Release that witch: Capítulo 705


La mano

 

“Puedes salir ahora.” Agatha miró el rincón vacío de la habitación.

Después de que ella habló, hubo una tenue sombra en la pared. Nightingale salió de la nada y bloqueó la tenue luz de las velas.

“¿Cuándo me descubriste?” Ella sonó un poco sorprendida.

“Cuando tomé el anillo de número 76” dijo Agatha mientras se encogía de hombros y levantaba la jarra, “¿te gustaría un trago?”

“Si es tu regalo.” Nightingale se sentó frente a la Bruja de Hielo y dijo: “¿Puede esa piedra mágica sentir el poder mágico?”

“No es poder mágico, sino un rayo de luz naranja, o quizás debería decir … la ‘llave’.” Sacó una taza vacía, la llenó fácilmente y se la acercó a Nightingale. “Tu haz iluminó media habitación. Fue difícil no notarlo.”

“¿Ella también se dio cuenta de eso?”

“Lo más probable” asintió Agatha. “No le importaba revelar su identidad frente a los de su propia especie.”

“Ella y yo no somos lo mismo, al igual que las Brujas Puras y yo no somos lo mismo” dijo Nightingale, “¿creíste lo que dijo?”

“Sí, lo hice.”

“Pero no le quitaste el anillo.”

“Porque realmente quiero ayudarla y llevarla por el camino correcto.” Agatha también se sirvió un poco de cerveza y luego se lo bebió todo; la calidad de la bebida era bastante mala, muy lejos del licor afrutado de Evelyn y las bebidas del caos de sabor extraño. A pesar de esto, la amarga amargura todavía no podía reprimir su placer.

Agatha estaba eufórica.

En el mismo momento en que Número 76 reveló su identidad, la sensación recurrente de soledad desapareció de su corazón. Resultó que ella no era la última superviviente de Taquila, y había otras brujas como ella de la Unión que habían llegado a esta época tras cruzar un lapso de tiempo de más de 400 años.

Aunque la mayoría de los miembros de la Unión de Brujas eran muy amigables y Wendy era muy cariñosa con ella, Agatha se sentía constantemente perdida; sabía que había una brecha entre ella y las otras brujas causada por la acumulación de siglos que no podía borrarse de un solo golpe en poco tiempo. No podía confiar en las brujas en esta nueva era, por lo que trató de adormecerse enterrándose en el trabajo.

La única excepción fue Roland Wimbledon. Sintió una sensación de consuelo cuando estaba a solas con esta extraña persona común. Al principio, le resultó difícil de entender. Más tarde se dio cuenta de que Roland tenía el mismo tipo de alejamiento indefinible como si estuviera fuera de contacto con este mundo; la única diferencia era que Roland lo escondía mucho mejor que ella, y casi nadie lo notaba.

Finalmente, ya no estaba sola.

Fue por esta razón que Agatha esperaba que Número 76 hiciera una solicitud para visitar a Roland Wimbledon en su identidad oficial de bruja de Taquila.

Esperaba que ambos estuvieran uno al lado del otro en la Batalla de la Voluntad Divina.

Ella ya estaba enamorada de la vida aquí en Neverwinter y, naturalmente, esperaba que las de su propia especie sintieran lo mismo por este lugar.

Además, Agatha tenía un pequeño deseo oculto.

Quería demostrarles a las brujas que lo que había dicho era sabio y correcto: la cooperación entre la gente común y las brujas era la mejor manera de luchar contra los demonios.

“¿Por eso te desentendiste deliberadamente?” Nightingale parecía perpleja, ya que era la primera vez que veía los verdaderos pensamientos de Agatha.

“Número 76 lo entenderá después de que haya estado aquí por algún tiempo” Agatha frunció los labios. “¿No era yo igual a ella?”

A este grupo de supervivientes no les agradó la iglesia… No estaban de acuerdo con el plan del Ejército del Castigo de Dios y se mostraban reacias a utilizar a las brujas como materiales de sacrificio. Incluso se separaron de Lady Alice por esto. Esta fue una de las razones por las que decidió ayudarlas.

Después, Nightingale guardó silencio durante mucho tiempo. Solo cuando la vela se quemó hasta el fondo, desapareció gradualmente y regresó a la oscuridad. “Espero que tome la decisión correcta”

“Lo hará” Agatha sonrió y dijo, “Yo creo eso”

Número 76 regresó por ella misma hasta el Edificio de Asuntos Exteriores, donde se encontró con Annie y las demás, que habían terminado de visitar la planta de bebidas.

“Me desperté y me sentí mucho mejor.” dijo voluntariamente antes de que alguien tuviera la oportunidad de preguntar. “La habitación estaba un poco cargada, así que di un paseo por el patio”

“Deberías ponerte más ropa para no resfriarte” dijo Broken Sword con preocupación.

Amy le tomó la mano y dijo alegremente: “¡Es una pena que no vinieras con nosotras esta tarde! ¡Las bebidas del caos hechas por la señorita Evelyn simplemente estaban fuera de este mundo!”

“¿Bebidas … del Caos?”

“Sí, inicialmente solo podía cambiar el sabor de las bebidas. Pero después de que su habilidad evolucionó, comenzó a crear deliciosas bebidas que tenían sabores únicos. Juro que incluso la nobleza de ciudad Wolfheart no ha probado algo tan increíble.” Amy dijo emocionada: “Ya sea té negro, leche con miel o vinos finos, no valdría la pena mencionarlos en comparación con sus bebidas.”

Otra bruja superior … número 76 se había vuelto insensible. Aunque no estaba claro qué querían decir Wendy y Nana específicamente con aprendizaje, no había duda de que, en el entrenamiento de las brujas, la Unión de Brujas ya estaba más avanzada que la Unión. Según Agatha, parecía que todo esto fue iniciado por Roland Wimbledon, una simple persona común, y eso era lo que ella no podía entender.

“¿La gente común entendía el poder mágico más que las brujas?”

“Puedo dar fe de ello” repitió Hero. “Por un momento, incluso pensé que todas las tribulaciones que había sufrido antes habían valido la pena”

“¡Si pudiera tomarme una bebida así de vez en cuando, nunca dejaría Neverwinter!” Amy sacó la lengua.

“Entonces deberíamos unirnos a la Unión de Brujas” dijo de repente Broken Sword, “mientras estemos aquí, siempre existe la oportunidad de beberlo de nuevo, ¿verdad?”

“¡Estoy de acuerdo!” Amy inmediatamente levantó la mano.

“Sí, yo también.” Hero asintió con seriedad.

Las tres miraron a Annie, así que ella dijo de mala gana: “Las escucharé”

“Esperen … ¿Accedieron a quedarse aquí solo por una bebida extraña?” Número 76 no pudo evitar sentirse sorprendida. “Y Annie, ¿no dijiste que teníamos que observar con atención y ser cautelosas? Al menos deberíamos decidir después de la gira de mañana. Si Wendy escuchara la razón que las llevó a tomar esa decisión, ciertamente no sabría si reírse o llorar.”

De repente, sintió envidia.

Requisitos simples y decisiones fáciles. Mientras hubiera un rayo de esperanza, podrían avanzar sin dudarlo.

¿Y ella misma?

Después de que todos se durmieron, Número 76 volvió a salir silenciosamente de su habitación y se subió al techo.

Contra el viento aullante y la nieve, levantó su anillo en dirección al castillo y entrecerró los ojos para ver de lejos: un rayo de luz tan ancho como la muralla de la ciudad apareció de nuevo frente a sus ojos. Todavía apareció milagrosamente en su campo de visión, incluso sin la activación del poder mágico y estando fuera del rango de detección teórico.

Necesitaba encontrar a la elegida para las brujas de Taquila. Este era el objetivo principal de este viaje.

De todos modos, el significado de la elegida para las supervivientes y el significado de las Bebidas del Caos para Amy y las demás era casi el mismo.

Ella tomó su decisión.

Cuando Wendy llegó al edificio de Asuntos Exteriores al día siguiente, número 76 le entregó una carta que había escrito durante la noche.

“Soy Phyllis, la bruja Taquila del Laberinto de la Desesperación. He traído noticias de la Providencia y la salvadora. Me gustaría solicitar una audiencia para ver al Señor de Neverwinter, para discutir nuestra cooperación en la Batalla de la Voluntad Divina” Ella no evitó a las brujas del Reino de Wolfheart, pero lo dijo solemnemente frente a todas.

Amy y las demás abrieron mucho los ojos con incredulidad, como si hubieran escuchado algo increíble.

“Número 76 … ¿de qué estás hablando?”

“¿Tú también eres una bruja? ¡Eso es genial!”

“Phyllis … ¿ese es tu verdadero nombre?”

Las tres respondieron cada una de manera diferente, solo Annie guardó silencio.

Wendy no pareció sorprendida y no informó de esta situación al castillo. En cambio, recibió el documento y le sonrió alentadoramente. “Ven conmigo, Su Majestad ya te está esperando en su estudio”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
hace 8 meses

Bueeeno esto es emocionante!!!

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x