Release that witch: Capítulo 669: Agitación diplomática


Número 76 había tomado gradualmente el lugar de Denise desde que se convirtió en la sirvienta de Yorko.

No significaba que Yorko se olvidara de su antigua amante. Lo cierto es que tuvo que dedicar un tiempo a cuidar a su pobre guía. De hecho, Yorko se había quedado totalmente sorprendido cuando el otro día su superintendente Silvermask le había devuelto a número 76. El castigo había sido tan severo como había afirmado anteriormente Black Money. Tenía marcas de latigazos y magulladuras por todo el cuerpo, y no se parecía en nada a la chica que había conocido hacía medio día.

Yorko estaba feliz de haber hecho la solicitud para quedarse con número 76 como su sirvienta de manera oportuna. De lo contrario, la chica probablemente se arruinaría con esa agresión. Por eso Silvermask había dicho que ya no podía ser una guía, porque los clientes definitivamente no querrían que una chica discapacitada los atendiera.

Afortunadamente, número 76 no era tan frágil como la mayoría de las chicas. Tenía un cuerpo bastante fuerte, especialmente el abdomen y la espalda, en los que se podían detectar varias líneas musculares débiles. Se recuperó rápidamente de las lesiones después de la medicación y ahora podía hacer mandados para el hogar, que, por supuesto, también incluían algunos servicios personales.

Por ejemplo, el servicio que brindó hoy.

“Señor, ¿quiere que le dé un masaje en los hombros?”

Después de que número 76 limpiara la casa, se acercó a Yorko sonriendo. Aunque de acuerdo con las reglas generales, a las sirvientas no se les permitía acercarse a sus amos sin permiso, número 76 aparentemente seguía empleando el antiguo método que había aprendido de Black Money para complacer a su “invitado”. Yorko no se sintió ofendido en lo más mínimo. Al contrario, le gustó la forma coqueta en que se comunicaba con él.

Si número 76 fuera simplemente una sirvienta que seguía estrictamente las reglas y obedecía sus órdenes, sería demasiado aburrido para su gusto.

“Ven y siéntate aquí” Yorko dejó el libro de anécdotas que tenía en la mano y se acostó en el sillón reclinable. Número 76 se quitó los zapatos y se sentó sobre sus rodillas para que Yorko pudiera descansar su cabeza sobre sus muslos cómodamente.

Luego comenzó a masajear lentamente los hombros de Yorko con sus cinco delgados dedos. Aparentemente, número 76 había recibido entrenamiento profesional, ya que usaba mucha más fuerza y ​​aplicaba más técnicas que otras chicas de masaje ordinarias, que generalmente coqueteaban con Yorko bajo la apariencia de masajes. El trabajo entregado por numero 76 realmente funcionó e hizo que Yorko se sintiera menos estresado.

Yorko pudo ver claramente el semblante de numero 76 cuando se acostó sobre sus muslos. Después de que Black Money la envió, ya no necesitaba usar esa máscara de cobre para ocultar su identidad.

Hablando francamente, número 76 nunca fue una belleza. Su apariencia general estaba un poco por encima del promedio y ciertamente no se podía comparar con las brujas. Sin embargo, a Yorko le gustaban sus labios rojos y carnosos en particular. Cuando la miraba, siempre le excitaba la leve sonrisa que permanecía en sus labios.

En comparación, su cuerpo tonificado era más atractivo para Yorko. De hecho, fue la primera vez que Yorko vio el cuerpo de una mujer lleno de una fuerza tan increíble. A diferencia de las corpulentas damas nobles o las flacuchas campesinas, número 76 tenía miembros bien proporcionados, hermosa piel, un generoso pecho y un vientre plano. Cuando su cuerpo se tensó, Yorko pudo sentir sus músculos abultados debajo. Como un hombre que siempre buscó emociones, se sintió más atraído por un cuerpo perfecto como este que simplemente por un rostro delicado.

Cuando Yorko estaba a punto de dar el siguiente paso, la puerta se abrió de golpe.

Era Hill Fawkes. (NTE: a estas alturas, mientras no sea Otto ya es bueno XD)

Yorko dejó escapar un suspiro de decepción. Parecía que su tiempo libre de hoy había terminado. Se levantó y preguntó: “Espero que no me estés pidiendo que salve a algunas brujas de nuevo.”

Hill no respondió, simplemente miró a número 76.

La chica pronto captó la indirecta y se retiró respetuosamente.

Yorko se encogió de hombros. “Estás siendo demasiado cauteloso. Ella es solo una sirvienta.”

“Será mejor que permanezcas alerta estos días cuando la situación actual en el Reino del alba aún no es buena.”

“Denise tiene más reputación que número 76, y ella pertenece a una familia más distinguida. ¿Por qué no te mantienes alerta por ella?”

“Porque Denise Payton es una figura pública, cuyos antecedentes no eran un secreto oculto. Puedes obtener la información sobre ella de una forma u otra, pero no hay forma alguna de que consultes los antecedentes de un guía entrenado por Black Money” Hill se sentó frente a Yorko y colocó una carta en la mesa de café entre ellos.

“Pero siento que ya sé qué tipo de persona es y de dónde es ahora.” Yorko sonrió triunfalmente. “¿Te gustaría escucharlo?”

“¿Oh enserio?” Las cejas de Hill se arquearon una fracción de pulgada. “Sorpréndeme.”

Yorko sonrió. Estaba satisfecho al saber que el guardia designado por su viejo amigo no parecía ser omnisciente después de todo. “Se necesita mucho tiempo para entrenar a un guía perfecto. Le llevará al menos 10 años perfeccionar sus habilidades con la almohada y tonificar su cuerpo. Esas habilidades que obtuvo durante años de entrenamiento ya se han convertido en parte de ella, y se ha vuelto tan natural para ella complacer y servir a sus clientes. ¿Qué edad tiene ahora?”

“Alrededor de los 21 o 22 … No más de 25.”

“Correcto. Eso significa que solo tenía cinco o seis años cuando comenzó su entrenamiento. A menos que sea un monstruo que nunca envejece o muere, no puede ser una persona fuera de Black Money.” Yorko extendió las manos. “No hay ningún conflicto de intereses entre nosotros y Black Money de todos modos. Llevan a cabo negocios mucho más sucios que traficar esclavos y proteger a las brujas, sin mencionar que todavía no hemos logrado proteger a una bruja.” Yorko continuó burlándose de sí mismo: “No creo que las brujas necesiten protección de nosotros.”

Yorko estaba de muy buen humor cuando vio a Hill Fawkes permanecer en silencio. Su autosatisfacción, sin embargo, pronto desapareció un minuto después de que abrió el sobre y desdobló la carta.

Era una carta diplomática oficial firmada por el rey Roland.

El contenido de la carta hizo que Yorko se estremeciera de terror.

¿El Rey de Graycastle tenía la intención de evitar que el Rey del Alba persiguiera a las brujas? Yorko se sintió abrumado por el giro inesperado del evento. ¡Esta era la capital del Reino del alba, no la Región Occidental del Reino de Graycastle!

¿Tenía su viejo amigo la impresión de que Appen Moya escucharía sus consejos?

La serie de amenazas que siguieron pareció ser aún más ridícula. Roland aconsejó al Rey del Reino del Alba que no fuera contra la corriente y le advirtió que el gobierno de la iglesia, que comenzaba a decaer, era el mejor ejemplo. También declaró que el Reino de Graycastle no se mantendría al margen y tomaría más medidas si fuera necesario. Roland esperaba que Appen pudiera usar su mejor juicio en todas las situaciones.

Aunque la carta estaba redactada con mucha cortesía, Yorko creía que todos en el palacio serían lo suficientemente sensibles como para olfatear la voz amenazadora entre líneas. Obviamente, Roland estaba indicando que el Reino del Alba sería su próximo enemigo si su rey se negaba a seguir su sugerencia.

¿Cómo podía decirle eso al Rey del Reino del Alba directamente?

Yorko devolvió la carta a Hill hoscamente. Todo su contento se transformó en inquietud.

Hill tenía razón. Para Su Majestad, las brujas eran más importantes que la alianza. Sin embargo, se preguntó qué más traerían estas amenazas además de la creciente repugnancia entre los grandes nobles del Reino del Alba. La carta no podría ser más que otro tema de conversación.

“¿Qué tengo que hacer?” Parecía que no tenía más remedio que confiar en el consejo de Hill.

Hill echó un vistazo rápido a la carta y respondió: “Haz lo que dice Su Majestad. Este es tu deber como embajador. En cuanto a las consecuencias, apuesto a que el peor escenario sería que Appen Moya te expulsara de la corte con rabia. No correrás ningún peligro.”

Entonces terminaremos con estos nobles. Yorko dijo con tristeza: “La gente en la ciudad del resplandor nos considerará locos y se reirá de ello en sus copas, y Roland se convertirá en su nuevo tema de discusión … ¿En qué se beneficiará Su Majestad de tal farol?”

“¿Un farol?” Hill ni estuvo de acuerdo ni en desacuerdo. “¿De verdad crees que es un engaño?”

El corazón de Yorko de repente dejó de latir con una sacudida. Miró al guardia consternado. “No … eso no puede ser …”

Hill habló lentamente, “Timothy Wimbledon también pensaba eso antes de que cayera la vieja ciudad del rey. Según lo que sé de Su Majestad, nunca pierde el tiempo.”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
Anónimo
Anónimo
hace 9 meses

Y nunca empieza una batalla con intenciones de perder xDDD

1
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x