Goblin Kingdom: Capítulo 192


Anterior |Índice| Siguiente


Escamas oscilantes

 

 

El territorio de Shirak, que había adoptado formaciones, estaba extrañamente callado.

 

Los Seguidores de Kushain también habían adoptado formaciones, pero ni ellos ni los goblins atacaron. Ambas fuerzas mantuvieron formaciones y se observaron en silencio.

 

La situación en el lado goblin era relativamente simple. No podían atacar porque no tenían suficientes efectivos. Después de todo, ni siquiera el Rey Goblin esperaba que el enemigo trajera 30 mil soldados.

 

Cuando el Rey Goblin supo del Clan Corazón de León cuan gran el ejército enemigo era, incluso él terminó con un gesto acalambrado mientras miraba callado hacia el este. Su expresión solo empeoraba desde que ellos comenzaron este duelo de miradas con el enemigo.

 

Además, con el orden mantenido a pesar del tamaño de las fuerzas enemigas, tendría que haber un general habilidoso de ese lado, así que, sin ninguna abertura, el Rey Goblin solo podría fortificar sus defensas.

 

El rey Goblin también expandió el alcance de sus fuerzas de inteligencia. Lo hizo en parte porque se encontraba curioso sobre los movimientos del reino de Elrain o, más específicamente, sentía curiosidad por saber que estaba haciendo el Rey Rojo. Recientemente el Rey Rojo estuvo expandiéndose rápidamente y estaba recurrentemente observando los enfrentamientos de los seguidores de Kushain desde un lado, pero estaba dudoso que el Rey Rojo se mantuviera como un mero espectador.

 

Así que mientras sus fuerzas y los seguidores de Kushain se observaban el uno al otro, él envió a alguien a monitorear los movimientos del sur de la región fronteriza. Al mismo tiempo también tenía que asegurarse de tener una ruta de escape.

 

Por supuesto, era importante creer que podrían ganar, y quizá, si él fuese nada más que un general, podría permitirse pensar eso, pero como un rey de muchas razas, él tenía que considerar el peor escenario. El Rey Goblin nunca sobrestimó sus propias habilidades. Después de todo, ganar y perder era normal para los soldados. Sabía perfectamente que no había nada parecido a un ejército invencible.

 

Solo hay que mirar a los caballeros sagrados del reino de Germion, o el comandante caballero de los Caballeros Azules que enfrentaron recientemente. Ellos fueron esos aventureros que eran tan fuertes que su fuerza era contada como legendaria. Pero no importa que tan fuerte es uno individualmente, en el momento en que lideras un ejército, la victoria y la derrota se vuelve incierta.

 

Incluso los Reyes, nobles y estrategas que recibían entrenamiento habrían considerado su ruta de retirada. ¿Qué más podría hacer alguien como él, quien no fue particularmente bendecido en el arte de la guerra? No tenía más opción que proceder con tanta cautela como le fuese posible. Un Rey siempre debe asegurarse de que tiene una ruta de escape.

 

Por supuesto, él no quería perder. Nadie quería eso.

 

El mismo Rey Goblin era un guerrero feroz que se había plantado en frente sus hermanos y vivió entre incontables batallas. Él naturalmente poseía el orgullo de vivir a través de esas guerras. Y el número de veces que su vida se vio en peligro era mayor que el número de dedos que tenía en sus manos. Pero incluso entonces tuvo que asegurar una ruta de escape.

 

El Rey Goblin suprimió sus deseos de ganar y le ordenó a Gi Za Zakuend asegurar una ruta de escape.

 

“Entendido.” Respondió Gi Za Zakuend. Siendo el siervo leal del Rey, podía ver lo mucho que el rey se esforzaba, así que no dijo nada más y simplemente llevó a cabo su orden.

 

La pregunta era que tan lejos podría el enemigo estar dispuesto a perseguirlos y que tanto sus aliados debían prepararse para ser capaces de escapar.

 

El Rey Goblin tampoco no quería dejar a sus soldados ociosos mientras se encontraban en un enfrentamiento estancado como este, así que ordenó al ejército asumir formaciones justo en frente del campamento militar que solo tenía vallas, mientras los soldados detrás de ellos continuamente expandían el campamento militar. Era temerario construir frente al enemigo, pero el Rey Goblin dio esa orden intencionalmente.

 

Una razón fue porque si no hicieran nada era probable que pierdan.

 

La otra razón fue porque el enemigo aún no ha atacado a pesar de haber estado en frente a ellos por tanto tiempo.

 

El Rey Goblin le pidió a Zaurosh que descubra que estaba pasando dentro de las filas de los seguidores de Kushain, pero, desafortunadamente, seguían sin ninguna pista sobre porqué se rehusaban a atacar. Al menos, podrían inferir que los seguidores de Kushain se movían acorde a los deseos del nuevo patriarca. Sobre cómo es que llegaron a esa conclusión, fue porque no había ningún titubeo entre los seguidores de Kushain.

 

Pero a pesar de si estaban asustados de tener bajas o de si estaban maquinando algo, el Rey Goblin podría ver que ellos pretendían mantener esta situación por mucho tiempo.

 

“Mi señor, hemos completado el foso del norte. Con ello hemos rodeado el campamento militar casi por completo.”

 

“Bien, construyan una secunda línea de cercas. Háganlo de tal forma que no puedan pasar incluso si fuesen a atacar.”

 

“Como ordene.”

 

El Rey Goblin seguía siendo un principiante en las batallas defensivas, así que trató de usar todos los trucos que podía, incluyendo las trampas que usó contra los orcos. También tenía cercas, abatises, fosos y trampas filsosas sujetas a arboles ya construidas. Toda clase de cosas.

 

Los Goblins y los seguidores de Kushain continuaron observándose mutuamente por 10 días cuando llegaron palabras de Zaurosh.

 

¡El Reino de Elrain ha hecho su movimiento!

 

El Rey Goblin quería chasquear su lengua, pero mantuvo guardados sus sentires mientras se decidía a retirar su ejército.

 

Pero el problema eran los seguidores de Kushain. ¿Acaso ellos manipularon las cuerdas para hacer que el sur del Reino de Elrain se mueva o estaban trabajando conjuntamente? O tal vez era lo contrario. Es posible también que esto fuese una mera coincidencia, pero a pesar de todo, el Rey Goblin estaba perdido.

 

Si fuesen humanos, entonces el enemigo seguro enviaría un mensajero en este punto a tiempo, pero desafortunadamente, ellos eran goblins. Aunque tenían elfos en sus filas ellos eran básicamente una horda de monstruos.

 

Hubiese sido curioso que los humanos se hubieran molestado siquiera en negociar con ellos.

 

De todas formas, el Rey Goblin no podría sentir más el fervor fanático de los seguidores de Kushain, él seguía siendo el culpable de cortar en dos a su ultimo patriarca sin una sola palabra.

 

Era probable que, si ellos enviaran un mensajero, de éste regresara solo su cabeza. El Rey Goblin se encontraba ante el fin de su ingenio.

 

“En ese caso, ¿Debería ir yo?” Dijo Zaurosh, quien había ido a consultarlo.

 

El Rey Goblin estaba perplejo.

 

“Este podría ser un ejército de Goblins, pero estoy contratado por los lores feudales de Shirak. En ese sentido solo hemos sido obligados, así que no creo que reaccionen negativamente.”

 

“Pero sería una historia diferente si ya han descubierto la situación.”

 

Que lo haya pensado Zaurosh fue algo bueno para el Rey Goblin quien no tuvo que decirle que vaya riesgosamente o no. Él habló de nuevo después de pensarlo un poco.

 

“A pesar de que, para mí, es vergonzoso admitirlo, los seguidores de Kushain y el Clan Rey Rojo poseen una mayor capacidad de reunir inteligencia que nosotros. Probablemente ya saben de nuestra situación.”

 

“Ya veo.” Respondió el Rey Goblin mientras se mostraba pensativo.

 

Zaurosh continuó.

 

“Si tengo que ser tan temerario, Rey de los Goblins, por favor no tenga miedo de perder a sus hombres.  Hay ocasiones en las que un rey debe ordenar a sus hombres que marchen a pesar del riesgo. Es precisamente en esos momentos que los que te retienen serán capaces de probar su valía.”

 

El Rey Goblin silenciosamente pensó por un momento.

 

En algunas ocasiones, el Rey Goblin mostró una caballerosidad con él que entorpece su determinación de ser Rey. El hecho de que Zaurosh sea capaz de ver a través de eso era un testimonio de su previsión, pero al mismo tiempo, el aviso que dio también le fue dado por alguien que estuvo liderando un clan de humanos y demihumanos por sí mismo. Ahora mismo, las acciones del Rey Goblin solo confundían a los que lo retenían y lo hacían ver débil.

 

“Ya veo, es un buen consejo.” Murmuró el Rey Goblin para sí mismo en una auto-burla, entonces miró a Zaurosh directo en el ojo.

 

“Zaurosh.” Dijo el Rey Goblin.

 

“¿Sí, Su Majestad?” Respondió Zaurosh.

 

“Quiero que intercambies tu vida por el ejército.”

 

Zaurosh se inclinó en respuesta a la contundente orden del Rey Goblin.

 

◆◇◆

 

Vilan Do Zul, quien tomó el mando de los Seguidores de Kushain él solo, fue capaz de presentir los movimientos del Reino de Elrain antes que los goblins. No mucho después de eso oyó noticias del mensajero sobre que algunos hombres del lado goblin habían venido ondeando una bandera blanca y se habían rendido.

 

Él era un comandante entendedor, así que, sin titubear, ordenó inmediatamente a sus oficiales llevar al ejército entero hacia el sur.

 

“Los hemos empujado tan lejos que, ¿No cree que es un desperdicio?” dijeron algunos de los oficiales.

 

Pero ellos también sabían que las ordenes de Vilan, que fueron de la mismísima Santa Mira, eran prioridad, así que ellos no contrariaron abiertamente la orden. Pero lo que sonaba más que el nombre de Santa Mira era el logro de Vilan derrotando al reino de Elrain en la última batalla. A pesar de los muchos peces gordos esforzándose en la última batalla, eran los jóvenes detrás de ellos los que subieron a la fama. Recientemente la influencia que la juventud poseía era muy grande para ignorarla.

 

Pero, de cualquier forma, había quien se oponía a la idea.

 

Tal vez, los oficiales que estaban directamente por debajo de Vilan no se hubieran atrevido, pero, ¿Quién de los oficiales con el mismo rango de Vilan, que terminarían sin oportunidad de logros, lo seguirían a él y a la Matriarca Mira?

 

Si bien es cierto que podríamos ganar si empujamos más a los goblins, el objetivo de nuestra expedición es, ante todo, asegurar las ciudades fronterizas, y el segundo objetivo es suprimir el Reino Elrain en expansión. Dijo Vilan, haciendo una pausa por un momento para tomar un respiro antes de continuar. “Lo más probable es que los goblins también se dirijan al sur después de terminar la batalla aquí. Todo lo que tenemos que hacer es observar desde un lado cómo los goblins y el Reino de Elrain se matan entre sí “.

“Ya veo. Entonces, en otras palabras, podemos unirnos a la batalla dependiendo de la situación “. Los oficiales delestado mayor asintieron unánimemente, pero la atención de Vilan estaba en otra parte. ¿Dónde tendría lugar la batalla? ¿Cuánto tiempo antes de que comience? ¿Qué tan rápido podrían transportar su carga? ¿Cuántos soldados necesitarán? ¿Qué armas? ¿Cuánta comida…?

 

Vilan Do Zul era un joven tranquilo y sereno conocido por su perseverancia. Como prueba de sus habilidades, enviaría a una cantidad suficiente de su gente al lugar correcto y solo cuando fuera necesario.

 

Los creyentes de Kushain tenían más soldados que los goblins y el Rey Rojo; por lo tanto, no hubo necesidad de hacer ningún truco. Los derrotaría con la fuerza bruta de los números.

 

Sin el conocimiento de los goblins ni de la gente del Reino de Germion, había aparecido un sucesor del viejo sueño de Gowen Ranid – convertirse en un táctico incomparable –.

 

◆◇◆

Al final, se cumplieron las expectativas de ambas partes. Los goblins y los creyentes de Kushain acordaron no atacarse entre sí, y luego los goblins tomaron su ejército y se dirigieron al sur. Desde la perspectiva de los humanos, los goblins estaban atacando ferozmente, pero desde la perspectiva de los goblins, se estaban retirando y temían ser atacados por detrás.

 

Todo sucedió tal como los creyentes de Kushain querían que sucediera. Y aunque habían acordado un alto el fuego con los goblins, no tenían intención de mantenerlo hasta el final. Por un lado, el mundo estaba actualmente en un caos. Pero aparte de eso, los goblins ni siquiera eran humanos. ¿Qué traición? ¿Qué incumplimiento de contrato? Nadie los acusaría de eso. Si los goblins no pueden obligarlos a mantener el alto el fuego, eso solo significa que no fueron lo suficientemente fuertes.

 

Los creyentes de Kushain persiguieron discretamente a los goblins mientras ellos también se movían hacia el sur.

 

Cuando el Rey Goblin confirmó que no estaban siendo perseguidos, le dijo a Felbi que los alcanzara más tarde ya que no podrían seguirles el paso, luego se movió a toda velocidad con sus goblins.

 

Una distancia que les habría llevado a los humanos 5 días les llevó a los goblins solo 2 días. Tan pronto como llegaron a Razuel, comenzaron a construir un campamento militar nuevamente.

 

El Rey Goblin decidió que detendría el Reino de Elrain aquí. A menos que luchen al menos una vez, las maniobras de los distintos poderes nunca se detendrán. Después de todo, ellos mismos probablemente no podrían atacar incluso si quisieran cuando las cosas fueran pacíficas.

 

A medida que el campo de batalla se desarrollaba de acuerdo con las predicciones del Rey Goblin, envió a Gi Ji Arsil y su grupo de asesinos.

 

En cuanto al Rey Goblin, se quedó para vigilar la construcción del campamento militar.

 

“Los humanos probablemente vendrán en masa una vez que ataquen. Haremos que las bestias monstruosas se muevan bajo tierra y los tomen por las piernas “.

 

Después de recibir las instrucciones del rey, Gi Ji Arsil dio órdenes a sus propios hombres. Y cuando habían formado células de tres soldados, cada uno siguió su propio camino, manteniendo los ojos bien abiertos para detectar cualquier monstruo que pudiera estar al acecho en las llanuras cubiertas de hierba.

 

¡Cava esos fosos más profundamente! ¡Levanta esas vallas! ¡No dejes que esos bastardos se acerquen a nuestra casa! ”

 

El Rey Goblin envió una orden tras otra a sus subordinados.

 

Los goblins cortaron los árboles del bosque cercano y los usaron para erigir vallas. Usaron sus uñas afiladas y músculos fuertes para levantar rocas del suelo y cavar agujeros.

 

Los goblins no tenían herramientas, por lo que no tuvieron más remedio que usar lo que pudieran. Usarían sus cascos de hierro para excavar la tierra. Se quitaban la armadura, la combinaban con algunas varillas de madera y las usaban en lugar de cestas de paja. Y mientras los goblins trabajaban duro, el Rey Goblin los molestaba desesperadamente para que trabajaran aún más rápido.

 

Y tal vez su incesante molestia fuera bueno, después de todo, porque cuando Gi Ji Arsil regresó después de percibir el rastro del enemigo, el campamento militar ya estaba listo. Por supuesto, fue construido de forma tosca.

 

“Bueno. ¿¡Está Hal aquí!?” El Rey Goblin llamó al jefe de Paradua, Hal, y personalmente le dio sus órdenes.

 

“¡Ataca a la caballería enemiga y tráelos aquí!”

 

“Como usted ordene.”

 

Hal estaba encantado de recibir una misión directamente del rey. Cabalgó sobre su tigre negro de buen humor y condujo a su tribu por las llanuras cubiertas de hierba.

 

Después de que se fue, el Rey Goblin ordenó a los goblins que fortificaran el campamento, luego miró a su alrededor. Tenía que preparar caminos para cuando el enemigo los atacara. Desafortunadamente, el tiempo se estaba acabando.

 

“Rey de los Goblins,” llamó Zaurosh al rey, que estaba examinando los alrededores. “Lord Felbi y sus elfos han llegado.”

 

“Ya veo,” respondió el Rey Goblin.

 

“Y…”

 

En el momento siguiente, Zaurosh se arrodilló ante el Rey Goblin, lo que hizo que este último arqueara las cejas.

 

“¿Qué estás haciendo?” Preguntó el Rey Goblin.

 

“Si puedes, por favor envíame a la batalla”, dijo Zaurosh.

 

“Eso es…”

 

Todo esto era demasiado favorable para el Rey Goblin, pero ¿por qué? ¿Por qué el Clan Corazón de León querría ponerse en peligro? El Rey Goblin también tenía muchos menos soldados en comparación con las otras fuerzas.

 

“Su Majestad tiene razón en estar confundido, pero a este paso, el Rey Rojo conquistará el sur, y cuando eso suceda, mis hermanos y yo no tendremos adónde ir”.

 

Ya veo, pensó el Rey Goblin, pero todavía no estaba convencido. Si Zaurosh se opusiera a ellos aquí, sería más difícil reunir información sobre los ejércitos humanos más adelante. Y en cuanto a ellos, nunca podrán volver al mundo humano.

 

“… ¿Me preguntas esto sabiendo muy bien las consecuencias?”

 

“Si.”

 

Entonces no diré nada más. Te doy la bienvenida como amigo. Luchemos una buena guerra “.

 

“Lucharemos con todas nuestras fuerzas y cumpliremos las expectativas de Su Majestad”.

 

Zaurosh se inclinó profundamente ante el Rey Goblin y se fue, luego envió un mensaje a los guardias que acompañaban a los señores feudales. El contenido de ese mensaje era el siguiente: Los creyentes de Kushain han visto a través de nuestra connivencia con los goblins. Quieren contratarnos a cambio de su silencio.

 

2 días después. Zaurosh se plantó ante un Clan Corazón León que estaba listo para la guerra.

 

“Lo siento, pero esto es todo. ¡Las intrigas, las mentiras, las escondidas! ¡Todo se acabó! ¡Todo lo que nos queda es esta batalla! ¡Nuestra supervivencia y la supervivencia de nuestros camaradas del Este ahora descansan sobre sus hombros!”

 

Antes de que el Clan Corazón de León se reuniera aquí, Zaurosh negoció con el Rey Goblin sobre su retribución. Como resultado, ya sea que hoy termine en victoria o derrota, estarán con los goblins como iguales.

 

“¡Por nuestra lealtad!”

 

Mientras Zaurosh blandía su espada, el Clan Corazón de León aulló como uno solo.

 


Hola a todos los lectores, soy Geo, un fan más de esta gran historia y el nuevo co-traductor por aquí. Mi meta es publicar un capítulo por día para que en un par de meses ya estemos al día con la novela y, ya que aún hay tiempo, les recomiendo volver a leer la novela o regresarse varios capítulos atrás para entender mejor qué es lo que pasa, después de todo, la traducción ha estado en hiatus mucho tiempo. En fin, un gusto traerles esta traducción para alegrar los últimos días del 2020.

Traductor: Geo


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .