Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 09 – Capítulo 30


Capítulo 30 – Desastre parte final

 

EZ: Siendo honestos olvide programar la publicación temprana de este cap ayer [he estado haciendo eso para no tener que estar apurado haciéndolo a ultima hora] pero bueno… Disfruten del cap de hoy


El primer insecto llegó cuando la cosecha estaba hecha en un 70%.

 

Fue una pérdida de tiempo que alguien lo pisoteara hasta la muerte. Era más importante gritar: “¡Cosecha!”

 

Se encendieron antorchas. No importaba incluso si era sólo una gota en el océano.

 

Las mujeres y los niños entraron en el interior. Llenaron los huecos de la casa con barro y tela. Estaba oscuro adentro, pero se les advirtió que no encendieran fuego. También se les dijo que prepararan comida que pudiera ser consumida inmediatamente. Y que mataran a cualquier insecto que entrara por los huecos de una vez.

 

Todos los cultivos no cabían dentro de la casa de Nenjen. Pudieron almacenar el trigo en el santuario. Era un espacio confinado para que nadie pudiera entrar tampoco. Sellaron los huecos con arcilla, hasta el punto de que no podía entrar el aire.

 

Todas las casas estaban salpicadas con repelente de insectos. No tenían ni idea de si había un punto.

 

Las tiendas tenían demasiados huecos. No eran adecuadas como almacenes, así que se usaban como refugio temporal para los aldeanos de afuera.

 

Basen llevaba una gran red. Probablemente era una red de pesca, pero puede atrapar langostas cuando se balancea con fuerza. Luego se sumergía en un gran cubo de agua para ahogar a los insectos. 。

 

Chue estaba distribuyendo bolsas de cuero. Como reemplazo del arroz, estaba repartiendo leche de cabra endulzada. Estaban seguros de que sería una larga batalla.

 

Rikuson fue de puerta en puerta. Hablaba a las voces ansiosas a través de los agujeros de aire. Está bien, les decía, y cada vez que encontraba un agujero en el que un insecto se arrastraba, lo apartaba y lo tapaba.

 

.

 

.

 

.

 

La visibilidad era cada vez más limitada.

 

.

 

Para decirlo en términos de colores, estaba cambiando de blanco, a gris, a gris oscuro.

 

Podía incluso decir que ya era casi negro.

 

Por no hablar de caminar, tampoco podían abrir los ojos. Ella se tropezaba con ellos, se mordía, se desgarraba. No podía abrir los ojos. De alguna manera se cubrió la boca con un paño.

 

Los zumbidos llenaban el aire, tanto que las voces de nadie eran comprensibles.

 

Cuando se protegió la cara con la mano, finalmente pudo abrir los ojos.

 

Vio a Basen todavía balanceando la gran red. Inmediatamente golpeó la red abultada contra el suelo y la pisoteó. El cubo de agua ya estaba lleno de langostas.

 

También había una persona que se había vuelto loca por haber sido mordida por insectos. Llorando, tenían una antorcha y un cuchillo en cada mano, balanceándolos. Las langostas que no morían, se dirigieron hacia el aldeano.

 

Chue barrió las piernas del hombre cuando se acercó a ella. Ella ató al hombre caído con una cuerda.

 

Rikuson seguía yendo a cada casa y hablándoles. Las personas se volverán locas, perderán la cabeza, por la falta de luz. Él estaba previniendo eso.

 

Pero, también hubo personas a las que su voz no les no llegaba su voz.

 

Una de las casas privadas se incendió. Una anciana y un niño saltaron de la casa sellada con expresiones rígidas. El niño tenía pedernal en la mano.

 

El trigo recién cosechado se quemaba fácilmente en el fuego. Esta estación, con su falta de lluvia, estaba perfectamente seca para quemar.

 

Basen se movió inmediatamente. Pateó un poste de la casa. El edificio se estremeció inmediatamente.

 

“….!”

 

Ella entendió lo que él estaba gritando. ¿Dijo que el abrevadero estaba lejos, que destruyera la casa para apagar el fuego? Basen era bueno en el último minuto pensando así.

 

Después de demoler la casa él solo, trajo los cubos de agua llenos de cuerpos de insectos flotantes y los volcó.

 

Chue empujó al niño llorando y a la anciana a una tienda de campaña. Había langostas por todas partes, pero debería ser mucho mejor en la tienda.

 

.

 

.

 

.

 

Maomao no tenía ni idea de cuánto tiempo pasaba. Podría ser un cuarto de hora doble, o varias horas.

 

Todos tenían miedo de los insectos que nunca habían visto antes, los detestaban, y entonces…

 

.

 

.

 

.

 

“Maomao”.

 

Alguien le tocó el hombro.

 

Se dio la vuelta. Era Rikuson. Había langostas aferrándose a su cabello y ropa. Se había acercado para llamar su atención.

 

“No hagas más medicina, por favor. Arruinarás tus manos”, dijo.

 

Las manos de Maomao estaban rojas y adoloridas.

 

(Ah.)

 

El repelente de insectos tampoco ayudó a tranquilizarla.

 

Maomao había puesto todo su empeño en rociar el insecticida. Había rociado y rociado, pero no era suficiente; las langostas seguían volando.

 

¿Por qué no funciona? ¿Por qué no funciona?

 

Funciona. Pero seguían viniendo.

 

Las langostas hambrientas incluso mordían plantas venenosas. Rociaban a las personas, roían la ropa e incluso intentaban comerse la estructura de las casas.

 

No sólo eso, parecían estar devorando los cuerpos de los insectos caídos.

 

Era una locura que surgió de la multiplicación excesiva.

 

Incluso Maomao enloqueció.

 

Cada vez que recogía hierbas que tenían un efecto como insecticida, las preparaba.

 

La gran olla tenía langostas flotando en ella. Estaba metiendo las plantas por las raíces.

 

¿Le dolían las manos por arrancar las plantas con las manos desnudas o le afectaban las plantas venenosas?

 

Rikuson miró el cielo que aún estaba lleno de insectos. Había insectos, pero miraba más arriba.

 

“Un desastre de un desastre… estaría bien, sin embargo.”

 

No tenía ni idea de lo que estaba hablando. Pero Maomao también miró al cielo oscuro.

 

“Ay”. Algo le golpeó la cabeza.

 

Miró hacia abajo y vio un trozo de hielo en el suelo.

 

El dolor también golpeó la espalda y el hombro de Maomao.

 

Clack. Clack. Clack.

 

El aire estaba frío.

 

“¿Granizo?” dijo ella.

 

Grandes trozos de hielo. Aire frío. Parecía que los insectos también se movían lentamente.

 

“Un desastre de un desastre”.

 

No, no era un desastre. Esto fue una bendición de los cielos.

 

Maomao llegó a una respuesta que normalmente no se le ocurriría.

 

“Lluvia. Sigue lloviendo”. La locura de Maomao fue en otra dirección. Se lanzó hacia los insectos, hacia el granizo que caía del cielo. No rezando por la lluvia, sino por el granizo.

 

No sintió el dolor de ser mordida por los insectos o el dolor de ser acosada por el granizo.

 

Era el resultado de desear que algo sucediera, cualquier cosa, hacia las innumerables langostas.

 

Crack. Una gran fuerza chocó con su cabeza.

 

“¡MAOMAO!”

 

Lo último que recordó fue a Rikuson corriendo hacia ella.

 

Maomao fue golpeada por un pedazo de granizo y perdió el conocimiento.

 

– mis pensamientos:

¿Quién recuerda la última vez que Maomao se desmayó? Me pregunto de quién será el rostro con el que se despertará esta vez.

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991] (Si es posible cómanse la publicidad con lo cual me ayudan mucho por favor), gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog]


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

2 comentarios

  1. Deben ser granisos descomunales…digamos q esta aldea perdio un 30% con Nejen y el grupo de Maomao ayudando…los otros pueblos probablemente perderan mas o todo…eso significara hambruna? Saqueos… robos…y guerra? Pobre Jinshi, para mi q no dejaran salir de esas tierras….

    Le gusta a 1 persona

    • Ciertamente el resultado era predecible y por ello querían mitigarlo tanto como fuera posible
      Ese granizo me recordó al “granizo tamaño camioneta” XD , eso de que un golpe de granizo te haga desmayarte no es normal ._.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s