Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 47


Capítulo 47 – El viento aúlla la parte final

 

EZ: Capítulo Único y a 2 cap de estar al día, disfrútenlo~~


Había un tío corpulento con una tierna sonrisa.

 

Se llamaba Gyoku’en. Esta persona venía a ver a la madre de Rikuson de vez en cuando. Rikuson oyó que se le llamaba el nuevo You. Más que un viejo conocido, era aparentemente un pariente. Debe ser una de las personas originarias del clan Ih, que se convirtió en viento.

 

El regordete Gyoku’en le dio un dulce a Rikuson.

 

“Qué niño tan inteligente. ¿Puedes darme a tu hijo?”

 

“Déjalo ya con las bromas”, dijo su madre.

 

El tío tenia esos intercambios con su madre.

 

“Te están ridiculizando por tener demasiadas esposas.”

 

“Ahora bien. Una familia que pueda mantener debe estar bien.”

 

A Rikuson le parecía misterioso que fuera un cazador de mujeres con su aspecto.

 

Gyoku’en había creado una gran casa de comercio en la capital oeste. Había producido artículos de seda y cerámica para la exportación en lugar de papel y suministrado cristalería importada. También producía vino de uva en la provincia de Isei y lo vendía junto con los productos importados. Había personas a las que les gustaban los productos importados de clase alta, así como una clase de personas a las que les gustaba el vino de uva local de baja acidez.

 

“Y por eso, voy a comprar productos de tan lejos como Sha’ou para proveer a mis esposas e hijos”, dijo él.

 

“Oh Dios, ¿estará bien que un hogar pierda la cabeza durante un largo período de tiempo?”

 

“Los niños han crecido. Mi hijo mayor ya está casado y tiene hijos. Y con mis inteligentes esposas aquí, se las arreglarán”.

 

Gyoku’en sonrió ampliamente y su madre sonrió, atrapada en el momento.

 

“Más importante aún, ¿empezamos a sacar la piedra negra?” preguntó él.

 

Una vez más, Rikuson escuchó las palabras piedra negra.

 

“Sí. No tenemos elección cuando hay malas cosechas. Tú también suministras algo en tu casa”, respondió su madre. Su hermana también tenía una expresión suave. Rikuson era la única persona aquí que no tenía ni idea de lo que estaba pasando. (EZ: Si ya vi, hablan de carbón no me di cuenta hasta ahora)

 

“La cantidad que produciré será en forma decente, ¿verdad? Si estás tan preocupada, creo que puedo proporcionarte algo de apoyo”, dijo Gyoku’en.

 

Su madre y su hermana tenían expresiones suaves. “¿Qué quieres a cambio?”

 

“Eso es irrespetuoso.”

 

“Los hombres del clan Ih son criados para ser astutos como comerciantes.”

 

“…Quiero que me prestes el registro familiar.”

 

El registro familiar. Un registro del linaje de las personas de la provincia de Isei. Había personas que carecían de uno, pero los que iniciaban un negocio en la capital oeste tenían que hacer uno para verificar su identidad por lo menos.

 

Su madre meneó la cabeza. “No puedo. Es un documento público. Con el préstamo, ¿quieres decir que lo reescriba?”

 

“…No es posible?”

 

“Así es. Además, actualmente se presta a Rin-taijin como material.”

 

“Ya veo.” Gyoku’en parecía decepcionado.

 

“¿Por qué quieres reescribirlo?”

 

“El lugar de nacimiento de mi hijo mayor. Es el único que escribí honestamente. No tengo ni idea de dónde se enteraron; los granjeros con malas cosechas venían a pedirme dinero prestado a través del chantaje.” Gyoku’en parecía preocupado.

 

“Tu primera esposa…. era de la tribu de los lectores de viento, ¿verdad?”

 

“Sí. La tribu de los lectores de viento a la que había planeado unirme. Cuando nos volvimos a ver, todavía se acordaba de mí. Ya que nos hemos visto muchas veces antes.”

 

Hablaron sobre la tribu que pereció. Rikuson quería oír más, pero su madre le dijo que era casi la hora de acostarse.

 

“Vamos, ve a la cama.” Su hermana mayor lo llevó al dormitorio.

 

“Hermana, ¿qué es la piedra negra?” le preguntó a su hermana mayor desde su cama.

 

“No necesitas saberlo todavía.”

 

“¿No me dijiste que estudiara cuando me preocupa no saber nada?”

 

“…La piedra negra es carbón. Es una roca ardiente que se extrae en una montaña en el oeste.” (EZ: Si lo sabía)

 

“¿Y qué pasa con ella?”

 

“Cuando hay pérdida de cosechas, habrá muchas familias que no podrán comprar combustible cuando hayan dado todo por la comida.”

 

“Mmm”.

 

“Lo distribuimos a las familias de esa manera.”

 

“¿Ah, sí?”

 

Entonces no es un problema, pensó Rikuson.

 

“¿Es difícil extraer carbón?” preguntó.

 

“Sí, es difícil. Usamos esclavos.”

 

“¿Esclavos?”

 

Su hermana no hizo una buena expresión. “Realmente no queremos, pero lo hacemos. Pero los esclavos pueden acelerar su liberación con la cantidad que extraen. He oído que los rápidos pueden ser liberados en cinco años.”

 

“¿Y los lentos?”

 

“Unas pocas décadas. Hace mucho tiempo, también había personas de la tribu de los Lectores de Viento.”

 

“¿No van a liberar a esas personas?”

 

Su hermana sacudió la cabeza. “Ellos nos traicionaron. Nuestra difunta abuela descubrió por casualidad a los que habían sido forzados a la esclavitud y habló con ellos. Parece que estaban planeando ir a otro país con su técnica de manejo de aves. Dijeron que era una tarea difícil, tener a las mujeres como cabeza y a los hombres marchándose. Debieron empezar a creer que la forma patriarcal de otros lugares era correcta, mientras pasaban mucho tiempo en un estilo de vida nómada.”

 

“¿La abuela los envió a las minas?”

 

“Sí, ya que pensó que así se liberarían de ser esclavos más rápido. También compró muchos otros esclavos de la tribu de los Lectores de Viento. Pero esas personas aparentemente dijeron que ella los engañó. Parece que pensaron que la abuela no diría nada y los liberaría de ser esclavos.”

 

“¿Aunque serían liberados si trabajaran?”

 

“Tiene sus peligros. Puede que no hagan nada y se queden ahí durante décadas.”

 

Seguramente deben odiarnos, dijo su hermana.

 

.

 

.

 

.

 

Seguramente deben odiarnos.

 

¿A quién se dirigieron las palabras de su hermana?

 

No obstante, entendió que muchas personas odiaban al clan Ih.

 

La mañana de ese día, había mucho ruido. Las personas rodearon la residencia, quejándose de algo.

 

Rikuson no tenía ni idea de qué era qué. Abrazó a sus asustados primos y los tranquilizó.

 

“Hermana, ¿qué está pasando? Hay mucho ruido afuera”, preguntó Rikuson.

 

“Mmm, está bien.”

 

No estaba nada bien. La complexión de su hermana mayor era espantosa.

 

Su madre vino y habló con la madre de su primo, la tía de Rikuson. La llamó tía, pero no era la tía que era la jefa del clan Ih. Era la hermana menor que era muchos años más joven que su madre.

 

“Salgan por la parte de atrás. Llévate a los niños”.

 

Rikuson también estaba incluido entre los niños.

 

“La casa de la nueva esposa You está cerca. Deberías saberlo. La antigua bailarina. Los niños están cerca en edad y tú también te llevas bien con ella.”

 

“P-, pero”.

 

“¡No importa eso! ¡Tómalos y vete!” Su madre echó a su tía con un tono autoritario. También empujó a Rikuson.

 

Su madre y su otra tía salieron en público. Se presentaron ante la multitud enfurecida y hablaron. Rikuson sabía que estaban ganando tiempo para ellos.

 

“Vámonos, mientras tengamos la oportunidad”, dijo su tía.

 

Fueron a la casa de la nueva esposa de la familia You. Había una mujer de cabello rojo y ojos azules. Notando el grupo de Rikuson, ella los hizo entrar por la entrada trasera.

 

“¿Qué… qué está pasando?” Su tía más joven no se parecía a su madre; tenía una personalidad despreocupada. Así que rara vez estaba en la misma posición que su madre para ser incluida en las reuniones familiares. Sus hijos también eran jóvenes.

 

“Dicen que el clan Ih es deshonesto y que el clan ha estado en conversaciones directas con la capital.” El largo Cabello de la pelirroja dama revoloteaban hacia abajo.

 

“¿Deshonesto?”

 

“Sí, el clan falsificó la producción de la mina. Y…”

 

“¿Y?”

 

“Que el clan Ih se jacta de tener un verdadero sucesor, un hijo con la sangre del emperador en sus venas.”

 

“…Eso es imposible.”

 

Su tía y la pelirroja miraron a Rikuson.

 

“Es un invento, ¿verdad?”

 

“¡Es un invento!”

 

“¿Pero quién es su padre?”

 

“Sobre eso…”

 

El clan Ih tenía la costumbre de no revelar a los padres. Esto se debió a un evento en el pasado donde el padre del hijo del jefe salió y conspiró para apoderarse del clan. Rikuson tampoco sabía quién era su padre.

 

“Es cierto que mi hermana fue a la capital antes de que naciera este niño, pero el momento no coincide. No puede ser un hijo de la realeza, y lo más importante, ¡no podemos revelarlo!”

 

Como dijo su tía, el clan Ih no nombra al padre. Tienen muchos parientes que han tenido que ser el hijo de un noble de un país extranjero o el hijo de un actor, pero nadie habla de ello. Este era el gobierno de las mujeres de las Ih.

 

“¿No es una tontería que la capital tome eso en serio? Dicen que alguien entregó la carta.”

 

“Al parecer…” La pelirroja se tambaleó. “…Estaba usando el escudo de mi casa.”

 

“¿Qué?” Su tía abrió los ojos de golpe.

 

Ansiosas, las tres hermanas rompieron a llorar cuando vieron a su tía perder la calma.

 

Rikuson no pudo hacer nada.

 

“¿Estás bien?” Una niña pequeña se acercó. La niña pelirroja de ojos verdes acarició a sus pequeños primos.

 

“You(葉), trae a los niños adentro y juega con ellos”, dijo la dama pelirroja.

 

“Sí, mamá”. La dama pelirroja tiró de las tres hermanas hacia ella. Ella también trató de detener a Rikuson, pero se negó.

 

“Entonces, ¿es Gyoku’en-sama?”, dijo su tía.

 

“No, mi marido viajó a Sha’ou. Es todo lo que sé.”

 

“Entonces, entonces…”

 

“De todos modos, cámbiate de ropa. Tengo un traje para una nodriza, y también…”

 

Su tía se desplomó hasta el suelo. Sus primos fueron al cuarto de los niños.

 

¿Podemos confiar en esta dama pelirroja? pensó Rikuson.

 

Y él sabía quién no podía quedarse más aquí.

 

“¡Oye, tú!” La dama pelirroja intentó detener a Rikuson.

 

Sin embargo, Rikuson se liberó de las manos de la dama y se dirigió a la residencia.

 

El asunto de la mina era sobre la piedra negra. Lo que su madre hizo fue por las personas de la provincia de Isei. Pero la capital no lo entendió, ya que sólo evaluaban los números en la superficie.

 

La otra cosa era el problema de la fabricación. El que se necesitaba ahí, tenía que ser Rikuson.

 

Si yo, si yo salgo.

 

No pasaría nada si fuera. Pero tenía que ir. Riksuon corrió con un sentido del deber sin sentido.

 

Los alborotadores aumentaron en la residencia. Los guardias cayeron, atropellados. También había personas a caballo y golpeando a los demás como si estuvieran aliviando su ira. Los espectadores vitorearon. También había personas que miraban con pena. Sin embargo, nadie ayudó.

 

Las personas no tienen idea de qué hacer en una situación extrema.

 

Recordó las palabras de su madre.

 

Se convirtió en una especie de frenesí enloquecido.  Ocasionalmente, las personas encontraban placer en la violencia. Y el clan Ih que controlaba la capital oeste, las mujeres que son, tendrían que ser una monstruosidad para una parte de las personas.

 

Podía oír gritos chillones que venían de varios lugares.

 

No. No.

 

No era la voz de su hermana. No era la voz de su madre.

 

Escuchó muchas voces familiares, pero Rikuson eligió cruelmente su prioridad.

 

Se dirigió a la habitación en la que siempre estaban su hermana y su madre. Se deslizó a través de los hombres que se perdieron en la violencia y el saqueo. El continuó pidiendo disculpas a las mujeres del clan que se acercaron a él.

 

Los rufianes que tenían una causa justa se convirtieron en demonios manchados de lujuria.

 

Su cuerpo estalló en sudor. Su puño cerrado estaba mojado. Jadeaba como un perro. Estaba sediento por la deshidratación.

 

Cuando pasaba cerca de alguien, se escondía en pánico.

 

Tenía los brazos inmovilizados por detrás delante de la habitación de su madre. Pateó sus piernas en pánico.

 

“¿¡Por qué estás aquí!?”

 

Era su hermana mayor. Con la cara pálida, puso su mano sobre la boca de Rikuson que estaba a punto de gritar. Su ropa era un poco diferente a la habitual. Su pelo estaba atado en un bulto y envuelto en tela, y llevaba ropa de hombre.

 

“Hermana. ¿Dónde está mamá? ¿Qué pasa con tu ropa?” preguntó Rikuson.

 

“Mamá está adentro. Sólo estoy pidiendo prestada tu ropa de llegada a la mayoría de edad”, respondió su hermana.

 

“¿Qué?” Fue llevado a la habitación mientras no estaba seguro de lo que ella estaba hablando.

 

Su madre llevaba una espada.

 

“Mamá”.

 

Tan pronto como la llamó, algo se le metió en la boca. Su hermana había cortado un trozo de tela para amordazar a Rikuson.

 

“¿¡!?”

 

“Cállate, eres demasiado ruidoso.”

 

“No te hagas notar, nunca.”

 

Su hermana ató las extremidades de Rikuson y, con la ayuda de su madre, lo metió en un gran baúl. Lo cerraron y cuidadosamente colocaron una piedra pesada sobre él.

 

“Proteges las tierras del oeste. Ese es el deber de los hombres del clan Ih. Usa lo que sea y a quien sea que esté a su disposición.” Su hermana sonrió.

 

“¿Estará bien el fuego aquí?”

 

“Sí. No se quemará. Debería estar bien. El edificio puede ser usado de nuevo.”

 

Rikuson no tenía ni idea de lo que estaban hablando. Se asomó por el surco del maletero.

 

“Mamá, ¿me veo bien?”

 

“Sí, lo pareces. Un poco más viejo, él será así. No hagas ruido.”

 

“De acuerdo.”

 

Entendió las intenciones de su hermana y su madre. El único hijo varón del clan Ih era Rikuson. Si creyera en la excusa de los alborotadores de la blasfemia de tener un nombre de la familia imperial, tendrían que estar apuntando a Rikuson.

 

Su hermana planeaba convertirse en su doble.

 

“¡¿?!”

 

No podía hacer ningún sonido con su mordaza. No podía moverse con los brazos y las piernas atados. Pero, podía oír los sonidos de la violencia que se acercaban. Voces bestiales y el hedor de la sangre y la grasa.

 

Su madre blandió su espada.

 

La esgrima de su madre era como un baile. Dejaba hermosas líneas de espada en el aire, pero era ligera y fugaz. Sólo podía arañar al oponente.

 

Alto, alto.

 

Mordió la mordaza. Estaba llena de saliva. El fondo del tronco estaba ahora empapado de lágrimas y saliva.

 

No puede hacer nada. Estaba irritado.

 

No quería recordar lo que le pasó a su hermana y a su madre. Pero necesitaba recordar sólo la cara del hombre que usó la violencia.

 

Tampoco podía parpadear.

 

Un diente doble que brillaba con saliva. Piel bronceada. Manos ásperas y huesudas, orejas y tipo de cabello. Una voz grave como la de un actor. Rikuson no sólo recordaba la cara. Usó sus cinco sentidos y camufló su cabeza con toda la información que pudo adquirir. Para que nunca lo olvidara…

 

Había justicia en los ojos del rufián. Si descubre algún mal absoluto, haría cualquier cosa, tenía esa justicia egoísta e incontrolable.

 

Emociones hirvientes, una sensación como una piedra calentada, presionaba a Rikuson. A pesar de que se deshidrataba, se calentaba como si fuera a evaporarse.

 

Este bastardo, este bastardo, él…

 

El hombre agarró la cabeza de su hermana. La arrastro por el pelo.

 

Quería golpear al hombre ahora mismo. Quería matarlo. Pero no podía. Si lo intentaba, Rikuson probablemente moriría sin siquiera dar un golpe.

 

Su hermana y su madre lo sabían. Por eso encerraron a Rikuson. Lo ataron para que no pudiera hacer nada.

 

Se le secaron los ojos. Ya no podía llorar más. Sólo maldijo su debilidad. Se maldijo a sí mismo, que era pequeño y tonto, y no podía hacer nada…

 

La cabeza de Riksuon se sobrecargó por la ira y las maldiciones. No supo cuando se desmayó. Se despertó cuando escuchó sonidos.

 

¿Todavía había rufianes? Ya no perdonará más. Pase lo que pase, los matará.

 

Rikuson se retorció en el tronco como una oruga. La pesada piedra colocada sobre él cayó mientras luchaba.

 

Se frotó la cara contra el grupo mientras se arrastraba. Sacó la mordaza y gritó con voz ronca. “¡Te mataré!”

 

El hombre al que miraba estaba llorando. Estaba arrodillado ante el destrozado caparazón de su madre. “¿Cómo pudo pasar esto…”

 

Una sonrisa gorda y tierna apareció en sus recuerdos.

 

Gyoku’en estaba alh.

 

Rikuson mordió la pierna de Gyoku’en mientras se arrastraba y retorcía su cuerpo. Normalmente, estaría más tranquilo. Gyoku’en lloraba lágrimas de pena y arrepentimiento, así que definitivamente no era el objetivo de su rencor.

 

Gyoku’en tranquilizó a Rikuson, que le mordió sin decir nada.

 

“Lo siento. Lo siento. Es culpa mía. Todo es culpa mía.” Su pierna estaba siendo mordida, probablemente sangrando, pero Gyoku’en continuó calmando a Rikuson.

 

(EZ: Ahora, ¿adivinen quien fue el culpable?, bueno es más que obvio por ende es aún más satisfactorio lo que paso hace 2 cap)

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (Si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho por favor), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .