Maestro del fin de los tiempos: Capítulo 230


Anterior |Índice| Siguiente


Enemigos a Primera Vista

Estas personas no se conocían entre sí.

Aunque Qin Feng todavía tenía su Garra de Fuego Escarlata en su brazo izquierdo, todos pensaron que Qin Feng lo tenía puesto para poder emparejar el equipo con la técnica elemental de fuego que acababa de usar.

No tenían idea de que Qin Feng era un verdadero usuario de habilidad.

No solo eso, ¡sus habilidades no eran de ninguna manera inferiores a sus poderes de guerrero antiguo!

La explosión de fuego envió a Yuan Han volando hacia atrás.

La alianza que una vez se estableció se vino abajo de inmediato. Todos comenzaron a matarse unos a otros.

“¡Ese material del rey es mío!”

“¡Mueran todos, malditos!”

“¡Largo!”

Todos rugieron.

La escena enloqueció a todos.

En ese momento, Tyrant también se precipitó en medio de la lluvia de sangre de dragón, pero esta vez, Qin Feng no lo detuvo.

“¡Ahh!”

Tyrant dejó escapar un grito miserable cuando la sangre del dragón le ampolló la piel.

La sangre de dragón era muy potente y fuerte, no era fácil soportar el dolor.

“¡Danza de Espada Destellante!”

Sheng Zhenyu estaba obviamente furioso, no esperaba que alguien más se llevara la muerte después de infligir heridas graves a la ultra bestia. Parecía que había pasado un tiempo desde que alguien lo había enfurecido hasta tal punto.

Qin Feng y Tyrant escucharon el choque y el retorcimiento de los metales. Entonces, cientos de armas aparecieron de la nada y se dispararon hacia ellos.

Al ver esto, Tyrant no tuvo tiempo de esquivar el ataque y, lo más importante, parecía que su cuerpo ya no podía soportar la intensa quemadura de la sangre del dragón, y el dolor era insoportable.

“Niño, si logras sacarme con vida, ¡te debo un favor!”

Tan pronto como terminó sus palabras, una luz plateada lo envolvió.

¡Marca de ruta espacial!

El cuerpo de Tyrant desapareció instantáneamente, había abandonado este espacio extraño.

Solo Qin Feng permaneció para enfrentar el ataque de la espada entrante.

A los ojos de los demás, la muerte de Qin Feng era inevitable.

“¡Ha!” Qin Feng se burló. Y al momento siguiente, las llamas se elevaron por todo su cuerpo.

“¡Estilo Dragón de Fuego!”

“Rugido…”

El grito del dragón sacudió el aire. El dragón de fuego se elevó hacia el cielo, su tremendo poder hizo que todos temblaran de miedo.

Este arte dragón era una técnica que solo podían aprender los altos funcionarios de la ciudad. O bien, uno podría adquirir esta técnica intercambiándola con su asombrosa riqueza. Nadie hubiera pensado que un joven como Qin Feng realmente poseería una técnica de dragón de fuego.

Su habilidad anterior de Cielo Ardiente ya era lo suficientemente aterradora. Ahora, en realidad había uno aún más fuerte.

“¡Rugido!”

Bajo la ira del dragón de fuego, todas las armas que se acercaban a él se derritieron en un instante. Incluso se podía sentir el calor abrasador del cuerpo del dragón de fuego desde lejos.

“¡Golpea!” Qin Feng señaló a Sheng Zhenyu.

El rostro de Sheng Zhenyu cambió dramáticamente.

“¡Barrera de acero!”

La enorme barrera de acero resurgió una vez más.

Podría detener el temblor de las montañas, pero de ninguna manera podría detener al dragón de fuego de Qin Feng. Sheng Zhenyu temía que si lo encerraban en la Barrera de Acero junto con el dragón, Qin Feng lo asaría vivo, que era un destino similar al general de la bestia Tigre Escamado (al que asó vivo).

Como era de esperar, no era un tonto después de todo. Después de invocar la Barrera de Acero, manipuló su energía consciente como loco, y las runas de metal comenzaron a extenderse en el aire a su alrededor, que se hicieron más y más grandes.

“¡Gigante de acero!”

Desató su habilidad y un gigante de diez metros de altura emergió del suelo, golpeando al dragón de fuego de Qin Feng directamente en la cara.

Los dos usuarios de habilidad chocaron, y su tremenda fuerza de poder hizo que otros se retiraran ya que no pudieron intervenir en la pelea. También tenían miedo de verse atrapados en la pelea.

“¡Muévanse, más rápido!” Sheng Zhenyu gritó.

¡Wu Ze, Guo Xing y Yuan Han comenzaron a cargar hacia el Rey Dracodrilo!

Para un gigante así, incluso si le cortaran un trozo de carne, en realidad valdría mucho dinero.

Sin embargo, los activos más valiosos del rey no eran otros que las tres partes principales.

Eran las escamas, el cráneo y el núcleo de energía del Rey Dracodrilo.

Pero, el cráneo del Rey Dracodrilo tenía una cuarta parte de la longitud de todo su cuerpo, que era casi tan grande como una casa pequeña. Incluso si tuvieran un equipo rúnico espacial, el cráneo aún no podría caber en él.

La única otra forma era desintegrar el cráneo en pedazos más pequeños, pero no tenían la capacidad para hacerlo.

Sin embargo, el núcleo de energía era diferente. El núcleo de energía del Rey Dracodrilo era solo del tamaño de una pelota de baloncesto, ¡por lo que se podía quitar fácilmente!

“¡Bai Li!” Qin Feng gritó.

¡Bai Li también comenzó a moverse hacia el cadáver del rey!

Con solo levantar la mano, la cabeza del Rey Dracodrilo se cargó en su espacio. Todos quedaron boquiabiertos mientras miraban.

No sabían sobre las habilidades de Bai Li, pero pensaron que Bai Li debía tener un equipo rúnico espacial de gran tamaño.

Si pudiera caber en la cabeza de un Dracodrilo King, debe tener al menos quinientos pies cuadrados.

El equipo rúnico espacial debe valer 1.500 millones de yuanes.

Todos respiraban con dificultad, se negaban a creerlo.

“¡Mátala!” Wu Ze fue el primero en volverse loco. Para un artillero, ningún elemento sería tan tentador como tener un equipo espacial amplio.

¡Ratatatat!

Una ráfaga de balas fue disparada contra Bai Li.

“¡Cómo te atreves a subestimar a los demás!” Se escuchó una voz de la nada, y en el momento siguiente, un aterrador gas venenoso verdoso envolvió a Wu Ze y a los demás.

“¡Ah!” Wu Ze inhaló una bocanada del gas venenoso, se sintió mareado y su visión se nubló.

“¡Muere!” Chi Long apuntó con su arma a Wu Ze.

Había comenzado una batalla caótica.

Desde donde estaba Qin Feng actualmente, la sangre del Rey Dracodrilo finalmente había dejado de brotar. Aunque Qin Feng todavía sentía el dolor abrasador alrededor de su cuerpo, el dolor no era tan insoportable como el dolor que Tyrant había sentido antes.

Esto se debió a que la fuerza física de Qin Feng había excedido demasiado a la de una persona común.

Con una fuerza tan increíble, junto con la muerte del Rey Dracodrilo y la activación de su capacidad de absorción, la fuerza de Qin Feng finalmente había avanzado nuevamente en el octavo día de entrada a la isla.

Nivel E2.

En este momento, Yuan Han corrió por la espalda del Rey Dracodrilo mientras apuntaba a su columna vertebral. ¡Quería cortar la escama exterior del Rey Dracodrilo con su machete para poder robar el núcleo de energía!

“¡Apártate, es mío!” Bai Li también corrió y derribó sin piedad a Yuan Han.

Yuan Han estaba a punto de volverse loco.

Después de años de arrasar por las Tres Ciudades, nunca antes se había sentido tan derrotada (es mujer).

Ya fuera la fuerza de Qin Feng o de Bai Li, eran tan poderosos que no tenía ninguna posibilidad contra ellos.

Bai Li se balanceó y cortó con el Sable de Cerámica en su mano en la columna del Rey Dracodrilo.

El Sable de Cerámica blanco llevaba una runa espacial tenue, lo que le permitía cortar instantáneamente al Rey Dracodrilo en dos mitades ordenadas.

Cuando Bai Li pateó a la otra mitad del rey, volvió a golpear con su sable de cerámica. Un cristal transparente del tamaño de una pelota de baloncesto apareció en su mano.

¡El núcleo de energía del rey!

La satisfacción de Bai Li era evidente y mantuvo el núcleo de energía dentro de su espacio.

Al ver esto, los otros usuarios de habilidad se volvieron aún más locos. Dejaron de defenderse de los Dracodrilos y corrieron hacia Bai Li.

Ahora, Bai Li era como una bóveda de tesoros viviente de tremendo valor.

‘¡Si la matamos, podremos dispararnos en los rangos!’

‘¡Ese es un núcleo de energía de rey bestia de nivel E!’

Tuvieron que trabajar duro y ahorrar de cuatro a cinco años para poder pagar uno. Ahora que había uno frente a ellos, ¿cómo podrían no querer tenerlo en sus manos?

“¡Si no quieres morir, lárgate!” Qin Feng gruñó una advertencia.

“¡No seas tan arrogante!”

“¿Quién crees que eres? ¿No crees que soy lo suficientemente poderoso? ¡Bien, ninguno de ustedes saldrá vivo de este lugar!”

“¡Mátalo! Compró muchas cosas de la subasta de Wanzong, ¡debe tener algunas cosas buenas con él ahora!”

Todos dejaron escapar sus gritos de batalla. Podían sentir su espíritu de batalla creciendo en su interior.

“¡Piérdanse bastardos! ¿No lo reconocen todos como el gobernador de la colonia Fengli?”

Rugió Han Jian.


Anterior |Índice| Siguiente

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .