Todos los demás son un retornado: Historia Paralela 19

Traductor: Expectro

Editor: Expectro


Gran Creador (4)

Era medianoche.

“Estás durmiendo, ¿verdad? ¿Yu IlHan? ¿IlHan?”, Lita murmuró cuidadosamente mientras miraba a Yu IlHan, el cual estaba durmiendo después de regresar a su casa tras haberla dejado para obtener todo el conocimiento del mundo.

Llamó cuidadosamente el nombre de Yu IlHan y lo pinchó para comprobar si estaba realmente dormido. No importaba lo único que fuera este, estaba tan profundamente dormido que nadie podía despertarlo.

Lita aprendió más tarde que esta era la etapa de dominar la habilidad Descanso, pero ahora sólo pensaba que estaba muy cansado.

“Debes estar realmente durmiendo”.

Lita temblaba de miedo de que podría sentirse asqueado de saber lo que estaba a punto de hacer. De ahora en adelante, sabía que tenía que ser paciente, pero su impulso era tan grande que sentía ganas de cometer más errores si se quedaba así.

“Porque estoy tratando de no quedarme atascada”.

Como un ser superior, trató de racionalizarlo para sí misma.

“Porque somos como una hermana mayor y un hermanito, así que sólo intento darle un beso de buenas noches”.

Ninguna hermana mayor en el mundo temblaría así mientras le daba un beso de buenas noches a su hermano menor, pero Lita se le acercó después de lavarse el cerebro.

‘Much. Much. Much. Much’.

Como una niña que se enamoró por primera vez de su amigo en el jardín de infancia; con una mente directa e infantil, los labios rojos de Lita tocaron la frente de Yu IlHan.

‘Ah’.

Sintió una sensación de satisfacción por haber conseguido finalmente lo que quería, un sentimiento de placer que le hacía cosquillas en un lado del pecho, e ingratitud por haberlo hecho sin que él lo supiera. También está un anhelo persistente.

‘No es suficiente’, pensó.

En un pasado lejano, ¿qué hizo con su hermano?

No, ella pensaba que no lo había tocado mucho.

‘Por eso quiero besar a IlHan más y más. Sí, porque no pude hacerlo con mi hermano. Sí, es cierto. Eso es todo’.

La autoracionalización de Lita estaba llegando a los reinos de la genialidad. Puso su deseo en acción. Besó la mejilla de Yu IlHan. Todavía estaba dormido.

Siguiendo un sentimiento de satisfacción incomparable con cualquier cosa, le besó la frente. Sintió como si su cuerpo se estuviera calentando. Su corazón se agitó como si hubiera estado bebiendo.

Al mismo tiempo, se dio cuenta de que había cometido un error.

‘Quiero hacer más. No puedo deshacerme de ello’.

En poco tiempo, sus excusas desaparecieron. Lita ya era capaz de verse objetivamente mirando los pálidos labios de Yu IlHan que no eran ni finos ni gruesos.

‘Sus labios se sentirán mucho mejor. Beso…’

El ser superior se avergonzó por la intensidad del deseo que sintió durante mucho tiempo, pero no pudo descartar fácilmente ese sentimiento.

‘Peligroso’.

Era realmente peligroso. Era más difícil de resistir porque era un impulso desconocido. Sin embargo, si lo hacía, realmente le estaría haciendo algo terrible a Yu IlHan.

“¡Uh!”

Recordó la cara de decepción de Yu IlHan, y resistió sus sentimientos con fuerza durante mucho tiempo. Como resultado, apenas pudo recuperar la compostura.

“¿Lita? ¿Qué pasa?”

Sin embargo, ocurrió un pequeño incidente, despertó a Yu IlHan por el sonido que había hecho.

“¡Ah, no! Vine a ver si estabas durmiendo bien. ¡Es mi responsabilidad como ángel a cargo cuidar de tu salud!”

“¿Es así? Pensé que me ibas a decir que la gente iba a volver pronto”.

“Ah…”

El cuerpo de Lita se endureció por lo que dijo IlHan mientras se frotaba los ojos dormidos. Siempre esperaba el regreso de la humanidad, y trabajaba en serio en todo momento, pero la que debía ayudarle intentaba satisfacer sus deseos básicos. Fue el momento en que la culpa venció completamente sus impulsos.

“Eso… No, pero si esperas un poco más…”

“Te creo. Vendrán algún día”.

Cuando Lita ocultó desesperadamente su mente agitada, IlHan sonrió y asintió con la cabeza. Luego saltó de su cama y bostezó.

“Estoy despierto ahora. ¿Debería leer libros sobre matar?”, murmuró después de encender la luz de la habitación y mientras hurgaba en su escritorio.

En ese momento, Yu IlHan estaba decidido a adquirir habilidades para prepararse para la Tierra después del cataclismo.

Entre ellas, lo primero que quería aprender no fue otra cosa que matar. No dejaría de intentarlo hasta el momento en que incluso un dios pudiera ser asesinado.

“Sí, ¿tienes hambre?”

“No, está bien. Ah… Por favor, cuente más sobre la última vez”.

“¿Sobre la última vez?”

“Historias de otros mundos”, Yu IlHan dijo eso, pero de repente hizo: “¿Eh?”, y se frotó la mejilla.

Percibió una extraña y cálida sensación. Sintió que su corazón le hacía cosquillas sin razón, pero no fue exactamente así cuando lo tocó, porque se sentía como si un mosquito lo hubiera picado.

“Ah, aaaahhh. Bien”, dijo Lita mientras lo miraba, nerviosa de que pudiera notar lo que le había hecho.

“¿De qué clase de mundo te gustaría oír?”

“Bueno, deseo la historia de un mundo con Dios”.

“Quieres decir Dios”.

“Dios Registrado”, Lita murmuró en su interior para que Yu IlHan no la oyera.

Creer en un Dios Registrado fue una violación directa de la política del Cielo. Por lo tanto, la mayoría de los ángeles dudaron en hacerlo y se mostraron reacios a contarles a los seres inferiores tales historias.

Pero Yu IlHan no era un ser inferior ordinario para Lita. Ella pensaba que no era un gran problema transmitir la imagen de otro mundo como realmente era.

“Entonces te diré. De hecho, la fe humana se divide en dos tipos. La fe en un dios verdadero, un Dios Registrado, y la fe en un dios falso”.

“¿Un dios falso?”

“Sí. Un dios creado puramente por los humanos”.

“¡Ah!”

Aunque fuera un desliz de lengua, el tema se convertiría en una ofensa mortal en cualquier lugar del planeta.

Yu IlHan se preguntó si debía detenerla, pero ahora que todos los funcionarios religiosos que lo castigarían se habían ido de este mundo de todos modos, decidió fingir que estaba bien.

“No sé sobre la Tierra, pero en este mundo nadie cree en un dios falso, ¿verdad? No significa nada”.

“El problema es que tiene sentido. El poder divino en realidad surge de la creencia humana”.

“¿Qué?”

“Especialmente en aquellos tiempos en que la fe regresa con gran poder…”

En ese momento, Yu IlHan vio amargura en los ojos de Lita y decidió no preguntar profundamente sobre esa parte. Lita rápidamente recuperó la compostura y dijo: “El poder divino es fuerza convertida de maná. Los que creen en dioses reales dedican su maná a adquirir poder divino, que es el poder de un dios, pero los que creen en dioses falsos reemplazan este maná con un poder divino blanco a través del Registro Akáshico. En general, el poder divino es en realidad el poder de los Registros Akáshicos”.

“Está empezando a ser difícil de entender. De todas formas, ¿puedo decir que el poder divino blanco es menos poderoso que el poder divino real?”

“Eso no es necesariamente cierto. Los verdaderos creyentes están divididos, y hay casos en los que no hay nada real que ver… Al final, significa que tienes que montar bien la línea”.

“Es lo mismo dondequiera que vivan los humanos”.

Yu IlHan dejó de buscar libros sobre matar. Sacó una silla y se sentó. Luego encendió el bloc de notas de su teléfono. Iba a continuar la escritura del tesoro que estaba siendo escrito.

“Sin embargo, un Dios verdadero tiene un área muy amplia que puede ser cubierta con ese poder, y también da una gran cantidad de poder divino a muchos humanos. Dependiendo del mundo, el poder que puedes ejercer puede variar, y la fe nace con la humanidad, ¿verdad?”

“Correcto”, Yu IlHan asintió mientras recordaba los rastros de varias creencias primitivas encontradas en la Tierra.

“Así que los mundos gobernados por el poder de dioses son más numerosos que los mundos gobernados por la magia”.

Lita añadió que entre ellos, por supuesto, había muchos casos de creer en el Dios del Cielo.

Incluso antes del cataclismo, la Tierra no contactó directamente con el Cielo, pero la religión dominante era muy similar a la estructura del Cielo. Probablemente fue la influencia de la dominación del Cielo, y el mundo posiblemente haya construido una imagen de ello.

“Así que tal vez los terrícolas seguirán favoreciendo el Cielo incluso después del cataclismo. Hay muchos casos como este, así que no hay necesidad de sorprenderse”.

“Así que el Cielo está ahí, y puede afectar el desarrollo cultural de un mundo que ni siquiera tocó. Es algo aterrador”.

Era una queja, así que Yu IlHan se tragó sus palabras y esperó a la siguiente parte de la historia.

“Ya sea un Dios verdadero o falso, es lo mismo en cuanto a que no interfieren en los asuntos del mundo. Eventualmente, el que usa el poder de Dios debe pretender ser un dios, y en ese mundo, es probable que ocurran males”.

“Sí, eso también es un problema”.

“Muchas cosas se justifican en nombre de la fe. En particular, dependiendo de la naturaleza del Dios, algunas cosas pueden no ser entendidas en otros mundos”.

“Ooooh”, los oídos de Yu IlHan se movieron.

‘Un grupo religioso estaba haciendo cosas incomprensibles en nombre de la fe, los terrícolas encajaron mal con la comunidad’.

‘Ella los siguió ingenuamente cuando le dijeron que podía convertirse en sacerdotisa y tratar con el poder divino. ¡Pero resultó que estaban haciendo un ritual secreto!’

***

“¿Cómo está, HaJin?”

“…”

Kang HaJin se quedó sin palabras al ver a Na YuNa con su uniforme de sacerdotisa de 2da Clase.

Sin embargo, Na YuNa asintió, como si su reacción sola fuera suficiente, y dijo: “Es realmente bonito y bueno. Pero respira, HaJin”.

“S-sí, es bonito”, dijo Kang HaJin, el cual logró recuperar la conciencia, asintiendo con la cabeza un poco más tarde. Como Na YuNa había dicho, estaba tan fascinado por su apariencia que se olvidó de respirar.

Si no fuera por Na YuNa, la cual pensaba que era natural que todo el mundo cayera por ella, quizás ahora estaría en problemas.

“Seguramente hay gente aquí que sabe muy bien… que los sacerdotes de la Diosa de la Belleza tienen un gran sentido de la estética. El uniforme de sacerdotisa también es bonito”.

“Me preocupa un poco que exponga sus hombros. ¿Qué clase de uniforme es este?”

“Es porque se ve más hermoso así. Por supuesto, llevo ropa decorativa encima cuando salgo para el evento, así que no tienes que preocuparte de que me resfríe”, dijo Na YuNa y se rio mientras agitaba su uniforme y juego accesorios. Kang HaJin suspiró mientras la miraba.

Todavía estaba luchando en la 1ra Clase, pero Na YuNa ya estaba en la 2da.

Pensó que tenía que protegerla, pero, ¿por qué Na YuNa podía adaptarse mucho mejor al mundo Breya, y seguir creciendo de forma impredecible?

Por supuesto, se decía que el trabajo que conseguían se aceleraba a medida que su apariencia era mejor, pero aun así era demasiado rápido para él.

El crecimiento de Kang HaJin era lento. Parecía que nadie había esperado la tasa de crecimiento de Na YuNa. La Papisa la abrazó y saltó cuando estaba en la 2da Clase.

La Papisa también era muy hermosa para una vieja, mujer de mediana edad, así que era deslumbrante cuando ambas estaban juntas. Ser capaz de actuar tan íntimamente con ella significaba que Na YuNa ya se había acercado al núcleo del poder de Elforce en este país.

“Espera un minuto, ¿qué evento?”

“Oh, ¿no has oído hablar de ello?”, dijo Na YuNa mientras inclinaba la cabeza: “Seré oficialmente denominada una santa… tengo que ir a ese evento”.

“¿¡Santa!?”

“¿No es increíble? ¿No es increíble? ¡Esto debe ser porque soy bonita!”

Na YuNa presumió, presionó su pecho con una mano y se estiró. Incluso un gesto tan ridículo como ese fue lindo. Su existencia en sí misma era injusta.

“Eres una santa. No estás tratando de hacer algo raro con eso como preludio, ¿verdad?”

“Tengo una unidad separada para escoltarme. ¡Te meteré a ti también!”

“Gracias por eso”.

En esta Elforce imperial, la belleza es la evidencia de la fe en la Diosa de la Belleza, Leytna.

Aunque Na YuNa nació en la Tierra y se jactaba de su brillante belleza como si fuera la encarnación de Leytna, recibió la atención y el amor de toda la nación.

Si alguien se atrevía a hablar sucio de ella, todos a su alrededor saltaría y comenzaban a pelear.

Poco después, demostró su popularidad en la ceremonia, y fue Leytna quien personalmente dio a una bendición permanente Na YuNa.

“¡Ooooooooh!”

“¡La recién nombrada Santa recibió la bendición de Lady Leytna!”

“¡Larga vida a Lady Leytna!”

“¡Larga vida a la Santa!”

Todo el pueblo la miró y gritó. Kang HaJin, que participó en el evento como uno de los caballeros que protegían a Na YuNa, sintió varias emociones al verla brillar tanto, pero sólo se mordió los labios.

Era arrogante, pero ciertamente, ahora era la más hermosa del mundo. Probablemente lo sería por siempre.


Anterior |ÍndiceSiguiente

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comentarios
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
rick4421
rick4421
hace 9 meses

Los hombres somos los puros las mujeres son las pervertidas XD

tp_shin
tp_shin
hace 9 meses

Gracias por el cap

4
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x