Release that witch: Capítulo 628: La batalla del destino (III)



La experiencia de Roland al morir cinco veces lo llevó a darse cuenta de que la mayor diferencia entre los dos radica en ellos mismos. Las poderosas armas podrían afectarlo fácilmente y el búnker fijo se convertiría en el objetivo del Emblema de la Voluntad de Dios. Sin mencionar que, con toda probabilidad, Zero conocía la fórmula del polvo de nieve, si ella se decidía a morir con él o el techo se derrumbaba directamente, no confiaba en el resultado ya que no tenía muchas vidas para consumir.

Seguro que perdería esta batalla si no pudiera dominar a la Bruja Pura.

“¿Qué debería hacer ahora?” pensó Roland.

“¿Una jaula? ¿Una mina orientada? ¿Una red eléctrica? ¿Una valla láser?” Roland había rechazado todas las respuestas que aparecían constantemente en su mente ya que ninguna de ellas podía encerrar a Zero. La posición después de la muerte no se podía definir, ya que podría ser en el lugar original o en cualquier esquina del techo. Su energía obviamente había tocado fondo y la creación constante de consumibles solo estaba desperdiciando sus resurrecciones restantes. El próximo fracaso podría ser su muerte real.

“Tengo que privarla de su movilidad”

“Y también tengo que mantener el techo intacto”

“También tengo que matarla cientos de veces de un tiro …”

“¿Es … es posible?”

Roland respiró hondo y preguntó: “Durante estos 200 años, ¿cuántas veces has librado una batalla así?”

“Más de 1000 veces o más, sin embargo, solo hubo unas pocas que realmente me impresionaron” respondió Zero, “Tenían una voluntad más fuerte que tú, sin embargo, todavía fueron derrotados por las muertes interminables. Sólo unas pocas personas optarán por seguir siendo torturadas mientras se enfrentan a un final sin esperanza.” Hizo una pausa y dijo: “¿Todavía vas a seguir con tu enfoque anterior?”

“De hecho, no tengo muchas esperanzas, sin embargo, simplemente quiero satisfacer mi curiosidad antes de que todo llegue a su fin. ¿Nunca has fallado en más de 1000 batallas?”

“No estaría parada aquí si fallara”

“¿A qué te refieres?” Roland se sentó lentamente para ahorrar la poca energía que le quedaba. “¿Nadie pensó en crear lava o un mar profundo para derrotarte antes de que alcanzaras un poder tan grande?”

“Esa no es una idea nueva, pero desafortunadamente, nadie puede hacerlo” Zero caminó frente a él. “El simple hecho de cambiar el lugar en el que estamos parados no consume menos energía que la muerte. Cambiar el mundo es solo una ilusión y solo Dios puede hacerlo”

“No hay Dios en mi mundo” dijo lamentablemente.

“Entonces, ¿has decidido rendirte?” La bruja pura Zero se inclinó para levantar su barbilla y ella dijo: “En ese caso, sométete a mí y sígueme”

“Lo siento.” Roland sonrió mientras la agarraba por los hombros y la apartaba suavemente. “Todavía quiero intentarlo de nuevo”

Zero se levantó y sacó su arma, sin embargo, descubrió que la distancia entre ambos aumentaba constantemente.

Su expresión cambió rápidamente cuando se dio cuenta de que no podía acercarse más a Roland. ¡Su cuerpo todavía se deslizaba hacia atrás incluso cuando corría a toda velocidad! Zero miró hacia abajo y notó que el suelo bajo sus pies se había vuelto tan liso como un espejo sin que ella lo supiera.

Sin embargo, no se resbalaría incluso si el suelo fuera tan liso, lo cual era contrario a su sentido común. Su cuerpo permaneció relativamente quieto como si estuviera clavado en el suelo independientemente de lo que estuviera haciendo.

“Tu asombrosa movilidad ya no parece funcionar” dijo Roland “Incluso un monstruo como tú no puede acercarse un paso sin el apoyo de la fricción”

“¿Qué hiciste?” Zero se inclinó y trató de reducir la velocidad o cambiar de dirección usando los brazos y las piernas. Sin embargo, era inútil.

“Simplemente hice un pequeño cambio en el campo de batalla” Se cambió a una posición sentada más cómoda y dijo: “Parece que la energía consumida para cambiar el entorno no estará demasiado lejos mientras los cambios no sean demasiado grandes. ¿Alguna vez has oído hablar de la ley de la inercia?”

“¿Inercia…?”

“Cuando un objeto no está sujeto a fuerzas externas, permanecerá inmóvil o estará en constante movimiento lineal. Por supuesto, también puedes llamarlo la Primera Ley de Newton” ¡El suelo cambió drásticamente tan pronto como Roland golpeó la barandilla del techo y se detuvo!

El marco de acero surgió del suelo y se extendió continuamente hacia el cielo seguido por la cubierta de lámina de metal que envolvía los marcos negros. Pronto, un monumento con una luz fría brillante apareció detrás de Roland. Cada capa del monumento se dividió uniformemente en alrededor de 10 unidades rectangulares que parecían un cubo Rubik alargado. Había un tubo de acero hueco negro que salía del centro de cada una de las unidades rectangulares que apuntaban hacia Zero, que todavía se deslizaba a una velocidad constante.

“Es mi turno.”

Zero notó que algo andaba mal. Levantó su espada larga y la luz dorada apareció de nuevo.

Sin embargo, esta vez Roland fue más rápido que ella.

Los casi 100 tubos de acero rugieron al mismo tiempo. La pólvora en llamas calentó instantáneamente el aire a más de 1,000 grados y la rápida expansión del aire generado por la alta presión empujó los proyectiles fuera del tubo hacia la bruja pura, Zero, con una velocidad de 1,900 metros por segundo. El fuerte rugido fue ensordecedor y el campus que acababa de caer en la noche se iluminó instantáneamente como si el sol acabara de salir del techo.

¡Había cien mil millones de torretas y billones de luces estelares!

El cielo nocturno estaba iluminado por las luciérnagas que acababan de volar. Los puntos de luz densamente reunidos trazaron una trayectoria deslumbrante en el cielo nocturno y se derramaron sobre el suelo en un movimiento entrecruzado uno por uno. Las luciérnagas hacían un ruido estridente mientras luchaban por batir sus alas como si anunciaran su llegada al mundo.

Luego, se estrellaron contra el suelo.

La luz de las luciérnagas fue magnificada por decenas de miles de veces en ese momento, sus cuerpos se convirtieron en pedazos rotos hirvientes que salpicaron todo … Un ruido de una explosión rugiente fue seguido por la luz deslumbrante que se combinó con los ecos de un silbido en el cielo. Sin embargo, Roland ya no pudo escuchar la sonata formada por el metal entrelazado y la pólvora ya que sus tímpanos ya estaban rotos por el sonido agudo de la primera llama que emitió el monumento negro. El gigantesco barril rugía debajo de él y el aire hirviente le había lastimado la mejilla. Sin embargo, estaba muy feliz.

El mundo se había vuelto bastante diferente cuando estaba parado en la cima del monumento cuadrado.

Todo el techo estaba dividido en partes iguales, como un tablero de ajedrez. Cada bloque estaba lleno de cañones. Pudo ver que Zero estaba siendo lanzada arriba y abajo por las explosivas corrientes de aire, como las hojas que caen en una tormenta. Nada podría vivir bajo la cobertura de los disparos. Las letales luciérnagas la seguirían y la devorarían de nuevo una vez que renaciera. No podía evitar esto, ya que ni siquiera podía cambiar su dirección en el suelo sin fricción, pero vio impotente que los numerosos puntos de luz con una larga cola de llamas aterrizaban frente a ella con un silbido.

“¡Es imposible!”

Zero gritó con incredulidad. “No puedes crear cosas que no existen de la nada, esto … ¡no existe!”

El suelo seguía tan limpio como nuevo sin rastro de rasguños después de la ráfaga de disparos como si no tuviera nada que ver con las luciérnagas voladoras en el cielo. “Es más suave que un espejo y más fuerte que el acero. ¡Es imposible que exista tal cosa!” la Bruja Pura Zero gritó histéricamente.

Aunque Roland no podía oírla, podía adivinar lo que sentía. No podía convertirse en Superman, pero podía crear un poder que no era menos ante Superman.

Cambió la distancia entre los átomos dentro de la superficie del suelo.

Los átomos estaban estrechamente unidos entre sí con una fuerte interacción, como los soldados que se alineaban pulcramente. Esta superficie era casi absolutamente lisa e increíblemente fuerte. El tetraedro de carburo era tan suave como el agua frente a él. (NTE: el tetraedro de carburo se puede referir a varios compuestos, quizás al carburo de silicio cuya dureza es tal que es casi la del diamante (9-9.5) o al diamante en sí)

Zero estaba completamente confinada ya que no podía correr ni esconderse y estaba subiendo y bajando con los disparos. No tenía nada que ver con la voluntad, sino con la gran disparidad de conocimientos.

Había intentado activar el Emblema de la Voluntad de Dios varias veces. Sin embargo, los continuos disparos no le daban ningún respiro y gradualmente perdió la sostenibilidad de su apariencia.

“¡Por favor déjame ir!” Su voz resonaba en el corazón de Roland.

“¿Vas a matar a tu hermana?” Se convirtió en la súplica de García después de un momento.

“Detente, eres un monstruo. ¡Estás matando a tu familia!” Seguido por el reproche del rey Wimbledon III.

Sin embargo, Roland permaneció impasible.

“Es hora de acabar con todo” respondió en su corazón, “derrotaré a los demonios en tu nombre. ¡Descansa en paz!”

“¡No, no te dejaré ir!”

Una deslumbrante luz azul iluminó todo el cielo nocturno junto con el grito de Zero.

Después de eso, el mundo entero se vino abajo.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

3 comentarios

  1. Sineramente no se que creó Roland….creó un crater, cañones alrededor que disparaban hacia el centro o algo así? Que son las luciernagas?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .