Arifureta — Capítulo 275


Gracias a 7x20Nobb por ser patreon.

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


After Story II ― Arco de Kouki: La Pelea Ha Terminado

Mirando los números, ambos lados eran casi iguales. La fuerza de batalla entre el ejército del reino y el ejército de Seres Oscuros debe estar equilibrada entre sí.

Pero en realidad no fue así en absoluto.

Era como un grupo de hierba tragada por un arroyo fangoso.

Eso solo puede decirse que es natural. Después de todo, en este lugar, todo en todos los sentidos trabajaba a favor del ejército del reino.

Primero, gracias a que casi todos los Seres Oscuros estaban congregados en los alrededores de la bóveda subterránea de 『Arquette』, era posible rodearlos a pesar de que la ubicación estaba en el medio de la ciudad.

En segundo lugar, el ejército del reino tenía la ventaja geográfica de la guerra urbana.

En tercer lugar, ya no había más poder de bendición que se pudiera devorar en los alrededores, aunque solo era un poco los Seres Oscuros parecían agotados.

Cuarto, era solo entre una parte de los Seres Oscuros, pero debido a que habían estado perdiendo continuamente la lucha contra una sola persona, el miedo contra los humanos estaba comenzando a crecer en ellos.

Y luego, por encima de todo, el escalofriante espíritu de lucha de los soldados del ejército del reino aumentaba sin final a la vista, la presión de eso derribaba la moral de los enemigos. Sin duda, esa fue la mayor causa de la paliza.

La justa indignación de 『Arquette』 siendo atacada. La reivindicación del honor de hace cinco años. Odio hacia la propia raza de Seres Oscuros.

Solo una persona──

A pesar de que no tenía ningún deber o responsabilidad, continuó luchando durante tres días enteros mientras se agotaba. Los sentimientos de los soldados hacia esa persona no se podían expresar con palabras.

Para un soldado, después de presenciar una figura tan exaltada y gallarda, no había forma de que no pudieran ser sacudidos. No había forma de que pudieran evitar que sus almas rugieran.

Feroz.

Un espíritu de lucha del cual no había necesidad de dudar en usar esa palabra para representarlo estaba exterminando a los Seres Oscuros uno tras otro.

‘¡Re, Retirada-! ¡Retirada-!’

Alguien desconocido entre los Seres Oscuros gritó eso.

Si su oponente era solo una persona, su obstinación podría aguantar. Si estuvieran en contra de un hombre que parecía que colapsaría en cualquier momento, podrían acalorarse apasionadamente y luchar, pensando que el próximo ataque seguramente terminaría la pelea, que ellos serían los que derribarían al enemigo que les causó tanto daño.

Eran como apostadores que sintieron que el premio gordo saldría la próxima vez con seguridad y perdieron de vista cuándo renunciar.

“¡Extermínenlos! ¡Persigan a los que huyen y mátenlos! ¡Prioricen alejarlos de las cercanías de Kouki!”

La orden de Moana tronó. Los soldados persiguieron y derrotaron a los enemigos uno tras otro.

Al ver eso, quizás juzgando que la batalla había sido decidida, los Seres Oscuros estaban huyendo del entorno de Kouki por completo.

Entre ellos, también había Seres Oscuros que se dieron cuenta de que ya eran incapaces de escapar y lanzaron un ataque suicida contra Kouki, pero antes de que Moana y compañía pudieran decir “Ah”, Kouki el cual se balanceaba en su lugar los cortó con un solo tajo de katana.

Era una habilidad con la espada que haría que cualquiera se estremeciera al verla. Las cabezas volaban como si fuese una broma.

El veterano Spenser que estaba observando sintió que no podía reconocer el momento en que se balanceó la katana y el proceso de cortar las cabezas. Cuando se dio cuenta ya había terminado.

Kouki siguió de pie imponentemente, su cabeza miraba hacia abajo con ambas manos colgando. No se podía ver su expresión, pero a pesar de que Moana lo había estado llamando muchas veces desde hace un tiempo, no mostró ninguna reacción en respuesta.

Su estado era anormal.

Y, sin embargo, a pesar de eso, con ese estado en el que ni siquiera estaba en posición, se balanceaba de un lado a otro mientras masacraba a Seres Oscuros que saltaban hacia él con un ataque de espada que no podía ser percibido.

“La cumbre… de la espada, santo espada”.

Spenser susurró con voz ronca. Era una leyenda que le contó su padre cuando era un niño.

Un golpe de espada imperceptible e ineludible. Una de las cumbres a las que debe apuntar un espadachín.

En el pasado lejano, esa técnica se consideraba como la espada del rey, se ensalzaba el personaje de la leyenda y la gente lo llamaba Santo de la Espada.

El actual Kouki, se veía como la segunda venida de la leyenda.

“¡Kouki!”

Cuando Spenser hizo “Ah” y volvió a sus sentidos, no había más figuras de Seres Oscuros en los alrededores. El tumultuoso sonido de los soldados luchando se podía oír desde la dirección de la puerta oeste.

Entonces, Moana llevó a los usuarios del arte curativo con ella y corrió hacia Kouki.

Corría hacia Kouki con gran ímpetu, al igual a como lo hacían los Seres Oscuros antes de esto.

“¡No-, su Majestad! ¡Retroceda!”

“¿Eh?”

Kouki, que todavía estaba de pie en silencio con ambos brazos colgando y su rostro mirando hacia abajo, se balanceaba.

Moana, que escuchó la voz de Spenser y miró hacia atrás, ya estaba en el rango de Kouki.

“¡¡¡-!!!”

“¿¡Gua!?”

El ancho de un pelo. Lilin tiró de Moana hacia atrás. Las dos cayeron atrás y se dieron la vuelta. “¿Qué estás haciendo?” dijo Moana mientras su voz se ahogaba por el impacto de la caída. En el campo de visión de Moana la cual levantó la cara, hilos blancos revoloteaban en el aire…

“¿Eh?”

“¿¡Está a salvo, Moana-sama!?”

“Su Majestad-, ¿¡está herida!?”

Lilin preguntó con una expresión pálida mientras Spenser la llamaba con un rostro impaciente, pero la asombrada Moana no les prestó atención.

El aleteo de los hilos blancos.

Esos eran… su cabello.

Las puntas del cabello blanco de Moana estaban ligeramente cortadas y revoloteaban en el aire.

¿Quién cortó esos pelos?

Eso era obvio.

“¿Kouki?”

No hubo respuesta a su llamado.

Kouki estaba parado en su posición original, arriba de la puerta de la bóveda subterránea.

Gracias a rodar por el suelo, Moana finalmente pudo ver el rostro de Kouki el cual miraba hacia abajo. Al mismo tiempo, notó la anomalía.

“Kou, ki…”

No había luz en esos ojos medio cerrados. Esos ojos estaban vacíos, no miraban a ningún lado.

“Parece que… está vivo. Pero está inconsciente. Que…”

“Increíble…”

Tanto Spenser como Lilin perdieron las palabras. Moana también estaba igual.

Ello fue comprensible.

¿Quién en el mundo podría imaginar a alguien peleando mientras está inconsciente?

Viéndolo una vez más, el estado de Kouki era realmente atroz.

Había heridas de todo tipo de tamaños por todo su cuerpo. Pocos lugares resultaron ilesos. Estaba empapado de sangre por todo su cuerpo, su cabello castaño estaba teñido de rojo oscuro por su propia sangre y la del enemigo. Su respiración era superficial y débil, parecía que se detendría en cualquier momento. Su costado el cual se podía ver desde el hueco de su ropa rasgada estaba deformado, tal vez porque su caja torácica estaba rota y cambió de forma…

La espada que cambió de forma fue agarrada con una sola mano, porque su otro brazo estaba roto desde el hombro hasta el puño.

Mirando más de cerca, la mano que agarraba la espada estaba envuelta en varias capas de trozos de tela, de modo que incluso si la mano perdía la fuerza de agarre, la espada no se deslizaría hacia abajo.

“Jijiji-, Jijiji-”, la espada sagrada parpadeaba con luz como una lámpara que estaba casi sin electricidad, como si expresara la luz de la vida de Kouki tal cual.

¿Cuánto tiempo había estado luchando continuamente en este estado?

Su figura que seguía luchando incluso cuando estaba inconsciente.

Moana dirigió su mirada hacia el lugar donde estaba parado Kouki. La entrada de la bóveda subterránea.

Entendió con solo ver eso.

──No dejaré que nadie toque ni un solo cabello de ellos

Una emoción que no podía expresarse con palabras se convirtió en lágrimas y desbordó.

“Los estás, los estás protegiendo hasta convertirte en eso… los estás protegiendo hasta el final, ¿no es así, Kouki…?”

Moana se puso de pie. Spenser y Lilin intentaron detenerla, pero Moana les dijo que no era necesario con una sonrisa.

Spenser y Lilin intentaron decir que era peligroso acercarse al Kouki actual el cual eliminaría a cualquiera que se acercara. Sin embargo, no pudieron decir nada al ver esa sonrisa. Ambos tampoco pudieron detener el temblor dentro de sus pechos al ver la figura de Kouki.

Ambos miraban atentamente en silencio. No, no eran solo ellos dos, antes de darse cuenta estaban rodeados de soldados que veían atentamente con las mismas expresiones en sus rostros. Moana avanzó bajo su mirada.

Quedan dos metros hasta el borde de la espada de Kouki.

“Kouki. Kouki, soy yo. Es Moana, ves. Voy hacia ti ahora. Lamento llegar tarde, ¿de acuerdo?”

Queda un metro.

“Ya todo está bien. Porque has protegido hasta el final. No hay más enemigos”.

Quedan treinta centímetros.

Kouki reaccionó con un balanceo.

Spenser estaba a punto de moverse, pero Lilin lo agarró del brazo y negó con la cabeza. Su mirada se dirigió directamente a Kouki. Confianza al máximo llenó esos ojos. Spenser también relajó su cuerpo.

“Por eso, ya puedes descansar. Está bien no pelear… por eso-”

Distancia restante, cero.

La espada sagrada desapareció. Así era como se veía el golpe invisible de la espada al momento de acercarse al cuello de Moana, cuando se detuvo justo encima de la piel.

Incluso si estaba inconsciente, si alguien lo llamaba de todo corazón, el amable él seguramente respondería sin falta.

Si le dijeran “Estoy aquí”, absolutamente no dañaría a alguien que deseara proteger.

Moana, que estaba convencida de eso, gentilmente abrazó a Kouki sin siquiera una pizca de desconcierto.

“Kouki…”

“…… ¿u …… a?”

Un leve gemido. Cuando Moana miró fijamente a la cara de Kouki mientras lo apoyaba, allí estaban sus ojos reflejando el rostro de Moana. Esos ojos eran débilmente como una lámpara a la cual regresaba la luz.

“… Mo… a …”

“Sí, soy yo, Kouki”.

“…… Tengo…… que…… proteger”.

Era una voz ronca que casi no se podía escuchar. Moana susurró suavemente con sus lágrimas desbordándose una vez más.

“Todo está bien. Ya se acabó. Todo el mundo está a salvo. Los protegiste. Por eso, ya está bien”.

“… ¿Yo…… pro, protegí?”

Los ojos de Kouki se abrieron un poco, era como si quisiera decir 「Increíble」 a pesar de que era algo que él mismo hizo.

Por eso, Moana vio directamente a los ojos de Kouki con una mirada fuerte mientras le decía.

“Sí, los protegiste. Gracias, Kouki. Todos, fueron salvados por ti”.

Kouki quien recibió esas palabras…

“… Me… alegro”.

Diciendo eso, sonrió levemente y cerró los ojos.

El cuerpo se desplomó y perdió fuerzas. La espada sagrada perdía incluso su tenue luz como si dijera que su función había terminado. Moana, que estaba pegada a Kouki, entendió que algo invisible pero importante se estaba dispersando del cuerpo de Kouki.

Esa figura que estaba perdiendo fuerza en silencio, era como si…

“¡Rápido, cúrenlo! ¡Deprisa! ¡No se debe dejar morir a esta persona!”

Se rugió una orden que sonó como un grito. Los usuarios de arte que se pusieron rígidos por el estado heroico de Kouki se reunieron todos juntos y comenzaron a aplicar su arte.

La expresión de los usuarios de arte de la capital que sobresalieron en curación se agravó con la impaciencia. Ello contaba la realidad de la precariedad del actual Kouki.

“Por favor, te ruego que no mueras… Kouki…”

La oración de Moana resonó entre el sonido de la lucha que aún reverberaba desde lejos y entre los soldados que se movían para sacar a la gente de 『Arquette』 de la bóveda subterránea.


Sintió una sensación como si estuviera flotando en el fondo de agua oscura.

Era como si algo terriblemente pesado se enrollara a su alrededor. Su visión estaba completamente oscura y no podía ver nada. Su voz también, le escocía la garganta y realmente no podía hacer ruido.

「Qué… el mundo después de la muerte es realmente simple eh…」

Si realmente existía un lugar como el infierno o el cielo, sin duda debe dirigirse hacia el infierno. Si esperaba aquí, en poco tiempo incluso el rey Yama podría venir a juzgarlo.

Esta vez seguro, no habría nadie que pudiera perseguirlo como esa vez en los 『Precintos Sagrados』.

「A pesar de que Shizuku y el resto me habían salvado después de muchos problemas… pese a que finalmente encontré mi respuesta… aunque finalmente sentí que podía vivir mirando hacia adelante… qué desafortunado.」

Soledad, tristeza, frustración.

Cuando pensó que ya no podría encontrarse con su familia y amigos, esos sentimientos brotaron como una inundación.

Al mismo tiempo, pensó en esa chica a la que sentía que estaba viendo al final como un milagro.

「Moana, sama… ¿Fue una ilusión? No recuerdo cuánto tiempo estuve luchando, pero… Me pregunto, ¿fui capaz de proteger a todos?」

Él los protegió. Así se sentía. No tenía base para pensar eso, pero en el fondo Kouki estaba convencido de ello. Que seguramente lo logró.

「Aunque, maté a tanto como protegí.」

Era imposible salvar a “ambos lados”. Sin embargo, si persistió con “un lado” y no falló en hacer eso… entonces, como pensaba, debe ser una respuesta.

Pensando que había esparcido un gran número de vidas, entonces sin duda iría al infierno. ¿No estaba el rey Yama todavía? Mantenerse en suspenso de esta manera era… honestamente, se sentía aterrador, por lo que deseaba que llegara rápidamente.

Mientras pensaba en tal incontrolable imaginación, lo que surgió en el fondo de la mente de Kouki fue sobre “ese tipo”.

「Si es “ese tipo”, seguramente apuntará su arma incluso al rey Yama y le preguntará “¿Eres enemigo o aliado?” en su lugar. Si la respuesta es enemigo, seguramente apretará el gatillo.」

Qué estándar de evaluación realmente simple.

Como era de esperar, era una forma de vida que no podía llevar.

Pensando eso, por alguna razón a Kouki le pareció extremadamente divertido al punto que espontáneamente casi se ríe.

Casi se rio, pero:

「¿¡Nnn!? ¿¡Duele!? Por alguna razón, todo mi cuerpo se siente tan dolorido que es como si fuera a morir.」

「¿Por qué todavía hay dolor de la carne incluso después de la muerte, eh?」, cuando dirigió un estallido de ira tan irrazonable al rey Yama en su corazón, por alguna razón sintió una sensación como si su conciencia estuviera subiendo.

Además, dentro de la oscuridad total incluso comenzaba a brillar con una luz tenue.

「¿Eh? No me digas, estoy…」

Pensando que era imposible, Kouki abrió los ojos…

El campo de visión de Kouki el cual abrió los ojos en realidad estaba completamente lleno con el rostro en primer plano de un hombre de mediana edad. Fue a muy corta distancia donde sus narices casi se tocaban.

“¿¡Hi ha!? ¿¡Ngih, duele-, da miedo-!? ¿¡Dolor aterrador!?”

“¿¡Oh!? ¡Kouki-dono! ¡Despertaste!”

Un hombre severo de mediana edad. La mirada de sus ojos era la de un guerrero veterano. El criminal de la cara en primer plano al despertar fue Spenser.

Además, cuando su cuerpo se sacudió por la sorpresa, un dolor intenso asaltó instantáneamente todo su cuerpo.

Este fue el peor despertar.

Spenser dijo “¡Llamaré a su Majestad de inmediato! ¡Por favor, espera un segundo!” y salió corriendo de la habitación.

Por el momento, la cosa “aterrador” se fue por lo que Kouki se calmó y miró a su alrededor con ojos llorosos de dolor.

Recordaba el diseño de la habitación. Fue realmente similar con la habitación de invitados en la mansión del señor feudal a la que fue guiado cuando llegó por primera vez a 『Arquette』. O mejor dicho, era exactamente esa habitación de invitados. Cuando enfocó su audición, pudo escuchar el ajetreo y el bullicio de la gente fuera de la ventana.

“¿Estoy vivo? Todavía, estoy vivo…”

Poco a poco, ese hecho se filtró en él. Inconscientemente, sus conductos lagrimales se aflojaron y las lágrimas se derramaron emocionalmente. Realmente pensó que su vida se había perdido como compensación de su deseo y expiación de su crimen.

Pensó que ya no podría encontrarse con nadie más.

Fue aterrador. Fue doloroso.

Sin embargo, estaba vivo.

Lo que hizo, lo que logró, y luego cómo estaba vivo ahora.

Todo eso oprimía su corazón. Kouki simplemente lloró.

“Zudadadadada-”, el terrible sonido de pasos resonó en los oídos de tal Kouki.

Recordando que hace un momento Spenser dijo “Llamaré a su Majestad”, Kouki supuso que era Moana quien venía hacia él. Se secó las lágrimas a toda prisa. De alguna manera, no quería mostrarle su lado patético incluso más que esto.

Justo después de que terminó de secarse los ojos, “¡¡BAA──────NN !!” la puerta fue volada y Moana entró.

Se preguntaba por qué. Kouki sintió una inmensa sensación de déjà vu. Se preguntó si estas hermanas guardaban algún tipo de rencor hacia las puertas.

“Kouki”.

“Moana, sama… como pensé, no era una especie de ilusión entonces”.

Moana quien estaba asombrada al ver a Kouki despierto, soltó lágrimas al escuchar esas palabras de Kouki, luego corrió hacia él con pequeños pasos y sin pausa se sentó en la cama.

Se sentó de espaldas a Kouki, y con su largo cabello actuando como un velo, él tampoco podía ver su rostro desde un lado.

“¿Disculpe, Moana-sama? ¿Y la gente de 『Arquette』? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde entonces?”

“…”

Kouki se sintió un poco ansioso al ver a la silenciosa Moana. Se preguntó si sucedió algo, algo que no fuera bueno.

Pero antes de que pudiera expresar su ansiedad, Moana inclinó lentamente su cuerpo hacia Kouki. Sin pausa, abrazó el cuerpo de Kouki como si lo estuviera cubriendo, gentilmente para que no afectara las heridas de Kouki.

“¿¡Mo, Mo Mo Mo, Moana-sama!?”

Una fragancia dulce como la fruta kukuri le hizo cosquillas a la nariz de Kouki. Una sensación que era claramente suave incluso a través de la sábana que cubría su cuerpo hizo que se sintiera agitado en contra de su deseo.

“… La gente de 『Arquette』 está a salvo. Te lo dije, ¿verdad? Protegiste a todos”.

“Ah… sí”.

Estaba el rostro de Moana justo al lado de su propio rostro como si estuviera enterrando su cara en su cuerpo. Su voz temblaba levemente por las diversas emociones que la llenaban, llegando a su oído junto con su respiración.

“Solo ha pasado un día desde entonces. Realmente, qué tipo de cuerpo tienes para poder despertar a pesar de que casi mueres”.

“Jajaja… eso se debe a las estadísticas del héroe”.

Influenciado por Moana quien estaba hablando de una manera casual, Kouki también le respondió con una forma casual de hablar.

Moana levantó la cara y luego miró a Kouki con la punta de la nariz pegada a él.

“Pero morirás cuando sea el momento de morir”.

“… Tienes razón”.

“Incluso tu curación, varias veces parecía desesperada en medio de ella”.

“… Yo también, pensé eso muchas veces”.

Si no fuera Kouki, seguramente estaría más allá de cualquier esperanza. La fuerza vital que fue vigorizada por el arte de bendición, el poder mágico que se recuperaría al descansar y la habilidad que elevó el poder curativo siempre que hubiera poder mágico. Y luego, los usuarios de arte que continuamente usaron arte curativo hasta que colapsaron.

Todos esos apenas salvaron la vida de Kouki.

“Solo, ¿por qué haces ese tipo de ojos?”

Había muchas, realmente muchas cosas que quería decir. Quería decirle que no le pidió dedicación en la medida en que desechara su vida. Quería preguntarle por qué no volvió con Koone. Quería preguntarle qué pensaba él de su propia vida. Había muchas cosas que quería decir tan preocupada como estaba.

Sin embargo, al ver la mirada clara de Kouki, Moana se volvió incapaz de decir nada.

Kouki hizo una pequeña sonrisa y habló.

“Encontré, mi respuesta”.

Kouki que dudaba sobre su forma de vida. Desconfiaba de sí mismo y no podía elegir nada. Estaba deambulando, buscando lo correcto, que era lo correcto, “la elección correcta”.

Dijo que encontró la respuesta, al borde de la muerte.

Era algo por lo que uno debería estar feliz, pero… la expresión de Moana se volvió complicada.

“Entonces con eso, ¿no dudarás más?, ¿puedes vivir sin sentir sufrimiento?”

Kouki negó con la cabeza en silencio.

“También dudare de ahora en adelante, creo que seguramente será doloroso. Porque la respuesta que encontré, es algo así”.

No pudo llegar a una decisión clara como “ese tipo”.

Enemigo y aliado. Dividir el mundo en esos dos colores era algo que no podía hacer. No podía blandir su espada sin saber nada.

Seguramente estaría luchando y sufriendo soñando por lo ideal. Si no existiera ese camino, seguramente se angustiaría cuando la realidad fuera empujada hacia él.

Pero, y qué.

Lucharía. Se preocuparía angustiado. Que venga.

En esos momentos, simplemente haría su elección, creyendo que seguramente conduciría al mejor resultado.

Seguramente, nueve de cada diez lamentaría el resultado, pero absolutamente no renunciaría al futuro que resultó después de tomar su decisión sin importar qué.

Si lo ideal era imposible, entonces lo segundo mejor. Incluso si eso también estaba más allá de él, continuaría luchando para agarrar un futuro que era mejor, aunque solo fuera un poco.

Sí, el mundo no se puede dividir en dos colores.

Bien o mal.

¿Desde el punto de vista de quién se decidió?

No existía la solución correcta.

“Idolatraba a mi abuelo. Porque Jii-chan es mi héroe, porque el héroe tiene que estar en lo correcto… Fui, encarcelado por “lo correcto” sin que lo notara”.

“¿Ahora mismo es diferente?”

“Sí. Quiero hacer lo correcto, pero eso ya no me aprisiona. Porque, ya sea correcto o incorrecto, al final, no puedo apartar esa mano”.

Para los Seres Oscuros, Kouki era inconfundiblemente “malvado”, estaba equivocado al matarlos.

Pero aun así, Kouki no pudo apartar la mano de ese chico. Absolutamente no quería hacer eso. No importa cuánto deseara el camino donde ambos lados pudieran vivir. No importa incluso si para hacerlo corta un lado.

“Seguiré preocupándome hasta el límite de tiempo. Pero seguramente tomaré mi decisión. Incluso si no saldrá como quiero al final de mi elección, seguiré luchando. No puedo dejar de soñar. Incluso si no se hará realidad”.

「Al final, realmente no cambio eh」, Kouki hizo una sonrisa irónica.

Moana miró fijamente a los ojos de Kouki, y luego sonrió gentilmente.

“Ya veo… si esa es la respuesta de Kouki, entonces te apoyaré. Si es necesario, te prestaré mi fuerza tanto como necesites. No es porque hayas salvado a 『Arquette』. Es porque quiero ser tu fuerza”.

“Moana, sama…”

Con la punta de su propia nariz, Moana tocó la punta de la nariz de Kouki para que corrigiera la forma en que la llamaba.

Eso de agregar “-sama”, era innecesario.

Kouki también sonrió en silencio mientras se sentía atraído por los ojos de Moana.

“Moana. En este momento hay muchos problemas y tampoco hay tiempo, pero… algún día, ¿escucharás una historia sobre mi fracaso masivo?”

“Quiero escuchar sin importar el tipo de historia. Déjame oírlo, absolutamente”.

Moana asintió feliz al oír las palabras de Kouki diciéndole que quería que supiera de él.

Un silencio que no era incómodo en lo más mínimo llenó la habitación.

Con sus miradas aún entrelazadas, se acercaron poco a poco──

Los excelentes oídos de héroe de Kouki finalmente captaron los pequeños, pero muchos sonidos de respiración que eran incontables.

Se puso rígido como piedra, y luego miró hacia un lado “Gigigi” como una máquina que se quedó sin aceite. Siguiendo ese movimiento, Moana también movió su mirada──

En la entrada de la habitación a la que le volaron la puerta, vio innumerables siluetas de personas mirando atentamente mientras contenían la respiración.

Con Spenser y Lilin a la vanguardia, muchos soldados, y además el señor feudal Rothko y su esposa Syla, la capitana del cuerpo de vigilancia Ivana y sus subordinados, y luego los funcionarios civiles…

Estaban vertiendo su mirada con todo el espacio lleno de gente.

“¿¡-!? ¡Eeh-eeh-ehem-! ¡Ko, Ko Ko, Kouki ya parece estar bien! ¡Me siento aliviada!”

Moana se puso de pie en un instante con su postura como la de un soldado “descansando” para encubrir la situación. Al ver eso, Kouki hizo un tsukkomi dentro de su corazón 「Ya no hay más apariencias que mantener, sabes」 al ver a Moana así. Las mejillas de Moana estaban de un rojo brillante.

Después de eso, Rothko y compañía entraron con expresiones incómodas que decían 「Estamos siendo una molestia en la cita de su Majestad」. Expresaron su alegría por la seguridad de Kouki, y su gratitud por salvar la ciudad.

A mitad de camino, los recuperados curanderos llegaron para continuar su tratamiento para Kouki, pero debido a que la habitación estaba abarrotada con todos los que vinieron queriendo dar sus gracias, aunque sea por un momento, y causaron que la habitación fuera ruidosa, los sanadores finalmente se quedaron sin paciencia y se enfurecieron “No podemos concentrarnos aquí-”, y echaron a todos, incluido Rothko. Sucedió tal extraño acontecimiento.

Rothko fue literalmente pateado fuera a pesar de ser el señor feudal. Los soldados, incluido Rothko que recibió ese trato, actuaban abatidos. Se podría decir que esa vista era realmente surrealista.

Hubo un suceso inusual más, o más bien un incidente que hizo que todos los soldados que conocían a la chica se sintieran tan conmocionados que sus globos oculares se les salían de las cuencas de los ojos.

“Kouki-sama. Tu figura la cual continuó luchando incluso estando inconsciente, era hipnotizante. Eres exactamente un hombre entre hombres, un guerrero entre guerreros”.

Diciendo tal cosa, ella, Lilin, besó la mejilla de Kouki.

Por lo que Moana, Spenser y todos los demás sabían, ese debería ser su “primer” beso.

Se desconocen los verdaderos sentimientos de la chica que luego regresó a su trabajo como si nada hubiera pasado. O más bien, todos los presentes querían dejarlo como algo desconocido por el momento.

La razón fue porque los ojos de su majestad se volvieron y giraron después de eso.

Además, fue solo por un momento, pero una mirada bestial donde en su corazón decía 「Ahora mismo, mientras que Kouki no puede moverse…」 se mostró transparentemente, estaba dirigida hacia Kouki.

Kouki, que estaba estupefacto por el beso de Lilin, dijo “¿¡Hah, intención asesina!?” mientras se levantaba en el acto. Al ver a tal Kouki, Spenser y el resto llegaron a un acuerdo tácito entre ellos para hacer una espera atenta con respecto a este caso.

Parecía que incluso los soldados musculosos eran malos contra la “guerra de mujeres” que podría resultar por casualidad. En la medida en que desviaban la vista del salvador que salvó la ciudad mientras ofrecían sus oraciones.


A lo largo de todo eso, con el asombroso poder de recuperación de Kouki y la curación de múltiples excelentes curanderos, Kouki se vio obligado a un reposo completo en cama durante al menos una semana, pero…

La situación ya se estaba moviendo.

──Solicitud de refuerzos del territorio vecino de 『Arquette』.

──Noticias de la capital con la esencia de que se confirmó que un gran ejército liderado por el Rey Oscuro avanzaba.

Malas noticias traídas por mensajeros que se apresuraron a llegar a 『Arquette』.

Sin embargo, esas noticias no llegaron a los oídos de Kouki quien estaba durmiendo una vez más.

Nadie intentó decírselo.

Porque si Kouki lo supiera, absolutamente se movería ahora mismo.

Por eso, Kouki no se dio cuenta.

Que Moana y compañía se habían ido hacia el campo de batalla.


Autor: Muchas gracias por leer esto cada vez.

Muchas gracias también por los pensamientos, opiniones e informes sobre errores ortográficos y palabras omitidas.

En el siguiente capítulo, el Rey Demonio finalmente llega… creo.


Anterior |Índice| Siguiente

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .