Súper Gen Divino – Capítulo 805: Cazando al Halcón del Trueno


Sexto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

En las montañas del norte, las Vides Vacías estaban dando frutos, y no tardarían en madurar. La Emperatriz Shakra había hecho planes para enviar a sus subordinados a recuperarlas.

Pero ahora, había sido reclamada por Han Sen y se le había arrebatado su capacidad de comandar súper criaturas. No tuvo más remedio que pedir a Han Sen que recogiera la fruta en su nombre.

“¿Los demás saben y esperan la maduración de esa fruta vacía?” Han Sen preguntó a la Emperatriz Shakra.

“Hay muchas súper criaturas hambrientas de ella, sí. En el extremo norte de estas tierras, reside el Rey Sangre de Demonio. Seguramente vendrá.” Respondió la Emperatriz Shakra.

“¿No me acabas de decir que sólo puedes absorber una Esencia Genética Vital que estén alineadas con el elemento de tu ser? ¿Qué es la fruta vacía? ¿Y por qué tantas súper criaturas y Espíritus compiten por ella?” Han Sen frunció el ceño.

“Las Esencias Genéticas Vitales nacidas de las plantas no son elementales. Por lo tanto, muchas súper criaturas y Espíritus se sienten atraídos por ellas; la fruta vacía es sólo una de las muchas que se pueden encontrar en este mundo.” Dijo la Emperatriz Shakra.

“Oh.” Han Sen se sintió encantado de escuchar eso, en realidad. La obtención de esas frutas le beneficiaría sin duda, no le proporcionaban puntos genéticos, pero las propiedades de fortalecimiento del cuerpo que le habían proporcionado esas frutas fueron un gran beneficio en el pasado.

“Dime, ¿cuáles son las súper criaturas más poderosas contra las que sospecharías que nos enfrentaríamos allí? Y ese Rey Sangre de Demonio, ¿qué clase de súper criaturas subordinadas comanda?” Han Sen quería toda la información posible antes de ir allí.

La Emperatriz Shakra procedió a dar a Han Sen toda la información que pudo, y cuando terminó, frunció el ceño. Sospechaba que había un montón de súper criaturas poderosas allí, pero sobre todo, la fuerza del Rey Sangre de Demonio era superior a la de la Emperatriz Shakra.

Después de todo, la Emperatriz Shakra había sido degradada y había regresado a la segunda zona de El Santuario de Dios. Sólo llevaba una década aquí, y el grupo de súper criaturas que había reunido era limitado.

La situación de Rey Sangre de Demonio era diferente. Había estado allí y había desarrollado sus seguidores a lo largo de miles de años. Inevitablemente, tendría muchas más súper criaturas que la Emperatriz Shakra.

Sin embargo, era poco probable que el Rey Sangre de Demonio llevara ni siquiera la mitad de sus súper criaturas, ya que no era de los que dejaban su refugio sin protección. Su recogida de la Fruta Vacía no estaba garantizada debido a eso.

“Bueno, si las cosas van a ser así, vamos a echar un vistazo.” Han Sen decidió ir a echar un vistazo a la fruta. Una vez allí, determinaría la viabilidad de obtener la fruta. Si consideraba que las cosas estaban bien, iría a por ella. Si las cosas parecían estar demasiado calientes, regresaría sin arriesgarse.

Han Sen, con el zorro plateado, salió del refugio al cuidado de Pequeño Negro y Gran Negro.

Las heridas de Pequeño Negro seguían siendo graves y, de todos modos, debía permanecer allí para recuperarse. Como tenía que quedarse en el refugio, Gran Negro no estaría dispuesta a dejar a sus crías. Por lo tanto, Han Sen decidió dejarlos atrás para que cuidaran el refugio durante su ausencia.

Antes de marcharse, Han Sen preguntó a la Emperatriz Shakra si había alguna súper criatura de elemento trueno en los alrededores.

Después de oír el método de evolución de la Emperatriz Shakra, empezó a sospechar que la razón del desinterés general del zorro plateado por las Esencias Genéticas Vitales que había recogido hasta entonces se debía a sus elementos. Quizás el zorro plateado querría una si fuera del elemento adecuado.

El zorro plateado era bastante poderoso ahora, y Han Sen se había encariñado con el pequeño mocoso después de tenerlo durante tanto tiempo. Han Sen esperaba realmente que el zorro plateado pudiera acompañarle también cuando llegara a la tercera zona de El Santuario de Dios.

En cuanto a la pequeña hada poco fiable, se conformó con ayudarla cuando pudiera. Pero no estaba dispuesto a salirse de su camino para ayudarla a propósito.

La Emperatriz Shakra, tras un momento de reflexión, recordó un Halcón del Trueno cercano. No estaba lejos, pero sus habilidades de vuelo eran extremadamente poderosas y seguro que abatirlo no sería nada fácil.

La Emperatriz Shakra intentó una vez capturar al Halcón del Trueno, pero su intento fue un fracaso y la criatura consiguió escapar.

El único subordinado que tenía que podía volar era el tigre negro.

Sin embargo, Han Sen y sus seguidores eran diferentes. Él, la Ángel Santa y el zorro plateado podían volar, incluso la Emperatriz Shakra podía hacerlo. Con un grupo así, la posibilidad de capturar al Halcón del Trueno era relativamente alta.

Han Sen decidió matar al Halcón del Trueno antes de proceder a recoger la fruta. El zorro plateado acababa de evolucionar y había salvado la vida de Han Sen justo después, por lo que quería recompensarle con una Esencia Genética Vital. Y, por supuesto, aumentar su fuerza con más golosinas nutritivas.

Ninguna criatura trató de impedir su viaje, ni siquiera a través de aquellas cordilleras que eran notorias por la población de criaturas de clase alta. El zorro plateado seguía asustándolos.

Y con la presencia de la Emperatriz Shakra al frente de la banda de aventureros, sería una locura que cualquier criatura probara suerte.

Cuando llegaron a la montaña correcta, Han Sen no tardó en divisar un gran halcón verde en la distancia. Estaba volando justo debajo de las nubes, inspeccionando las tierras de abajo en busca de presas.

Han Sen invocó inmediatamente a su Ángel Santa y dejó que el zorro plateado y la Reina Momento lo rodearan en el cielo. Sacando la concha de vieira, Han Sen invitó al hada a unirse a ellos. El hada, sin embargo, siguió durmiendo y fingiendo que no había oído nada.

No queriendo molestarla más, le devolvió la vieira y despegó hacia los cielos para unirse a sus mascotas y compañeros de batalla.

El zorro plateado parecía estar bastante excitado. Un relámpago atronador brilló, y se transformó en un Zorro del Trueno. Saltó hacia el Halcón del Trueno, mientras la Ángel Santa y la Emperatriz Shakra lo flanqueaban por detrás.

El Halcón del Trueno intentó volar y escapar de ellos. Se movió con gran rapidez, y su paso estuvo acompañado de un rayo verde como una tormenta en movimiento.

Pero a diferencia de sus encuentros anteriores, los rivales del Halcón del Trueno eran más rápidos. Eso era especialmente cierto en el caso del zorro plateado. Resistente al rayo del halcón, el zorro plateado se apresuró a alcanzarlo y a saltar sobre él. El rayo verde que rodeaba al halcón fue inmediatamente apagado por el rayo plateado.

Con la Ángel Santa y la Emperatriz Shakra encargándose de su retaguardia, el halcón se encontró rápidamente en una mala situación. Llovieron penachos de plumas, acompañados de una lluvia de su sangre. Gritó en voz alta en agonía, sus ecos como un coro a través del paisaje montañoso.

Cuando se presentó la oportunidad, Han Sen disparó dos rayos en rápida sucesión. Una vez que encontraron su objetivo, el zorro plateado fue capaz de arrancar la cabeza del halcón sin esfuerzo.

Una Esencia Genética Vital verde como un rayo cayó al suelo. El zorro plateado se la tragó inmediatamente y se lamió los labios.

Un relámpago verde apareció en el pelaje del zorro plateado, pero luego desapareció. El único efecto visible que tuvo en el zorro plateado, por lo que pudo ver Han Sen, fue que su pelaje se había vuelto más brillante.

“Me pregunto cuántas esencias genéticas del trueno necesita, antes de poder ascender a la tercera zona de El Santuario de Dios.” Pensó Han Sen.

No había forma de que Han Sen pudiera comer una Esencia Genética Vital como esa.

Después de matar al Halcón del Trueno, Han Sen le devolvió el liderazgo a la Emperatriz Shakra para que los llevara a la Vid Vacía.

Las cordilleras eran enormes y la geografía rocosa se extendía por miles de kilómetros. Volaron durante ocho días antes de llegar al valle en el que ella dijo que residiría la fruta.

Sin embargo, antes de entrar en el valle, vieron a dos temibles criaturas luchando delante de ellos.

“¿Por qué está aquí?” Han Sen parecía sorprendido. Conocía a una de las dos aterradoras criaturas que luchaban.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .