Release that witch: Capítulo 695



El encuentro


“¿Cómo… Cómo podría ser esto posible?”

Número 76 sintió como si una bomba explotara en su corazón y se quedó petrificada en el acto.

Como sabía que la colorida Piedra Mágica solo podía responder a la fluctuación del poder mágico dentro de un rango limitado, que, en teoría, era de alrededor de 100 pasos, había levantado casualmente el anillo y no esperaba ver nada en el castillo a esta distancia. Se preguntó cómo había sucedido esto.

Respiró hondo, luego parpadeó y volvió a poner el anillo frente a su ojo.

El rayo todavía estaba allí, lo que vio no fue una ilusión sino una vista sólida.

Una oleada de emoción indescriptible se levantó en su mente, haciéndole imposible mantener la calma ahora. Se puso en contacto con su gente a través de pensamientos.

“Pasha, ¿qué tipo de personas son elegibles para ser llamadas la Elegida?”

“¿Has visto el borde del anillo? Aquella cuyo haz de luz pueda llenar todo el campo de visión será la Elegida que estamos buscando”

“Esto es demasiado dramático. Incluso el rayo de luz de Lady Eleanor solo es capaz de cubrir la mitad de la vista del anillo”

“Por lo tanto, esa persona debe tener más potencial que las Tres líderes de la Unión combinadas. Admito que el requisito es difícil de cumplir, pero no tenemos otra opción que esta. Recuerda, la Llave no representa la fuerza del poder mágico ni equivale a la capacidad de combate. Es por eso que debes asegurarte de revisar a todas las brujas”

“¿El borde? ¿Llenar el campo de visión?” Número 76 lo repitió en su corazón.

“No … Pasha, el milagro que estoy viendo ahora es mucho más que eso” Incluso viendo a través del anillo que había sido puesto más cerca de su ojo, número 76 no podía ver todo el rayo. El ancho del haz se extendía más allá de su vista de modo que solo moviendo el anillo horizontalmente pudo ver el vasto panorama de la enorme pared de luz.

“Las deidades finalmente sonríen a los seres humanos”

“Lady Natalia, tiene razón.”

“He encontrado a la Elegida aquí.”

Cuando Roland entró al baño, bostezando, vio que Zero se estaba lavando delante del fregadero.

“Mm … ¿Dónde está la pasta de dientes?”

“Aquí.” La niña se apartó un poco y le entregó un tubo de pasta de dientes que casi se había acabado.

“Gracias.” Roland tomó un vaso de agua y se metió el cepillo de dientes húmedo en la boca. Mirándose a sí mismo y a Zero, una persona alta y una persona baja, en el espejo, apiñándose frente al estrecho lavabo y haciendo movimientos sincronizados con los codos para cepillarse los dientes, de repente sintió que esta escena era divertidísima.

Zero escupió la espuma en su boca y le lanzó una mirada a Roland. “¿De qué te estás burlando?”

“Eres tan bajita.” Roland regresó con su voz nasal.

Luego sintió una patada en la pantorrilla.

“Recuerda afeitarte o te verás viejo.” dijo mientras se echaba hacia atrás el cabello blanco y comenzaba a atarse una cola de caballo. “No me avergüences hoy.”

“Es sólo una reunión de padres.” Suspiró y enjuagó su cepillo de dientes. “No soy tu verdadera familia. No hay necesidad de que un representante sea tan formal.”

Dado que su guardarropa estaba lleno de ropa barata, estaría agradecido de encontrar algo que lo hiciera lucir virtuoso, sin mencionar un traje formal.

“Por cierto, creo que te ves mejor con el pelo suelto” dijo Roland, “pero si insistes, creo que las colas gemelas te quedarán más”

“¡No es asunto tuyo!” Zero replicó.

Luego lo empujaron fuera del baño.

“Parece que su temperamento ha empeorado después del verano … ¿La complazco demasiado?” Roland reflexionó.

A medida que aumentaban las veces que entraba y salía del Mundo de los Sueños, Roland había dominado el truco de cómo entrar en el Mundo de los Sueños. En otras palabras, dependía de él. Si no tenía la intención de entrar, el extraño Mundo de los Sueños no aparecería, y simplemente dormiría toda la noche sin ningún otro sueño.

Por lo tanto, podría controlar fácilmente el paso del tiempo en el mundo de los sueños.

Durante dos meses, aparte de nuevas exploraciones de la Ciudad Santa de Hermes, Roland había pasado el resto de su tiempo en varias bibliotecas buscando algunos libros medio recordados que había leído mucho tiempo atrás.

Además, descubrió que el poder peculiar que fluía en su cuerpo también trabajaba en el fragmento de memoria. Por eso, su incursión al campo de nieve resultó mucho más suave de lo que había imaginado. Con las cuerdas de escalada compradas y la máquina perforadora, pudo llegar a lo más profundo de la cueva debajo de la catedral, donde se encontraba el Templo Secreto Pivotal e hizo una investigación. Aunque Roland no encontró la Sala de Oración que Isabella había mencionado, los materiales que registran la historia secreta y la investigación sobre las Piedras Mágicas fueron realmente alucinantes para él.

Pero no pudo entrar en la vieja Ciudad Santa al pasar por el pasaje secreto en el Área Secreta Pivotal porque cuando estaba a la mitad del pasaje, vio que el camino por delante simplemente desaparecía, dejando nada más que oscuridad sin fin y relámpagos escarlata, el vacío había consumido el otro extremo.

Parecía que cuando Zero fue derrotada, su voluntad de resistir todavía era muy fuerte y que solo una pequeña área, Nueva Ciudad Santa, se guardó en el fragmento de memoria.

La cuenta de Roland se llenó rápidamente vendiendo las armaduras que había sacado de la Ciudad Santa. Finalmente, compró un aire acondicionado y lo instaló en la sala, así como un refrigerador más grande para reemplazar al viejo y pequeño, mejorando significativamente sus condiciones de vida en el departamento.

Por supuesto, todavía había algunos problemas. No esperaba que algunas personas le hubieran tomado algunas fotos cuando había estado corriendo increíblemente rápido en la calle para salvar a Zero. Esas fotos no solo se publicaron en Internet, sino que también fueron informadas por el canal de noticias local. Pero afortunadamente, dado que nadie capturó claramente su rostro y también se quitó la ropa justo después del accidente, Zero no sospechó de él.

Como resultado, el tema de quién era este hombre marcialista y por qué usaría un traje de chaleco y pantalones cortos de manera tan informal se había vuelto viral en Internet durante algún tiempo.

Y sobre esto, Roland tuvo que decir… “Ejem, mis disculpas por ser demasiado pobre para comprar ropa decente.”

Ahora que no tenía que preocuparse por su sustento, naturalmente dirigió su atención a sus vecinos en este edificio.

Se preguntó si habría puertas similares que se abrieran a los fragmentos de memoria escondidos en las habitaciones de estas personas.

Aparte de engañarlos, la forma más sencilla de abrir sus puertas era pagarles.

“Estoy lista, tío. Vámonos” dijo Zero mientras terminaba de vestirse y caminaba hacia él con una bolsa en la espalda.

Hoy era 12 de septiembre, el primer día del nuevo trimestre, la asistencia de los padres de cada estudiante era obligatorio.

Roland quedó impresionado con el nuevo look de Zero.

Se había puesto una camisa negra de manga corta combinada con una falda corta plisada y un par de medias blancas y zapatillas de deporte, lo que la hacía lucir bastante joven y encantadora.

Llevaba atado su suave cabello blanco en colas gemelas que le colgaba sobre los hombros junto con cintas de cabello amarillo, su porte impecable, su piel clara y translúcida, sus pupilas de color rojo claro, como si fuera un elfo saliendo de las pinturas.

Roland no pudo evitar extender la mano para frotarle la cabeza y dijo: “Eso es correcto.”

“Simplemente quería atarme el pelo así, no es por lo que dijiste …”

“Si lo sé.”

“¡Es verdad!”

“No dije que no fuera cierto”.

“¿Por qué creo que me estás mintiendo?”

“Eso es porque piensas demasiado” dijo, fingiendo ser serio mientras contenía la risa en su corazón. “Vamos, o perderemos el autobús para llegar temprano.”

Todo lo que Roland tenía que hacer en la reunión de padres era sentarse en la parte de atrás del salón de clases y escuchar a los niños informar sobre sus metas y garantías en el nuevo trimestre. Los estudiantes de esta edad no estaban acostumbrados a mentir y trabajarían más duro para alcanzar las metas que habían prometido frente a sus padres.

Roland había pensado que sería una mañana tranquila, pero no esperaba que el Mundo de los Sueños fuera tan impredecible.

“¿Eres tú de nuevo?”

Una voz femenina nítida sonó en sus oídos.

Volvió la cabeza y descubrió que era García quien estaba sentada a su lado.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .