Release that witch: Capítulo 675: Última Esperanza



La hoja cortó la armadura limpiamente, la sangre salpicó de los cortes como hilos rojos.

El caballero no emitió ningún sonido como ella esperaba, sino que le agarró la mano con firmeza como para ganar más tiempo para sus compañeros.

Desafortunadamente, calculó mal la diferencia en su poder.

Numero 76 se escapó fácilmente de su agarre, pateándolo mientras sacaba su espada.

Su patada se sintió como un golpe torpe y su armadura estaba completamente deformada. El caballero escupió una bocanada de sangre y se estrelló contra el suelo, sin emitir ningún sonido.

Parecía que sus puños y patadas eran más convenientes. Numero 76 miró su espada ya desafilada, la tiró y saltó hacia el resto de ellos con sus puños desnudos.

Los cazadores se convirtieron instantáneamente en las presas.

Saltó alto y empezó a saltar sobre los hombros de los torpes caballeros. Cada vez que aterrizaba en la cabeza de un caballero, sujetaba su casco con sus pies y luego giraba con la ayuda de la inercia de su cuerpo, lo que resultaba en un crujido cuando su columna cervical se rompía.

Comparado con los rápidos movimientos de número 76, el contraataque y esquiva de los caballeros no fueron diferentes al de una pila de madera.

No hubo problema incluso si ella no pudo aterrizar sobre sus cabezas, ya que podría golpear sus articulaciones para hacerlos perder el equilibrio y luego rematarlos con una patada fatal. También podría atrapar fácilmente a sus oponentes con sus gestos físicos y llevarlos a atacarla simultáneamente solo para terminar suicidándose al final.

“¡Esto es imposible!”

“¡Un maldito monstruo!”

Después de algunas rondas, los caballeros se dieron cuenta de que su enemigo no era normal. No solo poseía una fuerza extraordinaria, sino que también era una experta en el arte de la esgrima y las habilidades de combate cuerpo a cuerpo. Obviamente, era una luchadora experimentada y sus habilidades para matar no coincidían en absoluto con el aspecto de una chica de veinte años.

“¡Todos háganse a un lado!”

Con un fuerte grito, Sir Lougan condujo a su caballo entre la multitud hacia número 76.

El resto se cerró rápidamente a su alrededor, tratando de atraparla entre ellos.

Número 76 se burló, no retrocedió, sino que siguió recto y agarró con sus manos las patas delanteras del caballo, inmovilizándolo mientras relinchaba sin parar.

Nadie podía creer en sus ojos cuando vieron lo que sucedió a continuación. Levantó tanto al caballero como a su montura en el aire y se los arrojó a los demás a su alrededor. Los que resultaron heridos sufrieron heridas que iban desde fracturas y hemorragias hasta la muerte inmediata. El propio caballero sufrió el peor impacto de forma natural. Al caer del lomo del caballo, su cuerpo se distorsionó en una forma antinatural.

Los perseguidores supervivientes se dispersaron instantáneamente.

Saltaron sobre sus caballos corriendo para escapar de este “monstruo”. Pero numero 76 no planeaba darles esa oportunidad.

Tan pronto como el enemigo dejó de resistir, comenzó una masacre.

La noche ya había caído cuando numero 76 finalmente terminó de limpiar el campo de batalla.

Los cuerpos de los caballeros fueron arrojados a un campo cercano y cubiertos parcialmente con paja de trigo. Descubrirlos era solo cuestión de tiempo, pero para ese momento las brujas ya se habrían retirado al Reino de Graycastle.

Se arrastró al carruaje más extravagante, quitó el cojín en el que solía dormir Yorko y con cuidado sacó un anillo de piedra mágica brillante de colores debajo del colchón. Incluso bajo la débil luz de la luna, se podía ver un ciclón arremolinándose dentro del cristal transparente.

Después de examinar cuidadosamente el anillo, numero 76 se lo puso en su abrigo, arregló el cojín y se acostó boca arriba.

A continuación, solo necesitaba llegar al siguiente pueblo y contratar un vehículo de ruedas para llevarla al Reino de Graycastle.

Probablemente no se quedarían mucho tiempo en la frontera, tal vez ni siquiera un día, pero mientras su destino fuera la región occidental del Reino de Graycastle, podría conocer a esas brujas algún día.

Al mirar la luna brillante fuera de la ventana, suspiró.

Habían pasado 400 años. La Unión que solía reinar en el mundo había desaparecido como polvo en el viento. Lo único que permaneció sin cambios fueron las estrellas en el cielo.

Solo cuando mirara al cielo, se sentiría como si todavía estuviera viva, no solo estando viva bajo tierra o en el presente después de la desaparición de la Unión, sino viviendo en la Ciudad Santa de Taquila hace 400 años.

Ese imperio de brujas extremadamente próspero.

El camino para escapar después … eso ya no se podía contar como vida.

Lo único que la mantuvo en marcha fue la última esperanza que le quedaba.

“Entonces, ¿cómo se siente tener un cuerpo femenino una vez más?” alguien preguntó: “¿Sientes que estás siendo tú misma otra vez?”

Respiró hondo y movió las muñecas y los talones. “La distancia es más corta.”

“Por supuesto, porque este cuerpo es algo pequeño. Un cuerpo demasiado fuerte no sería conveniente para servir a esos humanos.” La voz rió. “Además, las mujeres Soldado del Castigo de Dios ya son muy raras. No seas tan exigente.”

“La apariencia y la edad también son muy importantes.” dijo otra persona. “Suponiendo que los gustos de los humanos no hayan cambiado mucho, nadie querría esos caparazones corporales que parecen hombres. Solo mirarlas hace que uno se sienta disgustado. Puedes preguntar a Elena, si no me crees. Preferiría un cuerpo masculino en lugar de un producto defectuoso como ese.”

“Correcto. Entre todas, el tuyo es la más bella.”

“Sabes a lo que me refiero, Pasha.” Ella negó con la cabeza, mirando la enorme mancha frente a ella con los tentáculos en movimiento. “De esta manera, tengo que practicar el control de mis extremidades desde el principio. Desde coser hasta sostener una hoja, cada movimiento requeriría mucho tiempo para dominarlo”

“Está bien.” Un tentáculo cayó y lentamente asomó su frente. “Tenemos todo el tiempo del mundo.”

“¿Por qué tenemos que tratar con gente común?” Alethea, que estaba empapada en magma caliente, soltó una cadena de burbujas de insatisfacción. “¿No podemos traer a las brujas aquí para probar su talento?”

“¿Estás confundida por el largo sueño?” Pasha la refutó. “Ya no es como hace 400 años. Una o dos estaría bien, pero ¿planeas atrapar a cien brujas y atraerlas a todas a las montañas? No quiero que me consideren un monstruo de la generación posterior.”

“Aun así, ¿no podemos dejar que una bruja ejecute esta tarea? No olvides que todos estos cuerpos son en realidad enemigos de las brujas.”

“En primer lugar, debe confiar completamente en nosotros y poseer la capacidad de protegerse a sí misma. ¿Dónde podemos encontrar a alguien así? Hoy en día, la gente común controla el mundo, por lo que es inevitable tratar con ellos, al igual que en las Tierras del Alba en la primera Batalla de la Voluntad Divina.”

Pasha hizo una pausa, sacó un tentáculo y la señaló. “¿Qué piensas?”

Jugó con su espada, la tiró al aire y con solo mover un poco su cuerpo la dejó deslizarse dentro de la vaina. “No tengo ninguna preferencia … siempre que pueda ver la gloria de Taquila una vez más.”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .