ICDS — Capítulo 212

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


La Tercera Domación (3)

Lo que hizo a continuación la Reina Súcubo, Licorice, fue realmente impactante. Cuando se levantó un poco el vestido, las doscientas trece súcubos del castillo se transformaron en murciélagos y volaron hacia su ropa. Aunque la prenda era transparente, ¡no pude ver a los murciélagos una vez entraron!

Totalmente sorprendido, miré fijamente su vestido y pregunté.

“¿¡Que pasó!?”

“Juju, no las verás incluso si miras tan intensamente. ¿Quieres intentar levantarme el vestido?”

“¡No, gracias!”

Licorice jugueteó seductoramente con el dobladillo de su vestido, pero respondí con un golpecito en la frente. Mientras murmuraba de dolor, el castillo en el que vivían ella y las otras súcubos comenzó a derrumbarse.

Una vez que el dolor aparentemente disminuyó, levantó la cabeza y vio el castillo en ruinas con una expresión emocional. Luego se dio la vuelta para mirarme y habló.

“Querido esposo, ahora he perdido mi hogar, así que tienes que asumir la responsabilidad. ¡Comida, ropa, refugio y todo lo demás!”

“¿Las súcubos comen comida?”

“Sí, pero tenemos una preferencia, juju”.

Licorice miró fijamente a cierta parte de mi cuerpo mientras se lamía los labios. Ya me preocupaba cómo reaccionarían los miembros del gremio una vez que la vieran.

Espera, no, después de la batalla de Jefe de Piso, la primera que vi fue siempre…

“¿Shin-nim?  Qué pa… ¿¡Kyak!?”

Como esperaba, nos enviaron al frente de la Tienda de Piso. No sabía qué pasó con la mazmorra cuando entré en la Mazmorra de Evento, pero Loretta, que se acercaba a mí con una expresión preocupada, gritó conmocionada cuando vio a Licorice.

“¿¡Qué es ese monstruo!? ¡J-Junto a ti, Shin-nim!”

“Oh, Loretta. Esta es Licorice”.

“¡Hola! Soy Licorice, Querido Esposo me nombro. ¿Quién eres tú? ¿Una concubina de Querido Esposo?”

“¿Querido Esposo…?”

Oh, mira, el hacha de combate de doble filo de Loretta… ¡Espera, no, para con eso!

Durante los siguientes cinco minutos le expliqué lo que había ocurrido. Por supuesto, también le presenté a Licorice Loretta. Loretta apretó los puños, aparentemente pensando en algo extremadamente violento, mientras agitaba las orejas.

“Ya veo… Hmm, doscientas catorce súcubos y una Reina Súcubo… Sin mencionar que son un clan muy apto para el combate… Uuu, serán de gran ayuda para Shin-nim. Uu… tendré que acepta…”

“¿Hm? No es como si fueras su concubina, entonces, ¿qué relación tienes con Querido Esposo que te da derecho a aceptarme o no?”

“Licorice, cállate”.

“Querido Esposo, esta elfa me está mirando. Da miedo”.

Incluso Licorice parecía incapaz de resistir la intención asesina de Loretta mientras se escondía detrás de mi espalda y temblaba. Eso pareció enfurecer aún más a Loretta.

“¡Eso es suficiente, Shin-nim!”

“¿Qué? ¿¡Pero esto no es mi culpa!?”

“¡Podrías haberlas matado a todas con una voluntad de hierro y un corazón de piedra!”

“¿¡Querías que las mate cuando nunca han tenido ninguna hostilidad contra mí!?”

“Kuk…”

En apuros por una respuesta correcta, Loretta bajó las orejas y gruñó. En ese momento, Licorice tocó mi brazo y habló.

“Querido Esposo, quiero ir a tu casa ahora”.

“¿Casa? ¿Te refieres a la del Área Residencial? ¿O a la de la Tierra?”

Pensando en Licorice y las doscientas trece súcubos que deberían estar escondidas en su vestido, sentí que me estaba volviendo loco. Como maestro de Licorice podía mandar perfectamente a sus sirvientes. Cada una de ellas tenía una fuerza mayor que la de un típico monstruo Rango SS…

“Licorice, vamos a la Tierra, ahora. Loretta, estaré de vuelta en un momento”.

“Sí, Shin-nim. Confío en ti, ¿de acuerdo?, ¡tienes que volver!, ¡no te dejes seducir por una simple súcubo!”

“¿¡Simple súcubo!? ¡Una súcubo es mucho mejor que una simple elfa!”

“Silencio las dos”.

Después de darle a Loretta y Licorice castigos apropiados, regresé a la Tierra con la inquietante Licorice. Como no había nadie en casa, le envié un mensaje a Hwaya y me dirigí a nuestra mansión del gremio en la Tierra.

Aunque estaba seguro de que sólo me comuniqué con Hwaya, cuando llegué a la casa del gremio, Sumire, Yua, Ludia y Ye-Eun estaban allí.

“¿Por qué están todas aquí?”

La respuesta de Hwaya fue particularmente remarcable.

“Bueno, dijiste: ‘¡Tengo una fuerza en la que podemos confiar completamente!’, así que obviamente me hizo pensar: ‘¿Qué mujer es esta vez?’, así que reuní a personas que pensé que serían mis aliadas”.

“Hey…”

“Realmente era una mujer… ¡La intuición de Hwaya Unni da miedo!”

“Entonces, ¿quién es ella? No parece humana”.

Mientras que el respeto de Ye-Eun por Hwaya parecía haber aumentado, Ludia, que se especializaba en magia sagrada, parecía haber sentido el aura de Licorice por lo que se puso en guardia. Al igual que hice con Loretta, les expliqué lo que pasó con Licorice.

“Doscientas trece…”

“Y todas son súcubos…”

“Wow, se ve mucho más fuerte que la Reina Súcubo que conocí antes. ¿Es realmente una Reina Súcubo?”

“Hmph, ¿no es obvio que sería más fuerte que aquellos que confiaron sus existencias a la mazmorra? Están atados a la mazmorra, pero yo no”.

“Súcubo… Huu”.

No sabía por qué, pero Ludia bajó su bastón aparentemente aliviada. En ese momento, Licorice inclinó la cabeza y preguntó.

“Entiendo que todas son mujeres de Querido Esposo, pero ¿quién es la esposa legal? Verán, los Mares tienen una jerarquía estricta. Si me lo dicen me comportaré en consecuencia”.

Silencio descendió. Cuando estaba a punto de decir algo con un suspiro, la atmósfera cambió. Ludia levantó su bastón de nuevo, mientras que el aire se calentaba por las bolas de fuego de Hwaya.

“¿¡Qué están haciendo!?”

“Pensé en dejarlo claro. Esposa legal… Por ahora aceptaré ese puesto”.

“¡Ese puesto me pertenece!”

“¡También tengo confianza en luchar!”

Usé Velocidad Divina y las calmé golpeando sus frentes. Entonces continué.

“En cualquier caso, con los sirvientes de Licorice las cosas se pondrán mucho más fáciles. Todas tienen inteligencia humana y no hay necesidad de preocuparse de que nos traicionen”.

“Mmm, tenemos mucho trabajo por hacer, y no es como si pudiéramos seguir buscando ayuda externa… y me apena hacer que Sumire trabaje todo el tiempo”.

“Cierto, si pensamos en ellas como doscientas trece Rangos SS, eso es realmente aterrador. Probablemente puedan conquistar el mundo solo con su fuerza”.

“¡Mis sirvientas son competentes! ¡Si es una orden de Querido Esposo harán cualquier cosa!”

Licorice levantó la mano y habló con voz brillante. Después de contemplarlo por un breve momento, Hwaya asintió con la cabeza.

“… Bien. Espero trabajar juntas. Con tu sinceridad y habilidad, mantengamos una competitiva relación saludable. Dicho esto, no puedo aceptar a las otras doscientas trece como competidoras. ¡Que encuentren otros hombres!”

“Ah, mi clan normalmente elige a un hombre para servir. Verás, compartimos un fuerte vínculo. Con este podemos compartir experiencias y fortalecernos más rápido. Pero también hay una clara desventaja. Sentimos un dolor insoportable cuando lo hacemos con otros hombres. Entonces siempre ha sido una regla que la reina elija a un hombre mientras que las demás lo siguen. ¡No te preocupes! ¡Nuestro Querido Esposo puede manejar fácilmente a doscientas o trescientas de nosotras y ni siquiera sentirse cansado!”

“¡Ese no es el problema!”

“…”

Así que por eso estaban todas juntas en esa Mazmorra de Evento… Justo cuando pensé que se establecería una buena relación entre Hwaya y Licorice, se rompió. Dicho eso, todas aceptaron la utilidad del clan súcubo. Primero, la subordinada directa de la Reina Súcubo, la Súcubo Mayor ‘Mirei’, se convirtió en la secretaria de Hwaya. Aunque Sumire planeaba quedarse en Corea, se había liberado de todo el trabajo que le habíamos estado haciendo hacer.

“Me agrada. Incluso está vestida modestamente”.

“Por favor tráteme bien, Hwaya-nim”.

Chaqueta y pantalones de cuero, cabello gris que le caía por un lado del hombro. Con serenos ojos grises, era la secretaria perfecta. Sin mencionar que como Mirei tenía una fuerza que era solo superada por Licorice, podría luchar con Hwaya si algo pasaba.

Además, se colocaron docenas de otras súcubos bajo Mirei para monitorear y recopilar datos sobre monstruos, Mazmorras de Eventos y Eventos de Asalto que aparecieran en la Tierra.

Hasta ahora, Revival no tenía una división de información apropiada. Como resultado, la información tenía que fluir desde una fuente externa a Hwaya y luego a mí. Con esta nueva incorporación todo cambiaría.

Como todas tenían el poder de Rangos SS, la proactividad y destreza en la recopilación de información fueron mucho mayores que antes. Como Mirei podía crear conexiones mentales entre ella y Licorice en cualquier momento, Hwaya y yo recibimos información prácticamente al momento de llegar. La habilidad de las súcubo no se puede describir como simplemente grandiosa.

“¿Cómo perdieron?”

“Quizás el destino se interpuso en nuestro camino para poder conocer a Querido Esposo”.

“Correcto”.

Era más difícil lidiar con enfoques sigilosos como los de Hwaya, pero me gustó que Licorice fuera tan descarada. De esa forma podía rechazarla sin dudar.

… ¿Eh? ¿Por qué sonaba en este momento como un tipo horrible?

Sin embargo, además de Licorice, Mirei y las treinta súcubos bajo su mando, todavía había ciento ochenta y dos súcubos. ¿Qué se suponía que iban a hacer? No todas pudieron escalar la mazmorra. ¿Deberíamos enviarlas a otros países? Mientras estaba devanando mis estúpidos sesos, Licorice preguntó.

“¿Por qué hay tantos monstruos desatendidos en este mundo, Querido Esposo?”

“Oh, eso es porque la gente no puede entrar fácilmente en los territorios que reclamaron los monstruos. Es peligroso y ni siquiera sabemos qué criaturas hay. Dado que todos están ocupados lidiando con los seres que aparecen cerca de los territorios humanos, no pueden reunir los números para abordar áreas tan grandes”.

Entonces Licorice señaló a los ciento ochenta y dos murciélagos que llenaban la mansión.

“¿No están ahí?”

“… ¡Tienes razón!”

La verdadera guerra territorial entre humanos y monstruos comenzó con un pensamiento trivial. Como solía ser con todo en el mundo.


Anterior |Índice| Siguiente

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
tp_shin
tp_shin
hace 8 meses

Bueno ya está, le toca casarse y acostarse con 200 personas más, por que todo lo malo le pasará a nuestro prota? Xd, gracias por el cap.

Jeshua3589
Jeshua3589
Respondiendo a  expectro2000x
hace 4 meses

Creo que ahi se dio igualdad de genero, los hombres han violado a muchas mujeres, ahora las mujeres se violaran al hombre

rick4421
rick4421
hace 8 meses

“Realmente era una mujer… ¡La intuición de Hwaya Unni da miedo!”

Instinto de mujer el mayor enemigo de cualquier hombre

5
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x