Release that witch: Capítulo 622: Las llamas del trueno



Roland acababa de llegar al puesto de mando con su desayuno cuando recibió el informe de Maggie a la mañana siguiente.

“¡La iglesia está en camino, coo!” Su voz nerviosa se podía escuchar desde la piedra mágica. “¡Un equipo ha dejado la Cordillera Coldwind y se está moviendo hacia la línea de defensa, coo!”

“¿Cuántos de ellos?”

“¡Uno, dos, tres… cinco en total!”

Roland, que se estaba preparando para la conferencia de batalla de primera línea, volvió a sentarse y dijo: “¿Qué? ¿Cinco?”

“Están vestidos con armaduras relucientes, sosteniendo en alto la bandera de la Ciudad Santa. ¡Qué fanfarrones, coo! ¿Tengo que informar a los marcadores de los cañones?”

“Uh … No, solo sigue vigilando lo que harán en la Cordillera Coldwind.” Roland se llevó el pan a la boca y se preguntó: “¿Qué está pensando la iglesia?”

“¿Probablemente vienen a suplicar piedad?” Nightingale frunció los labios y dijo eso.

“Si ese es el caso, la iglesia no debería enviar al ejército a invadir la Cordillera Coldwind” Roland frunció el ceño.

Un día y medio más tarde, el pelotón alcanzó la primera línea de defensa. El sacerdote que dirigía la tropa afirmó que eran la delegación de emisarios enviado por la iglesia para reunirse con Roland, Su Majestad. Al mismo tiempo, había una carta escrita a mano del Sumo Pontífice para el joven Rey del Reino de Graycastle.

“¿Qué piensan?” Roland reunió al Departamento de Asesores y a las brujas y preguntó: “¿Podría ser un truco de las brujas puras?”

“Me gustaría preguntar por su acción antes de esto” dijo Edith, “¿Aceptará su negociación de paz si la iglesia quiere rendirse?”

Roland rechazó la posibilidad sin dudarlo, “A menos que destituyan al Ejército del Castigo de Dios y lleven a todos los altos directivos y aquellos que matan a inocentes a juicio. Sin embargo, no creo que la iglesia acepte términos como estos”

“De hecho” respondió Edith instantáneamente, “En ese caso, no debería reunirse con la delegación de emisarios. Sin mencionar si hay alguna conspiración, el proceso de negociación puede afectar su determinación”

“Estoy de acuerdo contigo.” Agatha asintió. “Aunque no hay una reacción mágica en cinco de ellos, pero la habilidad de una bruja puede ser bastante extraña, nadie puede estar seguro de lo que sucederá después”

“Quizás deberíamos capturarlos para interrogarlos y deshacernos de ellos en secreto después de que sepamos el propósito real por el que vinieron aquí” Iron Axe hizo un gesto de cortar el cuello y dijo eso.

“Su Majestad, el Reino de Graycastle no es la Nación de la Arena” aconsejó rápidamente Sir Eltek “Es mejor no hacerlo, arruinará su reputación cuando se difunda la noticia”

“Lo sé.” Roland contempló por un momento y miró a Iron Axe. “Hagan que dejen la carta y envíenlos de regreso”

“Si su Majestad.”

Roland no pudo evitar preguntarse. “¿Qué querrá decir el gobernante supremo de Hermes?”

“¿Va a ser un consejo o un incentivo?”

Después de varias inspecciones de Sylvie y Agatha, la carta manuscrita del Papa de Ciudad Santa finalmente había llegado a Roland.

Al abrir la exquisita portada, la letra de la carta era sorprendentemente elegante.

Y el contenido de la carta sorprendió a Roland.

El Papa describió los orígenes y el propósito de la iglesia con una nota honesta y reveló la existencia del gran enemigo de la humanidad: los demonios.

Si no conociera el secreto de cuatrocientos años antes de esto, el contenido probablemente sería suficiente para confundirlo y lo tacharía de inconcebible.

¿Es esta la estrategia del enemigo?

¿Confundir al oponente desempolvando la verdad histórica y tomarlo como una sincera negociación de paz?

Como resultado, después de que regresara el primer pelotón, La Cordillera Coldwind envió otro pelotón de soldados. Y también había cinco de ellos.

Por supuesto, Roland no se reunió con ellos también, sino que les pidió que simplemente dejaran la carta.

El contenido de la carta era más profundo esta vez, y había mencionado la Batalla de la Voluntad Divina además de la breve introducción de la Unión antes de que se formara la iglesia; el Papa creía que el ciclo de 400 años de batalla de las diferentes razas era una prueba de las deidades hacia la humanidad.

Roland despreciaba esta idea, pero podía sentir una ligera inquietud en su corazón.

La Cordillera Coldwind había delegado continuamente a varias tropas de la delegación de emisarios para enviar algunas cartas escritas a mano por el Papa al batallón de primera línea dentro de una semana después de eso. Las cartas no revelaron demasiada información nueva y el contenido era cada vez más corto. Roland simplemente hizo la vista gorda ante la sugerencia de combinar los esfuerzos de ambos lados para enfrentar a los demonios que estaba escrito en la carta.

La iglesia solo dejó de enviar nuevos mensajeros cuando llegaron los calurosos días de verano.

El enemigo había llegado con toda su fuerza esta vez.

“¡Esta es Lightning, el enemigo ha entrado en la novena zona! ¡Repito, el enemigo ha entrado en la novena zona!”

Al escuchar la voz que salió del emblema, Cat’s Claw hojeó nerviosamente el folleto que tenía en la mano. “Uh … Noveno, noveno …”

“¡Rápido!” Rodney gritó: “¡La munición ya está instalada!”

“¡Ya está a la velocidad más rápida!” Cat’s Claw gritó: “Ah … ¡Está aquí, ángulo 26, inclinación 15!”

Nelson rápidamente giró la manija. “¡26 … 15, completo!”

“¡Listo para disparar!”

Cat’s Claw rápidamente se tapó los oídos al escuchar la orden.

“¡Fuego!”

Jop rápidamente tiró de la mecha, el Cañón Stronghold de 152 mm emitió instantáneamente un rugido atronador, la onda de sonido se mezcló con el flujo de aire que soplaba en la cara. Era como un martillo golpeando el pecho de Cat’s Claw, haciéndole hervir la sangre. Podía sentir que el suelo debajo de sus pies comenzaba a temblar bajo la activación del enorme retroceso.

“Esto es poder” pensó Cat’s Claw para sí mismo, “El cañón Stronghold es el arma más adecuada para que la operen los hombres, en comparación con las tuberías de metal pequeña de 12 libras”

Lo único que lamentaba era que no podía ver la escena cuando caía el proyectil.

Actuando audazmente, Cat’s Claw se acercó a la Piedra Mágica en la mano de Leaf y dijo: “Uh … Señorita Lightning, ¿alcanzamos el objetivo?”

“Ah ha… Buen golpe” respondió la niña.

En comparación con el operador del cañón en la retaguardia, Lightning y Maggie pudieron observar los movimientos y los ataques del enemigo de forma más directa.

Lightning flotaba a una altura absolutamente segura y miraba hacia abajo con el telescopio en la mano. Se dio cuenta de que el obús lanzado en ese momento cayó en el área oeste de la novena zona unos cuatro metros desviados del punto de caída estimado. Probablemente se debió al cambio de viento. Sin embargo, el efecto real no fue tan malo. El poderoso ejército de la iglesia había llenado todo el camino de la montaña. Dado eso, una flor escarlata florecería instantáneamente siempre que el proyectil cayera sobre el ejército.

Fue como el éxito anterior.

No pudo ver todo el proceso del vuelo del proyectil hasta el aterrizaje. Lo primero que apareció en sus ojos fue la luz roja oscura, seguida por el polvo y la grava que brotaban y una ondulación fugaz que se extendía desde la luz, dejando un rastro de polvo. El sonido de la explosión no se escucharía hasta un rato después como si no sucedieran ambos al mismo tiempo.

Cuando el humo se disipó, el punto de caída del proyectil quedó con una marca negra quemada, y alrededor había un espantoso lío de cadáveres; las extremidades residuales se podían ver por todas partes, y la sangre y los órganos pegajosos habían teñido las armaduras brillantes con un toque de color rojo brillante. Los Guerreros del Juicio a una distancia mayor se veían totalmente diferentes, y no había heridas obvias en sus cuerpos, pero aún escupían sangre y cayeron al suelo. Algunos de ellos todavía podían caminar unos metros antes de caer, y la forma torcida que caminaban les hacía parecer como si estuvieran borrachos.

Solo un bombardeo podría hacer que la iglesia perdiera a casi 50 hombres.

Lightning agitaba su puño felizmente y dijo: “¡Te lo mereces!”

Y desvió la mirada hacia la siguiente zona de bombardeo.

“¡Atención, el enemigo está pasando por la duodécima zona, por favor disparen, repito, por favor disparen!”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .