Todos los demás son un retornado: Historia Paralela 2


Traductor: Expectro

Editor: Expectro


Textos Apócrifos (2)

Archivo Secreto, Historia Oscura (2)

“Disculpe, señorita” llamó Yu IlHan, tratando de llamar la atención de la camarera.

“Tiene…” su voz se apagó cuando se dio cuenta de que no lo había escuchado, ni se había fijado en él. Típico.

Sin embargo, notó que dos chicas entraban al restaurante. Ella respondió de la manera que se esperaba de personal de un restaurante. 

“Oh, deben ser estudiantes y muy atractivas”.

Una de las chicas respondió, “Sí, somos estudiantes. Nos han dicho que aquí la comida es buena y barata”. 

La dulce voz le sonaba familiar.

Entonces se dio cuenta de que era la misma voz que había escuchado antes en el aeropuerto. Se volvió para observar. Una era una chica de aspecto frío con corto cabello negro. La otra, aquella cuya voz había oído, tenía un rostro más parecido al de una niña a pesar de ser claramente mayor. También era alta y, como había observado la camarera, era extremadamente linda.

Yu IlHan recordó haber notado que guardaespaldas les habían acompañado en el aeropuerto. Miró a su alrededor para ver si estaban presentes, pero no pudo encontrarlos. Claramente estaban esperando afuera. ¿Lo recordarían estas jóvenes? IlHan se preguntó. Se dio la vuelta, esperando que no lo hubieran hecho.

Seguían buscando asientos. Luego, para su sorpresa, la alta y linda procedió a sentarse en su regazo, creyendo que nadie estaba sentado allí.

“¡Disculpe!” Yu IlHan chilló.

Ella saltó horrorizada.

“Oh, lo siento. No me di cuenta. Lo siento mucho”.

La otra chica se rio de la divertida vista, pero la linda todavía estaba avergonzada.

“Me he puesto en ridículo. Simplemente no vi…”

“Está bien”, respondió Yu IlHan, “Estás perdonada. No debes poder ver muy bien”.

En su cabeza, había decidido llamarla Srta. Ciega.

La fría, a quien había apodado Srta. Genial, simplemente hizo un movimiento y le indicó a la linda que se fueran.

“Vamos, busquemos otra mesa”.

“No, espera”, respondió Srta. Ciega, luego miró a Yu IlHan sentado solo.

“Para disculparnos, ¿podemos comprarte algo y quizás unirnos a ti?”

Yu IlHan nunca había sido bueno con las chicas. Siendo un solitario, nunca había tenido la oportunidad de hablar con ellas. Estas jóvenes parecían seguras y fuertes. ¿Por qué querrían sentarse con un fracaso como él?

Se trabó, pero logró decir: “No, está bien. Prefiero comer solo”.

Srta. Ciega fue tomada por sorpresa, obviamente no estaba acostumbrada al rechazo.

“Oh, está bien, bueno, disfruta tu comida”.

La Srta. Genial la agarró del brazo. 

“Vamos, Na YuNa, busquemos otro lugar. De todos modos, se ve raro”.

“Está bien, MiRae, abre el camino”, respondió la linda, todavía mirando a Yu IlHan.

Bajó la cabeza para evitar su mirada. Encontraron una mesa en la esquina mientras Yu IlHan pensaba en sus nombres. Entonces, se llaman Na YuNa y MiRae. No es que importara saber sus nombres. Él era extraño; era un perdedor. Y no podía hablar con chicas.

A las dos jóvenes se les sirvió la comida primero, lo que solo agravó la sensación de ser invisible de IlHan. Todavía no había pedido porque la camarera no lo había visto.

Cuando recibieron su comida, IlHan protestó, “Disculpe, ¿me van a servir o qué?”.

Se dio cuenta de que había hablado mucho más alto de lo que quería, pero llamó la atención de la camarera.

“Oh, lo siento señor. ¿Qué le gustaría?”

“Sable del atlántico asado” respondió IlHan.

“Enseguida señor”.

Yu IlHan comió su comida, pero no pudo evitar sentir que Na YuNa, también conocida como Srta. Ciega, todavía lo estaba mirando. Luego notó que la otra, MiRae, se iba para ir al baño. 

De repente, Yu IlHan escuchó un ruido extraño. 

“¡Psssst!”

Era Na YuNa tratando de llamar su atención. 

“¡Psssst! Disculpa…”

Se volvió hacia ella y le dijo, “Estoy tratando de comer”.

“Lo sé, lo siento”, respondió.

“¿Podrías hacerme un favor?”

“¿Qué?” preguntó con curiosidad.

“¿Podrías no decirle a nadie que estuvimos aquí?” le pidió.

Qué petición más extraña, reflexionó IlHan.

“Ni siquiera sé quiénes son, así que creo que estará bien”. 

“Bueno, solo por si acaso alguien pregunta. Somos famosas, ¿ves?”

MiRae había regresado justo a tiempo para regañar a su amiga. 

“¡Por favor cállate, Na YuNa!”

Luego se volvió hacia IlHan, “Solo ignórala. Está un poco loca”.

Yu IlHan terminó su comida y estaba a punto de ir al mostrador a pagar cuando Na YuNa dijo, “Déjame pagar, insisto. Por todos los problemas que te he causado”.

“Está bien, gracias” respondió, sin saber por qué.

“Pero insisto” dijo Srta. Ciega con firmeza.

“Mira”, dijo indignado, “Puedes ser una VIP, una famoso, o no, no me interesa. Puede que sea un don nadie, pero soy un don nadie que pueda pagar su propia comida”.

Tan pronto como esas palabras salieron, IlHan se sintió abrumado por la tristeza. 

¿Por qué aleja a la gente? Esta chica solo estaba siendo amable. Se sentía perdido y solo, pero su soledad era autoinfligida. 

Como el planeta Plutón, era insignificante, y esto hizo que se le considerara inferior. Avergonzado por su existencia, IlHan pagó rápidamente y salió del restaurante, lo suficientemente cuidadoso para que los guardaespaldas no lo notaran.

En el interior, Na YuNa seguía mirando a la puerta después de que Yu IlHan se fuera. 

MiRae notó su mirada y preguntó, “¿Por qué lo estás mirando? Es solo un chico, y también uno de aspecto gracioso”.

“Algo en él me molesta” respondió YuNa.

“Lo único que me molestó fue su rostro de aspecto extraño” se burló MiRae.

“A veces eres desagradable, MiRae. Simplemente tengo la sensación de que hay más en él. Como si tuviera algo, pero no estoy segura de qué” explicó YuNa.

“Un caso grave de timidez, diría yo” MiRae se rio.

Yu IlHan decidió tomar el autobús hasta el cercano Jeju Oreum y escalar la montaña cercana. En la parte superior podía ver a millas de distancia. Respiró aire fresco y se sintió satisfecho consigo mismo.

El paseo le había hecho olvidar el encuentro con las chicas, por lo que había recuperado su estado de ánimo. Por supuesto, todavía se sentía solo, pero de todos modos se había acostumbrado a ese sentimiento.

Mientras estaba sentado, contempló sus planes para el día siguiente. Su horario sugería que se suponía que debía escalar el Hallasan. Esperaba no hacer eso ya que tenía más ganas de ir a algún lugar a comer. Por supuesto, eso sería caro, pero no era ajeno al dinero.

Su trabajo de traducción a tiempo parcial le pagaba bastante bien, y estaba agradecido de haber adquirido habilidades lingüísticas. Esto fue a pesar de su ineptitud para otros temas. (Ex:……………………… Eh, bien por ti, al menos a ti si te pagan por eso………………………..)

Siendo un solitario, sabía que solo dependía de sí mismo. Pero eso significaba que tenía que ser autosuficiente y no podía confiar en nadie más.

Pensar en comer le volvió a dar apetito y, además, el paseo le había dado hambre. Después de salir de la montaña, encontró un café y estaba a punto de entrar cuando tuvo la sensación de que lo estaban observando. Se volvió, esperando a las chicas de antes, pero se sorprendió al ver otra figura, mirándolo fijamente.

Era mayor que las estudiantes, pero eso no la hacía menos hermosa. Su rostro tenía un aspecto majestuoso mezclado con serenidad; cálido, pero poderoso. 

“¿Eres IlHan, Yu IlHan?” preguntó en un coreano fluido.

Yu IlHan se tensó. Él era un extraño aquí, entonces, ¿cómo lo conocía esta mujer?

“No sé quién es ese” mintió.

“Estás nervioso, puedo decirlo” respondió sonriendo, “No lo estés. Tengo algo que enseñarte”.

Cruzó las manos sobre el pecho y, repentinamente, aparecieron grandes alas en su espalda.

IlHan dio un paso atrás. 

“Qué demonios…”

“No demonio” respondió, “Soy un ángel de Dios”.

“¡Imposible!” IlHan lo rechazó, “No puedes ser real”.

“¿Tus ojos no están convencidos? ¿El hecho de que te conozca no es suficiente para demostrar que sirvo a Dios?” preguntó la mujer alada.

“No eres real. No puedes serlo”. IlHan se convenció a sí mismo.

“También conozco a tu padre. Yu YongHan es su nombre. También conozco el contenido de tu mochila, incluso el contenido del disco duro en tu computadora portátil” comentó.

“Entonces, eres una hacker, una usando alas ridículas”.

Su semblante cambió cuando una luz brillante resplandeció alrededor. 

“Ahora escúchame, IlHan” tronó su voz, “Estoy aquí bajo el comando de Dios, y Él busca tu cooperación. Eres el único que puede responder a la Crisis Irregular que está a punto de suceder en la Tierra”.

“¿Crisis Irregular? ¿Qué es eso?” Yu IlHan se vio obligado a preguntar.


Ex: Estoy tan perdido como IlHan y seguramente ustedes también. La verdad es que MiRae de pequeña era desagradable, menos mal ahora cambio.


Anterior |ÍndiceSiguiente

7 comentarios

    • Bueno, al menos de momento no sabes con certeza si realmente sucedieron o no, me refiero, se llaman textos apócrifos y ello son textos de dudosa autenticidad o no reconocidos en el canon, así que no es seguro si son reales, sería mejor esperar hasta el final para decidir si paso o no.

      Le gusta a 1 persona

      • Lo que me da mas pena es que ha jin… Ni noticias.

        Pero el solitario pancosmico está aquí… Y nos ayuda a entenderlo como futuro virgen milenario… Y traducía? No recuerdo que tuviera don de lenguas… El estudiaba negocios.

        Na yuna es na yuna… Y en verdad comparada con otras heroínas es solo un poco loca… Y la dinámica de los 2 se presiente… Bn extra

        La ángel quien será… Spiera?

        Le gusta a 1 persona

        • Lo de IlHan teniendo talento para las lenguas desde el principio es algo que tampoco recuerdo, pero considerando en lo que termino llegando eso de la misma forma no me parece extraño que efectivamente lo tuviera, solo que en ese punto por razones de tiempo para estudiar no estaba a un nivel absurdo todavía.

          Yo también pienso es Spiera.

          Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .