Súper Gen Divino – Capítulo 802: Enfrentándose a un Súper Espíritu

Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen se detuvo de repente. Se giró para mirar a la Espíritu, que parecía un verdadero monarca, y notó que sus músculos empezaban a tensarse.

No era como si no quisiera ir más lejos, simplemente estaba desconcertado. La Espíritu había centrado su ataque, y si se movía un centímetro más, sería cortado.

Pero si se quedaba allí, la energía de la Espíritu crecería hasta que ella desatara un ataque de poder devastador. En ese momento, no habría forma de que Han Sen se apartara de su camino.

Aunque las habilidades de predicción de Han Sen estaban en su punto álgido, si la Espíritu desataba un ataque al que él no podía reaccionar de ninguna manera, entonces las predicciones eran inútiles.

La energía de la Espíritu seguía aumentando, y le daba una sensación horrible.

“¡Maldita sea!” Un sudor frío se formó en la frente de Han Sen. Ver cómo la Espíritu aumentaba su poder, mientras él no podía hacer nada al respecto, daba miedo.

“Tendré que arriesgarme.” Han Sen no podía pensar en otra forma de salir de ese aprieto. Reunió su poder para un Puñetazo Trueno Sónico y se preparó para recibir el golpe.

Con un ataque tan aterrador como el que la Espíritu se preparaba para soltar, Han Sen no creía que se recuperara para realizar uno igual de nuevo, suponiendo que pudiera soportar la colisión. Esta era su oportunidad.

Sin embargo, si fallaba, como mucho perdería su armadura, su gárgola-glifo y su Unicornio Diablo. Había maximizado su defensa, y con todas esos espíritus de la bestia protegiéndolo, el ataque de la Espíritu no podría ser un golpe mortal, al menos.

¡Boom!

Después de que el puño de Han Sen hubiera reunido toda la energía que necesitaba, vio cómo la Espíritu envuelta en llamas negras y con aspecto de bruja hacía su movimiento de repente.

En la distancia entre los dos, el espacio se derrumbó y se interrumpió. Luego, la Espíritu desapareció. Era como si hubiera caído en esa dimensión colapsada, desapareciendo de la existencia.

Las pupilas de Han Sen se encogieron, incapaces de captar el patrón de movimiento de la Espíritu. Su corazón estaba conmocionado, ya que todo lo que sus sentidos podían hacer era disparar una alarma que le indicaba una amenaza inminente, una que era grande y aterradora.

¡Boom!

Han Sen no podía ahorrar mucho tiempo, así que lanzó su puño. El rayo plateado de su puño partió la atmósfera, mientras los rayos parpadeaban en todas direcciones. Los relámpagos y los truenos rodaron con un volumen ensordecedor, suficiente para reventar los tímpanos y hacer vibrar el cerebro.

En el siguiente segundo, la Espíritu apareció de repente frente a Han Sen. Su rostro frío y monárquico estaba lo suficientemente cerca como para tocarse la nariz. Su puño blanco jade se clavó en su vientre.

¡Boom!

Han Sen quiso esquivarlo, pero hacerlo era imposible. Cuando la Espíritu le dio un puñetazo en el vientre, su armadura se hizo añicos mientras llovían placas rotas y metal astillado. El propio Han Sen fue lanzado al aire una vez más, y su vuelo se detuvo por el repentino choque con un pilar de piedra.

Bajo la fuerza de aquel desgraciado ataque, la parte trasera de su armadura se resquebrajó. El glifo de gárgola se había roto por completo, y el espíritu de la bestia se desintegró en polvo.

El Unicornio del Diablo hizo poco para dificultar los ataques físicos. Todavía estaba allí con él, pero no hizo mucho.

Afortunadamente, la armadura no estaba completamente destruida. Pero estaba machacada y casi acabada. Han Sen escupió algo de sangre y desconvocó la armadura Rey Hormiga Diabólica.

Si recibía otro golpe, la armadura Rey Hormiga Diabólica se rompería con toda seguridad. Sólo tenía una súper armadura, así que no podía arriesgarse a perder la única que tenía.

Sin embargo, sin la protección de la súper armadura, luchar sería mucho más difícil y arriesgado para Han Sen. Su estado físico era bastante alto, pero aún no era lo suficientemente alto como para enfrentarse a las súper criaturas.

Viendo cómo estaban las cosas, Han Sen se preparó para huir. Reconoció la gravedad de la situación y su incapacidad para luchar. Tal y como iban las cosas, la muerte sería seguramente el único resultado de todo este asunto.

La luz sagrada fluyó por su cuerpo para curar sus heridas. Después de eso, salió corriendo rápidamente por las puertas del refugio.

Sin embargo, tal y como Han Sen esperaba, la Espíritu no pudo teletransportarse para perseguirle tras su último ataque. Pero a diferencia de Han Sen, su estado no era de agotamiento total. Todavía podía infligir más daño que él.

Después de que Han Sen usara su Puñetazo Trueno Sónico, su cuerpo se debilitó. No podía insistir en ello, así que lanzó Aero con su cuerpo agotado y despegó hacia los cielos en una huida del refugio y su Espíritu ocupante.

No se atrevió a usar sus alas. Si utilizaba las alas divinas berserker, sería mucho más lento. Aero utilizaba el poder del cuerpo de una persona para volar tan rápido como pudiera.

Pero la Espíritu saltó cien metros hacia el cielo, y apareció directamente frente a Han Sen. Éste se apartó, dando vueltas en el cielo como un extraño pájaro. Esquivó su siguiente ataque, pero fue ahora cuando se dio cuenta de que las llamas negras del espíritu funcionaban como alas y le daban la capacidad de volar.

“Realmente me he jugado la vida viniendo aquí.” Han Sen apretó los dientes y se preparó para correr por su vida. Pero entonces, de repente escuchó un ruido de crujido.

El ruido provenía del interior de su mochila, y en ese momento, Han Sen se puso exhuberantemente feliz. Pensó para sí mismo, “¿El Pequeño Plateado va a terminar de evolucionar?”

Pero Han Sen no tuvo tiempo de echar un vistazo todavía. Siguió volando tan rápido como pudo, evadiendo los ataques de la Espíritu como una pelea de perros.

Pero después de ese sonido, no hubo más ruidos. Su corazón se hundió una vez más y volvió a concentrarse en la huida.

También grito al hada, diciéndole, “¡Corre, hada!”

Después de que Han Sen dijera eso, emprendió su intento de huida. Justo cuando estaba a punto de escapar del refugio, su corazón volvió a dar un salto.

“¡Maldita sea, está sucediendo de nuevo!” Miró hacia atrás y vio a la Espíritu reuniendo su poder una vez más, sin duda buscando desatar el mismo ataque que había hecho anteriormente.

Han Sen apretó los dientes y se preparó para convocar de nuevo a la Ángel Santa, para que desviara el ataque por él. Si volvía a sufrir el mismo ataque, quedaría gravemente herido.

Pero, de repente, sonó otro crujido desde el interior de su mochila. Una energía familiar salió de ella, y parecía que algo se estaba gestando en su interior.

¡Boom!

En el momento de pausa de Han Sen, la Espíritu ya rompió la atmósfera con su ataque centrado. Han Sen la perdió de vista, y ahora sabía que era demasiado tarde para convocar a la Ángel Santa de regreso.

La Espíritu apareció frente a Han Sen, con un puño decidido a clavarse en su cintura una vez más. Con una velocidad tan increíble, y a una distancia tan cercana, Han Sen no pudo hacer nada para evitarlo.

Pero en ese segundo, Han Sen vio que el rostro de la Espíritu cambiaba. Sus negras pupilas redujeron su tamaño y su frío rostro mostró un atisbo de emoción: ¡shock!.

¡Boom!

Un rayo plateado apareció desde la cintura de Han Sen. Como la luz de la luna, golpeó su puño.

 

 


0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x