Release that witch: Capítulo 605: Intercambio de promesas



Lo que siguió fue un largo período de silencio.

Los ojos de Anna no estaban tan tranquilos como había pensado Roland. Mientras la pareja se miraba en silencio el uno al otro, él vio la corriente subterránea creciente debajo de las superficies cerúleas. Estaba compuesto de ansiedad, miedo, pero, sobre todo, resolución. Esta era la razón por la que su expresión siempre se veía tan férrea.

A medida que el tiempo pasaba silenciosamente, la sensación se hacía cada vez más intensa.

Roland finalmente se dio cuenta de que no iba a cambiar de opinión.

Cerró los ojos y exhaló un largo suspiro.

“Está bien, pero debes aceptar una solicitud”

“Dilo.”

“No debes ir nunca al frente. Siempre permanecerás atrás”

“Prometido.”

“Si pasa algo en el campo de batalla …” Roland se humedeció los labios. “Estoy diciendo, por si acaso, yo …”

“Si algo así sucede realmente, me iré de la Región Norte de inmediato” dijo Anna sin reservas.

Roland pareció aturdido por un momento.

“¿Te preocupa que trate de vengarte y terminar regalando mi vida innecesariamente?” Ella le acarició las mejillas con suavidad. “Solo Nightingale y Ashes harían algo así. En cuanto a mí, regresaré rápidamente a la Región Occidental, llevaré a todos tus súbditos leales a la Isla Durmiente y me estableceré allí, mientras continúo resistiendo a la Ciudad Santa. Su Majestad, aunque me gustaría seguirle hasta la muerte, sé que nunca estará de acuerdo con eso” Mientras hablaba de esto, hizo una pausa por un momento antes de continuar, “Te prometo que seguiré tu camino por ti hasta que tu mundo ideal se convierta en realidad, donde las brujas y la gente normal puedan vivir juntos libremente”

Roland no respondió, no era necesario. El crecimiento de Anna había superado sus expectativas. Esta ya fue la mejor recompensa que obtuvo por venir a este mundo.

Extendió las manos para desabrochar la camisa de Roland.

No era necesario decir nada más.

La pareja se besó mientras se tiraban a la cama.

El fuego negro bajó las cortinas, mientras la ropa y las mantas estaban tiradas a un lado. En este momento, los destinos de Roland y Anna estaban firmemente conectados, con las estrellas en el cielo sirviendo de testigo.

Dos días después, Roland pronunció su discurso final antes de partir hacia la plaza.

La gente que llegó tras escuchar la noticia abarrotó la plaza hasta que estuvo casi a reventar. Después de un año y medio de desarrollo, la antigua Ciudad Fronteriza ya no existía y fue reemplazada por la próspera y bulliciosa Ciudad Neverwinter. Esto había provocado cambios masivos en la vida de la gente. Esto también significó que la reputación y la popularidad de Roland escalaron a alturas sin precedentes.

“Buenos días, mis súbditos.” Mientras subía al escenario, los vítores llovieron sobre él de manera abrumadora.

“¡Viva nuestro rey!”

“¡Viva Su Majestad Roland!”

La gente no necesitó estímulo ni eco para aumentar su volumen. Conscientes y entusiasmados vitorearon con respeto a su rey y agitaron sus manos en el aire.

El furor solo disminuyó gradualmente después de siete minutos completos.

“Todos ustedes ya deberían saberlo.” Roland miró alrededor a los innumerables pares de ojos reverentes debajo del escenario, y habló con voz profunda, “Nuestro reino está a punto de librar una guerra de autodefensa contra un invasor. El enemigo no es otro que la Ciudad Santa de Hermes, ¡que ya ha anexado el Reino de Everwinter y el Reino de Wolfheart! Hoy, de los cuatro reinos, solo quedan el Reino de Graycastle y el Reino del Alba.

Sé que algunos de ustedes solían creer en Dios y en la iglesia. ¡No hay nada de vergonzoso en eso! Se aprovecharon de su bondad y jugaron con sus esperanzas. ¿Creen que culparé a las víctimas en lugar de a los mentirosos y ladrones? ¡Por supuesto que no!” Levantó el puño. “¡La iglesia tendrá que pagar! Con solo vender las Piedras de Represalias de Dios, pueden ganar más de 100,000 reales de oro por año, ¡este dinero debería pertenecer a todos ustedes!

¿Por qué? La razón es simple. Los nobles no estaban dispuestos a desembolsar una suma adicional de dinero para comprar las Piedras de Represalia de Dios, y, por lo tanto, esta parte de los gastos se transfirió a ustedes a través de aumentos de impuestos, confiscación de propiedades y robo a mano armada. No sólo las Piedras de Represalia de Dios, también la construcción de iglesias, el mantenimiento de sacerdotes residentes y la celebración de ceremonias de bautismo. ¡Creo que ninguno de ustedes desconoce estas cosas!”

Las cosas que las masas entendían y odiaban más fácilmente eran la explotación y la opresión. Los métodos de la iglesia no eran tan flagrantes como los de los nobles, pero a los ojos del experimentado Roland, no era nada difícil dejar al descubierto esta delgada capa oculta por hojas de higuera mientras al mismo tiempo manchaba el nombre de la iglesia. (NTE: Pude cambiar el “oculta por hojas de higuera” a “oculto tras el velo de la fe” pero me gustó esa metáfora así que se queda)

“La iglesia prometió que esta suma de dinero se cambiaría por las bendiciones de Dios, pero ¿qué sucedió al final? Antes de que yo llegara a esta ciudad, la gente tenía poco para comer y vestir, y como tal, el hambre y el frío severo llegaba durante los meses de los demonios cada año y se llevaba la vida de muchos. En cuanto a los que sobrevivieron … ¿Es realmente debido a la ayuda de la iglesia o de Dios? ¡No, no hicieron nada!” Roland alzó un poco la voz. “¡Lo único que les interesa es chuparles la sangre hasta dejarlos secos!”

Los nativos vieron estas cosas sucediendo con sus propios ojos, mientras que la mayoría de los refugiados de otras ciudades tuvieron experiencias similares. La plaza estalló en un alboroto airado cuando todos atribuyeron todos sus sufrimientos pasados ​​a la iglesia.

“¡Así que nunca me rendiré y, lo que es más importante, no perderé ante esos chupasangres!” Roland agitó su puño en el aire y declaró en voz alta. “El Primer Ejército los pulverizará para que nadie se atreva a robar a mis súbditos nunca más. ¡Nunca más tendrán que preocuparse por pagar dinero para construir iglesias o ‘expiar sus pecados’ en el nuevo Reino de Graycastle!

Los hechos han demostrado que, sin la presencia de la iglesia, la Ciudad Neverwinter se convertirá en un lugar aún mejor, ¡y también lo serán las otras ciudades!

Todo lo que tienen ha sido creado por sus propias manos y su espíritu, no por esas cosas ilusorias. ¡Por eso he enfatizado repetidamente la gloria del trabajo! Solo el trabajo puede crear riqueza, y ustedes son los trabajadores más gloriosos. Deberían sentirse orgullosos de esto. ¡Sin ustedes, no existiría la próspera Ciudad Neverwinter de hoy!”

Apretó las manos hacia abajo como un gesto para que los sujetos hicieran una pausa en sus vítores. “El Primer Ejército partió hacia la Región Norte, y estarán luchando contra la iglesia. Si somos derrotados, perderemos todo lo que poseemos y regresaremos a los tiempos empobrecidos de antaño … Díganme, ¿están dispuesto a volver al pasado?”

Las respuestas que recibió fueron evidentes.

“No, Su Majestad, ¡Lucharemos contra la iglesia hasta el final!”

“¡Mátelos a todos!”

“¡Échelos de nuestro reino!”

“¡Protegeré a Su Majestad con mi vida!”

Hubo todo tipo de respuestas, pero sus expresiones eran impresionantemente idénticas: estaban dispuestos y listos para defender todo lo que tenían y que se habían ganado con tanto esfuerzo.

“Bien dicho. No necesito que enfrenten al enemigo en la batalla. Esa es la responsabilidad del Primer Ejército. Tampoco tienen que pagar impuestos adicionales para apoyar la guerra; eso es lo que el enemigo le hace a su gente. Todo lo que tienen que hacer es seguir viviendo sus vidas y continuar participando en la construcción y producción de esta ciudad. Esa sería la mayor ayuda que sus parientes que luchan en el frente pueden recibir de ustedes” Roland puso su mano derecha sobre su pecho y saludó. “¡Debemos lograr la victoria! ¡Viva el Reino de Graycastle!”

“¡Por la victoria!”

“¡Viva este reino!”

La gente coreó repetidamente estas dos frases, incluso mucho después de que Roland se marchara.

Por la tarde del mismo día, el último grupo de soldados abordó los barcos de vapor. “El Roland”, que servía como buque insignia, zarpó para señalar el comienzo del viaje.

¡El destino era Ciudad Deepvalley!


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

  1. Buffff me ha emocionado hasta a mi, yo ya estaria adjuntando para el ejercito de Roland si no supiera la que se liaria con los Diablos xDDD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .