ICDS — Capítulo 211


Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


La Tercera Domación (2)

Aunque todavía estaba en posición de apuñalarla con mi lanza, la Reina Súcubo bajo su defensa. Luego, agarró mi lanza y la apartó.

“¿Puedes quitar esta cosa vulgar? Solo quiero ser apuñalada por la lanza de mi Querido Esposo en la cam―¿¡Kyak!?”

Le golpeé la cabeza. Debería haberle dolido.

“No hagas bromas obscenas. Si quieres hablar, hablemos. Te escucharé”.

“Huu, serías perfecto si no fueras tan violento. Realmente, los humanos… Bien. Vamos a tener una buena platica”.

Frotó el lugar donde la golpeé y luego chasqueó los dedos. La súcubo que me llevó aquí entró por la puerta con las otras súcubos y comenzó a ordenar el lugar rápidamente. Pronto se había colocado una mesa y dos sillas junto con vino y dos copas. No podía entender lo que querían de mí.

Independientemente de eso estaba claro que no querían pelear conmigo. Aparte de Ruyue envié a las elementales de regreso. Con el poder de Ruyue me limpié y la puse en espera en caso de que pasara algo. Al verme limpiarme en un instante la Reina Súcubo me vio con interés.

“¿Oh? ¡Sorprendentemente eres un hombre con cultura! Esa magia, no… ¿elemental?

“Sí”.

Me senté frente a ella. Me acercó una copa de vino, pero no fui tan estúpido como para beber alcohol en medio del territorio enemigo. Cuando solté un bufido, habló un poco deprimida.

“Al menos da un brindis”.

“Seguro, seguro”.

“Mm, bien. Entonces, ¿de qué estábamos hablando…?, ¿nuestra fecha de boda?”

“¿Quieres morir?”

“Es una parte de eso… Bien, empezaré desde el principio. Desde el momento en que perdí contra ellos”.

Mis oídos se alzaron. No esperaba escuchar nada importante, pero ¿quién perdió contra quién?

“¿Has oído hablar de Elesia?”

“¿Es el nombre de alguien?”

“Es el nombre de un mundo. El mundo que estábamos tratando de invadir y contra el que nosotros perdimos”.

“¿Puedes ser más detallada? ¿Quiénes son nosotros?”

Acerqué la silla en la que estaba sentado a la mesa. Sus Ojos Malvados brillaron de alegría.

“Obviamente estoy hablando de la Alianza Mare. Los gobernantes del continente demoníaco Enesis, los Mare”.

“¿Y qué es Enesis?”

“Un continente donde desapareció el poder del mundo. Para ser precisos fue robado por Elesia”.

“¿Qué? ¿Robado por Elesia? ¿No dijiste que estaban intentando robárselo a Elesia?”

“¿Eh? ¿No sabías de esto?… ¿No sabes por qué están invadiendo tu mundo?”

Me quedé congelado. En mi cabeza, luché por encontrarle sentido a lo que decía. Primero organicé lo que sabía sobre los enemigos que invaden mi mundo.

Hubo uno que se volvió codicioso por más poderes de mundos incluso después de obtener uno, pero lo dejé a un lado por ahora. Normalmente, los mundos que perdieron su “poder del mundo”, lo que les permitió continuar existiendo, invadieron otros mundos para robar sus poderes. Los mundos que estaban siendo invadidos generalmente tenían razas similares a los humanos, mientras que el lado invasor siempre eran demonios o monstruos.

Hasta ahora realmente no había pensado en cómo las fuerzas invasoras habían perdido su poder del mundo. Quizás estaba evitando pensar en eso ya que nunca le había preguntado a Loretta.

Sin embargo, lo que acaba de decir la Reina Súcubo arrojó una piedra en un estanque tranquilo. ¿Por qué la Tierra estaba siendo invadida? Las fuerzas de Enesis deberían haber intentado robar el poder de Elesia, pero ¿Elesia robó el poder de Enesis primero?

“Tu rostro preocupado es tan lindo. Estaba equivocada. Debes ser popular entre las mujeres”.

“Por favor explícalo”.

“Por supuesto, te lo contaré todo”.

Con eso, vació su copa. Vertí más vino en su vaso, luego tomé la mía y me la bebí. No importa qué veneno haya dentro, sentí que necesitaba beberlo. Por supuesto, el vino tenía un sabor celestial.

“¿Sabes cómo nace un mundo?”

“No”.

“Juju, yo tampoco. Pero sé esto. Hay un límite definido para el número de mundos que pueden existir. En cierto momento del pasado, el número infinitamente creciente de mundos alcanzó ese límite”.

“¿El número de mundos alcanzó… un límite?”

“Te daré un ejemplo. Supongamos que tienes una estantería que puede contener hasta 300 libros. Al principio compraste todos los libros que pudiste porque querías llenar la estantería, y antes de que te dieras cuenta lo hiciste. Pero sin notar que ese era el caso compras aún más libros. ¿Qué harías?”

“¿Comprar una nueva estantería?”

“Solo una estantería puede caber en tu habitación”.

“Entonces vendería o tiraría los libros que no leo”.

“Exactamente. Eso es lo que nos está pasando”.

Aplaudió como si hubiera respondido una pregunta difícil.

“El número de mundos se volvió demasiado elevado, por lo que era necesario reducirlo. No había suficientes poderes de mundos para que todos los mundos tuvieran uno. No sé quién, pero al Ilustre se le ocurrió una solución”.

La de emparejar todos los mundos.

Con eso, llenó mi vaso. Inmediatamente lo agarré y, como ella quería, choqué copas con la Reina Súcubo.

“Gulp… Huu. ¿Emparejar mundos?”

“Sí. Fue una excelente manera de reducir a la mitad el número de mundos. Así, innumerables mundos se emparejaron. Enesis y Elesia fue uno de esos casos. Entre estos dos mundos, el que tiene menos maná, o en otras palabras, el mundo más débil se convirtió en el foco del poder del mundo. En cierto modo, era una forma de equilibrarlos. Todos saben que la defensa es más fácil que el ataque”.

“¿Quieres decir… que el sistema actual de invasores y defensores fue creado por alguien?”

“Correcto. Sin el poder del mundo, ningún mundo puede seguir existiendo. Como resultado, a un mundo no le quedó más remedio que invadir y robar el poder del otro. Independientemente de si el defensor tiene éxito o fracasa, dos mundos se reducirían a uno. Con esto la cantidad de mundos se reduciría a la mitad”.

“Que mierda…”

¿No significa eso que ninguna de las partes tuvo la culpa? Después de todo, los invasores se vieron obligados a ocupar sus posiciones.

Me quedé estupefacto. Lo que estábamos haciendo hasta ahora no era un cuento heroico sobre la derrota de monstruos malvados ni una historia de aventura sobre la exploración de misteriosas mazmorras. Más bien, fue una simple competencia por la supervivencia.

“No te preocupes demasiado. No es que lo que tienes que hacer haya cambiado. Solo tienes que proteger lo que necesitas proteger. Un ladrón puede haber necesitado robar para sobrevivir, pero eso no cambia el hecho de que un ladrón es un ladrón”.

“G-Gracias”.

¿Por qué me estaba consolando? Aunque estaba agradecido, también estaba un poco confundido. Ahora que lo pensaba, ¿no era ella la que estaba en la posición de los invasores?, ¿por qué me estaba contando todo esto?

Pareció darse cuenta de lo que estaba pensando a la vez que continuaba con su explicación.

“Bien, entonces Enesis invadió Elesia. Pero perdimos. Duró cientos de años. Lord guio a todos y todos los Mares participaron. Pero luché desganadamente para poder proteger a los miembros de mi clan. Es por eso que muchas de nosotras todavía estamos vivas”.

“Si perdieron, ¿cómo siguen vivas?”

“¿Oh? ¿Tampoco sabes esto? ¿No es obvio? Mira dónde estamos y sabrás tu respuesta”.

“La mazmorra”.

“Correcto, la mazmorra”.

Una amplia sonrisa floreció en su rostro.

“En las guerras, es raro que los vencedores eliminen por completo al bando perdedor. Por supuesto, el Lord y otros miembros poderosos tuvieron que morir, pero mi clan no era lo suficientemente fuerte como para llamar su atención… Fue entonces cuando la mazmorra intervino. Para darnos vida”.

“¿Vida?”

“¿De dónde crees que vinieron todos los monstruos de la mazmorra?”

“… Ah”.

Recordé al Caballero Lagarto y Dullahan que conocí. Recordé sus voces de desesperación que hice todo lo posible por ignorar. La Reina Súcubo sonrió mientras me miraba.

“Se sentían sofocados… y lloraban de desesperación”.

“Sip. Es como lo que dijeron esos perdedores. Monstruos, Mares, Demonios y otros invasores que no tuvieron el coraje de morir con sus mundos se unieron a la mazmorra. Muriendo eternamente, pero sin poder morir. La inmortalidad maldita”.

“…”

No pude decir nada, especialmente porque lo había esperado. La mazmorra nos ayudó a nosotros, los defensores. En ese caso estaba claro cómo los invasores veían la mazmorra. Indudablemente la odiaban hasta los huesos, tanto que darían la vida para vengarse. Aun así, se unieron a la mazmorra para tener una oportunidad de vivir.

“Cuando tengas éxito en defender tu mundo, los que fracasaron probablemente se unirán a la mazmorra. Por supuesto, con sus líderes asesinados. Entonces ayudarán a que los defensores de otros mundos crezcan. Fácil, ¿verdad?”

“… ¿Que pasa contigo?”

“Obviamente soy diferente. ¿Me parezco a las Mares que te atacaron en la mazmorra? ¿Esas súcubos que se convirtieron en meros Jefes de Piso?”

“No. De todos modos todavía no he visto al Jefe de Piso”.

“Me negué. Para ser más precisos, establecí una condición. No quería vivir una vida cruel en la que los miembros de mi clan y yo moríamos repetidamente”.

Extendió los brazos. Todo el castillo pareció respirar como una criatura viviente.

“Cooperaré. Ayudaré a los defensores a crecer. Pero solo me entregaré al que tenga la cualificación”.

“…”

“Por supuesto, puse una condición muy estricta. Esta persona tenía que ser un hombre extremadamente fuerte, extremadamente rápido, extremadamente encantador y extremadamente elegante. Ah, y tenía que tener una resistencia extrema contra el encanto. En pocas palabras, ¡tú!”

“Estoy sin palabras”.

Estupefacto, tragué la copa por tercera vez. La Reina Súcubo hizo un puchero.

“¿Qué quieres decir con “sin palabras”? ¡Tiene sentido! Nací como una Reina Súcubo, pero tuve que dedicar mi vida a la batalla sin conocer nunca a los hombres. ¿Sabes lo deprimente que es eso? No quería morir sin encontrar un esposo, pero no quería convertirme en una máquina de combate para la mazmorra. Ya que estaba planeando aceptar una pareja, ¿no es mejor si es fabuloso?, ¡sobre todo quería a alguien que me quisiera tal como era sin caer por mi encanto! Por supuesto, realmente no creía que un hombre pudiera resistir mi encanto, pero… juju, ¡estaba tan sorprendida cuando mi encanto no funcionó incluso después de que lo amplifiqué con magia!, ¡fue entonces cuando sentí el destino”

“¿A eso llamas destino?”

“Es la recompensa que obtuve por esperar incontables años. Una vez me asusté pensando que moriría de vieja en este aburrido castillo. ¡Pero mira, te conocí!”

“¿Quién dijo que te aceptaría?”

“¿Entonces me vas a matar? ¿A una chica hermosa y lamentable como yo? ¿Vas a matar a alguien relacionado contigo por el destino? ¿Un? ¿Vas a masacrarnos a mí y a los miembros de mi clan que enfrentaron la extinción solo por nacer en Enesis?”

“¡Eek…!”

¡Esta chica reveló todo a propósito! ¡Por si acaso las mataba a todas! Se puso las manos en el pecho y con los ojos llorosos empujó su rostro contra el mío. Su encantadora cara era juvenil como la de una adolescente, pero algo erótico… Primero, golpeé su frente.

“¡Ay! ¡Me pegaste de nuevo!”

“Te acogeré”.

Dije brevemente. Su expresión se iluminó.

“¿¡De Verdad!? ¡Te amo!”

“Lo primero que hicimos fue pelear, ¡amor mis huevos! Simplemente no quiero matar a alguien que no tiene hostilidad contra mí, especialmente cuando tengo una forma de que sobreviva”.

“Oh, parece que Querido Esposo no tiene experiencia con el amor. El amor no es algo que alguien pueda explicar y comprender. En el momento en que uno intenta explicar el amor, su valor cae”.

Entonces, ¿¡qué sabes del amor!? Quería devolverle la pregunta, pero al pensarlo, ella era la Reina Súcubo. Como al menos conocería del amor más que yo, me quedé en silencio.

Se levantó de su asiento, empujó la mesa a un lado, luego se acercó a mí y tomó mi mano. Como era poco probable que intentara hacer algo ahora la dejé. Felizmente besó el dorso de mi mano y me miró. Sus ojos resplandecieron con un rosa brillante.

“Querido Esposo, dame un nombre que nos conecte”.

“… Licorice.

En ese momento…

[Hiciste un logro al domesticar al monstruo jefe de Rango SSS+, Reina Súcubo. Obtuviste 3 puntos de habilidad. Puntos de habilidad actuales: 5.]

[Domesticación se convirtió en Nivel 5. Incluso sin domesticar, todos los objetivos neutrales te verán favorablemente y escucharán tus órdenes fácilmente.]

[Espíritu del Domador se convirtió en Nivel 5. El grado de amplificación de tu estadística de Encanto aumenta, mientras que la lealtad y el afecto de tus monstruos domesticados incrementa enormemente. Actuales objetivos domesticables: 3/3]

[¡Mazmorra de Evento completada! Fuiste reconocido por la Reina Súcubo e hiciste un logro al completar la Mazmorra de Evento sin matar. ¡Obtuviste 10 estadísticas de bonificación!]

[¡Te volviste Nivel 66! Obtuviste la calificación para desafiar el Piso 15 de Más Allá.]

Esperar, ¿qué?, ¿escuché mal?”

“Entonces, Querido Esposo, por favor trátanos bien. Mi clan de doscientas catorce súcubos te servirá para siempre como nuestro esposo”.

“¿¡Qué!?”

Instantáneamente había conseguido doscientas catorce bocas más que alimentar.


Anterior |Índice| Siguiente

17 comentarios

    • Probablemente tenga el aguante suficiente, pero dios, la cantidad de tiempo usado es grande, incluso si usara habilidades para aumentar la velocidad como Velocidad Divina y demás eso aun así debería tomar una cantidad de tiempo considerable.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .