El extra que nunca muere: Capítulo 11 – 7


<Capítulo 11: Evan D. Sherden, busca tesoros – 7>

 

EZ: 1/2


“Oh, ¿te has decidido?”

 

“Sí, me he decidido. Definitivamente me convertiré en un paladín e iré al campo de batalla. ¡Demostraré mi valor y recibiré más bendiciones de Dios!”

 

“Debido a la ‘Defensa de Cuerpo Completo’, debes tener confianza.”

 

“¡Sí, así es! He recibido la protección de Dios. ¡También es adecuada para la batalla! ¡Para proteger a las personas y luchar contra los monstruos!”

 

Evan escuchó lo mismo por quinta vez de Raihan Drukas y vertió una bebida en su copa vacía. Originalmente, Raihan bebía de una botella, pero se las arregló para detenerlo.

 

‘Así que, en realidad es simple de resumir.’

 

El chico, Raihan Drukas, era originalmente un niño de una familia noble en un país extranjero. Había sido inteligente desde joven y tenía mucho maná, pero no tenía el talento de un mago, así que las personas que le rodeaban le recomendaron que se hiciera sacerdote.

 

Los sacerdotes podían sacrificar su poder mágico a Dios y recibir poder divino a cambio. Por lo tanto, aquellos que nacían con mucho poder mágico sin el talento de un mago o hechicero normalmente se preparaban para convertirse en sacerdotes.

 

Un día se enfermó, y en el momento en que trató de proteger a otros del monstruo que había encontrado por casualidad, se le concedió la ‘Defensa de Cuerpo Completo.’

 

Raihan, que pudo salvar a las personas de los monstruos gracias a la ‘Defensa de Cuerpo Completo’, decidió que se convertiría en paladín de ‘Defensa de Cuerpo Completo’ y que protegería a muchas personas en el futuro. Así que su objetivo era ser un paladín en lugar de un sacerdote desde el principio.

 

Pero, en realidad, no era tan fácil como él había pensado que sería. Como era un hombre inteligente y con mucho poder mágico, pudo completar con éxito las clases sacerdotales de la Iglesia y renacer como sacerdote de ‘Defensa de Cuerpo Completo’ con un enorme poder divino. Pero pronto se hizo difícil después de eso.

 

‘¿Cómo es posible que ni siquiera una de las muchas armas quepa en su mano?’

 

Sí. No tenía ningún talento en las artes marciales de todo tipo. Hasta este punto, era una situación similar a la de Evan, pero Raihan ni siquiera tenía talento para la lucha.

 

Todos los instructores que trataron de enseñar a Raihan expresaron su sorpresa. Por mucho que lo intentara, sólo su resistencia y su poder divino aumentaban día a día, pero no podía blandir su arma adecuadamente. Pronto perdió la confianza en sí mismo para crecer como paladín.

 

“¡Todos me dijeron que dejara de soñar con ser un paladín!” Exclamó Raihan. Cuando tenía carácter, era como la más afilada de las espadas. Había desarrollado tal personalidad después de recibir una educación de élite en la Iglesia, que era famosa por sus batallas.

 

En ese momento, los bebedores que estaban a su alrededor se callaron de repente, pero Evan sonrió amablemente y se disculpó. Cuando se disculpó, los corazones de todos se derritieron. Era digno de una bonificación el servir a todos una bebida cara.

 

“El chico noble tiene una personalidad muy buena”.

 

“Está escuchando a un chico tan descarado bebiendo alcohol. ¿Era la familia Sherden? Verdaderamente bendecidos por tener un hijo así.”

 

“Quiero que sea mi hijo.”

 

Evan, que se había ganado el corazón de los bebedores, sonrió.

 

Raihan miró a Evan. La inocente sonrisa de Evan era desconcertante. Raihan lloró un poco y habló,

 

“Pero nunca quise dejarlo. El poder que se me dio ‘Defensa de cuerpo completa’ es el poder con el que lucho para proteger a los demás. Es mi única y verdadera fuerza. No es el poder con el que puedo memorizar hechizos de tratamiento o trabajar desde las sombras…”

 

“¿Qué clase de poder dijiste, hyung?”

 

“Es una ‘protección de guardián’ que sólo pueden recibir aquellos que tienen el espíritu de sacrificio entre los que también tienen la ‘Defensa de Cuerpo Completo’.  Un poderoso guardián que no puede dejar que los enemigos ataquen a sus colegas y sólo lo atacan a él mismo. También se aplica normalmente, pero cuando gritas el ‘grito sagrado’ que todos los caballeros santos aprenden, te haces más fuerte.”

 

¡Esa habilidad era definitivamente la protección de Dios! No era una habilidad que se pudiera adquirir entrenándose o subiendo el nivel de calabozo. Podías obtenerla como un regalo de Dios gracias a tu suerte.

 

Evan, que era un personaje extra, había recibido muchos regalos por sí mismo. Pero aun así, apretaba los dientes sin que nadie lo supiera. Su insatisfacción no fue revelada a nadie. Un ángel seguía aparentemente sentado frente a los ojos de Raihan.

 

“Vaya, es una habilidad perfecta para un paladín que realmente quiere proteger a las personas”.

 

“¿Verdad? ¿Tú también lo crees?”

 

Como referencia, al principio, Raihan conocía la identidad de Evan y usaba todos los honoríficos, pero desde el momento en que bebió más de tres botellas, la situación había cambiado.

 

Se olvidó de todas ellas y reconoció a Evan como sólo ‘un chico que escuchaba bien.’

 

“Pero, ¿por qué?  ¿Por qué Dios me dio el talento para proteger y no el talento para luchar? ¿Por qué debo ser tratado tan patéticamente? …¿Por qué no puedo ser un paladín?”

 

“…Hyung, tengo una pregunta para ti.”

 

“¿Qué es, Evan? Pregunta lo que sea.”

 

Parecía que la sensibilidad de Raihan hacia Evan se había incrementado considerablemente porque era una historia que encajaba con ellos hasta ahora.

 

Empezó a preguntarle a Raihan con una suave sonrisa,

 

“Dijiste que cuando usabas tu habilidad especial, protegías a las personas de los monstruos en ese momento. No es un talento en el combate—es un talento de protección. Entonces, ¿qué tal si proteges a las personas?”

 

“Uh, eso, sobre eso…”

 

Tal vez no estaba completamente borracho, pero de repente las mejillas de Raihan se pusieron rojas. Su mirada se agudizó, y su pelo rubio oscuro revoloteó salvajemente. Evan lo miró con un brillo en los ojos.

 

“Ese fue el momento en que tú, hyung, decidiste convertirte en paladín.”

 

“Bueno, eso es… Cierto, no lo sé. Creo que puedo decírtelo, pero no sé cómo me siento.” Raihan vació el licor en la copa de inmediato y escupió sus siguientes palabras muy rápidamente.

 

“Como dije antes, la protección no cubre todas mis luchas y mis metas que quería alcanzar. Sólo el poder que se me dio cuando los monstruos me apuntan. Así que, después de activar esa protección y captar la atención de los monstruos… todavía tengo que seguir huyendo”.

 

“Continúa, por favor”, murmuró Evan ante las palabras de Raihan.

 

Asintió con tristeza. “Sí, seguí corriendo. Seguí corriendo desesperadamente. Finalmente, esas personas recobraron el sentido común y empezaron a lanzar piedras y cuchillos de cocina al monstruo. Rompieron sus sillas y recogieron los pedazos y empezaron a golpear a los monstruos con ellos. Afortunadamente, su único objetivo fui yo mismo hasta el final, así que tuve que seguir corriendo”.

 

Las lágrimas llenaron los ojos de Raihan. Debía tener unos 10 años en ese momento, pero al mirarlo, parecía un recuerdo que nunca podría olvidar.

 

“Por eso quería ser un paladín. Para de alguna manera ganar habilidades de combate y nunca más mostrar una apariencia tan cobarde. Esto es para proteger a las personas valientemente con mi propia fuerza.”

 

“… Impresionante.”

 

“¿Qué tiene eso de genial? Puedes reírte abiertamente. Es incluso ridículo decir que es una escena tan fea el estar ahí parado y ser golpeado.”

 

Ante las palabras de autodesprecio de Raihan, Evan inclinó la cabeza. Por supuesto, también era para convencerlo… Antes de eso, no entendía realmente.

 

“¿Qué es tan gracioso?”

 

“Bueno”.

 

“¿Sabes que la protección que recibiste no es una habilidad desperdiciada?”

 

“Sí, claro. Aun así, di un paso al frente sin pensar en nada como un tonto…”

 

“No, hyung. Aunque sabes que no tienes poder para luchar, das un paso adelante para proteger a las personas, ¿verdad? En ese momento, debes haber sufrido una tremenda agonía, pero sin embargo, no te quedaste atrás.”

 

Evan se rió mientras vertía alcohol en el vaso vacío de Raihan, quien se sintió aturdido por las palabras de Evan.

 

“La lucha es natural para alguien que sabe cómo luchar. Pero, hace falta un gran valor para que alguien que no sabe luchar dé un paso adelante delante de todos los demás. No me importa nada más que alguien que sabe proteger, los llamo héroes”, continuó Evan.

 

“Gracias a la desesperada huida de hyung de los monstruos, ellos pudieron escapar de la muerte y encontrar el coraje para enfrentarse al monstruo. Pero, ¿qué es lo gracioso? ¿Quién puede reírse de tal escenario? Realmente no lo entiendo.”

 

“…Esta es la primera vez que alguien me dice algo así. Nadie ha apreciado mi habilidad en el pasado”, murmuró Raihan tontamente. Evan respondió con un resoplido,

 

“Entonces ni siquiera saben lo que es el verdadero valor/coraje.”

 

El coraje viene del deseo de hacer algo. Aquellos que nunca han estado desesperados nunca entenderán el valor. Sólo se ríen cobardemente detrás de los que realmente actúan, criticándolos.

 

Para Evan, el verdadero coraje era que seguiría viviendo.

 

Estaba decidido a sacrificarlo todo. Podría decirse que era exactamente lo contrario de los valores de Raihan, pero por eso pudo entender mejor su corazón.

 

“¿Se rieron de ti esas personas que salvaste?”

 

“… No. Ya estaba llorando en ese momento. Estaban ocupados tranquilizándome”.

 

“Todos te dieron las gracias, ¿verdad?”

 

“Creo que sí. Pero tal vez también pensaron que yo era patético.”

 

“No, no habría sido así. Y aunque esas personas pensaran que eras patético, no significa que el valor de lo que hiciste se haya reducido. Porque mi hyung salvó maravillosamente a todos los que estaban ahí. Y tú eres más un genio que cualquier otro paladín.”

 

Raihan cayó en silencio otra vez. Evan inclinó la botella para verter el alcohol en su vaso vacío, pero Raihan lo detuvo.

 

“…Ya no necesito el alcohol.”

 

“¿Ya se han acabado tus preocupaciones?”

 

“Sí”.

 

“… Puedes ser mejor caballero santo que cualquier otro. Creo que sí.”

 

“Sí, ya lo he decidido.”

 

Por primera vez aquí, creyó que los demás estaban equivocados. Hasta ahora, había estado trabajando duro para encontrar la respuesta.

 

“¡Sí, puedo ser un gran paladín!” Raihan dijo con una voz fuerte, borracho como estaba. Evan estaba un poco avergonzado.

 

“Ahora no importa quién me llame qué. Quiero ser un guardián. Cuando te escuché, me decidí; ya no quiero preocuparme por lo que piensen los demás. Ahora me centraré sólo en lo que quiero hacer. No importa lo que digan los demás, seré el mejor guardián”.

 

“En efecto”.

 

Fue un cambio en una dirección mejor, no estar atado por los prejuicios de los que miraban a los demás y chismorreaban, especialmente para Evan.

 

“Parece que el corazón de mi hyung se ha endurecido ahora, así que me presentaré de nuevo en este punto.”

 

Evan D. Sherden dejó la botella delante de Raihan, le miró y se arregló la ropa. Con sólo hacer eso, la dignidad de la nobleza emanó naturalmente de él. Incluso Raihan pensaba que era admirable.

 

“Me llamo Evan D. Sherden, el segundo hijo del marqués D. Sherden, que gobierna la ciudad calabozo de este país”.

 

“…Soy Raihan Drukas. Noble Maestro Evan, muchas gracias por lo que ha dicho hoy. Esto me dio el valor para seguir adelante de nuevo”.

 

Raihan habló con una actitud educada que no parecía pertenecer a alguien que se emborrachó con una botella de alcohol hace un rato. Era evidente que usaba el poder divino que permanecía constantemente en todo su cuerpo para deshacerse de su intoxicación de una vez.

 

Evan, que se enfrentó a él, también mostró la dignidad de un aristócrata de alto rango, por lo que la atmósfera de los dos parecía misteriosa, y todos los que estaban viendo su conversación aguantaban la respiración y miraban.

 

‘Ya que es tan bueno, debe haber historia detrás de él.’

 

No era que Dios le hubiera dado la habilidad de proteger para nada. Evan asintió y habló,

 

“Como no puedo representar a toda mi provincia, cuando sea adulto, crearé un escuadrón de Caballeros del calabozo que se mueva sólo para proteger la ciudad calabozo y seré el Comandante de los Caballeros. Así que tengo una sugerencia para ti, Raihan Drukas”.

 

Los ojos púrpuras de Evan brillaron. Raihan sintió como si su existencia fuera absorbida por ellos.

 

“Tienes la fuerza para proteger a los demás… y aún más importante que eso, me gustaría reclutar a Raihan Drukas, que tiene la voluntad de proteger a los demás, como miembro de nuestro escuadrón de caballeros, que se creará en el futuro. Por favor, únete a mí y protege nuestra ciudad”.

 

Raihan asintió involuntariamente a la voz que aparentemente contenía un poder mágico que no se atrevió a rechazar. Raihan, que era consciente de su mala conducta, se despertó de su trance y abrió la boca con gran espíritu.

 

“Es demasiado para mí tomar una posición tan gloriosa… Sin embargo, si usted—después de conocer mi falta de habilidad—sigue recomendándome, me gustaría cumplir con ese llamado”.

 

“Bienvenido entonces, Raihan Drukas.”

 

Evan se rió a carcajadas. Todos los que estaban en el café suspiraron unos cuantos suspiros de alivio en ese momento.

 

“Ahora eres miembro de mis Caballeros del calabozo”.

 

Era el momento en que Evan había logrado cazar el mejor tesoro de la Ciudad Real.


Anterior | Indice | Siguiente

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s