ICDS — Capítulo 239


Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Guardián (9)

Todo había salido terriblemente. El Ejército de la Resistencia que apenas sobrevivió tuvo grandes pérdidas, Sipua se había vuelto contra la mazmorra y trató de matarnos a Lin, a mí y a los demás de la mazmorra que habían venido a buscarla. Hydelcyon destruyó el círculo mágico que mantenía la base subterránea sabiendo que mataría a las personas que una vez trató de proteger. Era basura más allá de mi imaginación.

No me había imaginado que las cosas fueran así. ¡Que esa Sipua se uniría al lado del enemigo del mundo!

Por supuesto que tenía sentido. A cambio de su seguridad y la de Lodert Hydelcyon debe haber prometido a los Libros Caminantes el poder de un Héroe. Ella debió haberme usado como moneda de cambio, así como a otros que vendrían aquí.

¿La habrían rechazado? ¿La capturarían en su lugar? ¡Por supuesto que no! Si la usaran como cebo, ¡apetitosas presas vendrían solas! Sin duda estaban satisfechos con la oferta de Sipua. Aunque nadie sabía si su alianza duraría después de que todas las cazas fueran devoradas, su relación actual habría sido sólida.

Sin embargo, dejar la mazmorra para encontrar a su amado era diferente a cooperar con el enemigo del mundo para protegerlo. Incluso si tuviera sentido hacerlo, ni yo, Daisy o Lin pensamos que Sipua, como maestra de gremio administrativo, se hubiera unido al enemigo del mundo. Incluso si ella se nos resistía, pensamos que sería entre nosotros y ella. ¡La idea de involucrar al enemigo de un mundo había sido demasiado absurda!

Solo podíamos pensar que podría haber preparado trampas usando el Ejército de la Resistencia o el terreno subterráneo. Me sentí especialmente sospechoso cuando Daisy leyó los pensamientos de Hydelcyon.

El informe de Daisy que era completamente contrario a su actitud y la extraña sensación cuando lo pateé me hizo aún más cauteloso. Cuando le pedí a Lin salir a tomar una copa fue para hablar sobre esto.

Por supuesto, Lin puede haber tenido una cuerda salvavidas oculta que yo no conocía. Pero en cualquier caso, Lin era alguien que había recibido una parte del poder de la mazmorra, un miembro de gremio administrativo que se había entregado en beneficio de los exploradores. Por esta razón pensé en prepararme para cuando cayera en peligro. Lo que entonces le expliqué fue el poder del Caduceo, el poder de la serpiente blanca.

El poder de la serpiente blanca era el opuesto al de la serpiente negra. En otras palabras, tenía el poder de sanar. Su efecto fue simple, pero poderoso. Sin embargo, como era de esperar, se tuvieron que cumplir condiciones difíciles para poder usarla.

[Cuando se usa dentro de los 10 segundos de la muerte de un aliado, utilizas la mitad de tu salud para revivir completamente a tu aliado y aumentar su habilidad en un 50% durante 1 minuto.]

El período de diez segundos fue indescriptiblemente cruel. Sin embargo, siempre que estuviera lo suficientemente cerca para presenciar el momento de la muerte de un aliado, pude revivirlo. Un poder para deshacer la muerte, realmente era digno de ser llamado el poder de un dios. El hecho de que ganara el poder de Hermes fue sin duda una gran fortuna.

Una de las principales razones de mi dolor por la muerte de las súcubos en Filipinas fue que no pude activar Caduceo porque no estaba junto a ellas. Dicho esto, incluso si lo hiciera decidir a quién salvar también habría sido difícil. Sin mencionar que no habría podido llevar a cabo el plan de hoy.

La razón por la que Lin nunca usó su rifle de francotirador fue también por el enemigo del mundo. Sin embargo, nunca hubiera pensado que este aparecería con Sipua.

Según él, los únicos que sabían sobre su rifle de francotirador eran Loretta, Loka y algunos otros. En otras palabras, era el arma secreta perfecta. Naturalmente, comparado con sus pistolas tenía una mayor concentración de su poder y autoridad.

Un secreto era más poderoso cuanto más oculto estaba, especialmente en este continente. Lin ocultó su arma secreta a la perfección y la reveló en el momento perfecto cuando nadie la esperaba. Mientras luchaba contra el enemigo del mundo, hizo que su oponente calculara mal su fuerza y ​​lo llevó a bajar la guardia.

Sin embargo, incluso si uno supiera que sería revivido, ¿podría incluir su muerte en su plan de combate? Hoy fue la primera vez que experimenté el verdadero poder de Lin. No solo era físicamente poderoso. Era igualmente fuerte mentalmente.

