ICDS — Capítulo 236


Feliz año nuevo chino, estos son mis regalos, que los disfruten.

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Guardián (6)

El Imperio Sion era la nación más central del continente Sylon, digno de ser llamado imperio. Con su gran poder, recibía incesantemente tributos de las naciones circundantes, poseía un poderoso ejército de caballeros y magos que podían proteger al imperio de humanos y monstruos que amenazaban su seguridad. Por supuesto, la mayoría de los ciudadanos del Imperio Sion eran humanos.

“Antes de la invasión de los Libros Caminantes, eran enemigos del Imperio Selone”.

“¿Por qué?”

“Elfos grises, bellas apariencias, figuras hechizantes”.

“¿Entonces por qué eres baja y—? ¡Kuhuk!”

“Gente del Imperio, adoraba elfos grises… como esclavos sexuales”.

Daisy me golpeó la cabeza y continuó con normalidad. Apreté los dientes y la miré. Lin entonces habló con una sonrisa amarga.

“Así que la invasión de los Libros Caminantes los obligó a convertirse en aliados”.

“Aun así, continuaron luchando. Esos bastardos molestos, recibieron lo que merecían”.

Daisy expresó su irritación pateando el aire con sus botas esmaltadas. El sonido del aire colapsando mostraba cuánto le disgustaba Hydelcyon.

“Lodert Hydelcyon, especialmente molesto. Ojos espeluznantes. Pensar en él, aún más molesto. Cáncer, pervertido”.

“¿Entonces por qué Sipua se enamoró de él?”

“Humanos no nacen malvados, debe haber cambiado. Además, si las parejas vieran la personalidad del otro, ¿no serían todos los casados sabios?”

“Tsk”.

¡Solo hice una pregunta simple y mostré mi inexperiencia con las citas…! Entre Daisy y Lin, ¿¡no parece mi posición débil!?

Por el momento estábamos en la espalda del galopante Iana. Iana era tan rápido como Lotte la cual se había convertido en una Reina Llamarada. Tenía curiosidad por saber cómo un jabalí tan pequeño podía ser tan rápido, pero en realidad era bastante simple. Daisy estaba concentrando todo su poder mágico en Iana.

Como dije antes, no había mucho espacio en la espalda de Iana. Por lo tanto, los tres tuvimos que permanecer juntos. Lin estaba al frente, yo estaba en el medio y Daisy estaba detrás mía agarrándome la espalda.

“Kang Shin, no te pegues tanto a mí. Emites un olor extraño y me está molestando”.

“¿¡También dices eso, Lin!? ¡He intentado controlar esto!”

“¿Comiste un ambientador o algo así?”

“¡No hagas la misma broma que mi padre!”

Mientras le gritaba a Lin, Daisy habló con voz murmurante.

“Quiero sacar, a Laki”.

“¿Laki? ¿Qué es eso?”

“Es un enemigo del mundo que convertimos en muerto viviente”.

Lin gritó, casi enloqueciendo.

“¡No lo hagas! ¡Si lo haces nos notarán de inmediato!”

“¿Aunque sea uno débil?”

“¡Débil mis huevos! ¡No existe tal cosa cuando se trata de enemigos del mundo! ¡Parece que necesito darte otro entrenamiento de Héroe!”

“¿¡Cuándo me enseñaste algo!?”

Espera, ahora que lo pienso puede que me haya dado un buen consejo aquí y allá… Como no quería admitirlo, simplemente lo tiré al fondo de mi mente. En ese momento nos interrumpió Daisy.

“Libros Caminantes, aparecen en grupos. Mi información, ya conocida. Vendrá a capturarme”.

“¿Capturarte?”

“Libros Caminantes, pocas hembras. Aparearse con otras especies, capaces de reproducirse”.

“Ugek”.

“Tienen mis datos. Asumirán, captura fácil”.

La expresión de Daisy era extremadamente tranquila cuando dijo eso. Me indicó que no usara mi poder. ¿Estaba confiando en la fuerza sin confirmar de Lin? Incliné la cabeza y continuó.

“Renovación de datos, no pasó. Incluso diferencia de un nivel, necesita tiempo para adaptarse. Desde entonces crecí mucho”.

“Ah, ahora lo entiendo”.

“Ojos Malvados, nombre verdadero de dios, difícil de calcular y adaptar. Portador de nombre verdadero, poseedor de Ojos Malvados, solo yo en este continente”.

“Entonces incluso si conocen el nombre verdadero del dios y los Ojos Malvados, ¿es difícil registrarlos en sus libros y encontrar contramedidas?”

“Sí. Por eso, puedo aguantar mucho tiempo”.

Ese parecía ser un punto común entre los enemigos del mundo. Aunque fue relativamente fácil contrarrestar el sistema de la mazmorra, los poderes que se originaron en esta, pero sobrepasaron su control, los nombres verdaderos de dioses, Ojos Malvados y Enigma fueron difíciles de contrarrestar… Aunque tenía otra pregunta en la cabeza, había algo más quería preguntar.

“¿Puedo preguntarte algo, Daisy?”

“Si conozco la respuesta, claro… Mis pechos también son grandes”.

“¡No tengo curiosidad por el tamaño de tus pechos! ¡Y ya sé que son grandes!”

“… ¿Cómo supiste?”

“Será mejor que respondas bien, Kang Shin. Dónde irá mi bala dependerá de tu respuesta”.

“¿¡Ya está decidido que me dispararás!?”

¡Cavé mi propia tumba…! ¡Me refería a la primera vez que vi a Daisy! ¡Maldita sea, si Loretta se entera de esto mis ojos volverán a estar en peligro…! Cambié de tema desesperadamente.

“¡Eso no es lo importante! Mi pregunta es, ¿son los nombres verdaderos de dioses y Ojos Malvados parte del sistema de la mazmorra?”

Daisy inclinó la cabeza ante mi pregunta y respondió lentamente.

“Ojos Malvados y nombres verdaderos, principio similar. Apoyo externo, toman prestado sistema de la mazmorra”.

“¿Puedes ser más detallada?”

“Como se esperaba de una exploradora de Más Allá, sabes lo tuyo. Sin embargo, explicaré el resto”.

Lin habló mientras sacaba una pistola. Me preocupaba si me dispararía, pero afortunadamente apuntó hacia arriba y disparó al aire.

“No hay nada ahí, cierto… Ah”.

“Oh, ¿puedes sentirlo ahora? Correcto, había un centinela”.

Iana aceleró en el momento en que las palabras de Lin salieron de su boca. Desde muy lejos, una amenazante intención asesina se acercaba a nosotros. Incluso podía sentir magia. Lin disparó bala tras bala, aniquilando cada ser hostil y habló como si no pasara nada.

“Los dioses de los mitos existieron una vez. No conocemos el significado de la divinidad que obtuvieron, pero sabemos que conocen muchas cosas, ven muchas cosas y existen al mismo tiempo en muchas épocas. Lo único extraño es que, aunque pueden hacer todo eso, no pueden aparecer con sus cuerpos reales”.

“Existencias reales, cuerpos reales…”

“Incluso antes de que existiera la mazmorra hubo quienes obtuvieron los nombres verdaderos de dioses. Lo que la mazmorra llama logros, cuando uno los acumula hasta que alcanzaron el dominio de un dios, el dios otorga a esa persona su nombre. Cuando se creó la mazmorra… el Lord y los dioses llegaron a un acuerdo”.

“¿Los dioses aceptaron los logros de la mazmorra?”

“Precisamente. Los dioses acordaron aceptarlos, pero también establecieron requisitos estrictos. Después de todo, no podían dar sus nombres a cualquiera. Las personas acordes con su existencia tienen que tomar sus nombres para elevar su divinidad”.

“¿Quieres decir que prestan sus nombres a personas que los merecen para que puedan difundir sus nombres por todas partes?”

“Parece que tu estadística de inteligencia no es solo para mostrar. Así es”.

Lin recargó su arma con un movimiento fluido y continuó disparando. Daisy susurró en mi oído.

“No pueden pensar contramedida. No puede ver sus ataques. Si mueren antes de escribir en sus libros, no tiene sentido”.

“Lo tendré en mente”.

“De esa forma fue fácil para los exploradores de mazmorra obtener los nombres verdaderos de dioses. Pero no son parte del poder de la mazmorra. El nombre verdadero de un dios es el nombre verdadero de un dios. Nada más, y nada menos. Los títulos de la mazmorra son copias de grado inferior de los nombres verdaderos de dioses”.

“Ya veo…”

Me sorprendió escuchar que los títulos eran copias inferiores de los nombres verdaderos de dioses. Sin embargo, Lin aún no había terminado.

“Ojos Malvados son subproductos de los mitos. Por ejemplo, veamos… ¿Quién es conocido en tu mundo por sus Ojos Malvados de Petrificación?”

“Um, el basilisco de las leyendas europeas, Medusa de la más famosa mitología griega… Ah”.

“También está Balor del Ojo Malvado de la mitología irlandesa, Sariel del judaísmo… ¿Lo entiendes ahora? Por qué se trata a los Ojos Malvados de forma tan especial. Obtener un Ojo Malvado es lo mismo que conseguir el nombre verdadero de un dios. Aunque hay otras recompensas en la mazmorra que se originan de mitos o leyendas, aparte de los Ojos Malvados, la mayoría son copias menores como los títulos de la mazmorra. Algunos incluso dicen que los Ojos Malvados son incluso más difíciles de adquirir que los nombres verdaderos de dioses”. (Ex: Honestamente me gustaría ver otras cosas al mismo nivel de los Ojos Malvados, sería interesante)

“Entonces los Ojos Malvados también…”

“También cargan un abundante poder divino. Son diferentes de los objetos de la mazmorra. Incluso yo no tengo Ojos Malvados”.

No había forma de que perdería esta oportunidad.

“¡Yo sí!”

“¡Bastardo…!”

Daisy también se unió.

“Yo también, juju”.

“¡Esta chica!”

Los disparos de Lin se detuvieron e Iana dejó de correr tan rápido. Antes de que me diera cuenta, habíamos llegado frente a los desmoronados muros de un castillo.

“Ciudad Ellian. Ejército de la Resistencia, si está vivo, todos aquí”.

“¿Todavía hay supervivientes en este mundo controlado por Libros Caminantes?”

“Base subterránea, robusta. El mayor poder mágico que le queda a la humanidad, todo aquí… Lodert Hydelcyon, visto por última vez aquí”.

Sus palabras fueron como un golpe final. Lin sonrió.

“Bien hecho. Llevarte fue la elección correcta, elfa gris”.

“Llámame, Ectradion”.

“Correcto, Ectradion. Sipua está aquí, puedo sentirla. Parece que hoy terminaremos las cosas”.

“¡Eso es genial!”

En lugar de eso, ¿no significa esto que Lodert Hydelcyon está vivo? Realmente era más difícil de matar que una cucaracha. Mientras me sentía exhausto, Lin sacó otra pistola, la sostuvo en su mano derecha y tensó su hombro. No pude evitar preguntar.

“¿Hay tantos?”

“Como un nido de cucarachas. Se volverá molesto”.

“Déjame participar también. Kang Shin, solo ve”.

“Sí, sí, lo sé”.

En caso de que decidiera pelear, Daisy hizo una expresión aterradora empujando su rostro hacia el mío e insistiendo solemnemente. Rápidamente di un paso atrás y asentí. ¡Me estaban tratando como a una carga! Mientras negaba con la cabeza, Daisy abrió su inventario y sacó una mantis gigante. Fue Meki.

“Meki se encargará del frente. Puedes enloquecer”.

“Perfecto. ¡Vamos!”

Lin inmediatamente saltó sobre la derrumbada muralla del castillo y cargó contra la ciudad. De todos lados Libros Caminantes comenzaron a aparecer.

“¡El humano que estábamos esperando!”

“¡El humano que mató a muchos de nuestros parientes se está riendo!”

“¡Tomará mucho tiempo analizar sus datos!”

“¡La mujer que escapó la última vez regresó!”

“Nuestros datos dicen que es una mujer excelente. ¡Parece que creció aún más!”

Lin no pudo contenerse y les reventó la cabeza mientras gritaba.

“¡Aaaaaak! ¡La forma de hablar de estos tipos me irrita!”

Los disparos de Lin nunca fallaron sus objetivos y tenían un poder destructivo aterrador. No se necesitaba más de una bala para matar a un Libro Caminante. Dado que se reunieron aquí para encontrar y matar al Ejército de la Resistencia debieron ser élites entre los Libros Caminantes, pero aun así Lin solo requería un disparo para matar a cada uno.

“¡No podemos permitir ataques y tomar daño! ¡Debemos ver desde lejos y registrar!”

“¡Data recuerda que un pariente ha establecido una distancia segura!”

“¡Muerto! ¡Ya está muerto!”

“¡Suena bien! ¡Vienen más parientes! ¡Podemos analizar sus datos escribiendo pequeños fragmentos!”

“¡No les dejaré! ¡Meki!”

[¡Guoooooooooo!]

Meki, la Reina Mantis que había renacido como muerta viviente, rugió furiosamente y abrió las alas. Al mismo tiempo, el aura de viento que Meki disparó cortó en pedazos a algunos de los Libros Caminantes más débiles. ¡La Reina Mantis también se había vuelto más fuerte después de convertirse en un no muerto!

“¡Mata los registradores, Meki!”

[¡Guooooo!]

Meki rugió en confirmación y cargó hacia los Libros Caminantes. Cada vez que la guadaña gigante de Meki cortaba el aire, los edificios que quedaban en pie eran derribados junto con las cabezas de los enemigos.

“¡Ese también es fuerte! ¡Una forma de la que no teníamos registro!”

“¡Un poderoso poder divisor! ¡Necesitamos resistencia al corte!”

“¡Necesitamos una entidad especial! ¡Resistencia no es suficiente!”

“¡No sabemos cuándo nacerán nuevos parientes! ¡No sabemos si algún familiar sabe cuándo es eso!”

“¡Es dos días después! ¡Debemos ingresar nuevos datos!”

“¡No les daré, tiempo!”

Después del grito de Daisy, Meki se volvió aún más rápida. Meki balanceó sus guadañas casi tan rápido como Lin disparó. No, quizás Meki fue incluso más rápido. Mientras veía cómo eran destrozados los Libros Caminantes, Daisy habló.

“En el momento en que registran, todos obtienen resistencia. Lo que da más miedo, son las entidades recién nacidas. Trascienden la resistencia, habilidad similar a inmunidad total”.

“Así que los que nacen después son más fuertes”.

“Un. Aprenden, evolucionan, en un parpadeo”.

“¡No tienen fin, maldita sea!”

“Impide que tomen registros, derrota cantidad adecuada. Luego ve al pasadizo subterráneo”.

“¡Entendido!”

Lin se volvió más rápido. Los Libros Caminantes que estaban a la defensiva tratando de escribir los movimientos de Lin y Meki rápidamente fueron decapitados.

“Registro por observación, no preciso, pero todavía crea resistencia. Si es posible, elimínalos todos”.

“¡Vamos a atravesar primero!”

Cortamos a todos los Libros Caminantes que bloqueaban nuestro camino y cargamos contra la ciudad. La interminable aparición de los Libros Caminantes me hizo recordar la pesadilla del continente Panan, pero ninguno de ellos pudo hacer nada contra las balas de Lin y la guadaña de Meki. Sin embargo, era aterrador que cada vez más y más de ellos comenzaran a esquivar los ataques de Meki.

“Resistencia, comenzando a formarse. Patrón de movimiento de Meki, debe cambiar”.

“¿Es este el registro por observación que mencionaste?”

“Un. Habilidades utilizadas, aunque sea un poco, Libros Caminantes las anotarán. Imposible de prevenir”.

Daisy habló mientras apretaba los dientes.

“Para prevenir, se necesita habilidad que trascienda la comprensión ordinaria”.

“Los nombres verdaderos de dioses y los Ojos Malvados…”

“Y el poder de Kang Shin, Enigma. O poder de ese Cuerno de Dragón”.

“¿¡Cuerno de Dragón!? ¿¡Me acabas de llamar Cuerno de Dragón!?”

En ese momento, Meki, que acababa de disparar dos hojas de aura con sus guadañas y diezmo por completo a los Libros Caminantes en el frente, cargó inesperadamente hacia nosotros. Mientras los Libros Caminantes asumían su postura de registro por observación, Daisy rodó por el suelo. Meki había desaparecido en su inventario…

Y sin saberlo, habíamos entrado bajo tierra.


Anterior |Índice| Siguiente

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .