Todos los demás son un retornado: Historia Paralela 12


Traductor: Expectro

Editor: Expectro


El Matrimonio de los Dioses

Historia de Kang MiRae

‘Eras la que pudo haber sido la sexta’. (Ex: Me tomo realmente bastante entender a qué se refería con sexta, pero se refiere a ser el sexto trascendido)

‘¿No te arrepientes?’

‘Es como si dejaras pasar la oportunidad de enfrentarte a él en igualdad’.

‘Fue tan sabio, pero tristemente estúpido’.

Kang MiRae escuchó una débil voz.

Fue la sinceridad que surgió de ella misma, o…

“Fuuuuuh”.

En la oscuridad, Kang MiRae abrió los ojos en silencio. Todavía era de noche. Comprobando la hora, eran las 2 am. Sonrió amargamente.

“Qué tonto, estar así de nerviosa”.

Ayer, no, la fecha ha cambiado, así que era hoy.

Hoy fue el día en que se casará con Yu IlHan. Finalmente se convertirá en su esposa. Aunque era la quinta esposa, no le importaba.

Lo importante era el hecho de que ella lo amaba y que él igualmente la amaba.

‘Quiero verlo rápidamente. Quiero abrazarlo. No sirve de nada. No puedo dormir’.

¿Qué tal probar algo de magia que le permita dormir bien? No, no podría. De todos modos había pasado mucho tiempo desde que el sueño era esencial para ella.

Kang MiRae levantó su cuerpo. En la misma cama, la glamurosa belleza, Na YuNa, que dormía a su lado, hizo algunos ruidos y extendió sus brazos hasta su lugar vacío.

“Cariño…”

“¿Es porque te gusta tanto el Sr. IlHan?”

Aunque murmuraba como si la estuviera regañando, había una sonrisa en la boca de Kang MiRae.

Na YuNa era una persona que sólo seguía sus propios deseos y no se preocupaba mucho por los demás, exceptuando a Kang MiRae.

Incluso cuando Na YuNa consiguió una boda con Yu IlHan y desesperadamente obtuvo el segundo lugar, lo sentía mucho por Kang MiRae cuando se acercaba el día de la boda.

‘Eres realmente estúpida’.

Finalmente, el día antes de la boda, Na YuNa vino y le pidió que le golpeara con todas sus fuerzas, pero ¿cómo podría golpear la cara de la novia?

Además, la primera en correr hacia Yu IlHan fue Na YuNa, la cual ayudó a Kang MiRae. Na YuNa siempre fue más atractiva…

Puede que en el pasado se sintiera inferior debido a ese hecho, pero esos sentimientos ya no influyeron en Kang MiRae.

De hecho, había pasado bastante tiempo desde que dejó de compararse con Na YuNa. Incluso ya no se comparaba con los demás.

‘Así que es el Sr. IlHan’.

Siempre brillaba por sí mismo. Se comparaba con los demás, afilaba y pulía su mente, nunca retrocedía, y lograba todo lo que quería conseguir.

Fingía rechazar a los demás, pero siempre cuidaba cuidadosamente del resto.

No esperaba devuelta de los demás, sino que simplemente lo daba con un corazón puro, para poder eventualmente llegar a estar por encima de todos los seres.

Para Kang MiRae, que luchaba por ser reconocida por los demás y no podía hacer lo que realmente quería, prestar atención a su apariencia era tan deslumbrante.

“Entonces, ¿tú también te enamoraste? De todas formas, tu estándar era alto”

“Uh… Uh-huh, MiRae”.

“Hah. Es demasiado tarde para decir mi nombre ahora”.

MiRae apretó la nariz de YuNa, que era envidiablemente bonita y alta, con una ligera voz gruñona y se fue de la cama.

La habitación permaneció igual que anoche cuando disfrutaron de una despedida de soltera y se divirtieron. Hizo un gesto con los dedos en el aire con un suspiro y todas las cosas desordenadas se colocaron en sus propios lugares, y los objetos innecesarios desaparecieron.

No sólo eso, la tetera se llenó de agua e hirvió rápidamente y se vertió en una taza con hojas de té. La magia permitió que el tiempo fluyera rápidamente dentro de un rango extremadamente estrecho y el agua del té se enfrió en la taza. La invocó en su mano y bebió un sorbo.

“Fuh”.

El té era perfecto en todos los sentidos. Por supuesto, habría estado bien mover su mano sin usar magia y esperar tres minutos. Pero ahora que se sentía más cómoda usando la magia que moviendo su cuerpo ni siquiera fue en contra de sus propios instintos.

“También he cambiado mucho”.

Mientras Kang MiRae aprendía magia, su mundo cambió. Le gustaba mucho haber cambiado así.

Sin embargo, fue Yu IlHan quien la influenció más que estos cambios menores.

La única razón por la que pudo intentar ayudar a los demás sin pensar en recompensas para sí misma fue gracias a IlHan. Porque vio que lo hizo. Pensó que quería darle fuerza. En realidad, sólo se estaba enamorando de él.

‘Así que no me interesaba ser la sexta desde el principio’.

Mientras lanzaba su mirada al distante y amplio cielo nocturno que se extendía por la ventana, murmuró sin que nadie lo supiera.

‘Sí. No necesitaba nada de eso’.

Si hubiera aceptado un destino diferente en ese momento, mucha gente lo habría esperado.

Tal vez se habría convertido en algo grande que no podría compararse con el estatus de la quinta esposa de Dios, convirtiéndola en un ser igual a Yu IlHan. De esa manera, ella solo permanecería como alguien que tiene interés en él.

Kang MiRae quería ser como él, y como resultado, estaba segura de que ayudó mucho a construir un nuevo mundo. Al menos IlHan dijo eso.

“Por eso no me hace trucos raros”.

El maná azul irradió. Desde el momento en que despertó, el maná que se había acumulado rápidamente cubrió todo su cuerpo y el área circundante. Expulsó la fuerza interior que interfería con su mente, tal vez junto con todos los presentes no invitados fuera, con un espíritu fuerte.

“Woosh…”

Su mente estaba más clara que nunca y el ruido no grabado desapareció sin dejar rastro, tal como había aparecido.

Había una estimación aproximada de su identidad, pero decidió no encontrarlo ahora.

Yu IlHan ya había prestado atención e investigado sobre ello, así que tuvo que decírselo más tarde. No, pensó que ahora también estaba bien.

‘Quiero encontrarlo’.

Estaban en el mismo palacio del cielo. Incluso se veían varias veces al día. Pero en ese momento no pudo evitar extrañarlo.

Podía ir a verlo con un simple movimiento del dedo, pero decidió contenerse. Después de casarse podía pedirle que la mimara tanto como quisiera.

Antes de ella, había habido las historias sobre las séniores que se casaron con IlHan. Su vida de recién casada sería muy dulce y feliz.

“MiRae, también quiero una taza de té”.

Mientras Kang MiRae imaginaba su vida de recién casada, Na YuNa se levantó de la cama hablando con una voz de bebé.

Se frotaba los ojos con una mano para ver si se había despertado del todo, era muy linda.

“¿No estás durmiendo? ¿Por qué?”

“Algo extraño sucedió y me desperté. Parecía que podía oír una voz en mi oído constantemente maldiciendo al Sr. IlHan, me desperté para deshacerme de ello, pero ya ha desaparecido”.

Por supuesto, Na YuNa parecía haberlo sentido también. Kang MiRae se encogió de hombros y dijo, “Lo eché a patadas. Puede que no sea el final”.

“¿Incluso tú te sentiste intranquilo por ello? Si todavía no puedes encontrarte con el Sr. IlHan lo llamaré aquí”.

“No hay necesidad de estar ansiosa. No puede ser resuelto incluso si el Sr. IlHan apareciera aquí ahora mismo. Estoy aquí. Inclusive si hay un elemento inestable entre las cosas no registradas, no puede ponernos en peligro”.

Más bien, cosas otras que ellos pueden volverse peligrosas, pero eso era otra cosa que Yu IlHan se preparaba para detener.

“El Sr. IlHan siempre está preparado, después de todo”.

“Oh, mira lo feliz que eres. Estoy tan emocionada por el matrimonio de mi querida MiRae hoy. Ayayayaya- Lo siento, lo siento”

Na YuNa, la cual fue regañada ayer por meterse mucho con ella, estaba siendo regañada de nuevo por usar su lengua corta. Kang MiRae la liberó con una sonrisa resoplando, y luego hizo la parte del té de Na YuNa.

“Hazlo dulce”.

“Cállate”.

“¿Vendrá el tío Chan con la tía?”

“Ya que parecen estar relajados después del retiro no debe haber ninguna razón para que no lo hagan”.

Kang MiRae se rio un poco pensando en sus padres. Su padre, que había estado obsesionado con la expansión de su negocio durante toda su vida y tenía el mismo deseo de honor, no podía acostumbrarse al mundo cambiante.

Mientras la Tierra sufría varios cataclismos, el tamaño de la empresa se redujo a menos de la mitad, y casi se extinguió después de la gran deportación de la Tierra.

Finalmente, su padre, que regresó a la Tierra y abandonó todos los negocios existentes, le confió la compañía al hijo mayor, se retiró y vivió una tranquila vida retirada con su madre.

Cuando MiRae pensó en ello, se rio.

“Por cierto, podría decirles que no den tarjetas de negocio a los seres superiores”.

“Solo puedes encogerte de hombros por el resto de tu vida”. (Ex: ¿Supongo se refiere a que desista en la idea?)

Na YuNa dijo esas palabras inconscientemente respirando sobre su propia taza de té. Kang MiRae miró a su amiga, que era como una pintura incluso con tales pequeños gestos, y le preguntó, “¿No tienes miedo?”.

Las palabras “el resto de tu vida” había agarrado su corazón.

“¿Sobre la muerte de mi padre… mi abuelo?”

“Sí”.

“¿De qué tienes miedo?” preguntó Na YuNa mientras inclinaba la cabeza.

“No van a desaparecer completamente de todas formas. Reencarnarán en este mundo. Después de todo el Sr. IlHan lo hizo así”.

“Es cierto, pero aun así”.

“Es un mundo amable. El mundo hecho por mi cari―por el Sr. IlHan. Me gusta”.

Na YuNa sonrió felizmente, bebió un sorbo de té y dijo: “No tengo miedo porque sé que no hay una verdadera despedida”.

“Pero todos los recuerdos desaparecerán. Vivirá como una nueva persona”.

“No tengo que vivir con un abuelo renacido como un abuelo, pero me alegro de que esté vivo. Sólo necesito saber si lo está”.

“YuNa, a veces dices cosas que me hacen preguntarme si eres realmente estúpida, o sólo sabia”.

“El Sr. IlHan era un sabio”. (Ex: Lo fue durante bastante, mil años)

“Pffttt”.

Y Kang MiRae estalló en risas por esas palabras. Después de reírse durante mucho tiempo, se limpió las lágrimas de sus ojos y asintió con la cabeza.

“Sí, no tengo intención de vivir con mi padre renacido, así que creo que está bien”.

“Sí, sí. Si llega el momento en que todos quieren desesperadamente vivir, pueden trascender y convertirse en seres superiores”.

“¿Estabas desesperada?”

“Jee, ¿qué hay de ti?”

Na YuNa preguntó con un rostro divertido. Kang Mi-rae respondió con una risa.

“Soy una mujer que perforo un agujero en la dimensión para encontrar a un hombre”.

“Una mierda”.

Esta vez fue el turno de Na YuNa de reírse. Kang MiRae se encogió de hombre viéndola. Lo dijo como una broma, pero su corazón no había cambiado en absoluto desde entonces.

Estaba lista para hacer cualquier cosa por Yu IlHan.


Ex: Ohhh, es verdad que me costaron varias partes, pero creo que ha sido el capítulo más fácil de traducir desde hace unos cuantos. Por lo menos ha sido el único con el que no he terminado con dolor de cabeza desde hace un tiempo.


Anterior |ÍndiceSiguiente

6 comentarios

  1. Gracias por los capitulos, revisa este parrafo, fue el unico que note

    -> Más bien, (((cosas otras que ellos pueden volverse peligrosas))), pero eso era otra cosa que Yu IlHan se preparaba para detener.

    Le gusta a 1 persona

    • Ah, si, de eso me acuerdo, allí no se si esta realmente mal, fue la mejor forma que encontré en ese momento para colocarlo, lo volveré a ver ahora por si acaso a ver si se me ocurre algo diferente.

      Me gusta

  2. La verdad hubiese sido una historia interesante si Mirae hubiese creado su propio facción trascendente también, pero esto también está bien y a ver cuándo solucionan lo de los registros no registrados. Gracias por el cap

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .