Release that witch: Capítulo 623: Batalla a muerte



Bajo el bombardeo de artillería, la iglesia se desorganizó y se separó gradualmente, mientras que los Guerreros del Castigo de Dios, que no se vieron afectados, apresuraron su avance y dejaron atrás al Ejército del Juicio.

De repente, Lightning notó una escena extraña.

Un jinete vestido como un sacerdote, brillando con luz amarilla, rápidamente atravesó el accidentado camino de la colina desde atrás y estabilizó nuevamente al ejército disperso. El ejército procedió con la guía del jinete. Esta vez, en lugar de estar alineados en filas ordenadas, se dispersaron para que las granadas posteriores no lograran los primeros resultados significativos.

Esa era una bruja pura.

Se estaba preparando para disponer dos cañones para atacar el área por donde pronto pasaría la bruja pura de la iglesia, cuando escuchó a Maggie gritar.

“¡Cuidado!”

De repente, Lightning se movió más de 10 metros hacia arriba, antes de que un enjambre de langostas pasara bajo sus pies como una nube marrón.

Después de fallar al atacar, se retorcieron para formar la vaga apariencia humanoide. “Malditos bastardos, ¿cómo se atreven a ir contra la iglesia? ¡Váyanse al infierno!”

“¡Maggie, continúa guiando los cañones!” Lightning bajó el cortavientos, apuntó con una pistola al enjambre y dijo: “¿Matar a compatriotas te hace sentir tan gloriosa? ¡Ve a morir!”

Los enemigos entraron en la visión de Danny. Esta vez tenían muchos más guerreros que antes. Las montañas brumosas estaban cubiertas por el brillo de las armaduras. Los Guerreros del Castigo de Dios no usaron la táctica de un avance lento cubierto por escudos, sino que cargaron desde el principio.

Al mirar el océano de enemigos que se apresuraban, podía sentir su gran impulso. Sus palmas sudorosas hicieron que su arma se pegara. Solo había visto esta escena en la pared cuando llegaron los Meses de los Demonios, miles de bestias demoníacas, independientemente de la muerte, cargaban locamente contra las paredes. Cualquier cosa en su camino sería destrozada sin piedad. Pero ahora, el Primer Ejército se enfrentaba a enemigos más poderosos que las bestias demoníacas.

Pero Danny no le temía. Las bestias demoníacas no podían romper ese muro de piedra bajo sobre el que estaba luchando la Milicia, ¡y ahora el cuerpo de la iglesia sería atrincherado por la defensa del Primer Ejército en carne y hueso!

Es más, la mujer a la que quería proteger estaba justo detrás de su posición.

Cuando Danny entró en las trincheras por la mañana, vio una figura familiar vestida de verde que se dio la vuelta y le sonrió. A pesar de saber que fue por cortesía, esa cara sonriente todavía era como un capullo en flor enraizado en su corazón.

Nunca había pensado que ella vendría con Roland a este campo de batalla.

De todos modos, no permitiría que el enemigo atravesara la línea de defensa.

Era una pena que Lord Iron Axe lo expulsara del equipo de tiro de precisión después de que violó la disciplina militar. Si su arma no hubiera sido reemplazada por un rifle de revolver le habría dado una lección al Ejército del Castigo de Dios.

“¡Acaban de cruzar la línea de los 300 metros!” Malt informó la distancia de los enemigos. “¡Lanzadores de lanzas!”

“Ya lo veo.” Danny le dio unas palmaditas en la cabeza al hombrecito. “Cuídate.”

Malt, que fue víctima de sus propias acciones, después de que sus heridas se curaron, fue degradado de nuevo a fusilero normal. Sin embargo, dado que era un cómplice, en lugar de un encierro, el comandante en jefe fue indulgente y solo le quitó el salario de un mes.

La verdad es que esta vez la carga ofensiva del enemigo fue tan rápida que cuatro fuertes de ametralladoras no lograron suprimir completamente al Ejército del Castigo de Dios. Mientras el polvo a raíz del Ejército del Castigo de Dios y el humo de las artillerías de campo llenaban el aire, aparecieron varias lagunas en la red de fuego entrelazada.

Los soldados del Ejército del Castigo de Dios que se adelantaron cruzaron la línea roja de advertencia de los mosqueteros.

“¡Línea de 200 metros, lanzador de lanza!”

“¡Al suelo!”

“¡Tu también al suelo!”

Los gritos continuos llegaban de las trincheras. Danny disparó las cinco balas seguidas de una vez y luego cayó al suelo. Al mismo tiempo, recargó el arma. Tras el ataque de las lanzas, se levantó y apretó el gatillo, disparando hacia el enemigo más cercano.

A esa distancia, los rifles de revolver eran tan poderosos como las nuevas armas. Danny casi podía ver los rostros pétreos de los Guerreros del Castigo de Dios, que parecían como si la artillería y los disparos circundantes no tuvieran nada que ver con ellos. Hasta que una bala penetró el pecho y el cuello del Guerrero del Castigo de Dios y le voló la cabeza, tembló para detenerse y rociar la sangre azul.

A medida que más y más enemigos cruzaban la línea de fuego, Danny usó rápidamente tres cartuchos precargados. De acuerdo con el plan predeterminado, rápidamente llevó su arma a la segunda trinchera.

Justo cuando entró en la trinchera y vio a sus compañeros de equipo, una sombra negra cayó del cielo. De repente, un Guerrero del Castigo de Dios saltó y cruzó el alambre de púas frente a la trinchera agitando una gran espada para dividirlo.

“¡¡¡Corre!!!” Cogió a Malt detrás de él y tiró de él hacia su pecho.

¡Hubo un ruido fuerte!

Danny de repente sintió que su mano estaba entumecida y cayó.

Cuando abrió los ojos, Malt, que estaba en sus brazos, estaba cortado por la cintura.

Malt lo miró con la boca abierta. Escupió sangre, pero no pudo hablar más.

Danny sintió un zumbido en su cerebro y gritó, pero el Guerrero del Castigo de Dios ya se había precipitado sobre él. A Danny le cortaron los brazos y los Guerreros del Castigo de Dios casi le partieron la cara.

De repente, Danny pudo incluso ver la hoja rugosa, manchada con su sangre.

Justo cuando pensaba que iba a morir, otra luz fría brilló en sus ojos. ¡Las dos espadas que lo iban a rozar estallaron en llamas y el arma del Guerrero del Castigo de Dios cayó al suelo!

Una mujer con una larga coleta negra que le llegaba hasta la cintura y unos ojos que brillaban con una luz dorada apareció sobre la trinchera como una montaña insuperable.

El Guerrero del Castigo de Dios que perdió sus espadas no se inmutó en absoluto y la golpeó.

En un instante, cayó al suelo muerto. Sin ninguna resistencia, su cabeza fue aplastada.

La mezcla azul-blanca salpicó el rostro de Danny.

“Vámonos.”

Ella miró a los soldados asustados y escupió sus palabras con frialdad antes de enfrentarse a los otros dos Guerreros del Castigo de Dios que se habían acercado.

“¡Este tipo está herido!”

“¡Sácalo de aquí!”

“Con Malt” dijo Danny con voz ronca, abrazando al hombrecito en lo que quedaba de sus brazos.

“¡Él está muerto!” Alguien gritó. “¿Quieres matarnos a todos?”

Los compañeros de equipo detrás de él agarraron sus brazos cortados y lo empujaron hacia la parte posterior de la trinchera mientras que Malt sin vida desaparecía gradualmente de la visión de Danny.

Lightning voló hacia la parte posterior del enjambre a toda velocidad y apretó el gatillo.

Ella había descubierto los detalles del enemigo. Matar a todos los insectos del enjambre sería una tarea ardua, y la bruja pura ya había perdido algo de magia, especialmente dado que Maggie se transformó en el enemigo natural de las langostas, una golondrina. Maggie siguió conduciendo al enjambre y lo forzó a hacer una bola antes de sacar una pistola y dispararle. Finalmente, una maldición cruel y luego un rugido entró en sus oídos.

La bruja pura no pudo sobrevivir por mucho tiempo.

Cuando Lightning estaba a punto de retirarse y recargar, las langostas de repente se dieron la vuelta y se precipitaron hacia el suelo.

“¡Maggie!”

Gritó la niña.

“¡Owh!”

Un azor dobló sus alas de águila y descendió en picada hacia el enjambre de abajo con su boca feroz.

“¿Qué es esto? ¡Es … imposible!” El sonido de las langostas se convirtió en un grito. Quería darse la vuelta para escapar, pero ya era demasiado tarde.

Maggie se tragó el enjambre sin esfuerzo y masticó dos veces. “¡Terrible!”

Lightning se encogió de hombros y se metió la pistola en el cinturón. “Porque no están asados ​​ni sazonados”

Hasta entonces, no se había dado cuenta de que había más manchas de sangre en su cuerpo. Durante las primeras exploraciones, entró en contacto con el enjambre varias veces y los dientes de estas langostas eran ásperos y duros. Si fueran personas comunes, tal vez no evitarían fácilmente este ataque flexible.

Al mirar el campamento cubierto de cráteres y cadáveres, Lightning respiró hondo. “No necesitamos guiar la artillería aquí. Apoyemos a Su Majestad.”

“¡Awh!”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .