Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 46


Capítulo 46 – El viento aúlla la primera parte

 

EZ: A 3 cap de estar al día, disfruten del cap de hoy~~


“Cuando crezcas, te convertirás en viento.”

 

Esto era lo que su madre siempre le había dicho. Cuando alcance la mayoría de edad a los quince años, se irá al mundo exterior. Hasta entonces, estudia los asuntos del mundo, le dijeron.

 

Conviértete en el viento, continúa a la deriva para que las tierras del oeste no se estanquen.

 

Era un recuerdo de la época en que Rikuson no se llamaba Rikuson.

 

Las mujeres protegían el pueblo, y los hombres corrían por los pastizales. Eso fue lo que le enseñaron. Era triste tener que salir de casa un día, pero pensó que sería bueno convertirse en el viento, en los oídos, para ayudar a su madre y a su hermana mayor.

 

Por la mañana, estudió con un profesor. Al mediodía, exploró la ciudad. Por la noche, buscaba la instrucción de su madre y su hermana.

 

El paseo de mediodía era entretenido. Sin desperdiciar el dinero de bolsillo que le dieron, ¿puede comprar algo bueno? ¿Qué puede usar para que ellos estén satisfechos? Esto era, de nuevo, una parte de sus estudios. Muchos de sus parientes masculinos se convirtieron en comerciantes. Rikuson probablemente también elegirá esa ruta.

 

Sopesando el sabor, el costo y la cantidad, trajo las frutas secas y la leche de cabra más adecuadas. Después de eso, se dirigió al salón de shogi.

 

Había una ruidosa multitud de adultos con tiempo libre. Todo tipo de información también va de un lado a otro ahí. Podía oír más en una taberna, pero a Rikuson todavía no se le permitía entrar.

 

Entre los borrachos con tiempo libre, de vez en cuando se reunía con un verdadero negocio.

 

“Oh, muchacho, ¿estás aquí?”

 

El anciano sentado frente a un tablero de shogi era el antiguo secretario que trabajaba en la oficina del gobierno. Actualmente estaba medio jubilado y recogiendo documentos y haciendo una nueva compilación de la historia. Era el mejor jugador de shogi de la capital oeste.

 

“Sí”. Rikuson se sentó al lado del anciano y miró el tablero. “¿Eh?”

 

Perdió. Qué inusual. Rikuson miró al oponente del anciano.

 

El oponente era como un arbusto que crecía. Sus ropas y cabello desgastados no eran diferentes de los que estaban atados o arreglados. La calidad de su ropa no era mala, pero la condición no era buena. Parecía sorprendentemente joven. Con su cuerpo débil, no parecía un residente de la capital oeste.

 

“Hay un pequeño peón aquí”. El hombre de ojos de zorro llevaba un monóculo. Todo lo que había en él era sospechoso. Y hasta dijo peón.

 

“Chico. No te enfades. Rakan-san es ese tipo de criatura”, dijo el anciano.

 

“Me llamó peón”, dijo Rikuson.

 

“Un peón, ¿no es así? Dice que todos los demás son una piedra de go, sabes.”

 

“Una piedra de go.”

 

¿Cometió un error con el peón? Rikuson pensó mientras miraba el tablero de shogi. El hecho de que hiciera poco con todos era testimonio de su increíble habilidad en el shogi. Esta fue la primera vez que vio al anciano perder.

 

Con el interés despertado, también fue al salón mañana y pasado mañana. El hombre llamado Rakan venía todos los días, ¿tiene un trabajo estable? Ese mismo día, el anciano no estaba cerca.

 

“Ha vuelto otra vez, el niño-Ih”.

 

Las palabras que Rikuson no escucharía si el anciano estuviera aquí, las escuchó cuando estaba solo.

 

niño-Ih, los niños del clan Ih. El clan que gobernaba en la capital oeste, tenía sus puntos buenos y sus defectos.

 

Las mujeres se convertían en el líder. Los hombres eran expulsados. Las mujeres no aceptan maridos; los niños no conocen a sus padres.

 

La capital oeste tenía originalmente muchos nómadas intensamente patriarcales que la visitaban con frecuencia. Rikuson entendió lo que se le había llamado así también. Los niños que no conocen a sus padres también eran burlados como engendros de los Ih.

 

Pero, era el clan Ih el que se enorgulleció de proteger las tierras del oeste durante varios siglos.

 

Como el anciano no estaba cerca, Rikuson se sentó al lado de Rakan. Se habían encontrado varias veces antes, pero este hombre no trató de recordar a Rikuson. De hecho, no trató de recordar la cara de nadie más. Sólo se sentaba ante un tablero de shogi, dejaba algunas monedas, luego jugaba al shogi, nada más.

 

“Señor, ¿no puede recordar las caras?” preguntó Rikuson.

 

“No entiendo las caras humanas”, respondió Rakan.

 

“¿No las entiende? ¿No las recuerda después de haberlas visto muchas veces?”

 

“Sólo veo piedras de go y piezas de shogi.”

 

Rikuson no entendía lo que decía, pero no creía que Rakan estuviera mintiendo. Seguramente, para Rakan, era difícil distinguir las caras del ganado. También había nómadas que podían recordar todas las caras de sus cabras. Rikuson no entendía eso. Rakan podía ver las caras de los humanos como las de las cabras.

 

“Entonces, ¿qué haces cuando realmente quieres distinguirlos?”

 

“….” Rakan reflexionó. Pensó en la pregunta de Rikuson mientras jugaba al shogi sin descanso. Su oponente admitió su pérdida con una cara pálida. “Recuerdo la forma de sus orejas. Recuerdo su altura. Compruebo la calidad de su cabello. Recuerdo el olor de su sudor.”

 

“¿No es más rápido recordar las caras?”

 

“No entiendo las caras. Sé que tienen ojos, nariz y boca. Pero se confunden cuando las pongo juntas, así que sólo puedo ver las piedras. Si es el tamaño de sus fosas nasales y el largo de sus pestañas, entonces lo sabré.”

 

Parece que recordaba rasgos específicos, no todo. Era terriblemente agotador, así que aparte de personas extremadamente importantes, no lo haría.

 

“¿Es el señor de la capital?”

 

“Sí. Volveré algún día. Tengo que hacerlo”, dijo Rakan mientras derrotaba a su siguiente oponente.

 

Su madre le dijo que se convirtiera en el viento y se fuera a la deriva, pero ¿aprobaría que se fuera a la deriva hasta la capital?

 

“Cuando seas importante en la capital, ¿me darás un trabajo?” preguntó Rikuson.

 

“Hmm, puedo hacerlo si te ascienden de peón.”

 

“De acuerdo”.

 

Su hermana también le dijo que era bueno hacer cualquier conexión. Ya sea que se convirtiera en un comerciante o lo que sea, era mejor conocer a todo tipo de personas.

 

Cuando regresó a casa, era la hora de la cena. Todos en el clan vinieron a cenar juntos. Todas las mujeres a su alrededor. El clan normalmente daba a luz a muchas hijas y una persona se fue de viaje el año pasado, así que Rikuson era el único niño aquí. Los niños de aquí, aparte de Rikuson, eran tres niñas que nacieron con un año de diferencia. Eran primas de Rikuson, y se parecían mucho como si tuvieran el mismo padre. Su hermana mayor ya había pasado su mayoría de edad, así que estaba entre los adultos.

 

Mientras Rikuson cuidaba de las comidas de sus primos, escuchaba su conversación. Sobre el suministro de alimentos, sobre los bienes importados, sobre los bienes exportados.

 

Su madre era la líder del clan. La que actualmente dirige el clan Ih era la hermana menor de su madre, la tía de Rikuson. Su tía no podía tener hijas. Su hermana mayor, considerada como la próxima líder por su edad e ingenio a este ritmo, se unió proactivamente a la conversación.

 

A través del comercio con países extranjeros, aparentemente se encontraban ahora en un período muy agitado. Como habían estado en números rojos durante años consecutivos, la capital presentó quejas. Rii exportaba una gran cantidad de papel de alta calidad, pero la calidad ha empeorado en los últimos años. Era preocupante, ya que el papel era su principal mercancía, ya que era conveniente llevarlo debido a su ligereza.

 

Además, también había estallado una pequeña plaga de langostas. Como su población creció en número, el aumento de la cantidad de tierras de cultivo se hizo en vano. La capital sólo miraba los números, y negaba el apoyo ya que el rendimiento de los cultivos era el mismo. Con el crecimiento de la población, su suministro de alimentos no será suficiente pronto.

 

“Saquemos la piedra negra”, dijo su tía.

 

Su madre, la hermana mayor de su madre, su hermana mayor y sus primos mayores sólo podían asentir.

 

Rikuson, sin saber qué era la piedra negra, llevó pan a la boca de su primo de tres años.

 

Por la noche, su hermana mayor y su madre le enseñaron la historia de la provincia de Isei. Durante la fundación de Rii, los fieles de la reina madre se convirtieron en los líderes de las tres provincias.

 

El clan Ih que gobernaba el oeste estaba aparentemente bajo muchas dificultades. La tierra era particularmente fuerte con la mentalidad patriarcal. Hicieron poco de cómo el fundador del clan era una mujer y la engañaron muchas veces. Para obtener un nombre, hubo personas que le susurraron dulces palabras, y quienes trataron de arrebatarle su poder.

 

Así, para que la familia no fuera tomada, crearon un sistema matriarcal. No se llevaron a los maridos. Los descendientes eran todos mujeres.

 

Se formó un deber especial para los hombres.

 

Uno de ellos, se convertía en el viento.

 

El viento, también conocido como las orejas.

 

Recorren toda la provincia de Isei para reunir información. Como comerciantes, como nómadas. Aquellos que se convirtieron en nómadas eran más tarde llamados la tribu de los Lectores de Viento. Manejaban las aves y controlaban los insectos.

 

No obstante, hubo un error de cálculo.

 

La tribu de los Lectores de Viento pereció hace 50 años.

 

Una de las varias tribus de lectores de viento perdió el contacto regular con el clan Ih. Se separaron del clan Ih hace años, décadas y siglos. No había más personas que juraran lealtad eterna al jefe del clan del pasado. Antes de que nadie lo supiera, aparecieron personas que se pusieron en contacto con países extranjeros.

 

Entonces ocurrió un incidente. La tribu de lectores de viento con la que perdieron contacto fue completamente destruida por otra tribu. Algunas personas, juzgando que la técnica de usar aves se debía a la línea de sangre, secuestraron a las mujeres para tomar el poder como propio. Luego, para monopolizarlo, mataron al resto y convirtieron a los sobrevivientes en esclavos.

 

El clan Ih no podía perdonar a la tribu de los lectores de viento que habían sido negligentes en la comunicación. La tribu de lectores de vientos restante fue disuelta y los que tenían la capacidad fueron obligados a vivir en la ciudad. Ocasionalmente, parece que aquellos que usaban sus habilidades para el propósito equivocado eran eliminados en secreto.

 

Si la tribu de los Lectores de Viento aún existía, Rikuson tenía otro camino. El camino de atravesar las praderas como miembro de la tribu de los Lectores de Viento.

 

Su madre y su hermana se lo habían dicho. No le enseñaron cómo manejar los pájaros, sino cómo manejar los insectos. También le enseñaron el sistema de las aldeas agrícolas que permanecen en varios lugares.

 

Así, si una plaga de langostas estalla, los hombres del clan Ih que están dispersos por todas partes pueden actuar más eficientemente que cualquier otra persona.

(EZ: Es vendetta seguro… y si se viene lo sad en el siguiente cap)

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (Si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho por favor), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .