Parallel World Pharmacy: Volumen 4 Capítulo 16: El camino a la inmortalidad



Falma y Ellen respiran silenciosamente mientras escuchan la historia de Hugo.

“Al principio, era escéptico sobre la existencia de la piedra filosofal, que había sido transmitida entre los alquimistas como una leyenda, pero cambié de opinión cuando vi la piedra de cristal en el fondo de ese lago subterráneo.”

Hugo escuchó del anterior terrateniente en la Capital Imperial sobre la maldición en la tierra que corroía rápidamente los materiales de construcción, y Hugo compró la tierra por curiosidad. Hugo descubrió algo debajo del suelo, por lo que ordenó una excavación y tropezó con un lago de ácido sulfúrico, luego desenterró una capa de piedras cristalizadas y varios cristales durante ese tiempo.

(Eso solo es un gran descubrimiento)

La acción de Hugo se consideró una mala elección, pero el mérito en sí mismo podría evaluarse como un logro.

“Había una piedra de cristal especial que contenía la memoria de los muertos, que alcanzó un criterio en la etapa conocida antes de la formación de la piedra filosofal. Si la piedra de cristal se tritura y se quema mientras se usa una llama divina, y luego permites que un ser vivo la respire, el recuerdo de los muertos habita en los vivos como lo que viste.”

“Ya veo… no es frecuente encontrarse con algo así.”

“Fue una coincidencia que lo descubriera, pero debió haber sido descubierto en el pasado y el descubrimiento fue transmitido entre los alquimistas.”

Falma vio lo que Hugo llamó un homúnculo. La conciencia de un pequeño mono parecía haber cambiado de lugar con una persona. La mujer que cayó al lago subterráneo y murió también era un muerto viviente.

“¿Cómo te las arreglaste para hacer muertos vivientes?”

Mientras temblaba de horror, Ellen preguntó eso.

“No lo hice, pero dejé que se formara a través del cristal.”

“Así que eso es todo. Usar personas en estado de muerte cerebral o vegetativo …”

La suposición de investigación de Falma fue acertada.

“¿Muerte cerebral? ¿Así es como lo llamaste?”

Hugo no conocía la terminología de una persona con muerte cerebral, pero admitió sus acciones a través de su explicación, ya que estaba usando a quienes estaban en estado de coma por causas desconocidas. Como boticario de la corte real, a Hugo le resultó bastante fácil obtener información sobre pacientes comatosos dentro de la red de inteligencia de la Ciudad Imperial. Hugo aseguró a la familia del paciente que no había esperanza de recuperación y rescató los cuerpos.

“Entonces los muertos se vuelven inmortales mediante la preservación de la memoria con la piedra de cristal.”

Hugo exclamó eufórico.

“Aun así, esa mujer murió en el lago subterráneo.”

Ellen detuvo la discusión y señaló el problema.

“Esto incluye ese tiempo también. Si moriste con la memoria intacta, eres inmortal.”

(Los muertos no morirán realmente … Ah, eso es similar a mi condición)

La recuperación completa de Falma de su conciencia en el estado suspendido desde un niño mediante el proceso de combinar la memoria de los muertos más el estado aparente de muerte de un cuerpo. El estado de muerte suspendida no es el resultado de morir físicamente debido a ataques físicos y envenenamiento por drogas. No está muy lejos de la verdad en el caso de Falma. Con eso en mente, lo que dice Hugo no es incorrecto en algunas partes.

“Es algo que ya sabes.”

Hugo mira a Falma mientras habla. Sospecha que Falma puede ser un muerto viviente ya que el ataque físico no funcionó en su contra.

“Falma no es nada de eso.”

Ellen negó indignada a pesar de que la otra parte es un noble entendido.

“El recuerdo de los muertos sellados en piedras de cristal no puede ser demasiado largo, ya que el límite es de tres días. El recuerdo de esa mujer debería haber desaparecido.”

Cuando el recuerdo de los muertos sale del cuerpo después de unos días, el cuerpo vuelve a su estado original (comatoso). Hugo había descubierto los hechos después de muchas pruebas y errores.

(Por lo tanto, no hay dignidad en el título de esta persona. Fue un experimento inhumano)

“Existe un documento antiguo entre los alquimistas que dice que una gran cantidad de piedras de cristal puede hacer una piedra filosofal. En ese caso, para sintetizar la piedra filosofal, el requisito es sellar la memoria de los muertos en la piedra filosofal y dejar que la piedra more en un cadáver viviente.”

Hugo se emocionó demasiado, luego, golpeó con los puños el escritorio.

“La inmortalidad es realmente posible.”

Falma escucha sus bromas mientras piensa que este es un caso de una historia clásica. La inmortalidad siempre es lo último que persigue una persona poderosa que ha ganado fama y riqueza.

“Sí … puede ser posible …”

Hugo murmuró para sí mismo con amargura.

(Ya veo, no pudo encontrar la manera de convertir las piedras de cristal en la piedra filosofal)

Falma solo pudo adivinar.

“Como le he dicho antes, cumpliré mi promesa. Cierre sus ojos.”

Cuando Falma se acerca a Hugo, Hugo se aleja hacia atrás.

“¡Qué vas a hacer!”

“Como dije antes, solo abriré su vena divina.”

Falma cierra los ojos y solo le muestra a Hugo el báculo del Dios de la Medicina para evitar que el trauma de Hugo empeore aún más, empuja el báculo del Dios de la Medicina en el pecho de Hugo y abre rápidamente la vena divina sin cantar. (T/N: Lo siento … pero LMAO. ¿No empeorar su pre-TEPT con el “empuje” mientras tiene los ojos cerrados? El autor probablemente quiso decir que Hugo tenía los ojos cerrados) (NTE: concuerdo en parte con el traductor al inglés, aunque igual hacer que cierre los ojos puede empeorar su trauma a causa del temor a lo desconocido, por lo que Falma cerrando los ojos para “demostrar” que no tiene malas intenciones puede ser igualmente valido.)

Sin embargo, la vena divina que reabrió fue menor como pena por su crimen, y Falma no le da a Hugo la oportunidad de usar un poder divino fuerte en el futuro. Falma lamenta que este tipo de aristócratas aún no hayan sido desterrados. Si uno no tiene poder divino, no se le reconoce como aristócrata.

“Ah … aah …”

Hugo cierra los ojos, pero no siente que el bastón le atraviesa el cuerpo.

“Está hecho. Tu poder no es el mismo que antes, pero está bien por el momento.”

Hugo se siente vivo una vez más a medida que su poder divino se recupera gradualmente, aunque sea una pequeña cantidad. Suspira ruidosamente y se desploma en el suelo sin decir una palabra. Parece como una persona que ha perdido el poder espiritual hasta el fondo.

Ellen se acerca al lado de Falma sin poder decir nada, mientras que el aristócrata en sus años dorados sucumbe por completo a su indignidad.

“Falma da bastante miedo a veces …”

Ellen asiente repetidamente para convencerse de que Falma nunca puede ser entregado al enemigo.

La confesión de Hugo parece haber terminado. Sin embargo, Falma espera conseguir más.

“¿Tiene algo más de qué hablar?”

“… ¿De qué estás hablando?”

“Está intentando algo en el sótano de este castillo. Probablemente le esté pidiendo ayuda a alguien en este asunto.”

Los hombros de Hugo tiemblan.

“¿Es eso cierto?”

Falma se cruza de brazos. Falma pretende dar a entender que hay una cosa aterradora durmiendo en las profundidades del castillo. Siente un sentimiento similar a una acumulación de espíritus malignos, pero le provoca la sensación de un disgusto fisiológico. Esta es la sensación que ha notado Falma desde que puso un pie en el castillo de Hugo.

“¿Es este el resultado de un experimento por intentar crear la piedra filosofal? ¿Realmente puede controlarlo?”

“Espera, eso es… ¡no lo toques! La puerta nunca debe abrirse, ya que la sellé hasta el punto en que nunca se vuelva a abrir.”

Hugo declara de manera confusa y comienza a indignarse.

“Creo que lo que sea que haya sellado adentro no está sellado apropiadamente porque hay muchas señales de que se está filtrando. Se siente demoníaco, no, más como signos de una presencia puramente maligna.”

Falma señala con severidad que simplemente poner una tapa a un problema apestoso, es simplemente demorar en resolver el problema real en cuestión.

“Entonces, ¿qué estás haciendo en este castillo?”

Ellen tensó los hombros y pareció horrorizada.

“Parece que no se puede evitar.”

Hugo comienza a explicar que comenzó un día determinado, se produjo una cierta reacción en el contenedor que almacenaba los recuerdos extraídos de las innumerables piedras de cristal, y se volvió incontrolable desde ese momento. Se manifestó en algo que se salió completamente de control. Hugo indicó que la masa de recuerdos fusionados era una irregularidad, y fue más allá de su control porque su vena divina fue sellada por Falma.

“Si no puede deshacerse de él, yo me ocuparé de él. Espere aquí.”

“¡Espera! ¡No destruyas ese contenedor, ya que la acumulación de espíritus sintéticos proviene de humanos vivos!”

(¿No es solo un demonio? …)

No se puede dejar solo.

“¡Espera, Falma-kun! ¡Es peligroso!”

Falma deja a Ellen y a Hugo en el lugar después de su declaración y usa su poder de vuelo para dirigirse directamente bajo tierra de inmediato.

Mientras confía en sus sentidos para detectar el paradero de la presencia maligna, se apresura hacia adelante y aterriza frente a una gran puerta de hierro en un callejón sin salida. La puerta tiene una estructura robusta que parece tener resistencia a la presión en caso de una explosión proveniente del interior. Falma usa su ojo diagnóstico para ver a través del otro lado de la puerta.

(Esta debería ser la elección correcta)

[Sanctuaire épidémique (Santuario epidémico)] (NTE: antes dije que dejaría los hechizos de Falma en español y los del resto en francés, pero el traductor al inglés decidió dejarlo en francés así que, por consideración, lo dejo en francés en esta ocasión, si Falma usa otro hechizo y el traductor no lo deja en francés se pasa al español)

Falma agarra el báculo del Dios de la Medicina y lanza Sanctuaire épidémique a través de la puerta. La presencia maligna se contrae levemente en respuesta al hechizo de Falma. Dentro de ese pequeño espacio de tiempo, Falma irrumpe en la habitación con todas sus fuerzas (literalmente) a través de la robusta puerta de hierro, se desliza por las puertas triples y se infiltra en la habitación más interior. Ellen, Hugo y los sirvientes persiguen a Falma, pero ningún humano puede atravesar la puerta y entrar en la habitación como él. La voz de Ellen grita el nombre de Falma que se puede escuchar a través de la puerta.

No importa lo que suceda más allá de este punto, Falma no tiene miedo. Además, la idea de que algo tan vil desde el interior se escape al exterior es su principal preocupación. Este laboratorio subterráneo fue renovado por Hugo de la cueva subterránea que mencionó anteriormente, y está lleno de varias herramientas experimentales mágicas y alquímicas. Es completamente diferente a las herramientas que usualmente usaba Hugo en la corte real. La presencia fuerte y maligna también está llena del olor acre de los productos químicos.

Hugo exhibió un rostro fingido como boticario de la corte, pero su rostro oculto era de un alquimista que jugaba con la vida y la muerte, y estaba fascinado por el estudio de lo oscuro. En el centro del laboratorio, hay botellas llenas de piedras de cristal de varios tamaños y metales pesados ​​que continuaron reaccionando, y mucho más. La visión más sorprendente entre la escena es un recipiente transparente de cristal tubular de tamaño aterrador que está conectado al final de un destilador gigante. Hay un líquido amorfo rojo-negro lleno dentro que parece moverse como una criatura recién creada. Produce un horrible sonido constante que imita los ruidos condensados ​​de los rencores y genera una intención maliciosa en espiral.

(Esta es … la causa de la presencia maligna.)

El vidrio grueso está densamente grabado con las crestas divinas, e incluso Falma puede comenzar a desentrañar las pistas de lo que está viendo ante él a través de los ojos de un aficionado.

(Si alguien saca esto afuera, será el peor de los casos…)

Esto se puede comparar con el espíritu maligno de Kamyu que dispersó la enfermedad de la peste negra. Pero percibe que esta presencia maligna es mucho mayor que eso. Falma intuye instintivamente que será peligroso dejar esto solo por un día más.

“Voy a hacerla desaparecer.”

Falma introduce tanto de su poder divino en el báculo del Dios de la Medicina como puede. Aumenta su concentración hasta su límite máximo, aprieta los dientes, perfora el báculo a través del recipiente sin dañarlo y destruye el fluido en un instante. El fluido emite un grito desagradable que se asemeja a una voz humana, luego se convierte en vapor negro y se evapora en un instante. La niebla negra descompuesta se convierte en un líquido transparente converge en la piedra de cristal del báculo del Dios de la Medicina.

(¡Maldita sea!)

¡La presencia maligna se transfirió al báculo! Falma se pone ansioso mientras agita el báculo mientras lo observa, sin embargo, el báculo no muestra nada inusual del habitual báculo del Dios de la Medicina. Además, el número de piedras de cristal en el bastón ha aumentado de uno a seis ahora.

“¿Eh?”

Falma deja escapar un ruido impío. ¿Volverá más tarde el recuerdo contenido en la piedra de cristal? No hay señales de una presencia maligna.

Falma responde a Ellen, ya que su voz se parece a un grito, borrando la puerta de hierro desde el interior usando su habilidad de Borrar sustancia. Parados afuera, Ellen, Hugo y los demás lucen aturdidos y confusos.

“¡Falma-kun! Entraste solo … eres demasiado despreocupado.”

Ellen se lanza hacia Falma.

“¡Estás loco…! ¡¿Qué había dentro?!”

Después de ver a Falma salir intacto, Hugo está preocupado por el recuerdo de los muertos con los que estaba experimentando y que podrían haberse transferido a Falma.

“Borré el mal de esta área.”

Falma renovó el interior del laboratorio por completo. Hugo está atónito y completamente derrotado al creer que nada de eso se puede hacer con manos humanas.

“Wa … desapareció …”

Falma señala con el dedo a Hugo y sigue con un tono brusco cuando ve la expresión de alivio de Hugo por un momento.

“Ahora bien Conde Trémoïlle. Prométame que nunca volverá a experimentar con las piedras de cristal. Esto sucedió porque manipuló a un ser vivo y los recuerdos de los muertos.”

Hugo tiene la posibilidad de recuperarse de esta enfermedad y simplemente asiente impotente.

“… Lo siento. No pude ocuparme de eso … Gracias.”

Aunque la piedra filosofal pasó por un proceso poco ortodoxo, Hugo pensó que podría haber pedido ayuda a un alquimista que conociera el misterio de las piedras de cristal para manejar esa presencia maligna.

“De ahora en adelante, debe concentrarse en la farmacología y no en la alquimia.”

En lugar de obsesionarse con la inmortalidad, ¿no sería más prudente volver a sus intenciones originales y reconsiderar la vida y la muerte humana a través de la farmacología? Falma le cuenta al babeante Hugo del posible propósito renovado.

“Si lo está planeando, siempre cooperaré con usted. Será un farmacéutico en pie de igualdad conmigo.”

Falma luego deja atrás el castillo de Hugo con Ellen. En el camino de regreso a la Capital Imperial, el sol todavía está alto en el cielo. Ellen ya no grita mientras está sentada en el báculo del Dios de la Medicina durante el vuelo.

“Las estrellas y la luna están más cerca hoy. Gracias por mostrarme este tipo de paisaje.”

Ella se lo menciona tímidamente a Falma mientras esconde su rostro en la espalda de Falma.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .