Parallel World Pharmacy: Volumen 4 Capítulo 14: La ruina del alquimista Hermès



NTE: Primero que nada, el capítulo de esta ocasión tenía muchas partes incomprensibles, hice lo mejor que pude para arreglarlo, pero es posible que aun queden algunos errores o incoherencias, segundo, no sé si es el autor o el traductor, pero había una cantidad decente de palabras entre paréntesis en medio de cada párrafo (no como pensamientos, sino como aclaraciones) borré y acomodé la mayoría de esos párrafos, pero igual dejé algunos.


Cuando Falma se da cuenta de los horribles hechos sobre el tesoro sagrado, se aparta de Solomon e intenta entrar en la sala de espera de farmacología de Hugo en el palacio para confirmar la verdad, mientras un farmacólogo y un cortesano que no saben nada conversan sobre el reputado alquimista en la capital imperial a medida que se emocionan. Falma puede oírlos desde el interior de la habitación.

(Oh, la discusión surge en el momento perfecto)

Parece que Falma no tiene que apartarlos del tema.

“… Por eso, la demostración de alquimia fue un éxito.”

“El otro día, se realizó una demostración en algún lugar de la Ciudad Imperial, y parece que fue un gran éxito. Pero fue difícil solicitarlo después, como volver a mostrar el homúnculo.”

Los rumores del alquimista Hermès finalmente han comenzado a extenderse en la corte real.

“Solo una vez, quiero ir a verlo.”

“Parece que solo un alquimista o su discípulo pueden entrar al lugar. Los alquimistas aristocráticos están pagando por adelantado, sin embargo, no es así cuando se trata de alquimistas entre los plebeyos, por lo que debe basarse en algún tipo de conexión …”

Hermès tiene éxito al excluir a todos los alquimistas aristocráticos bien educados del lugar, tal vez por temor a exponer su fraude.

(Si es así, entonces Pierre pudo entrar porque era un alquimista plebeyo)

“Todos, buen día para ustedes.”

Falma entra a la sala de espera de farmacología en medio de su conversación con una cara sonriente, por lo que los dos lo enfrentan.

“Oh, Falma. Hola. Estás aquí en tu día libre.”

“Tengo un poco de trabajo del que ocuparme. Me iré una vez que termine.”

Falma inventa una buena excusa. Entonces, como si fuera el momento adecuado, uno de los farmacólogos de primera clase habla con Falma y Hugo.

“Gracias por todo su arduo trabajo. Entonces, ¿el Conde y Falma conocen la historia del alquimista?”

Hugo acaba de completar el examen del cortesano, registra la entrada médica mientras se prepara para regresar a casa y de repente se sorprende.

“Ah, bueno, he escuchado un poco sobre eso, pero no pude ver el arte divino y no me interesan las estafas.”

Falma niega la alquimia de Hermès para que no se sospeche que estuvo involucrado recientemente.

“Peh, así que es solo una estafa, y solo una fantasía. ¿Falma piensa que su alquimia es teóricamente posible?”

Un farmacólogo inteligente le hace a Falma preguntas más profundas mientras es el centro de atención.

“El oro es un elemento, por lo que no se puede sintetizar y crear de nuevo. A menos que uses algo de magia especial, definitivamente es una estafa.”

Cuando Falma da una breve explicación de la esencia (científica), el movimiento de Hugo cesa. Hugo mira sospechosamente a Falma.

“¿Insinué algo erróneamente? ¿Su señoría?”

Entonces, Falma le devuelve la mirada.

“Er … ”

Quizás sea porque Falma estaba vestido de chica esa noche, Hugo no pareció darse cuenta de que Falma asistía a esa reunión de alquimia.

“Si es así, es necesario encontrar al estafador. El imperio debe rastrearlo.”

Decepcionado por el fraude, el hábil farmacólogo suspira y sugiere que el alquimista estafador debe ser disciplinado rápidamente.

“No puedo permitirme esa cantidad de dinero (para ver la demostración real)”

Falma bromea mientras el farmacólogo y el cortesano se ríen.

“Solo tiene que mostrarme un poco de dinero y puede verlo.”

“Eh eh, ¿es eso cierto?”

El farmacólogo está encantado.

“Por favor, mantenga sus ojos en su dinero.”

Falma sostiene el dinero a la ligera con la mano derecha, cierra los ojos y canta un encantamiento parecido a un hechizo. Cuando cree que es seguro terminar el canto, abre los ojos.

“Ahora se ha ido.”

Después de decir eso, Falma abre la mano con confianza. El farmacólogo se ríe de Falma, que es bueno copiando a Hermès, como si se burlara de Hermès. Hugo también suspira mientras cree que Falma es capaz de realizar la hazaña de la alquimia.

“Y no hay nada en eso.”

“Wa wa, fue suficiente para llenar un recipiente (lleno de risas). Falma viene a burlarse de nosotros.”

Falma se ríe con ellos y luego, de repente, gira los dedos.

“Está justo detrás de aquí.”

El polvo de oro ondea suavemente cuando el oro entra por la esquina de su campo de visión.

“¿¡Eh!?”

Mirando hacia atrás como si fueran repelidos desde donde están, hay una pila de polvo de oro que llena la habitación. El oro brota de la superficie como una montaña dorada y se esparce por la superficie. Es una cantidad indescriptible de oro, como si esta montaña fuera una cantidad acumulativa de oro de todo el imperio. La hábil farmacóloga recupera el sentido e involuntariamente mete las manos en la pila de polvo de oro para comprobar la textura.

“Justo ahora, ¿viste eso?”

Falma chasquea el dedo cuando ve sus expresiones de incredulidad en sus ojos, el oro desaparece sin dejar rastro.

“¿¡Qué… dónde diablos está el oro de hace un momento……!?”

Tanto la farmacóloga como Hugo están desconcertados, pero el cortesano aplaude a Falma. (NTE: este párrafo me es medio confuso ya que menciona dos farmacólogos (la farmacóloga más un farmacólogo) pero decidí cambiar al farmacólogo con el cortesano.)

“¿Pensaste que era real?”

Falma pregunta bromeando mientras mira la reacción de Hugo.

“Justo ahora, ¿¡qué hiciste!?”

“Es un truco mental. Es un truco de magia.”

Falma responde con una cara fría.

“¿Magia? ¿Es eso así? No, esto es maravilloso. Por favor, dime cómo lo hiciste.”

“Esto es genial para el entretenimiento. Escuché que los alquimistas están pagando un puñado de dinero (por el entretenimiento), ¡pero la demostración de Falma es diferente!”

“Mientras no reveles los secretos ocultos de los trucos de magia, será entretenido.”

Falma se niega a revelar los secretos ocultos como excusa plausible. El mecanismo en la creación de su oro es a través de Creación de Sustancias y de la habilidad Borrar. Muestra la verdadera alquimia sin mentiras o trucos ocultos, y lo llama truco de magia, al contrario de los engaños. Esto hace que el espectáculo de alquimia de Hermès sea inútil.

“La demostración de Hermès de la creación de oro no es como la de Falma.”

La farmacóloga está encantada de ver una buena demostración contrario a la expresión de Hugo que muestra retraimiento y no muestra su risa. Falma no tiene tiempo para preparar los secretos ocultos, y no importa qué trucos existentes pueda usar Hugo, la misma demostración es imposible. Sabe que no fue un truco de magia.

“Si ese famoso alquimista continúa estafando, todos sus trucos quedarán expuestos y será juzgado.”

Falma se lo dirá a todos en el próximo show, y solo él se encargará del verdadero Hugo.

“Oh, eso será desgarrador. Por favor, véncelo en su juego.”

La farmacóloga admite que será un evento interesante.

“Es sólo cuestión de tiempo para que sucedan cosas malas.”

La declaración de Falma es una amenaza directa para Hugo. Hugo luego ve el dedo de Falma equipado con un anillo familiar. (N/T: cuando Falma se vistió de chica en la demostración y usó el mismo anillo)

En su camino de regreso a la residencia de la familia De Medicis, Falma descubre que lo están siguiendo, después de salir de la sala de farmacología de Hugo en el palacio. En lugar de regresar a casa, monta su caballo hacia el páramo en las afueras de la Ciudad Imperial. Cuando Falma se da la vuelta, ve a un hombre enmascarado siguiendo de cerca a su caballo. Falma ya conoce la verdadera identidad del hombre enmascarado.

“¿Por qué no se quita la máscara, señoría? Ya sé quién es incluso cuando se está escondiendo.”

De prisa, Falma grita al hombre enmascarado.

“Eres el alquimista Hermès. ¿Por qué no dejas de estafar?”

La expresión de Hugo cambia y su boca deja escapar una sonrisa malvada ante la declaración de Falma, como si Falma hubiera visto todo.

“Santo cielo. Si te rompo el cuello ahora, esta noche… no podrás contárselo a nadie.”

Hugo saca un bastón dorado con tres piedras de cristal. La habilidad de Hugo como usuario de artes divinas es ejemplar. En respuesta a sus acciones, Falma también saca el báculo del Dios de la Medicina. En la mano de Falma, sostiene un báculo delgado, hermoso y transparente. Hugo ve el báculo y se retira. Falma siempre lleva su báculo del Dios de la Medicina, pero lo guarda en una vaina y nunca lo saca en la corte real.

“¡Qué, ese báculo es…! El báculo del Dios de la Medicina … ¿¡Por qué está aquí!? Es un báculo que los humanos no pueden tocar.”

“Oh, ¿lo sabes?”

Falma lo hace girar y lo muestra. Hugo conoce al Dios de la Medicina ya que el dios es la deidad guardiana de los farmacólogos de la corte, y probablemente debido a ese conocimiento, también conoce el báculo del Dios de la Medicina. Si Falma mostrara la cresta sagrada del Dios de la Medicina en su brazo, Hugo podría gritar e inclinarse, dándose cuenta de lo que significa.

“Tengo algo que me gustaría saber.”

Falma toma aire.

“Las almas de los muertos están contenidas en las piedras del fondo del lago, que es la misma piedra de este báculo. Cuando lo descubrió, permitió que el mono sostuviera la piedra del alma de los muertos y creó la fusión, mintió acerca de que era un homúnculo y engañó a muchas personas. También abusó de su abundante conocimiento para estafar a los alquimistas entre los plebeyos … … ¿Me equivoco?”

Hugo no tiene objeciones. Se muerde los labios ligeramente, pero reconoce que es la verdad hasta cierto punto.

“¿Por qué hizo eso? Perdió a una subordinada importante debido a su fraude.”

“¿Subordinada? Eso era solo un cadáver viviente. Ya estaba muerta, así que no importaba.”

Hugo señala con su bastón a Falma.

(¿Un cadáver viviente? ¿Qué significa eso?)

Esa alquimista tenía temperatura corporal y respiraba. Su cuerpo no era ni un cadáver ni un espíritu maligno. Falma se pregunta sobre el significado de la declaración de Hugo.

“Plan de sublimación de nobleza, ¿entiendes qué es el colectivo…?”

Hugo replica con una voz llena de malicia y rencor.

“¡¿Sabes qué es?! ¡Falma! ¡¡¿Lo sabes?!!”

Sus ojos se abren de par en par y grita mientras echa espuma por la boca. La imagen del farmacólogo de la corte que era un caballero amable y elegante ya no está ahí, es solo una sombra. Solo hay un hombre lamentable y feo que está obsesionado con el odio y la locura.

(Entendí completamente mal a esta persona)

Falma flota suavemente en el aire con el báculo del Dios de la Medicina en la mano. Al mismo tiempo, el báculo libera aproximadamente la mitad de su poder divino que normalmente suprime. Un torrente de poder divino se genera instantáneamente en el área abierta a partir del báculo, formando un vórtice de poder divino. El trueno ruge, la tormenta brama y la atmósfera tiembla.

“Lance d’eau …” (NTE: aclaración, a partir de ahora, los hechizos de Falma serán en español, los de los demás serán en francés ya que Ellen y Pile, durante su pelea, recitaron en francés, o eso recuerdo.)

Al ver esto Hugo reconoce la diferencia de poder entre ellos y entra en un estado de pánico, trata de liberar su arte divino, pero es aplastado por el poder divino de Falma antes de que pueda reunir su propio poder divino en su bastón para activarlo. Hugo es un usuario de artes divinas de atributo agua, y al usar el mismo tipo de técnica, el poder de Falma lo supera. Falma balancea intencionalmente el báculo del Dios de la Medicina con grandes movimientos. Cuando hace girar su báculo, los pilares de hielo se elevan rápidamente hacia el cielo, como si estuvieran agarrando a Hugo mientras estaban a su lado. Sin embargo, los pilares de hielo no tocaron a Hugo. El bastón de Hugo se rompe por la presión del poder divino de Falma que de forma indirecta lo impacta.

“¿Qué pasa? ¿No puedes conjurar?”

Falma mira a Hugo desde arriba y llama a Hugo, quien se desploma de rodillas mientras su cuerpo se estremece de miedo. Hugo se da cuenta de que Falma es alguien que no se debe tocar. En su estado de pánico, Hugo saca una pistola tipo revólver que no está ampliamente disponible en el imperio y dispara varias balas a Falma.

(¿Es una pistola de última generación? No puede ser abrumado por los grandes aristócratas)

La trayectoria de las balas parece muy lenta a la vista de Falma. La velocidad de conducción nerviosa de Falma se acelera a gran velocidad.

(¿Se la dieron?)

Los aristócratas luchan con un bastón. Hay espadas y pistolas, pero nunca las usan, incluso si están muriendo. Falma le preguntó a Ellen al respecto, pero Hugo no es parte de ese grupo.

“¡Lo hice…!”

El disparo es tan certero que Hugo grita involuntariamente. Sospecha que los tres disparos han alcanzado el pecho de Falma, pero solo se hace un agujero en su ropa y las balas atravesaron el cuerpo de Falma que está intacto. Falma recibe todas las balas hacia su cuerpo sin cubrirse con sus manos ni con magia. Falma reconoce que las cosas que chocan con la velocidad y la masa pueden evitarse mediante la semimaterialización. Entiende las características de su cuerpo con el uso del poder divino del Dios de la Medicina.

“Tú eres … … ¡¿Qué eres?! ¡¿Mon-Monstruo …?!”

La bala alcanza a Falma. Aunque lo golpean, no se cae. La bala ni siquiera le hace temblar. Hugo se recupera y es capaz de pronunciar una frase no abusiva con sus labios temblorosos.

“Entonces, ¿qué eres?”

Incluso Falma no sabe lo que es.

“Vamos.”

Cuando Falma mueve ligeramente las yemas de sus dedos, una gruesa capa de hielo cubre la parte inferior del cuerpo de Hugo, la tierra lo congela en su lugar hasta el punto de no poder moverse. Falma flota y se acerca lentamente a Hugo, mientras Hugo lucha y grita, por lo que Falma hace girar su báculo del Dios de la Medicina en su otra mano y luego lo gira rápidamente hacia Hugo para que se agite de miedo. Hugo siente que lo apuñalarán … se protege endureciendo su cuerpo y cierra los ojos mientras el bastón llega a la mitad. Sin embargo, no hay un golpe mortal, pero el báculo del Dios Medicinal perfora el cráneo de Hugo.

“Decadencia de la Divina Primavera.”

La voz de Falma resuena en el cerebro de Hugo, con una sensación como si su cabeza hubiera sido movida por el báculo, seguida de un sonido de clic que significa que algo en el cuerpo de Hugo se ha cerrado. La vena divina se puede cerrar sin cantar, pero Falma se atreve a pronunciar la frase del canto para grabarla en los oídos de Hugo para que pueda recordar lo que se le ha hecho. Falma le susurra.

“He cerrado tu vena divina. Compensarás a las víctimas por tu acto fraudulento, y si estafas a otros nuevamente, no tendrás que preocuparte por tu crimen ni por tu vena divina nunca más. En otras palabras, ahora estás arruinado.”

Después de escuchar eso, la mitad inferior del cuerpo de Hugo se descongela.

“Hii …i” (NTE: un grito asustado, ya saben :v)

Hugo está completamente dominado por las palabras que contienen intimidación y coacción absolutas, especialmente viniendo de la boca que no pertenece a un niño. Falma lo deja en el páramo y monta su caballo de regreso a la mansión. Al final, Hugo está completamente ileso, pero sufre un grave trauma mental.

A partir de entonces, la sesión de estudio de alquimia nunca más se llevó a cabo en la Ciudad Imperial, y el alquimista llamado Hermès desapareció en la oscuridad. Hugo, quien fue amenazado por Falma, gasta su fortuna al compensar a los alquimistas. Dada la solidez financiera de su familia, el dinero que se recaudó de los alquimistas no es una gran suma. Los alquimistas están muy contentos de recibir la pepita de oro de un remitente desconocido.

Como prometió, Falma está pensando en reabrir la vena divina de Hugo, pero no de inmediato, mientras que Hugo informa a la Emperatriz que está declinando de su puesto como farmacéutico de la corte, le devuelve la placa y huye del palacio. Hugo continúa huyendo de Falma y jura que nunca volverán a verse. Según los cortesanos, cuando se mencionaba el nombre de Falma en la corte real, gritaba y se escapaba. Entre los cortesanos, supuestamente su señoría se había vuelto loco debido a sus celos hacía Falma. Para ese momento (después de la desaparición de Hugo), las quemaduras de Pierre se han curado y reabre su negocio con energía.

“Finalmente me recuperé …”

Falma lamenta haber amenazado demasiado a Hugo. Si la vena divina de Hugo permanece cerrada, tendrá problemas porque no podrá usar las artes divinas inmediatamente después de regresar a su territorio; perderá el estatus de aristócrata superior y no podrá recuperarse ni siquiera como farmacólogo de plebeyos en su estado mental actual. Eso es lo que cree Falma.

“Estoy seguro de que me he excedido demasiado y lamento mi acción, así que necesito visitarlo para abrir su vena divina nuevamente.”

A Falma le preocupa la verdadera intención de Hugo, ya que Hugo no le reveló la verdad. Por eso, Falma decidió visitar el territorio de Hugo como consuelo.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .