El extra que nunca muere: Capítulo 11 – 8


<Capítulo 11: Evan D. Sherden, busca tesoros – 8>

 

EZ: 2/2


Raihan se fue, diciendo que le haría saber a la Iglesia su voluntad de unirse a Evan. Parecía confiado en que podría salir de la Iglesia cuando quisiera, pero Evan, por supuesto, no creía que fuera tan fácil.

 

Incluso si era un paladín, tenía que cumplir con sus deberes como sacerdote. La Iglesia protestaría y no lo dejaría ir fácilmente.

 

“Entonces, ¿realmente estás preguntando por él? ¿Lo quieres?”

 

El Marqués de Sherden, que estaba más interesado en el hecho, le preguntó a Evan. Evan quería traer una nueva persona a bordo de nuevo.  Sus ojos púrpuras parpadeaban igual que los de Evan.

 

Evan asintió con firmeza.

 

“Quiero traerlo a la ciudad calabozo bajo el nombre de nuestra familia. Si es posible, por favor, deshazte de sus relaciones y su etiqueta de la Iglesia por completo. ¿Puedo pedirte esto, padre?”

 

“Por supuesto que es posible. Sólo requiere tu fuerte voluntad. Todo lo que necesitas hacer es dar unos pocos artefactos adecuados a toda la Iglesia, a cambio. Aunque creo que la recompensa que se te ha dado ha sido suficiente, para ayudarnos a todos durante la plaga, completaré tu petición de todas formas.”

 

“¡Gracias, padre!”

 

“Ya he decidido nombrarte Comandante de los Caballeros del calabozo, pero no esperaba que empezaras a buscar caballeros potenciales de inmediato. Eso es muy propio de ti, Evan.”

 

El marqués se rió y le dio una palmadita a Evan. Mientras tanto, en su cabeza, Evan estaba marcando la lista de artefactos para ser entregados a la Iglesia.

 

De su bolsillo. Evan sacó todos los artefactos designados. Había una espada, otra espada, un manto de invisibilidad, una armadura brillante, botas de cuero… La mayoría de los artefactos eran del segundo día de la búsqueda de tesoros.

 

“…¿Son todos estos artefactos?”

 

“Sí, estos son los artefactos que tuve la suerte de conseguir en la Ciudad Real. ¡Puedes dárselos todos a la Iglesia!”

 

“Ya has preparado el pago para la Iglesia, tú mismo. Quiero decir, es realmente cierto que nadie aquí te entiende completamente.”

 

Evan tuvo la suerte de conseguir todos estos artefactos en la Ciudad Real, pero no sabía cómo manejar las relaciones con la Iglesia.

 

El Marqués suspiró y recibió los artefactos. Eran suficientes por el precio de un sacerdote que iba en contra de la voluntad de la Iglesia.

 

“Mayordomo. ¿Escuchaste todo lo que discutimos?”

 

“Lo he oído todo, maestro.”

 

“Entonces, lleve a cabo estas tareas en nombre del Marqués. Y hazlas tácita y cuidadosamente, de manera que nadie pueda cuestionar el origen o cualquier información sobre Raihan Drukas.”

 

“Sí, ¡Maestro!”

 

El día siguiente fue el último día de la búsqueda de tesoros. Las cosas más importantes ya se habían solucionado en los dos días anteriores, así que quedaba muy poco para el último día.

 

“¡Wow, estaba aburrido, así que compré una casa en ruinas, pero había cinco cajas llenas de tesoros de oro y plata!”

 

“Maestro, seamos honestos aquí. ¿Las enterraste por adelantado? ¿Verdad…?”

 

“¡Eh, mira! Un espacio secreto debajo de la fuente… ¡Wow, aquí también hay una caja llena de joyas!”

 

“¡Estaba escondida para la búsqueda de tesoros a propósito! Dese prisa y conteste a mi pregunta, ¡¿sí?!” (EZ: Jajajaja)

 

Debido a sus características geográficas, la Ciudad Real tenía muchos elementos de bonificación para los jugadores. Entre ellos, el más emocionante era la búsqueda de tesoros, que transmitía la sensación como en la pregunta, ‘¿No tienes suficiente dinero en este momento?’

 

Esta búsqueda, que normalmente comenzaba con rumores de un bar de la calle o con una pícara propina de un niño de la panadería, llevó a varias misiones de tareas. Estas a veces incluían búsquedas de caza de monstruos, búsquedas de escolta, etc., y terminaban empujando al jugador tanto que caían por agotamiento. Pero al final, era recompensado generosamente después de encontrar el tesoro escondido en el camino real.

 

Había sido una tradición que continuó de forma constante desde Gran Guerra Yo-Ma 1 a 4, pero Evan ignoró todo lo demás y sólo robó los cuatro lugares, que incluían el destino final donde el tesoro estaba escondido… ¡Los cuatro habían sido encontrados!

 

“Bueno, los protagonistas nunca hacen búsquedas de tesoros. Este tipo de tareas dependen de los extras. Parece que voy a empezar a llorar ahora.”

 

“¿Una tarea? ¿Es una tarea para ti? ¡Eh, Maestro! ¿¡Estas brillantes joyas te parecen tan feas!? ¿¡No son más caras que mi propio cuerpo!?” (EZ: Jajaja XD)

 

“Eres un tonto, Shine. No grites tan groseramente y cállate.”

 

“Wow, hay tantas viejas monedas de oro imperial…”

 

En el último día de la expedición, Evan y el grupo habían asegurado una enorme cantidad de bienes que quedaban suficientes para reponer el dinero que Evan había gastado tanto en el camino real, tres veces más.

 

Evan dijo que el tercer día era sólo un bono en su búsqueda de tesoros, pero Shine y los demás pensaron que hoy era la verdadera búsqueda de tesoros que habían estado esperando todo el tiempo.

 

“Bien, guardemos esto para los fondos de nuestros Caballeros”.

 

“Joven Maestro, puede independizarse con tanto oro.”

 

“No, la autoridad de un Marqués no puede ser comprada con dinero.”

 

“Suena aterrador, ya que usted ya tiene suficiente para convertirse en Marqués…”

 

“¡Esto fue muy divertido! ¡Estoy tan emocionada!”

 

La última expedición terminó cuando cayó la noche, y el grupo regresó a casa con montones de monedas de oro y joyas.

 

Jugar todo el día y encontrar joyas brillantes fue una experiencia muy agradable para Serena también, y sus ojos rosados brillaban más que las joyas que habían desenterrado.

 

“Sería bueno que vivieras conmigo. Si estuviera con mi Oppa, papá me dejaría salir del palacio más a menudo.”

 

“Lo odiaría absolutamente.”

 

“Sería divertido para nosotros jugar solos. Podemos hablar durante horas, en privado. Por supuesto, ni siquiera he llegado a saber la mitad de las instrucciones que tienes que darme.”

 

“Preferiría morir.”

 

Serena era consciente del hecho de que Evan tenía que dejar la Ciudad Real mañana.

 

Aunque no le agradaba, Evan había erigido algo así como un muro de hierro (en sentido figurado) entre él y ella, que le servía como su muro guardián. Se decía que el verdadero muro de hierro se elevaba por encima del límite norte del país y prevenía la invasión de enemigos y monstruos.

 

“Volveré a la ciudad calabozo mañana, Princesa. Y tal vez no vuelva a la Ciudad Real. Disfruté mucho los tres días que pasé aquí. Haré que sea un recuerdo para toda la vida y no lo olvidaré”.

 

“Entonces, nunca te volveré a ver, Oppa.”

 

Las mejillas de Serena estaban gruesas e hinchadas, pero Evan sólo se rió de ella. Cuando Evan fue finalmente liberado de la carga de un montón de señales de muerte, no pudo evitar reírse,

 

Fue un gran placer escuchar que el Marqués finalmente había logrado rechazar la oferta de compromiso del Rey.

 

“…No, definitivamente veré a Evan Oppa de nuevo.”

 

“No digas cosas tan espantosas. Eres una persona muy valiosa que no puede salir de casa. Es peligroso afuera. Los caballeros escolta tuvieron que estar en guardia durante tres días consecutivos por tu protección.”

 

“Sí, los caballeros escolta parecen cansados… ¿Qué tengo que hacer para ir a verte yo sola? (EZ: Y ahora Evan va a cavarse una tumba que traspase el manto)

 

“¡Tienes que ser fuerte! Para vivir en este duro mundo, debes ser audaz y valiente. Tienes que tener la fuerza para protegerte. Lo único que puede protegerte en el último minuto es tu propia fuerza… ¡Tu propia fortaleza!”

 

Evan pensó que había hablado demasiado y quiso dejar de hablar, pero era demasiado tarde. Serena lo escuchó y asintió.

 

“OK, ahora lo entiendo. En este mundo, los débiles son comidos por los fuertes, así que tengo que ser fuerte para que no me coman.”

 

“… ¿Quién le enseñó a la Princesa tales cosas?”

 

“Si me hago más fuerte, puedo vivir más tiempo, y puedo salir del Palacio. Sí, lo entiendo. Siempre me enseñas cosas buenas.”

 

Evan tuvo una ligera ansiedad cuando vio a Serena asintiendo mientras murmuraba ‘debemos ser fuertes’, pero no importaba lo duro que la Princesa se autoentrenara, no se le permitía salir del Palacio a menos que el Rey se volviera loco. Evan creía que no había forma de decírselo. (EZ: Puedo ver que en el futuro ira sola escoltada por un ejercito de monstruos que ella domo, como la hermana menor reina mantis del hulk XD)

 

Evan había hecho todo lo posible para que la Princesa se diera cuenta de su fuerza y situación. Sería un riesgo para ella si decidiera venir a reunirse con él por sí misma. Y Evan no deseaba volver a verla de todos modos, a corto plazo.

 

Evan miró a los acompañantes de la Princesa. Ellos asintieron con una sonrisa ambigua como si entendieran lo que él estaba tratando de decir.

 

“No tienen que preocuparte por ella porque mantendremos a la Princesa bajo alta protección en el futuro”.

 

“Por favor, por favor háganlo.”

 

Intercambiaron algunos últimos saludos al acercarse a un cruce de caminos. Un carruaje estaba esperando para ir al Palacio Real, y el otro estaba destinado a ir a la villa del Marqués.

 

Serena no habló mucho al acercarse la despedida, pero cuando llegaron a la bifurcación, saltó del carruaje.

 

“¿Princesa?”

 

Serena corrió hacia Evan, sus ojos se llenaron de lágrimas.

 

Evan vio a la Princesa llorando por primera vez. Entonces se dio cuenta de que Serena tenía sólo diez años.

 

Cerró los labios como si tratara de resistirse a llorar, pero finalmente habló, con la voz entrecortada.

 

“Evan Oppa, definitivamente iré a verte”.

 

“No, es peligroso.”

 

“Voy a verte porque me haré fuerte.”

 

Era una estimación aproximada, pero Evan pensó que había surgido un profundo malentendido. Cuando Evan no estaba seguro de qué responder, cerró la boca, y la Princesa declaró en un tono más fuerte.

 

“Yo también me estoy fortaleciendo, así que quiero unirme al escuadrón de los Caballeros del Calabozo con mi Oppa”.

 

No puede ser, ella había escuchado a Evan hablar con Raihan ayer.

 

¡Evan no sabía qué pensar! Reflexionó un momento y luego encogió sus hombros. No había manera de que pudiera estar de acuerdo con su voluntad de todos modos o que controlara su destino en cualquier sentido.

 

“Si realmente puedes ser lo suficientemente fuerte para ser capaz de llevar a cabo tu vida de acuerdo a tus deseos, entonces hazlo.”

 

“Sí, lo haré.”

 

La Princesa asintió con firmeza, luego puso sus dos brazos alrededor de los hombros de Evan y lo abrazó.

 

Abrió los labios como para decir algo. Evan escuchó un pequeño susurro en su oído.

 

“La próxima vez que nos veamos, llámame por mi apodo. Es Ray”.

 

“…Cuando nos encontremos de nuevo. Lo entiendo.”

 

Sólo después de que Evan asintiera con la cabeza, Serena, que apenas estaba satisfecha con su respuesta, lo soltó.

 

Los caballeros escolta los miraban como si toda la escena los hubiera conmovido profundamente. Tal vez si supieran los sentimientos de Evan, no harían esas expresiones.

 

Evan pensó que sus planes estaban algo arruinados. Debido al trágico destino de la princesa, Evan se compadeció tanto de ella que ella intervino en su vida más profundamente de lo necesario, dejando espacio para una conexión con ella en el futuro.

 

Además, si Evan quería vivir más tiempo, no debería ni siquiera coquetear con las mujeres.

 

No importaba cómo Evan lo mirara, la Princesa parecía favorecerlo por encima de todo.

 

‘Por supuesto que ahora soy sólo un niño.’

 

El amor en la infancia suele terminar rápidamente y sólo deja buenos recuerdos.

 

Incluso si Evan la volviera a ver en el futuro, o si la volviera a ver después de unos años, Evan habría seguido adelante para entonces y diría algo como, ‘era bueno entonces.’

 

Evan creía eso.

 

“Entonces me iré, Oppa.”

 

“Adiós, Princesa.”

 

[¡No!]

 

“Tú también, cuida de la Princesa.”

 

Ruby asintió como si estuviera tensa por las palabras de Evan. Evan sonrió y se dio la vuelta.

 

Los escoltas que los habían estado cuidando durante los últimos tres días acomodaron a la Princesa en un carruaje, inclinando educadamente sus cabezas.

 

Evan también les hizo un gesto con la cabeza y volvió a su carruaje. Shine sonreía.

 

“Usted también es bueno con las mujeres, Maestro. Recibió un beso de una princesa, ¡un beso de princesa!”

 

“Shine, ¿sabes que puedo abofetear tus mejillas con el poder que he ganado?”

 

“… Si Su Alteza quiere obligarle, por favor, hágamelo saber. Yo le ayudaré.”

 

“Oh, gracias. Lua.”

 

A diferencia de Shine, Belois, por otro lado, estaba completamente congelada.

 

Ambos tuvieron estas expresiones durante algún tiempo. Era una afirmación muy fiable, pero si alguna vez se presentaba una situación así, Evan temía lo que haría Belois.

 

“¡Evan! ¿¡Qué son todos estos tesoros!?” (EZ: Esto me sigue dando risa XD)

 

“Los adquirí porque tuve suerte en el camino, padre. Voy a utilizarlo para financiar a los Caballeros del Calabozo”.

 

‘… En este punto, me temo que será mucho más extraño para todos cuando sea adulto y me convierta en el Comandante de los Caballeros del Calabozo.’

 

Volviendo a la villa, el Marqués estaba asombrado. Había un joven de pie junto a Evan. Estaba vestido con ropa informal, que se estaba quitando el uniforme y la armadura, pero sus ojos rubios y verdes, que revoloteaban bruscamente, eran definitivamente los de Raihan Drukas.

 

“El Maestro Evan me conoció y estoy listo para dejar la Iglesia.”

 

“Puedes llamarme Evan cómodamente. De todos modos, bienvenido, Hyung.”

 

Se recuperaron todos los tesoros que Evan pudo tener en sus manos, se incrementó el límite de artefactos que podía llevar, también obtuvo a Raihan Drukas, y pronto habría una sucursal de la Farmacia Brotherhood en la provincia real.

 

‘Hice una relación con la princesa como un bono, pero… Como conseguí todo lo demás más de lo que esperaba, ¿debo decir que fue para mejor?’

 

Si es posible, Evan esperaba que la Princesa se comprometiera con otro buen tipo antes de que ella realmente saliera corriendo del Palacio para ir a buscarlo! Evan rezó fervientemente y empacó. (EZ: Esas suplicas no serán escuchadas XD)

 

Al día siguiente, el grupo del Marqués, además de Raihan Drukas, dejaron la Ciudad Real y se fueron a casa sin arrepentirse.

Si lo desean bien pueden darle clic a la siguiente img si no tienen dinero para donar pero quieren apoyarme [leizer5991], gracias por adelantado para quienes lo hagan [recuerden el link los redirecciona a la pag de inicio del blog, pondré estos mismos en el cap final de los subidos de las novelas del día].


Anterior | Indice | Siguiente

10 comentarios

  1. Practicas de palmeadas con Slime:

    La princesa: Debo volverme más fuerte, debo volverme más fuerte, debo volverME MÁS FUERTEEE!!!

    (Estallido sónico, estallido sonico, estallido sonico)

    Ruby: HU HA HI, HU HA HI

    1000000000 COMBOOO!!!!!
    Ahora puedes tener entrenar especies superiores como dragones, fenixes u otras existencias superiores!!!!

    Prota:…. No van a quedar ni mis cenizas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s