ICDS — Capítulo 174


Gracias a 7x20Nobb por ser patreon.

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


Lo Que No Está Permitido Para Él (5)

Terminé viniendo a la casa del gremio con Loretta sin pensarlo mucho, pero… ¿no era esta la primera vez que traje a Loretta aquí? Sí, lo fue… Después de darme cuenta de eso, comencé a sudar.

‘¡Si Hwaya o Ludia me ven…!’

¡Podría estallar una guerra que destruya toda la zona residencial! Sin embargo, pronto me sentí aliviado al descubrir que no había nadie en la casa del gremio. Loretta tiró de mí.

“Vamos, Shin-nim. ¡Vámonos!”

“Ah sí”.

Loretta debería tener una idea de quién está en mi gremio. ¿No tenía curiosidad? Aunque fue eso lo que pensé, no pregunté. No había ninguna razón para llamar al desastre que evité.

“Asegúrate de presentarme a los compañeros de gremio de Shin-nim la próxima vez, ¿de acuerdo? Juju”.

“¡Ek!”

Loretta… ¡Mujer aterradora!

Como ya había explorado el área residencial de Más Allá, no había mucha niebla y no fue difícil encontrar al segundo explorador, la mansión de Daisy Ectradion.

“Ha pasado un tiempo desde que estuve aquí”.

“¿E-En serio?”

“Sí… no pensé que volvería”.

“Tú eres la que sugirió venir”.

“Sí, estoy muy feliz porque estoy con Shin-nim”.

No respondí y seguí caminando en silencio. También hizo lo mismo sin decir nada. Después de 20 minutos, finalmente llegamos a la mansión del segundo explorador. Solo entonces suspiré y me detuve. De verdad, pensé que moriría por la incomodidad.

[Regresa.]

Ahora, sentí que entendía lo que hacía el maná que rodeaba esta mansión. Como tal, no me sorprendió cuando el canal de comunicación se volvió ruidoso.

[Vine porque tengo algo de qué hablar contigo. ¿Puedes hacer tiempo? Si es posible, me gustaría agregarte a mi lista de amigos.]

[¿Lista de amigos? Ni siquiera sabes mi nombre. No hay forma de que puedas… No me digas.]

[¿Puedo?]

[… Adelante.]

Agregué a Daisy Ectradion y aceptó. Inmediatamente le envié un mensaje.

[Como esperabas, me reuní con el maestro de gremio de Escorpión del Desierto. Habló de ti.]

[Lodert Hydelcyon, jefe de los Caballeros Reales del Imperio Cyon.]

[Sí, él.]

Fue la primera vez que escuché su nombre completo, pero aun así respondí con calma. Sentí que era digno de obtener un Premio de la Academia al Mejor Actor de Reparto.

[Tú… si luchaste contra él con tu fuerza actual, no hay forma de que puedas estar sano y salvo.]

[La razón por la que estás encerrada en tu mansión está relacionado con él, ¿verdad?]

[¿Y si es así?]

Me enfrenté a Loretta. Inclinó la cabeza de manera adorable. Hoy en día, intentaba lucir sus encantos siempre que puede. ¡Debió haberse dado cuenta de que estaba funcionando!

[Él y su gremio han terminado. Se descubrió que sobornaron a un gremio administrativo.]

[¿Cómo podría eso… podría ser la persona que trajiste?]

[Precisamente.]

No hubo respuesta durante un rato. Entonces, la niebla que cubría la mansión se aclaró un poco y la puerta de la mansión se abrió.

[Quiero escuchar lo que pasó.]

Sentí que recibiría una alerta diciendo “¡Misión Exitosa!”, con una sonrisa, entré a la mansión con Loretta. La mansión debe haber estado descuidada durante mucho tiempo ya que todo tipo de arbustos espinosos, enredaderas y malas hierbas cubrían el área. Nunca debe haber abandonado su propiedad… llamé a Sharana y Peika.

“¿Pueden limpiar el jardín?”

[¡Por supuesto! ¿Debería cortar todo?]

[Quemaré todo. Vamos, molesta chica del viento.]

[Después de ti, pervertido gusano-ssi.]

¡Por favor… no luchen…! Independientemente de su relación, el jardín se arregló en 3 minutos con su cooperación y volvió a ser un jardín espacioso. Era como si cien jardineros profesionales hubieran trabajado en él.

[Los elementales son… realmente fuertes.]

Después de que terminamos de limpiar el jardín, la puerta principal de la mansión se abrió y su espacioso pasillo se mostró más allá de esta. Entré por la puerta junto con Loretta y las elementales. Incluso después de terminar el trabajo, Sharana y Peika no pensaron en volver. Sharana se sentó en mi hombro modestamente, mientras que Peika se enroscaba alrededor de mi brazo. Como no estaba en batalla y no tenía que preocuparme por usar maná, no me importaba particularmente que estuvieran fuera.

[Estoy en el segundo piso. La habitación más a tu izquierda.]

Abrí la puerta de esa habitación. Esperaba que fuera extremadamente desordenado, pero en realidad estaba inmaculado. La ventana que ocupaba todo el lado del cuarto estaba abierta, dejando pasar el aire. Daisy Ectradion estaba en la cama en la esquina.

Estaba acostada boca abajo, sin nada más que una camisa de vestir blanca. Sus bragas de encaje negro estaban a la vista, pero Loretta atacó mis ojos para bloquear mi vista. ¡Ow!

“¿¡Qué estás haciendo, Loretta!?”

“Kuk, así que los Ojos Malvados pueda petrificarme también… ¡Jujuju, has crecido mucho, Shin-nim!”

Loretta sacudió la mano y sus dedos parcialmente petrificados volvieron a la normalidad. Me dio una sonrisa significativa, pero seguí refunfuñando.

“¿¡Por qué me pinchaste los ojos!?”

“¡Si no apartas la mirada rápidamente, te atacaré de nuevo!”

¡Maldita sea, pero quiero ver más! ¡Estoy bromeando, por supuesto!

Mientras veía hacia otro lado, Loretta se acercó a Daisy Ectradion y gritó.

“¿¡Por qué no llevas nada debajo!? ¿¡No me digas que estás tratando de seducir a mi Shin-nim!? ¿Quiere que le peguen, Clienta?”

“No tengo… la fuerza… las faldas son… incómodas”.

“¡Date prisa y ponte algo!”

“Solo tengo el uniforme…”

“¡Uuuu! ¡Entonces al menos cúbrete con una manta!”

Pasaron otros 30 segundos antes de que se me permitiera ver de nuevo. Daisy Ectradion estaba ahora sentada en la cama, envuelta en su manta como un rollo sushi. Por su expresión incómoda y su camisa de vestir completamente abotonada, me di cuenta de que Loretta también la abotonó.

De alguna manera lo esperaba por lo que dijo Lodert Hydelcyon, pero era hermosa. Su cabello como ceniza fluía por sus hombros, y sus ominosos ojos rojos tenían un poder mágico que atraía a la gente. Sin duda alguna, eran Ojos Malvados de algún tipo. Podía reconocerlo más claramente ahora que los poseía también.

Sus rasgos faciales eran ligeramente antinaturales. Sus iris rojos ocupaban más espacio en sus ojos que la esclerótica, haciéndola parecer un poco espeluznante. Su nariz era pequeña y robusta, mientras que sus labios eran demasiado delgados y de color ceniza como su cabello. Además, sus orejas eran pequeñas y afiladas. Sus labios y oídos eran especialmente raros. Su piel también era de un blanco grisáceo pálido. Después de pensarlo un poco, le pregunté.

“¿Puedo preguntar de qué raza eres…?”

“Un… soy una elfa gris”.

“Ya veo”.

Entrecerró los ojos y me miró fijamente. Entonces preguntó.

“¿Qué pasó… con Lodert Hydelcyon?”

“En pocas palabras, se peleó con mi gremio y su gremio fue destruido. Perdió su calificación como explorador de mazmorra y fue expulsado a su mundo”.

“¿A su mundo? Mi mundo… el continente Sylon estaba arruinado. Ha sido asumido por los Libros Caminantes”.

Inmediatamente hice una oración en silencio. Buena suerte sobreviviendo, Lodert.

Ectradion se quedó en silencio después de eso y miró a Loretta la cual estaba parada a mi lado.

“¿Lo has hecho?”

“Por supuesto. Ya no puede poner un pie en la mazmorra”.

“Ya veo…”

Parecía estar inmersa en sus pensamientos. Entonces, sorprendentemente se inclinó.

“Lo siento, pero no puedo hacerlo. No puedo entrar en tu gremio”.

“No dije nada, ¿verdad…?”

“Mis Ojos Malvados. Reciben los pensamientos de otros o les envían mis pensamientos. Debido a que posees Ojos Malvados, solo puedo leer un poco… pero pensé que estabas mintiendo, así que leí tu mente. Lo siento”.

¡Me atrapó! Pensar que podía hacerlo tan sigilosamente sin que me diera cuenta. Maldita sea, fue mi culpa por bajar la guardia por su apariencia. Golpeé mis mejillas, luego le pregunté.

“¿Qué tal ahora?”

“Asombroso. No puedo leer tu mente en absoluto… De verdad. Ha sido un tiempo”.

“Bien hecho, Shin-nim”.

“No me acaricies”.

“Ah, la mujer. No podía leerte en absoluto, pero pude leerlo ahora mismo… ¿Por qué no hiciste lo que estabas pensando?”

“Vaya. Parece que bajé la guardia. Geez, todavía soy inexperimentada. ¿Puedes salir de la habitación un momento, Shin-nim? Te volveré a llamar una vez que me recomponga”.

“Siento que le vas a hacer algo a Ectradion, así que no”.

“Tsk”.

Loretta renunció a sus planes de enterrar a Daisy Ectradion. Aliviado, le pregunté.

“Mi objetivo final era pedirte que ingresaras a mi gremio. Por ahora, estaré feliz si continúas con tus actividades como exploradora. No hay nadie que te detenga ahora”.

“No, no es eso”.

Abrió mucho los ojos y luego parpadeó un par de veces.

“Yo… quiero intentarlo de nuevo. Mi mundo se derrumbó, pero si vuelvo a escalar la mazmorra… tal vez… pueda expulsarlos…”

“¿Entonces por qué?”

“Soy… una nigromante”.

Continuó.

“No puedo obtener cadáveres en la mazmorra…”

“¿No tienes ninguno?”

“En el día decisivo, la mitad. En la mazmorra, la mitad restante por Hydelcyon. Lo perdí todo”.

Con eso, levantó la cabeza y mostró sus ojos rojos. Instintivamente supe que estaba tratando de transmitirme algo. Relajé mis Ojos Malvados y dejé que sus pensamientos fluyeran hacia mí de una manera que no fuera dominante.

Daisy Ectradion era la jefa de la unidad militar de Selone, un país elfo en el continente de Sylon. A una edad temprana fue elegida para convertirse en exploradora de la Primera Mazmorra. Proliferó y se convirtió en la más fuerte de Selone. A medida que continuaba fortaleciéndose podía convertir bestias demoníacas más fuertes en muertos vivientes. Finalmente, obtuvo el nombre verdadero de un dios y entró en Más Allá. No hace falta decir que era la guerrera de vanguardia en la guerra contra los invasores de su mundo, los Libros Caminantes.

Sin embargo, el día que murió el Héroe de su mundo, perdió la mitad del ejército que comandaba. Los supervivientes perdieron la voluntad de resistir a los Libros Caminantes, pero Ectradion siguió luchando. Fue entonces cuando estalló un conflicto entre ella y Lodert.

Lodert siempre había albergado malas intenciones contra ella, y usando el Evento de Asalto que estalló cuando subieron juntos la mazmorra, aplastó la mitad restante de sus fuerzas. Como pertenecían a diferentes países, el Imperio que quería comandar a Ectradion como quisieran apoyó el plan de Lodert. Como Ectradion sabía esto, regresó a su mansión sin volver a Sylon. Lodert había querido que ella ofreciera su cuerpo a cambio de permitirle recrear su ejército, y Ectradion se había negado a aceptar sus términos.

Cuando trató de obtener cadáveres de alguna otra manera, no pudo lograr sus objetivos en Sylon porque Lodert la obstruyó. Lo mismo sucedió cuando trató de obtenerlos de los exploradores de otros mundos, ya que el gremio que operaba Lodert, Escorpión del Desierto, se lo impidió. En primer lugar, los monstruos lo suficientemente fuertes como para ayudar a limpiar Más Allá no salieron a la venta. Ya no se le permitió hacer un ejército.

Al final, en lugar de someterse a un hombre tan cobarde, decidió renunciar a su mundo. Así, se convirtió en una neet.

Incluso si tuviera el poder de un dios, como nigromante, no podría avanzar en la mazmorra por sí misma. Fue especialmente el caso como exploradora de Más Allá. Así, durante los últimos 73 años, estuvo acostada en la cama de su mansión.

“Ya me di por vencida. Cadáveres… Para despejar el piso 12 de Más Allá, los cadáveres normales no sirven”.

“Así que quieres morir en tu mansión”.

“Un… Gracias por arruinar a Hydelcyon y hacerlo tan miserable. Ahora, no hay razón para que levante mi látigo. No tengo… arrepentimientos”.

Con eso, se recostó y cerró los ojos. Finalmente pude verla claramente. Para ser una heroína de Selone y una exploradora de Más Allá, su cuerpo era pequeño. Quizás era un rasgo de los elfos, pero su pecho y trasero eran ciertamente voluptuosos. Sin embargo, todavía tenía un cuerpo pequeño. Sus hombros eran estrechos y sus miembros lastimosamente delgados.

Sentí como si estuviera viendo una flor marchitándose. No podía dejarla en paz.

“Ectradion. Si, si hay cadáveres con los que puedas estar satisfecha, ¿continuarás explorando?”

“¿Tengo que entrar en tu gremio?”

“Retrocederé por ahora. Después de todo, no puedo molestarte con el problema de mi mundo. Una vez que rechace el peligro que enfrenta mi mundo actualmente, te lo preguntaré de nuevo”.

Con mis palabras, Loretta se echó a reír.

“¿¡De qué estás hablando, Shin-nim!? ¡Shin-nim está hablando como si fuera a derrotar a los enemigos de otros mundos!”

“¿De qué estás hablando, Loretta?”

Incliné la cabeza y respondí.

“Una vez que derrote a los dos enemigos a los que se enfrenta mi mundo, ¿crees que tendré algo a lo que temer? En ese caso, ¿por qué no iría a derrotar a los enemigos de otros mundos?”

“Shin-nim, de verdad…”

Como mis palabras eran demasiado razonables, Loretta se quedó sin habla. Entonces, escuché el sonido de una manta cayendo. Giré mi cabeza hacia la dirección del ruido. Daisy Ectradion, que dejó la sabana a un lado, se puso de pie y me miró. Sus Ojos Malvados brillaban con una excepcional luz roja.

“Los cadáveres… Déjame verlos”.

¡Bien! ¡Eso es lo que quería ver! Con una sonrisa, respondí.

“Primero, usa una falda”.


Ex: Y así son las cosas, la situación de Daisy es excepcionalmente especial, es por ello que el imbécil pudo hacer algo contra ella, Shin es diferente, no podría haber sido un peligro para el cómo gremio por ser de Más Allá, y aunque individualmente en el punto actual es más fuerte que Shin, a menos que pelee directamente con este en un plazo de tiempo lo suficientemente cercano como para que Shin todavía no lo superase, el tipo no representaría una amenaza. Otro escenario que se me ocurre es si fuese tan lejos como para usar Mercenarios Dimensionales o fuese el mismo como uno para joder su mundo, pero ello sería algo bastante extremo por lo que no podría o querría hacerlo fácilmente, si a ello se añade el respaldo de Loretta, incluso si él también tenía un maestro de gremio administrativo detrás no podría salir con facilidad de esa situación, ello sería violaciones a las reglas de la mazmorra lo suficientemente graves como para que nadie lo pueda proteger.


Anterior |Índice| Siguiente

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s