En cualquier caso, lo reviví tal como habíamos planeado e inmediatamente activé Overlord para ocultar su aura con la mía. Lin resopló ante mi duda sobre su capacidad de ocultarse, pero todo tenía que ser perfecto. Cuando Daisy reactivó la magia de oscuridad en ese momento, la razón por la que grite fue por estar seguro de que mi plan tendría éxito.

A partir de entonces continué atrayendo la atención del enemigo del mundo y lo detuve para ayudar a Lin a disparar. Aunque actué como si estuviera bien, secretamente temblaba ante su feroz resistencia.

Afortunadamente Lin asesinó al enemigo del mundo antes de que fuera demasiado tarde. Ahora solo los dos grandes pecadores quedaron frente a nosotros.

“Probablemente no necesites que te expliquemos lo que hiciste mal, ¿verdad?”

“¡Por favor no nos mates!”

“¡Kuuuk…!”

A pesar del tono frío de Lin, Sipua le rogó descaradamente. Hydelcyon, por otro lado, se retorcía de dolor junto a ella sosteniendo su perforada rodilla.

“¿No matarlos? ¿Eso es todo lo que quieres?”

“Eso…”

“Piensa en lo que dije ayer. Les di a ambos la oportunidad de volver a donde pertenecían. ¿Dije que los mataría a alguno de los dos?… Y mira lo que hicieron hoy. Esta basura sacrificó a sus aliados, quienes lo salvaron cuando lo echaron de la mazmorra, para matarnos a Kang Shin y a mí, ¡y nos vendiste al enemigo del mundo!”

Lin volvió a disparar su arma. Esta vez le dio al brazo izquierdo de Hydelcyon.

“¡Kuuuaaak!”

“¡L-Lodert! ¡Oh, no, Lodert! ¡Por favor dispárame en su lugar! ¡No dispares a Lodert!”

“No te preocupes, también te dispararé”.

Lin respondió sin pestañear y realmente le disparó al brazo izquierdo de Sipua. Sipua ni siquiera gruñó en respuesta, solo miró a Lin.

“Normalmente odio intimidar a otros para descargar mi ira. Mi estilo es matar a los que merecen la muerte sin alargarlo. Pero este maldito…”

No pudo contener su ira, se interrumpió y volvió a apuntar con su arma a Hydelcyon. Después de que la pistola destellara dos veces, aparecieron dos agujeros en la oreja derecha y el brazo derecho de Hydelcyon. Su chillido llenó el aire.

“Este maldito bastardo ya está marcado por otra persona. Ah, ¿estás aquí?”

“Un, acabo de llegar”.

En la oscuridad, apareció Daisy. Pude ver claramente el cuerpo tembloroso de Hydelcyon. ¿Fue porque estaba usando Overlord? La magia de oscuridad ya no podía bloquear mi visión.

“Daisy Ectradion…”

“72 vivos”.

“¿¡Cómo te volviste tan fuerte!?”

“Había 389. Ahora, solo 72 viven”.

Como siempre, Daisy parecía calmada. Hervía tranquilamente de rabia.

“Último orgullo, como explorador, lo desechaste, por tu codicia”.

Se abrió el inventario de Daisy. Al ver a cientos de muertos vivientes salir arrastrándose de él, me sentí sofocado. Eran no muertos… humanos. Esta fue la primera vez que vi a Daisy utilizar muertos vivientes humanos. Dicho esto, para alguien que podía convertir monstruos en no muertos, ser capaz de volver humanos en muertos vivientes era obvio. Además, esos no muertos…

Daisy continuó, ampliando sus profundos ojos escarlata con fiereza.

“Por los que mataste, muere”.

“¡No, no puedes matar a Lodert!”

“No, esa basura con certeza morirá”.

Lin rodó su pie ligeramente. En un instante, un muro de fuego se alzó alrededor de Sipua. La magia que estaba tratando de lanzar fue cancelada. El abrasador calor me dificultaba incluso a mí respirar. Separado de Sipua, Hydelcyon respondió mientras gritaba locamente.

“¡Cómico! ¿¡Crees que algunos zombis podrán matarme!? ¡Sipua, Sipua! ¡Hey, Sipua! ¡Estoy a punto de morir! ¡Sipua!”

“¡Lodert, oh, Lodert! ¡Por favor, Lin! ¡Sálvalo, haré todo lo que digas!”

“¿Lo harás? Lo siento, ya no puedo confiar en ti”.

Lin mordió su cigarrillo. Casi como si Lin fuera el que controlaba a los zombis, uno de ellos mordió el brazo derecho de Hydelcyon.

“Y es demasiado tarde”.

“¡Kuaaaaaak! ¡¡Duele, duele!!”

Ni Lin ni yo parpadeamos mientras veíamos. En cuanto a Daisy, después de que ordenó a sus zombis que atacaran a Hydelcyon, murmuraba en un tono indescifrable.

“Te creí. Eras un explorador, así que te creí”.

“¡Hiiik! ¡No, ugaaak!”

“No debí… no debí”.

A medida que los chillidos de Hydelcyon se hicieron más fuertes, los gritos de Sipua también se fortalecieron.

“¡No! ¡Por favor, Lin! ¡No!”

“¿Qué te hizo así? ¿¡Qué te hizo unir fuerzas con enemigos del mundo a los que odiabas tanto!? ¡Qué te hizo obligarme a experimentar algo tan sucio!”

“¡Kuaaaaak!”

A medida que los zombis mordían más trozos de carne de Hydelcyon, este se hacía más pequeño. Sus ojos, aferrados a una pequeña pizca de vida, se estaban volviendo más tenues. Sipua gritó de desesperación, pero Lin no se movió en lo más mínimo.

“Durante estos incontables años, te respeté y traté como a una aliada y amiga. ¡Y hiciste de mi un tonto! ¡Nos habíamos reunido con el único propósito de proteger incontables mundos, y escupiste en nuestra voluntad!

“¡Salva a Lodert!”

“El poder de Caduceo ya se ha utilizado”.

Respondí en lugar de Lin. En ese momento, los gritos de Sipua cesaron. Hydelcyon ya se había quedado en silencio desde hace un rato.

“¿Lodert…?”

“….”

“Lodert… ¡Lodert!”

El muro de fuego que atrapaba a Sipua desapareció. Saltó y miró a su alrededor en busca de Hydelcyon. Todos los zombis reunidos en un solo lugar volvieron corriendo. Sin embargo, no había nada allí. No quedó ni un solo fragmento de su armadura o un solo mechón de su cabello.

“Lod… ert”.

“Cuerno de Dragón, quémalos. Quiero, dejarlos ir”.

“Te dije que no me llamaras Cuerno de Dragón… Tsk”.

El fuego se prendió sobre los zombis y en un breve momento los cientos de zombis fueron consumidos sin dejar siquiera cenizas. Al ver que éramos los únicos que quedaban, Sipua se dejó caer.

“No… no puede ser…”

“Estoy de acuerdo. Nadie creerá lo que pasó aquí, especialmente lo que has hecho”.

Lo peor que habíamos asumido era que Sipua tendería una trampa, no una pelea con el enemigo del mundo. Una de los cincos maestros de gremios administrativos de la Primera Mazmorra no solo había atraído al enemigo del mundo, sino que también nos había atrapado al hacer una Mazmorra de Evento. Todavía no lo podía creer. Cuando pensé en cómo reaccionaría Loretta cuando se enterará, no pude evitar suspirar.

“¡Lodert, Lodert…! ¡Mataste a Lodert! La vida… ya no tiene sentido… no quiero vivir”.

“Si la carga que llevaste fuera tan pesada… Si la odiaste tanto que hubieras preferido tirarla por completo, te ayudaré a descansar”.

Parecía que había tomado una decisión. Lin levantó su arma y la apuntó a Sipua.

“Muere, Sipua. A partir de este momento, preservaré la mazmorra en tu lugar”.

“Espera, Lin”.

“¿Uh?”

Miré a Lin. Entonces hablé.

“Este castigo sería demasiado ligero. Hoy mismo, cientos de personas perdieron la vida. Incluso Lin murió una vez. Inclusive con todo esto, ¿estás tratando de atarte a la mazmorra por ella?”

“… De todos modos estoy prácticamente atado a la mazmorra. ¿O qué, tomarás su lugar? ¿Qué pasó con tu voluntad de querer librar a todos los mundos de sus enemigos?”

Me detuve. Ante las palabras de Lin, sentí un profundo pesar. Por supuesto, no pensé que fuera el primero en tener este deseo.

Correcto… Lin también debe haber sido amenazado por el enemigo de su mundo, e indudablemente enfrentó numerosos desafíos mientras luchaba contra ellos. Entonces, a pesar de su profunda hostilidad y odio contra estos, decidió formar parte de la mazmorra, desechando sus deseos.

Como tal, respondí resueltamente.

“Deja que ella misma lleve la carga. Tiene que pagar el precio por sus pecados. La única forma de hacerlo sería atarla a la mazmorra”.

“Tú… eres más cruel y vicioso de lo que pensaba. ¿Pero cómo?”

“La posibilidad de tener éxito no es alta, pero pensé que debería intentarlo”.

No había mucho tiempo antes de que Overlord terminara. Pude aguantar hasta ahora porque no había usado mucho de mi poder, pero solo quedaban unos diez segundos o así. Si quería utilizar el efecto de duplicación de estadísticas de Overlord tenía que darme prisa.

No hace falta decir que el Encanto fue una de las estadísticas amplificada. Actualmente estaba seguro de que no perdía contra nadie en la mazmorra en términos de Encanto. Eso también se aplicaba a la Sipua que tenía delante.

Me acerqué a ella. Sus ojos apuntaron hacia mí con una mirada mortal.

“¡Héroe, Héroe! ¡Maldito seas! ¡Nunca volveré a la mazmorra! ¡Serás destrozado por el enemigo del mundo y tu mundo caerá! Recuerda esto. ¡Eso-Se-Hará-Realidad!”

“Tentación de Lilith”.

No tuve tiempo de escuchar su balbuceo sin sentido. Solo había un 20% de posibilidades de que tuviera éxito. Si fallaba, Lin tendría que convertirse en el nuevo maestro de gremio administrativo.

Sin embargo, mi preocupación fue por nada. Casi como si fuera el resultado más natural, el poder que dejó mi cuerpo la dominó.

[¡Usaste Tentación de Lilith! ¡Robaste el 50% de la salud y la magia del objetivo!”

[El objetivo cae bajo Obediencia Absoluta, convirtiéndose por siempre en tu sirviente.]

En el momento en que sonaron los mensajes, vi una escena escalofriante. Sipua, que me había estado maldiciendo hace un momento, cambió su expresión por completo. Casi como si hubiera obtenido una increíble iluminación, vio a su alrededor y examinó su cuerpo. Luego me localizó en la oscuridad y habló mientras se postraba.

“Ah, aaaah… Mi maestro… ¡P-Por favor perdona mi imprudencia! ¡Por favor no me mires así!”

“Kang Shin… ¡Tú…!”

“Maldita sea… Es por eso que no quería usarlo”.

Alguien que lo había desechado todo, incluida a ella misma, por su amor, había arrojado su amor como si fuera un par de zapatos viejos. ¿Podría considerarse a la persona frente a mí Sipua? Si alguien me hiciera esta pregunta, solo podría negar con la cabeza.

De una manera diferente a la que Lin pretendía, la había matado.

“Esto es… verdaderamente un castigo. Kang Shin, bastardo aterrador”.

“No usaré esta habilidad nunca más. Maldita sea…”

Mi apuesta tuvo éxito. De ahora en adelante ella continuaría protegiendo la mazmorra como maestra de gremio administrativo junto con perder al amor de su vida y obtener un nuevo amor que nunca sería correspondido. Ese fue el mayor castigo que pude darle.

En el momento en que la puse bajo mi mando, sonó una fanfarria. Irónicamente, la voz pertenecía a Sipua.

[¡Mazmorra de Evento completada! ¡Obtuviste 10 puntos de estadísticas y 3 puntos de habilidad!]


Ex: Esto verdaderamente me dejo un mal sabor de boca, realmente es una habilidad asquerosa. Lo peor de todo es que desearía que al menos esta nueva “Sipua” sea mejor y que su trato en el futuro mejorara, pero desgraciadamente no sé si llegara a ocurrir.


Anterior |Índice| Siguiente

7 comentarios

  1. Dios, soy yo, se que nunca he creído en ti, pero por favor y te lo suplico por favor, que Sipua no se convierta en una waifu, y que todas las demás veces en las que aparezca sea para que tenga un dolor y sufrimiento eterno. Muchas gracias por el cap, me ha gustado que la muerte de Hydelcyon, pero creo que le hacían falta más suplicas por su vida, gritos, etc…

    Me gusta

      • En parte me satisfacio como castigaron a sipua, pero el castigo del hydel fue muy suave, la muerte es un alivio al sufrimiento, deberían de haberlo torturado más o destruir su alma con algún método especial y:

        Le gusta a 1 persona

        • Bueno, murió de forma muy horrible y dolorosa, además que fue una muerte poética por que lo asesinaron aquellos a los que traiciono y provoco que murieran. Cosas como torturas y demás suenan bien en papel y tal, pero en realidad son una molestia por requerir tiempo y esfuerzo, además que mientras se lleven a cabo el caso nunca terminara y no se podrá realmente avanzar, este ultimo argumento es un poco meh, el problema principal son las dos primeras razones que mencione.

          Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .