Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 32


Capítulo 32 – Doblar el precio de mercado

 

De todos modos, Maomao decidió que los aldeanos recogieran las hierbas venenosas para ella. Si lo hacía todo ella misma, no había mucho que pudiera lograr.

 

“Por aquí”.

 

Maomao se dirigió a donde Chue la guió y escuchó voces que salían de una casa ahora destartalada. Ella miró adentro. Los aldeanos y Rikuson estaban teniendo una discusión.

 

“Entiendo. Entonces trataremos esto como si nunca hubiera sucedido.”

“Lo siento. No puedo creer que haya roto mi palabra.”

“No, no sabemos qué pasará de ahora en adelante. Fue lo suficientemente bueno como para que pudiéramos prevenir tanto daño.”

 

Maomao entendió de qué hablaban cuando vio la bolsa en la mesa. Era sobre lo que Rikuson había dicho antes de que llegaran las langostas, sobre comprar al doble del precio de mercado para incitar a los aldeanos que no tenían sentido de crisis.

 

(Este caos no es sólo en este pueblo, y tampoco podrán vender descuidadamente el resto.)

 

Rikuson, que salía de la casa, se fijó en Maomao y Chue. “¿Te has recuperado? ¿Estás bien?” preguntó.

 

Maomao le mostró su cabeza y las palmas de sus manos. Su cabeza estaba bien, pero sus manos todavía le cosquilleaban un poco. Pero gracias a Chue, que había aplicado la medicina y la había envuelto en vendas mientras ella estaba inconsciente, estaba mejor.

 

“Así que eras súper rico. Los ladrones nocturnos vienen aquí, sabes.” Chue toco la bolsa en las manos de Rikuson.

 

“No, no. Soy un insignificante gerente medio, así que sólo tengo suficiente dinero para comprar el trigo de un pueblo.” Rikuson sacó la lengua y les mostró el contenido de la bolsa. Contenía piedras de go.

 

“Wooow”.

 

“Tengo el hábito de llevarlos conmigo debido a mi trabajo anterior.”

 

Qué sinvergüenza, pensó Maomao.

 

“Por cierto, ¿qué negocios tienes conmigo?” preguntó el.

 

(Incluso si dices negocios.)

 

Era difícil decir que sólo quería comprobar el estado actual de las cosas.

 

“Disculpe por haberme desmayado de repente. Le he causado problemas”, dijo Maomao.

 

Aprovechando la oportunidad, Chue también inclinó la cabeza.

 

“No, es bueno que no sea nada serio”, dijo el.

 

“En ese caso…”

 

“Eh, ¿eso es todo?”

 

(Incluso si dices todo.)

 

Tenía otras cosas que quería preguntarle a Rikuson, pero él aún tenía cosas que hacer. Todavía había muchas langostas, y se sentía mal por interponerse en su camino.

 

“…Rikuson está bastante acostumbrado a ello. ¿Tiene alguna experiencia o algo así?” Ella encontraba su calma misteriosa incluso si había trabajado como ayudante del estratega raro.

 

Rikuson sonrió suavemente. “Mi madre me enseñó. Que no importa la situación, no debo perderme de vista.”

 

Y por un instante, tuvo una expresión en blanco.  “Fue su último deseo para que me recuperara, cuando estuve a punto de volverme loco.”

 

“¿Último deseo?”

 

“Sí. Mi casa fue asaltada. Mi madre y mi hermana mayor me escondieron y fueron asesinadas ante mis ojos.”

 

Una historia muy pesada salió a la luz.

 

“Sabía que me matarían si dejaba escapar un sonido, así que no podía gritar tanto como quería. Me mordí las muñecas para amortiguar mi voz, todo para sobrevivir después de ver a mi madre y hermana morir.”

 

Maomao no sabía cuál era la mejor respuesta a esta situación. Sólo podía responder con esto: “Y gracias a eso, salvaste este pueblo”.

 

Sea cual sea su pasado, no tenía nada que ver con Maomao. Sólo que si él había salvado este pueblo como consecuencia, ella sólo podía estar agradecida por la experiencia pasada de Rikuson. También podía aceptar su extraña audacia.

 

“Maomao es agradable, con su forma de pensar”, dijo el.

 

“¿Es así?” Aunque Maomao respondió sentimentalmente, no tenía ni idea de cómo interpretarlo, ya que no era Rikuson. Si no era una molesta doncella en edad de casarse, probablemente no necesitaba compadecerse.

 

“Maomao, creo que somos bastante compatibles. ¿Puedo proponerte matrimonio?”

 

“Que gracioso”, Maomao respondió.

 

“Lo sé bien”. Rikuson se rió.

 

(¿Era el tipo de persona que hace bromas como esta?)

 

Qué inesperado, pensó Maomao.

 

“Woww, ¿están excluyendo a Chue-san? ¿Puedes dejarme entrar en este drama de la relación amor-odio?” Chue movió su cara.

 

“Chue-san está casada.” Rikuson se negó gentilmente.

 

“Sí. Casada con hijos. Pero, no es que puedas verlo”, dijo Chue.

 

(No puedo verlo en absoluto.)

 

Maomao de alguna manera sabía que la otra mujer tenía hijos, pero a Chue no le importaban para nada. Más bien, Maomao no sabía los nombres de los niños o sus géneros tampoco.

 

Su cuñada Maamei los cuidaba, pero aún así, Chue no se metía con ellos.

 

“Entonces, iré a ayudar con la exterminación de langostas”, dijo Rikuson.

 

“Iré a hacer un poco de insecticida también”, dijo Maomao.

 

“Sí. Me sorprendió lo efectivo que fue ese veneno.”

 

“Veneno…”

 

No lo es, Maomao quería decir eso, pero usaba plantas venenosas para ello.

 

“Haré lo mejor que pueda para cuidar de Maomao-san.” Parece que Chue monitoreará a Maomao por el momento.

 

“Por favor, no trabajes demasiado”, dijo el.

 

“Esta vez las cosecharé con una hoz.” Maomao le mostró su mano vendada, y luego se dirigió a donde los aldeanos que estaban recogiendo plantas venenosas.

 

.

 

.

 

.

 

Cuando se hizo suficiente insecticida, Rihaku la llamó.

 

“¿Qué pasa?” Preguntó Maomao.

 

“Parece que el veneno se ha completado. Estaba pensando en volver a la capital oeste con la muchacha”, dijo el.

 

“…Es así. Es un insecticida.”

 

Maomao miró al pueblo. Ciertamente, no era algo especial que sólo Maomao podía hacer. Si los oficiales militares adicionales estuvieran ayudando con el exterminio, no tendrían ningún problema sin Maomao.

 

“Si no vuelves pronto, ese viejo se enterará de la mentira”, dijo Rihaku.

 

“…Ahora que lo pienso, la mentira funcionó muy bien.”

 

No importaba el caos, era misterioso cómo funcionaría la mentira para el estratega raro que adivina la mayoría de las cosas correctamente con ese inexplicable sexto sentido de esto.

 

“El Maestro Jinshi también es un conspirador. Usó al médico de la corte, anciano amigo.”

 

El médico de la corte, anciano amigo. En otras palabras, el médico charlatán.

 

“Le habló de ti al viejo médico de la corte, quien luego informó indirectamente a ese viejo”.

 

“….”

 

Inteligente, pensó Maomao. El anciano amigo y ese viejo eran un poco complicados, sin embargo.

 

“La muchacha es algo blando con el anciano amigo médico de la corte, sin embargo. Ese  viejo también es un poco atontado”.

 

El médico charlatán era un hombre regordete de mediana edad, pero ella sintió que lo clasificaba como un bebé ratón o una ardilla.

 

“Cuando el caos se calme, tendremos que volver, ¿verdad?”

 

“Pero, ¿qué hacemos con esto?” Maomao miró sus manos.

 

“Tengo una muda de ropa.” Chue preparó un conjunto sin problemas.

 

“¿No es realmente un error garrafal? Tienes mucho en tu brazo izquierdo también.” Rihaku señaló el brazo izquierdo de Maomao. Ella no se lo dijo, pero parece que él lo había visto.

 

“Supongo que sí.”

 

Las lesiones en las manos no son gran cosa ahora, huh, pensó Maomao tardíamente.

– mis pensamientos:

¿Puedo proponerte matrimonio? ¿Puedo pedirte la mano? …en realidad estoy dividido en estas dos opciones, pero oi, Rikuson, ¿¡de dónde salió eso!?

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (Si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho por favor), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

  1. Rikuson😀 broma o no, estoy segura q esto llegara a oidos de Jinshi…jajaaj…porcierto esta es la segunda vez q se lo piden en broma…la primera fue Jinshi…porfa la tecera es la vencida😄😄😄💖💖💖💖😉😉😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s