Un VIP al iniciar sesión: Capítulo 19 – 4


<Capítulo 19: Comienzo del verano – 4>

 

EZ: 2/2


Kang Shin-hyuk sintió un escalofrío que le invadió en cuanto abrió la puerta del salón del club. Por un breve momento, se preguntó si había entrado por una puerta irregular, pero no fue así. Era que Shin Eunah estaba de pie justo delante de él. Lee Na-hee también estaba ahí, apoyándose valientemente en Shin Eunah aunque le temblaban las piernas. El propio Kang Shin-hyuk apenas era capaz de abrir la boca contra la presión que sentía.

 

“Bueno… Sumbae, ¿qué demonios?”

 

“Me dijeron que estarías trabajando antes de la cena, así que vine a ver”.

 

“Hey, cómo puede esta persona…”

 

Las dos respondieron al mismo tiempo, y luego se giraron para mirarse una vez más. Bueno, eso era de esperarse. El las llama a ambas Sumbae, supuso. Shin Eunah volvió a hablar, sin apartar la mirada de Lee Na-hee.

 

“He oído que esta chica es una encantadora. ¿Iban a hacer su trabajo habitual juntos?”

 

“Bueno, sí…”

 

“¿Necesitas un encantador? Lo del concurso no fue bueno comparado con tus habilidades habituales”.

 

“¡¿Urgh?!” Shin Eunah atacó audazmente a Lee Na-hee, que sabía que la long sword no era el mejor trabajo de Kang Shin-hyuk. Pero, ella se recuperó rápidamente y lo refutó.

 

“Lo hicimos cuando nos conocimos por primera vez y no nos conocíamos bien, ¡pero ahora encajamos! Oye, hoobae, ¡muéstraselo a esta persona! ¡Eso!”

 

“Ah, um… ¿sí? ¿Qué es?” Tras un momento de confusión, le mostró a Shin Eunah la Telaraña Relámpago que habían hecho juntos. Se preguntó por qué estas dos estaban peleando. Shin Eunah miró los brillantes hilos dorados y soltó una pequeña exclamación.

 

“¡Qué bonito…! ¿Esto es… de ayer?”

 

“Sí”.

 

“Por eso supo que eres Shin Eun-hyuk…” Empezó a preocuparse mucho por el tipo de conversación que estaban teniendo antes de que él llegara.

 

“Como se esperaba del abuelo, es bonito”.

 

“¿Hmm…?” Shin Eunah soltó esa declaración infantil antes de darse cuenta de que no estaban solos. Su rostro se endureció de inmediato, pero Lee Na-hee no dijo nada y sólo la miró fijamente. Shin Eunah evitó su mirada e intentó contraatacar.

 

“Sin duda es una técnica de encantamiento delicada, pero también está claro que mi hoobae puede hacer cosas mejores sin los encantamientos. Como prueba…” Shin Eunah miró fijamente a Kang Shin-hyuk hasta que sacó el Alma de la Princesa Venenosa. Ahora era el turno de Lee Na-hee de asombrarse.

 

“Ugh, ¿lo llevabas ayer? Qué es esta estafa… Rango A+, ¿cómo lo hiciste?”

 

“Fue gracias a la creación de la telaraña relámpago que pude descubrir, y los materiales eran geniales”.

 

“¡Si se pudieran crear artefactos rango A+ sólo por los buenos materiales, todos los de alto rango tendrían más artefactos de los que podrían usar!” Shin Eunah tenía una sonrisa cruel mientras observaba a Lee Na-hee pisar el suelo con frustración y admiración.

 

“Después de todo, sólo eres un peldaño para mi hoobae”.

 

“¡Wow…!”

 

“¿Por qué te inflas?” Kang Shin-hyuk dejó escapar un suspiro. Había intentado calmar las cosas y defender a Lee Na-hee, pero le salió mal.

 

“Vamos a trabajar. Sumbae… Lee Na-hee Sumbae, no te preocupes por Shin Eunah. Shin Eunah, quédate tranquila y no interfieras en nuestro trabajo.”

 

“Hoobae, tu actitud hacia mí se siente muy severa.”

 

“Es tu imaginación”.

 

“Ooh… mi hoobae es genial.” Lee Na-hee hizo una cara de orgullo a Shin Eunah antes de girarse hacia Kang Shin-hyuk. No terminaría bien si se enteraba de la verdadera cara de Shin Eunah. Después de todo, ya lo había llamado abuelo por accidente. Shin Eunah se calló, sonrojándose avergonzada.

 

“¿Es tu hermana?”

 

“¿De verdad crees que lo es Lee Na-hee sumbae?” Kang Shin-hyuk respondió a Lee Na-hee mientras entraban en el taller.

 

“Dilo más cómodamente, como todos”.

 

“¿Por ejemplo?”

 

“Podrías llamarme Noona”.

 

“No quiero morir”. Al final, decidió dejar de usar su apellido y llamarla Na-hee. Extrañamente, después del incidente anterior, se sintió más cerca de ella. Tal vez fuera por los gustos vergonzosos que compartían desde el instituto. No quería seguir acercándose a las personas por eso.

 

“Entonces, ¿qué vas a hacer hoy?”

 

“Estaba pensando en un arma arrojadiza que pudiera usar como Shin Eun-hyuk, y acabo de conseguir algunos buenos ingredientes”.

 

“¿Realmente necesitas una? El hilo de ayer cubría todo, desde el corto hasta el largo alcance”.

 

“Por supuesto que lo necesito. Los diez hilos están bien, pero necesito un respaldo que pueda ir más lejos que ellos por si acaso.”

 

“…Pareces muy emocionado”.

 

“…” Sin cuestionarla, Kang Shin-hyuk sacó tranquilamente los materiales de su inventario. Eran los aguijones de avispa sobrantes. Los aguijones, de diez centímetros de largo, parecían estar hechos para ser usados en lanzamientos.

 

“Esto también es venenoso, ¿verdad? Tal vez en lugar del Titiritero de la Muerte, debería ser el Titiritero Araña…”

 

“¿Podrías no aumentar mis apodos?” Kang Shin-hyuk la apartó y se puso manos a la obra. Quería que ella grabara dos encantamientos en las armas: viento y sigilo.

 

“¿Viento?”

 

“Mira aquí”. Kang Shin-hyuk agitó un dedo frente a la cara de Lee Na-hee, haciendo girar un débil viento a su alrededor. Sus ojos se abrieron ampliamente.

 

“¡¿Un atributo?!”

 

“De hecho, lo usé ayer al manejar los hilos”. Sin importar su habilidad con las armas, no habría sido posible controlar los diez hilos sin el poder de su Maestría del Viento. Los guantes que había hecho estaban prácticamente hechos para ser usados con su Dominio del Viento.

 

“No es un rasgo, debes haber adquirido la habilidad de dominio de atributos. Increíble. ¿Por qué consigues todas las cosas geniales?”

 

“Puedes conseguir una sí derrotas una puerta irregular sola también”.

 

“Lo siento, quédatela tú”. Los dos se pusieron a trabajar enseguida mientras charlaban. Mientras tanto, Shin Eunah observaba desde fuera del taller con las mejillas hinchadas. No le gustaba que Lee Na-hee se acercara tanto a Shin-hyuk.

 

“El abuelo no necesita un encantador…”

 

“Eso son sólo tus pensamientos”.

 

“Oh, Claire.” De repente, Claire apareció detrás de ella. Había aparecido después de recibir una llamada de Eunah que decía que iría al club de producción de artefactos. Ella había aparecido un paso demasiado tarde, pero parecía haber funcionado.

 

“¿Podrías no meter la pata delante de él?”

 

“Actúas como si fuéramos amantes”.

 

“Ambos son sólo niños.”

 

“…” Shin Eunah se apartó en silencio.

 

“Ah.”

 

“Sea lo que sea que le hayas dicho, asegúrate de ser gentil al respecto.”

 

“Sólo le dije a mi hoobae la verdad”.

 

“¿Qué quieres decir?”

 

“Creo que es una encantadora que no tiene motivos para estar con el abuelo”. Los ojos de Claire se entrecerraron, y Shin Eunah se apresuró a excusar sus propias acciones.

 

“Mi hoobae puede crear artefactos perfectos por sí mismo. Necesita espacio para crecer”. Ciertamente, a Shin Eunah le podía parecer así, pero ¿era ese el caso? Claire meneó la cabeza y suspiró.

 

“Por eso sólo eres de la clase de combate”.

 

“…Parece que no entiendes a mi hoobae”. A Shin Eunah no le gustó que Claire pareciera estar formando un consenso con Kang Shin-hyuk. Apretó los puños, pero Claire no se echó atrás.

 

“Cuando se trata de productos, es cierto que no entiendes. Mira”.

 

“Oh, um.” Shin Eunah siguió el gesto de Claire, mirando la cara de Kang Shin-hyuk mientras trabajaba en los aguijones. Su expresión se aflojó al verle trabajar con seriedad.

 

“Hey…” Shin Eunah estaba ahora absorta en verle trabajar, provocando un gemido de Claire. Ciertamente, ella podía entender los sentimientos de Shin Eunah hasta cierto punto. La figura de una persona dedicada con pasión a su trabajo era atractiva, después de todo. Kang Shin-hyuk lo era especialmente. Esa concentración trascendental que insinuaba su reencarnación.

 

‘Bueno, está bien’. Claire pensó en el incidente terrorista mientras lo observaba. Manipulaba esas hebras de hilo libremente, cortando monstruos y terroristas por igual. Había visto los vídeos del suceso durante todo el día en repetición.

 

‘¿Por qué mi corazón… de dónde apareció este chico? ¿Por qué?’ Si no fuera por Shin Eunah, se habría emocionado al saludarlo con un abrazo en cuanto la batalla hubiera terminado. Si el sólo fuera tres años mayor.

 

“…¿Claire?” Fue entonces cuando volvió en sí, sintiendo la aguda mirada de Shin Eunah. Claire se dio cuenta de que también había estado mirando a Shin-hyuk.

 

“Dios, mira la hora”.

 

“Ah, sí. Antes de eso, tengo algo que quiero preguntarle a Claire”.

 

“Es tu imaginación”.

 

“Huh…” Esperaron en silencio a que Kang Shin-hyuk terminara de trabajar en una atmósfera congelada.

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


Anterior | Indice | Siguiente

12 comentarios

Responder a tp_shin Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .