ICDS — Capítulo 195


Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Alma Absoluta (7)

“Extraño…”

La cantidad de monstruos en el aire estaba aumentando. Intentaban desesperadamente detenernos. A pesar de que el atún gigante Aikan se había convertido en un muerto viviente con su poder como guardián intacto, no podía seguir avanzando libremente con tantos seres bloqueando el camino.

“¿Uruto se ha ido, Oppa?”

“Uruto está muerto”.

“Uruto…”

Además, después de descubrir que un amigo había muerto, el estado de ánimo y la moral de los niños habían empeorado. Lloraron en los abrazos de Ren, Lebuik y los míos. Aunque aguantaron hasta aquí en una situación tan desesperada, después de descubrir que un amigo con el que habían hablado y reído había sido un bicho todo el tiempo, el impacto les hizo perder toda su energía.

Como les había dicho a Ren y Lebuik sobre la verdad antes no estaban impactados, pero parecían preocupados por los niños enervados.

‘¿Debería haberlo hecho de otra forma?’

Fácilmente podría haber matado al falso Uruto cuando los niños no estaban viendo. Sin embargo, no lo hice porque había información valiosa que obtener, por ejemplo, el cómo actuaban.

“Es más impactante cuando alguien desaparece de repente. Ese era el método de los Libros Caminantes. Una vez que despertamos de nuestro sueño, nuestros amigos se habrían ido. Uno por uno, fue aterrador”.

“Mm… es un poco diferente en nuestro caso”.

Daisy descubrió lo que estaba pensando al instante y me consoló. Quizás mis pensamientos fluyeron hacia ella mientras no estaba prestando atención. Con una sonrisa irónica, levanté mi lanza y barrí docenas de monstruos de una.

“Hemos llegado lejos. Deberíamos poder llevar a los niños a un lugar seguro pronto”.

“Sobre eso, hay algo…”

Daisy se acercó a mí y me susurró algo al oído. Fue bastante simple.

“Puntos de habilidad restantes, si los uso, puedo traer dos personas. A la Tierra, seis personas totales”.

Negué con la cabeza.

“No, no es suficiente”.

“Solo uno, tenemos que rendirnos”.

“Me enojaré, ¿sabes?”

“Eso podría ser, menos sacrificios. No sabemos, qué vendrá… Kang Shin podría vivir, pero niños, todos podrían morir”.

Al ver la expresión seria de Daisy, golpeé su frente con los dedos. Retrocedió unos pasos con cara sorprendida. Con lo grande que era Aikan, solo dar unos pasos hacia atrás aún nos dejaba en el mismo nivel.

“No te preocupes, no dejaré que ninguno muera”.

“Pero solo tienes talento, para luchar”.

“¡Tengo elementales! Ren y Lebuik también se están esforzando. Así que Daisy, por favor”.

“Entonces, está bien. Eres maestro del gremio, respetaré tus deseos”.

“Sé que viniste a ayudarme. Gracias”.

“Para salvar nuestros mundos. Estamos en, un contrato”.

“Correcto, contrato”.

Sonreí ante sus palabras. Quizás porque rechacé su oferta, sus mejillas se hincharon. Se veía increíblemente linda.

Por supuesto, con la situación como está no podía mirar tranquilamente a Daisy. El cielo estaba prácticamente hecho de monstruos que nos atacaban desde todas las direcciones.

“¡La habilidad secreta de Aikan, Rayo!”

“¿¡Es eso lo que estaba tratando de usar antes!?”

Mientras preguntaba en estado de shock, Aikan abrió la boca y reunió maná. Con su inmenso poder de succión, los monstruos que fueron arrastrados al interior se desintegraron por la alta densidad del maná.

[¡Guaaaaaaaaa!]

Pronto, una ola de maná lo suficientemente gruesa como para envolver todo un edificio salió disparada de su boca. El camino tomado por la onda de maná brilló como una losa blanca. (Ex: No es lo que mencione el capítulo anterior, pero supongo que me basta)

Sin embargo, para nuestra consternación, el área barrida por la ola de maná se llenó de monstruos nuevamente en solo veinte segundos. Siguieron viniendo y viniendo como tarea. Daisy parecía pensar lo mismo.

“… Más vienen, estoy cansada”.

“¿¡No puedes usar esos tentáculos!?”

“Espinas. Una vez al día”.

Todavía insistía en que eran espinas. Mientras Daisy se enfurruñaba porque nada había cambiado incluso con la ola de maná de Aikan, pensé en lo que podía hacer. Volteé a ver a Ren y Lebuik. Ren se centró en cuidar a los niños, mientras que Lebuik se concentró en derribar monstruos con su ballesta. Con eso, un pensamiento de repente cruzó por mi mente.

“Haa, realmente no quería hacer esto, pero parece que no tengo otra opción…”

“¿Qué?”

“Es un poco repugnante, así que cierra los ojos. ¡Tiempo Gigante!”

Afortunadamente, Juego del Dios del Cielo seguiría activo durante unos diez minutos. Sin embargo, antes de eso, usé Tiempo Gigante. Sin esta habilidad, lo que estaba a punto de hacer no tendría sentido.

Después de usar Tiempo Gigante, cerré los ojos e imaginé la forma que tomaría. Como había practicado muchas veces antes, pronto pude sentir que me transformé.

“Kyaaaa”.

Daisy debió estar extremadamente sorprendida ya que gritó sin signo de exclamación. Pero como hizo eso, significa que la transformación fue un éxito. Abrí mis ojos.

Entonces, sintiéndome mareado por la visión de trescientos sesenta ​​grados, casi vomito.

“¿¡Qué hiciste!?”

Lebuik, quien se dio la vuelta para verme después del grito de Daisy, también preguntó con sorpresa. Respondí sin rodeos.

“¿No puedes ver?”

“¡No puedo! ¡Por eso estoy preguntando! ¿¡Q-Qué es esa repugnancia…!?”

Mis ojos originales estaban ubicados más arriba de lo normal. Con Juego del Dios del Cielo, transformé mi cuerpo en un gigante de diez metros de altura. Incluso a Aikan probablemente le resultó difícil llevarme. Sin embargo, con este tamaño, aunque podría moverme libremente con mis altas estadísticas, la lucha sería más problemática de lo habitual. Por supuesto, no me convertí en un gigante solo para luchar contra los monstruos de esta manera.

Después de todo, lo que agrandé con Tiempo Gigante no fue mi arma, brazos o piernas, sino mis ojos. Agradecí que todo saliera como imaginaba.

“¡Todos miren aquí! ¡Si soy lo que quieren, vengan!”

[¡Usaste Provocar de Alto Rango! ¡Todos los enemigos arden ferozmente de odio y hostilidad hacia ti!]

Valió la pena aguantar el mareo y los gritos. Aunque los El Patiz controlaban sus cuerpos, al final seguían siendo monstruos los cuales eran débiles ante la provocación. No se escondieron detrás de monstruos más grandes para ocultarse de mis Ojos Malvados. Simplemente cargaron hacia mí con una penetrante intención asesina. Por supuesto, con tantos de ellos no pude evitar sudar al verlos.

Solo un segundo después, un sinnúmero de rocas cayeron al suelo.

“¡Vengan! ¡Vengan!”

[¡Usaste Provocar de Alto Rango! ¡Todos los enemigos arden ferozmente de odio y hostilidad hacia ti!]

Llovieron rocas. Incluso hubo monstruos que perdieron la vida después de ser golpeados por ellos.

“¡Vengan!”

“¡Así que ese aspecto repugnante fue a propósito…!”

Fingí no escuchar a Lebuik. Cientos de ojos los cuales cubrían mi cuerpo parpadearon repetidamente mientras apuntaban a más objetivos.

“¡Este es el poder combinado de los míticos Argos y Medusa!”

Argos, el gigante de cien ojos al que Hera le ordenó vigilar a Ío y que fue asesinado por Hermes. Con ojos cubriendo su cuerpo, no tenía puntos ciegos. ¡Era la forma perfecta para mis Ojos Malvados!

“¡Vengan! ¡Vengan a atacarme!”

Grité triunfalmente y parpadeé nuevamente. Los monstruos que se acercaban a nosotros se convirtieron en piedra y solo sobrevivieron aquellos con una resistencia anormalmente alta. Lebuik entonces comentó sobre mi apariencia.

“Ojos por todo el cuerpo… repugnante”.

“No puedo mantenerlo por mucho tiempo de todos modos”.

Fue Zeus quien ordenó a Hermes que matara a Argos. Como poseedor del verdadero nombre de Zeus, fue un poco irónico que tomara la forma de Argos. (Ex: Es aun más irónico porque también tienes el nombre verdadero de Hermes)

Los monstruos que llenaban el cielo disminuyeron visiblemente. Cuando terminó Tiempo Gigante y se hizo difícil para todos los ojos tener el mismo efecto, solo quedaban unas pocas criaturas poderosas.

[¡Gaoooooo!]

[¡Kuaaaaaaaa!]

Sintiéndome satisfecho por el rugido de los monstruos después de perder a sus amigos y subordinados, volví a mi apariencia original. Aunque Juego del Dios del Cielo debería haber durado un par de minutos más, terminó prematuramente. Quizás fue porque tomar la forma de Argos usó más energía, o porque fortalecí el poder de mis Ojos Malvados con ella.

De cualquier forma, como había obtenido el resultado que quería, estaba satisfecho. Ahora parecía haber algo de esperanza. Con un suspiro de alivio, saqué una poción de maná de mi inventario.

“Aikan, adelante. Aplasta todo”.

[¡Uoooooong!]

Realmente solo quedaba poco. Al darse cuenta de esto, Daisy ordenó a Aikan en una pose genial. Aunque estaba muerto, Aikan respondió inteligentemente con un rugido y cargó hacia adelante. Los pocos monstruos que quedaban no tenían ninguna posibilidad contra Aikan.

“¡Solo cinco kilómetros más, Príncipe Heredero!”

“¡Cálmate, Ren-nim! ¡Espera!”

“Kuk, ¿cómo puedo calmarme, Lebu… ik?”

Aaah, aunque fue un viaje difícil, una vez que llegáramos a la costa, todo terminaría… ¿Eh?

“Como era de esperar… hay un ejército”.

Por supuesto, también lo esperaba. No pensé que intentarían detenernos solo con monstruos. Sin embargo, el ejército de pie junto a la costa como salvavidas en una playa pareció sorprender a Ren y Lebuik más que a mí o a Daisy.

“¿¡Cómo se atreven…!?”

“Dios santo…”

Ren y Lebuik exclamaron. ¿Conocían a alguien? Inspeccioné el suelo. Aunque no había tantos como los monstruos que enfrentamos en el cielo, el espíritu refinado y la aguda intención asesina de los soldados irradiaba. Por supuesto, dado que la mayoría de ellos eran hombres, realmente no había una razón para seguir mirándolos. Después de todo, no podía estar seguro de cuán fuertes eran antes de luchar contra ellos.

Aparte del ejército, centré mi atención en… el comandante. Correcto, la fuerza de un ejército realmente estaba en manos de su comandante. Miré al hombre que estaba al frente. Cabello dorado como la melena de un león, profundas arrugas en la frente y brillantes pupilas doradas. El cuerpo firme, fuerte y musculoso, y el conjunto de armadura negro azabache. Finalmente, en sus manos, una gran claymore.

Era demasiado parecido a alguien que conocía. De hecho, casi tenían la misma cara. No importa lo denso que fuera, no fue difícil averiguar quién era.

“¡Su… Alteza…!”

“¡Kuuk, Padre…!”

“…”

La última prueba nos espera en la costa. No era otro que el Héroe del continente Panan y el enemigo del mundo.


Anterior |Índice| Siguiente

10 comentarios

    • Obvio, es una combinación bastante efectiva que si se conoce de mitología uno podía esperar desde hace bastante (como es mi caso, ello incluso la primera vez que lo leí), además que el Devorador de Maná simplemente le haría arrasar como ya están haciendo, no le ayudaría a deshacerse instantáneamente de miles a cada momento hasta que llegaran a la costa, quiero decir, la diferencia de a cuantos podía matar por segundo entre ambas transformaciones era abismal.

      Me gusta

      • Pero yo creo que aunque se transformase en el devorador de mana, no podría abasorber mana, porque a mi parecer absorber mana es una habilidad, no una capacidad de su cuerpo y la habilidad de zeus no puede copiar habilidades

        Le gusta a 1 persona

        • Hmm, no recuerdo si se menciona el que pueda copiar habilidades, y en el caso del Devorador de Maná el maná es literalmente su alimento, sin este muere como se mostro con Shin, así que debería haberla podido copiar, pero bueno, de todas formas no habría sido tan útil transformarse en este en lugar del Argos por lo que ya dije.

          Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .