus esfuerzos, no pudo descubrir la fuente de esa risa. Siguió adelante.

La Isla Vacía era mucho más grande de lo que Han Sen imaginaba. Era como un pequeño reino encaramado sobre las nubes. Siguiendo las vides, fueron conducidos hasta la isla. Una vez allí, vieron una serie de montañas estériles en la distancia, desprovistas de toda vida.

“Déjame volver al Océano Espiritual, por si atraigo involuntariamente la atención y la posible ira del Rey Sangre de Demonio. Aventúrate allí solo y no llames la atención innecesariamente. Si no se da cuenta de tu presencia, es muy posible que tengamos una oportunidad de conseguir la fruta.” Era obvio que la Emperatriz Shakra creía que Han Sen no tenía ninguna posibilidad de competir con el Rey Sangre de Demonio.

“De acuerdo.” Han Sen sabía que no era lo suficientemente poderoso. Sus compañeros eran demasiados pocos, incluso menos si no se contaba al hada perezosa. De hecho, era mejor mantener un perfil bajo.

Han Sen regresó a la Emperatriz Shakra al Océano Espiritual, y luego se aventuró hacia el centro de la isla. La Vid Vacía debía estar allí.

Caminó durante diez millas antes de oír una voz familiar pidiendo ayuda. Han Sen fue tomado por sorpresa, ya que reconoció la voz como perteneciente a un humano. Sin duda, no podía ser un Espíritu.

“¡Oh, maestros divinos de arriba, os suplico que me ayudéis!” La voz era de compasión, y Han Sen no pudo evitar la sensación de haber escuchado esa voz muchas veces antes.

“¿No es esa la voz de Wang Yuhang? ¿Por qué demonios está aquí? Eso debería ser imposible.” Han Sen, con la cabeza llena de preguntas, sintió que su rostro se transformaba.

Aquí era donde las súper criaturas vagaban en abundancia. Si Wang Yuhang hubiera seguido acompañando a Han Sen, desde que se separaron, Dios sabía lo que podría haber ocurrido. La mala suerte tendía a seguirle como un terrible olor. Era muy probable que Han Sen hubiera muerto ya, como resultado de ello.

Han Sen decidió entonces darse la vuelta y alejarse, pero la voz de Wang Yuhang se acercaba audiblemente.

“¡Mierda! ¡No puedo tener tan mala suerte!, ¿verdad?” El corazón de Han Sen comenzó a hundirse, al ver a Wang Yuhang salir del valle por delante.

Wang Yuhang estaba a una gran distancia, pero aun así, había conseguido divisar a Han Sen. Con cara de sorpresa, corrió hacia él a toda prisa, gritando, “¡Jefe! No puedo creer que hayas venido a ayudarme. Pensar que has venido a salvarme de otra peligrosa empresa. Estoy conmovido por su generosidad. Conmovido, le digo. Aquí estoy, a punto de sufrir una muerte brutal, y tú has venido a salvarme.”

Han Sen se sentía bastante incómodo en ese momento. No tenía la menor idea de dónde había estado pasando sus días Wang Yuhang, y ciertamente no esperaba que estuviera allí de todos los lugares. Definitivamente, no pensaba salvarle.

Pero habiendo sido descubierto, no tenía sentido que Han Sen tratara de huir rápidamente. Mirando detrás de Wang Yuhang, Han Sen vio un gran ganso blanco que lo perseguía.

Cuando alcanzó a Wang Yuhang, se las arregló para inclinarse hacia adelante y chasquear su pico en su trasero a la fuga. El dolor resultante de esos despiadados picotazos en el trasero le hizo gritar de dolor.

“¡Jefe, sálveme!” Wang Yuhang gritó a Han Sen.

Convocando su Ardiente Púa de Rex, Han Sen corrió hacia delante para enfrentarse al ganso. Afortunadamente, la fuerza vital del ganso era relativamente débil y era más bien una criatura divina. Todo lo que tenía que hacer era matarlo.

Golpeó una vez, y el ganso casi desapareció en una oleada de plumas blancas. El ganso se incendió con el arma, pero logró sobrevivir al golpe.

El ganso blanco graznó en agonía, mientras se convertía lentamente en un ganso negro. Dando otro golpe, Han Sen acabó con el demonio emplumado.

«Cazada Bestia Divina Ganso Blanco. Se ha obtenido el Espíritu Divino de la Bestia Ganso Blanco. Consumiendo la carne de Bestia Divina Ganso Blanco hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos divinos.»

Han Sen echó un vistazo a los restos chamuscados del ganso y pensó que era mejor no desperdiciarlos. Convocando a Tañido Fúnebre, le hizo beber su sangre con la esperanza de que creciera.

Han Sen también convocó a la princesa YinYang. Hizo que encendieran un fuego, para poder cocinar y tener un poco de ganso asado para comer.

“Jefe, realmente eres un alma bondadosa. No puedo creer que estés tan dispuesto a ayudarme.” Wang Yuhang le dio a Han Sen un abrazo sofocante, mientras las lágrimas y los mocos caían sobre su ropa.

“No tenía ni idea de que estarías aquí. Sólo estaba de paso. Pero dime, ¿qué te ha traído hasta aquí en territorio salvaje?” Preguntó Han Sen a Wang Yuhang.

Sin embargo, cuando Wang Yuhang escuchó lo que Han Sen tenía que decir, no le creyó. Se mostró conmovido y dijo, “Sabía que habías venido hasta aquí para cubrirme las espaldas. No dudes en admitirlo. Has venido hasta aquí sólo para salvarme a mí, ¿no es así? ¡Oh, caramba! Sí que sabes cómo tocar a un hombre.”

“Para. Dime por qué estás aquí.” Le dijo Han Sen al ver que Wang Yuhang se inclinaba para darle otro abrazo húmedo.

Sin embargo, Wang Yuhang pareció enfadado de repente. Dijo, “Te digo que esa gente no es humana. Estaba pescando en un lago helado cuando me atacaron. Me dejaron inconsciente y, cuando me desperté, me encontré aquí dentro de una jaula. No me trataron como un ser humano y me dejaron encerrado en una jaula durante mucho tiempo. Los humanos no deberían ser obligados a sufrir de esa manera, te lo digo yo.”

La voz de Wang Yuhang subía de tono cuanto más hablaba, y al final, Han Sen le pidió que parara. Pero entonces, le dijo a Han Sen que la gente que lo capturó fue atacada por dos poderosas criaturas. En medio de la carnicería, pudo escapar.

“Come algo. Una vez que te hayas saciado, regresa a pastos más agradables.” Han Sen no era tan valiente como los demás, que se habían atrevido a traer a Wang Yuhang. Así que Han Sen le preparó comida y le pidió que se fuera.

“Por supuesto.” Wang Yuhang cogió un gran trozo de ganso asado y empezó a engullirlo, con ganas.

“¡Cuac!”

Un extraño graznido de ganso se escuchó en lo alto del cielo sobre ellos. Apresuradamente, descendió para aterrizar directamente frente a Wang Yuhang. Su aterrizaje levantó fuertes vientos, mientras los ojos rojos de su nuevo enemigo emplumado parpadeaban entre el asado y el desafortunado hombre que lo comía.

 

 


0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
ats
ats
hace 8 meses

Este capítulo está mal, está repetido con el último que subiste

Morenocori
Morenocori
hace 8 meses

Este capítulo se repite con el último owo

Morenocori
Morenocori
Respondiendo a  Morenocori
hace 8 meses

Gracias por los caps btw

5
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x