Estrella Tragada: Volumen 8, Capítulo 3


-Llamada Telefónica-

Traducido: Ulric

Editado y Corregido: Osirius

Los beneficios de China del incidente de la Isla Nebulosa definitivamente no fueron malos. Sin embargo, los cristales Mu Ya eran un tesoro, ¡nadie se quejaría de tener más! Cuando Luo Feng llegó a la sede de Kyoto, la noticia se difundió rápidamente, los altos ejecutivos de China comenzaron a moverse inmediatamente. Luo Feng, sin embargo, mantenía un perfil bajo sentado en un coche normal con su familia yendo a visitar a su tía abuela.

※※※※

Un apartamento en un pequeño distrito.

Ring, Ring.

Luo Feng y su familia estaban fuera de una de las varias villas alineadas, el padre Luo Hong Guo presionando el timbre.

“No te molestes, no hay nadie en casa. La anciana de la casa ha sido hospitalizada, su hijo y su mujer han ido a cuidarla.” Un anciano que paseaba a su perro dijo en voz alta.

“¿Oh?”

Luo Feng extendió su fuerza espiritual para buscar en el recinto, de hecho no había nadie.

“¿Puedo preguntarle, señor, qué hospital?” Preguntó Luo Feng.

“Definitivamente es el hospital número uno del pueblo de Tian Jin.” Dijo, “La familia Tang es rica, sería raro que no fueran a ese.”

……

Luo Feng y su familia tomaron el coche, uno delante junto al chófer y los otros tres detrás.

“Mi tía parece estar bien, viviendo en una villa, mucho mejor que en la que solíamos vivir.” Luo Hong Guo sonrió, “Puedo descansar tranquilo.”

“El nieto y la nieta de la familia de mi tía eran todos muy inteligentes cuando eran jóvenes. Tenían buenos resultados y fueron a la universidad a los quince años. Ahora están trabajando en un importante centro de investigación del gobierno, esa villa les fue dada por ese centro.” Luo Feng dijo que toda esta información estaba incluida en el archivo enviado.

Luo Hong Guo y Gong Xin Lan se rieron: “¡Brillante! Como mis dos hijos.”

Luo Feng y Luo Hua no pudieron evitar mirarse el uno al otro.

“¡Jajaja, esto se llama talento!” Dentro del espacio virtual de la muñequera, Babata, que estaba cómodamente tumbado en un baño de burbujas se rió: “Luo Feng, parece que tu aptitud mental probablemente vino de la línea de sangre de tu familia Luo. Habiendo nacido después del período del Gran Nirvana con la línea de sangre Luo, ustedes cuatro, no están mal.”

“Quiero decir, mira, tu hermano pequeño es también muy inteligente, siendo capaz de rendir tan bien en el mercado de valores confiando sólo en sí mismo. La nieta y el nieto de tu tía tienen la sangre de tu tía Luo Hong Qin, de ahí su inteligencia.”

“Las personas con altas aptitudes mentales son naturalmente inteligentes.” Babata dijo, “Por supuesto que no están cerca de ti… jaja…”

……

La ciudad de Tian Jin, una de las ocho grandes ciudades de la Sede central de Kyoto, el Hospital del Pueblo Número Uno, en una sala especial para pacientes.

Una anciana con el pelo blanco y tendida en la cama, con la cara pálida y sin sangre. En el sofá de al lado dormitaba una pareja de mediana edad, y un par de jóvenes, un chico y una chica, al lado de la cama hablando con la anciana.

“¿Ustedes son?” Dijo la joven con curiosidad mientras se giraba para mirar la entrada de la habitación.

Allí estaban Luo Feng y su familia.

Luo Hong Guo se acercó, mirando a la anciana en la cama cuya respiración era un poco entrecortada. La anciana también miró con curiosidad al hombre de mediana edad, antes de que su expresión comenzara a cambiar, claramente agitada: “Tú, tú eres…” Esto causó que la pareja de mediana edad en el sofá de al lado se levantara.

“Mamá, ¿qué pasa?” La pareja corrió.

“¿Quiénes son ustedes?” El hombre de mediana edad miró a Luo Hong Guo con cierta aprensión.

“Tú debes ser Tang Chen.” Luo Hong Guo miró hacia atrás. “En un abrir y cerrar de ojos, hemos envejecido.”

“Tú eres…” Tang Chen miró sospechosamente a la persona que estaba delante de él.

Luo Hong Guo no pudo evitar llorar, mirando hacia la anciana, ella también comenzó a luchar para sentarse, mirándolo cuidadosamente: “¿Tú eres… Hong Guo?”

“¡Sí, soy yo, Hong Guo! Tía, todavía me reconoces.” Luo Hong Guo estaba claramente emocionada.

“Realmente es Hong Guo, te ves casi exactamente como tu padre, esa boca…” La anciana extendió excitada su delgada y frágil mano, sosteniendo a Luo Hong Guo. “Hong Guo, todavía estás vivo, tu tía pequeña nunca pensó que sería capaz de verte de nuevo en esta vida.”

“¿Eres mi primo mayor?” El hombre de mediana edad lo miró.

“Sí”. Luo Hong Guo asintió.

“¡Dios mío, esto, han pasado más de 40 años, primo! ¡Primo!” El hombre de mediana edad Tang Chen estaba emocionado más allá de toda comparación, el periodo del Gran Nirvana había roto innumerables familias, separando a los supervivientes por todas partes. Con las funciones de viaje rotas y las comunicaciones perdidas en aquel entonces. Los países perdieron muchos nombres familiares y se desvanecieron.

“Te reconocí con una mirada.” La anciana estaba extremadamente feliz, “Te ves casi igual a mi hermano mayor. Hong Guo, ¿dónde están tu padre y tu madre?”

Luo Hong Guo sacudió la cabeza.

La anciana lo vio y suspiró.

“Feng, Hua, venid.” Luo Hong Guo agitó la mano y miró a la anciana, “Tía pequeña, estos son mis dos hijos.”

“Hong Guo, en aquel entonces eras un niño pequeño, en un abrir y cerrar de ojos, tienes dos hijos, y son tan grandes. Ven, déjame verlos.” La anciana luchó mucho para abrir bien los ojos, Luo Feng y Luo Hua caminaron cerca de la cama. La anciana miró con atención, “Hm, no está mal, bastante guapo, ¡tienen el aspecto de nuestra familia Luo!”

“Yong Qing, Yong Yuan, Little Feng, Little Hua, venid, vosotros cuatro niños deberíais tener una buena charla.” La anciana hizo un gesto.

¡Peng!

La puerta de la sala fue abierta de repente, asustando a un montón de gente dentro de ella. Todos miraron con desaprobación. Entraron tres hombres, un joven con la mirada fría y dos hombres fornidos que le seguían. Al ver a esos tres hombres, toda la familia de la tía pequeña cambió de expresión.

“¿Qué estás haciendo aquí?” La joven nieta de la tía, Tang Yong Qing, se acercó, con la cara llena de rabia.

“¡Estoy aquí para decirte que sólo tienes tres días para elegir!” El joven de mirada fría la miró fríamente, “Yong Qing, ¡deberías conocer mi temperamento!”

“Tú, deberías irte ahora, no vengas aquí.” Tang Yong Qing dijo.

Su hermano Tang Yong Yuan se adelantó, señalando enojado al joven: “¡Wang Xing An! No te pases, mi hermana y yo somos los mejores investigadores del centro de investigación, tú…”

“¡Tonterías!”

El joven miró fríamente a Tang Yong Yuan, “Su centro de investigación no merece mi atención, no saques a relucir esa mierda de investigación. Imbécil, no creas que no te haré daño sólo por tu hermana, le he dado tres días… dentro de tres días, si no se somete a mí. No sólo a tu hermana, imbécil, que ya me ha contrariado tres veces, ¡me ocuparé de todos vosotros!”

“Tres días…” El joven levantó tres dedos a Tang Yong Qing, sonriendo malvadamente, “Tres días más… mi hermosa Yong Qing, ¡realmente espero que una flor tan hermosa no se marchite de esta manera!”

Tang Yong Yuan temblaba de rabia.

“Yong Qing, ¿qué está pasando?” La pareja de mediana edad de al lado preguntó.

“Papá, no es nada.” Yong Qing los consoló.

“Viejo, escucha bien.” El joven miró fijamente a Tang Chen, sonriendo, “Dentro de tres días, si tu hija acepta ser mi mujer, ¡tu familia vivirá una buena vida! Sin embargo, si ella no lo hace… ¡Veré que tu familia se vaya al infierno! Tu destino, ahora está en manos de Yong Qing, jaja…”

Luo Feng estaba de pie en silencio a un lado, Luo Hua miró hacia él: “¿Hermano?”

“No te apresures, veamos más.” Luo Feng dijo tranquilamente.

Luo Hua asintió.

……

Tang Chen y su esposa estaban desconcertados, la anciana en la cama comenzó a gritar: “Yong Qing, ¿quién es este hombre? ¿Qué está pasando?”

“Wang Xing An. Ya tienes tantas mujeres, ¿por qué molestas a mi hermana?” Tang Yong Yuan se enfureció.

“No tengo otros hobbies, mi único hobby es coleccionar los diferentes tipos de mujeres.” Wang Xing An sonrió malvadamente, “Mira a tu hermana… Tsk tsk tsk, su apariencia obtiene ochenta y cinco puntos, esa actitud de erudita puede probablemente añadir otros veinte, superando los cien. Tan atractiva, mi colección carece de tal mujer. Yong Qing, si te resistes, sabes el resultado.”

“Con una frase así, sólo cierra los ojos y disfruta, no tiene sentido resistirse.” Wang Xing An sonrió, “No deseo destruirte personalmente, sabes, cuando destruí a las mujeres que se me resistieron antes, ¡me dolió mucho el corazón!” Se agarró el pecho donde estaba su corazón.

“¡Pervertido!” Tang Yong Yuan gritó.

“Este tipo de persona, nunca me entenderá.” La mirada de Wang Xing An tenía un aspecto de grandeza, mirando penosamente a Yong Yuan, “Esa expresión de rabia, tsk tsk, en mis ojos, eres sólo una hormiga.” Volviendo a Yong Qing con una mirada más abatida, “Yong Qing, éramos tan buenos en ese entonces cuando nos amábamos, ¿no es así? Tienes que forzarme a ser así, no soy una persona aficionada a usar los puños.”

Yong Qing se mordió el labio.

“¡Pa! ¡Pa! ¡Pa!”

Aplausos sonaron.

Todos en la habitación se giraron, incluso Wang Xing An y sus secuaces se volvieron curiosos, Luo Feng vestido con una camisa negra casual estaba aplaudiendo ligeramente, sonriendo a Xing An.

“Realmente no me gusta que la gente actúe con prepotencia delante de mí.” Wang Xing An levantó la cabeza, con la mirada condescendiente y fría como una serpiente venenosa, “Ha aplaudido, número dos, ve a romperle las manos.”

“Sí”.

Un hombre robusto se rió.

“Detente”. Yong Qing gritó, mirando a Wang Xing An y llorando, “Te lo prometo, para esto, no seas así.”

“Jaja, ¿no es esto bueno?” Wang Xing An levantó las cejas, riendo, “Número dos vuelve, seré el hombre más grande y seré magnánimo, le perdonaré…”

“Nunca esperé encontrarme con una situación así en la Sede de Kyoto.”

Una voz sonó.

Todos se volvieron, Luo Feng habló. La expresión de Wang Xing An comenzó a volverse muy fea, la mirada fría como el hielo: “Debes estar buscando la muerte”.

“No interfieras.” Yong Qing miró nerviosamente a Luo Feng, “Él es Wang Xing An, un miembro de la familia Wang del cuartel general de Kyoto, y tienen una gran autoridad económica, es el primer heredero de su familia y su madre es del principal sector militar del cuartel general de Kyoto…”

“Debería llamarte primo”.

Luo Feng se rió, Yong Qing se congeló.

Luo Feng caminó directamente hacia Wang Xing An, caminando tranquilamente.

“¿Quién eres tú?” Wang Xing An miró fijamente a Luo Feng.

“¿Quién soy yo?”

Luo Feng soltó una risa.

¡Xiu! ¡Xiu! ¡Xiu!

Varios pedazos de papel volaron de repente de la cabecera de la cama, rompiéndose en seis pedazos que bailaban alrededor, seis pedazos capaces de destruir, con una velocidad tan rápida que nadie pudo reaccionar, ¡pasó por encima de los dos brazos, piernas, columna y bajo abdomen de Xing An! Un chorro de sangre salió volando, se juntó en el aire y formó pequeñas bolas al lado de Luo Feng.

“Tú, tú…” Wang Xing An quería luchar, pero todo su cuerpo parecía paralizado, sólo su cabeza podía moverse.

Todo el lugar estaba en silencio, los dos guardaespaldas estaban atónitos… estaban aturdidos, ¡su enemigo era un Lector Espiritual! Todos los demás, incluyendo a Yong Qing y otros, estaban mirando a Luo Feng y su familia, ¿qué hizo esta familia? ¿De dónde vino esta persona feroz?

“Te atreves a ponerme la mano encima.” Wang Xing An apretó los dientes con rabia.

“Esa expresión de rabia…” Luo Feng pasó por alto a Wang Xing An, “Con tus palabras… en mis ojos, sólo eres una hormiga”.

“Estás cortejando a la muerte, cortejando a la muerte.” La mirada de Wang Xing An daba miedo.

“¿Cortejando a la muerte?”

Luo Feng le miró, “Dime, ¿a quién vas a buscar para vengarte? ¿Tu madre tiene conexiones con el principal sector militar? Oh, la persona número uno del ejército chino, es una persona que supera a los Dioses de la Guerra ‘Jia Yi’. Y tu familia Wang es una de las nueve grandes familias de la Alianza HR, la posición más alta en la Alianza RH es ¡la Presidenta, Isadora!”

Luo Feng sacó su teléfono de su bolsillo, lo abrió, mostrando la pantalla a Wang Xing An, “Estos dos números del medio, uno es Jia Yi y el otro es la Presidenta de la Alianza RH, Isadora. Si quieres buscarlos para vengarte, adelante… no mires los resto de números, el de arriba es el Jefe del Dōjō de Límites, el Jefe Hong.”

Luo Feng se rió, Yong Qing se congeló.

Cualquier error que encuentren de ortografía, coherencia, etc. Por favor, coméntenlo, ayudarán mucho a los futuros lectores.


CAPÍTULO ANTERIOR  | ÍNDICECAPÍTULO SIGUIENTE

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .