Shiki: Volumen 03: Capítulo siete: parte 3

[Anterior] [Índice] [Siguiente]


“¿Buena noches?”

Cuando Akira llamó desde la entrada, Azusa salió secándose las manos.

“Vaya” dijo con una sonrisa.

“¿Cómo le va Nii-chan?”

Azusa estaba un poco preocupada por la pregunta de Akira. “¿Viniste a hacerle una visita para que se recupere? … Pero creo que probablemente está dormido.”

“Si es así, no lo molestaremos” intervino Kaori. “Uhm, aquí … Un regalo para que se mejore.”

Kaori le tendió una bolsa con un postre de gelatina dentro. Azusa hizo un gesto hacia la casa.

“De todos modos, al menos entren.”

Akira y Kaori dieron las gracias y entraron. Azusa se adelantó a ellos y se dirigió al interior. “Parece que todavía no puede dormir. Parece que estaba despierto en medio de la noche dando un paseo”

“¿Un paseo, dijo? ¿En la noche?”

Así es, dijo Azusa con una sonrisa preocupada. “Regresó tambaleándose al amanecer, diciendo que no podía dormir, así que dio un paseo. No parecía muy firme al caminar. Esta mañana durmió como un muerto, pero realmente no tenía ningún tipo de fiebre o algo así.”

Kaori le dio una mirada disimulada a Akira. Akira se quedó sin palabras mientras asentía.

“¿Natsuno?” Azusa abrió la puerta. No hubo respuesta, pero se volvió y les sonrió a los dos. “Parece que está despierto. Aquí tienes. — Son Kaori-chan y Akira-kun. Han venido a hacer una visita para que te recuperes.”

Después de hablar con él, Azusa regresó al pasillo. Kaori y Akira entraron en la habitación y cerraron la puerta.

“Nii-chan, ¿estás bien?” Akira corrió al lado de la cama para mirar su rostro.

“Las rocas no se han movido”

“Oh” fue todo lo que respondió al serio informe de Akira. Su palidez era azul, su brazo tendido estaba flácido.

“Nii-chan, ¿realmente estás bien?”

“Sí …… Lo siento.”

En el momento en que miró a Natsuno, quien dijo esas palabras con los ojos entrecerrados, Kaori sintió un escalofrío en las piernas. -Era similar, a Megumi. En la noche del festival Obon de las linternas, la última vez que había visto a Megumi. Todo se parecía demasiado a la forma en que estaba tendida, impotente.

“…… ¿Fue Megumi?” Preguntó Kaori.

Natsuno miró a la pared y respondió “No” con un murmullo. Y luego, como si fuera demasiado esfuerzo, cerró los ojos.

“¿No era Megumi? ¿Alguien más? La razón por la que llamaste a Akira el otro día fue porque alguien vino, ¿verdad? Entonces…”

Mientras Kaori estaba a punto de preguntar más, se escuchó el sonido de pasos en el pasillo. Azusa había traído té.

“Les traje un poco de té” sonrió Azusa. Kaori se encontró sufriendo al ver esa sonrisa. Sin darse cuenta de la gravedad de la situación, miró el rostro de Natsuno. “Tu color ha mejorado un poco. Kaori-chan y su hermano trajeron un poco de gelatina, ¿quieres un poco?”

No, respondió Natsuno, las respuestas aún eran breves.

“¿En serio? Entonces, prepararé papilla de arroz para la cena, así que asegúrate de comer esta noche” dijo Azusa, mirando a Kaori. “Traten de no mantenerlo despierto demasiado tiempo, ¿de acuerdo?”

Sí, Kaori asintió, viendo a Azusa irse. Ella no se dio cuenta de nada. Simplemente pensó que estaba enfermo. Aunque no lo estaba, aunque era algo más serio que eso.

Kaori apartó la bandeja y sacó un símbolo de una cruz alrededor de su cuello. Era algo que ella acababa de traer. Era barato con mano de obra de mala calidad, y no sabía si algo así sería útil o no.

Cuando trató de ponerlo alrededor del cuello de Natsuno, él negó levemente con la cabeza en protesta. “…… Úsenlo en ustedes mismos …… Ya terminé.”

“¡Vamos, no digas cosas así!”

“¡Así es!” Animó Akira. “Nos estamos protegiendo a nosotros mismos como dijiste Nii-chan. También estamos rechazando a los visitantes. Entonces, Nii-chan, tienes que trabajar duro en eso también”

Kaori lo colgó junto a la cama y Akira colocó cuentas juzu alrededor de la muñeca de Natsuno.

“Somos los únicos tres que hay. Ninguno de los adultos se ha dado cuenta. ¿Qué se supone que debemos hacer sin ti, Nii-chan?”

Así es, murmuró Kaori. Escondió una bolsa con un amuleto y colocó una flecha protectora en la cabecera. El encanto ofuda que tenía era solo uno que había tomado de su cocina, por lo que era posible que no significara ni hiciera nada en absoluto, pero por el momento lo colocó en el vidrio de la ventana. Colocó una cruz que Akira había hecho con lápices junto a su almohada. Estas eran todas las cosas que había reunido con Akira al poner la casa patas arriba anoche. Era triste lo infantiles que eran, solo eran capaces de hacer esto.

Natsuno volvió sus ojos hacia Kaori y Akira, no dijo nada, luego cerró los ojos. Pronto pudieron escuchar respiraciones superficiales señal de que estaba dormido. Junto con Akira, bajó la cabeza y salió de la habitación. Le devolvieron la bandeja sin tocar a Azusa.

“Uhm … Lo sentimos por entrometernos.”

Azusa sonrió. “¿Pudo Natsuno-kun hablar con ustedes?”

Sí, dijo Kaori, sonriendo incluso cuando eso significaba forzarse. En ese momento, Yuuki había venido del pasillo. Bueno, dijo Yuuki, sonriendo como lo había hecho Azusa.

“Bienvenido.”

Cuando Azusa informó que habían venido a hacer una visita de recuperación, Yuuki sonrió. “Gracias por eso. Ese Natsuno, ¿estaba despierto?”

“Sí. Nos habló bastante … Parecía estar bien, así que estamos aliviados”

Eso fue una gran mentira. Pero eran adultos que no sabían nada, ¿de qué otra manera se suponía que debían decirlo? Esto era algo que no podían decirle a un adulto. Pensando en eso, lo ocultó reflexivamente. Terminó diciendo lo contrario de la situación. Fue una mentira infantil.

Ya veo, Yuuki sonrió. 

Los dos niños regresaron a casa y después de un rato Azusa comenzó a poner la mesa para cenar. Yuuki se levantó silenciosamente y se dirigió hacia la habitación de su hijo.

Parecía que no había dormido al amanecer, pero quizás ese era su límite, hoy, todo el día, había dormido bien. Le había echado un vistazo cuando regresaba del taller, pero se sintió aliviado al ver que aparentemente estaba durmiendo demasiado profundamente para responder cuando le hablaban. Cuando lo despertó al mediodía, dijo que no tenía apetito pero que se sentía bien. Si pudo recibir visitantes, probablemente había mejorado.

Con un ligero golpe, se asomó a la habitación. Parecía que Natsuno todavía estaba durmiendo. Podría haber estado recuperando el tiempo perdido hasta ahora.

Mientras pensaba eso y se acercaba a la cama, Yuuki notó las cosas colocadas con reverencia junto a la almohada. Dos lápices estaban amarrados en forma de cruz. Parecía hecho por un niño.

¿Qué tipo de encantamientos se supone que es? Pensó Yuuki. Cuando inclinó la cabeza, vio que había una sola flecha ceremonial colocada en la cabecera.

“¿Qué es esto?” Yuuki murmuró, preguntándole a Natsuno. Como de costumbre, su color era pobre. Era mejor que ayer, pero estaba lejos de tener una palidez saludable. Trató de sacudirlo, pero solo se revolcó en sueños como en protesta, su hijo ni siquiera intentaba despertar. Al ver las cuentas de juzu en su mano, Yuuki frunció el ceño.

(¿Qué es esto …?)

Una sensación nebulosa se enroscó en el pecho de Yuuki.

“Natsuno.”

Yuuki volvió a llamar a su hijo. Por fin, Natsuno abrió débilmente los ojos.

“¿Que es todo esto?”

Hizo un gesto hacia la flecha, pero Natsuno no mostró ningún interés. Volvió los ojos hacia ella, aunque ¿estaba prestando atención? Luego, como si fuera demasiado problema, cerró los ojos.

“¿Tu los pusiste?”

Natsuno no abrió los ojos. No, respondió con un murmullo.

“Natsuno, ¿No te levantaras?” dijo, pero Natsuno no respondió. Abrió levemente los ojos y luego los cerró. Fue una acción que le mostró que era lento y no estaba de humor para responder.

Está increíblemente cansado, se dijo Yuuki. Ayer estaba sano. Su color era pobre y parecía estar en mal estado, pero podía responder a Yuuki correctamente, podía sonreír, incluso bromeaba. Entonces, por supuesto, no debería haber sido ‘eso’. La razón por la que se veía peor que ayer es que no había dormido hasta el amanecer, estaba agotado de recibir visitas, porque lo despertaron justo después de quedarse dormido. — No había ninguna duda al respecto.

(Entonces, ¿qué es todo esto?)

Lo que había parecía una señal de algún tipo. Tenía la sensación de que tenía un mensaje oculto.

“Absurdo ……”

Azusa no habría sacado algo como esto y mirando los lápices estaba claro que fueron esos hermanos quienes lo pusieron.

“¿Qué diablos es todo esto?”

Yuuki registró al azar la habitación. Encontró el amuleto debajo de la almohada y el talismán en la ventana.

“…… ¡Esto es simplemente ridículo!”

El mismo Yuuki no sabía realmente qué estaba brotando gradualmente en su pecho. Parecía que esas cosas tenían alguna razón o significado, pero era demasiado desagradable para soportar pensar en ello. Sí, el pueblo albergaba a los profundamente supersticiosos. Diciendo que la cadena de las calamidades era una maldición, hubo quienes tomaron los encantamientos de papel con celo religioso. Diciendo que eran Onis, diciendo que eran los resucitados. Yuuki no podía tolerar tal ignorancia.

Estaba irritado porque su hijo se había visto envuelto en todo esto, irritado con esos hermanos. Si bien había estado deseando que su hijo se fusionara con la aldea, no podía perdonar que ver que su hijo tenía comportamientos como los de la aldea.

Bajó la flecha sagrada, envolvió lo que se había reunido y lo arrojó a la basura.

Una niña sospechosa que viene de visita, hermanos que vienen de visita. Muerte y enfermedad. La aldea estaba inundada de cosas que Yuuki no podía entender. No podía soportarlo.

Fue solo una deficiencia de sueño, dijo Yuuki mirando el pálido rostro dormido de su hijo. Le molestaba la primera vez que la muerte le había sobrevenido a alguien cercano a él. Era un chico resistente y llegó a su límite sin expresar ninguna queja hasta ese momento. Eso es lo que era. No quería agregar eso a lo desconocido que estaba creciendo densamente en todo el pueblo, ni quería ser envuelto en un alboroto tan estúpido. Yuuki confirmó enojado que la habitación de su hijo había vuelto a la normalidad y salió al pasillo.

Mientras cerraba la puerta detrás de él, sintió sospechas de su propia ira. Se sintió perturbado, como si le estuvieran pinchando un punto dolorido. — Como si hubiera algo de lo que tuviera miedo.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

0 0 votos
Calificación
Suscribirse
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Retroalimentaciones en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x