Release that witch: Capítulo 586: La batalla de Ciudad Redwater



Después de dos días de navegación, pueblos y tierras de cultivo comenzaron a aparecer en el desolado campo verde, y la muralla de la Ciudad Redwater gradualmente fue apareciendo.

Como la ciudad más grande del río Redwater, su población y recursos podrían compararse favorablemente con la vieja Ciudad del Rey. Si no fuera por la ventaja que aportan los minerales en Silver City, los antepasados ​​de la familia Wimbledon habrían hecho de Ciudad Redwater la Ciudad del Rey en lugar de la actual Ciudad del Alba.

Brian observó a través de un telescopio durante un rato y preguntó: “¿Qué haremos cuando lleguemos al muelle? ¿Qué tal si les damos una sorpresa primero con la artillería naval?”

“Puede provocar la hostilidad de su señor” Iron Axe negó con la cabeza. “Nuestro objetivo principal es la iglesia. Se pueden dejar de lado otras cosas. Según el proceso diplomático, primero presentamos los documentos”

Cuando la flota llegó al muelle suburbano, comenzó de inmediato una gran confusión. La puerta se cerró rápidamente y el puente levadizo del foso fue levantado mientras los soldados se concentraban en línea fuera del muelle.

Brian envió los documentos y recibió una pronta respuesta.

“Dijo que el ejército de Su Majestad es bienvenido por el señor, pero estamos obligados a enviar un enviado a la ciudad para explicar las condiciones. No abrirá la puerta y nos dejará entrar hasta que verifique la causa del asunto.” dijo el soldado.

“¿Qué condiciones? Ya las hemos explicado muy claramente en los documentos” dijo Brian enfadado, “sólo estamos en contra de la iglesia. ¿Quiere ayudar a escapar a esos sinvergüenzas de la iglesia?”

“¿Es esta también una regla?” Iron Axe se volvió y miró a los miembros acompañantes del Grupo Asesor.

“Um … sí, debería serlo si son nobles”, respondió Trevor, el guardaespaldas en jefe de Petrov, “y es normal que se muestren escépticos, después de todo, Su Majestad, el propio Roland no ha venido y Ciudad Redwater no está en su jurisdicción. Solo necesitamos enviar un mensajero con estatus adecuado para explicarlo claramente”

“¿Estatus adecuado?”

“Alguien de una familia de renombre que pueda ganarse la confianza del señor” explicó Trevor, “Como la familia Honeysuckle en la región occidental.”

Iron Axe, Brian y Van’er se miraron con vergüenza. Antes de convertirse en comandantes del Primer Ejército, uno era de la Nación de Arena, los otros dos eran civiles. No sabían cómo conversar adecuadamente con los nobles, ni tenían un estatus adecuado que pudiera ayudarlos a hablar con el señor por igual.

“¿Por qué no volar la puerta directamente con los cañones?” Brian se enojó y dijo, “Una vez que sientan nuestro ataque, sabrán cuál es el camino correcto.”

“Permítame” dijo Edith, “La familia Kant es una familia aristocrática en el norte y mi padre también es duque. Estoy calificada.”

“¿Y si es un truco?” Van’er vaciló y dijo: “Si el señor de Ciudad Redwater coludió con la iglesia hace mucho tiempo, podrían arrestarla cuando ingrese y obligarnos a retirarnos.”

“No es bueno para él y no te comprometerás, ¿verdad?” Edith sonrió y dijo: “Mientras esté en su sano juicio, no planeará tal movimiento con el mensajero o despertaría la antipatía de otros nobles. Y no puede afectar la situación general. Por el contrario, si él se ha coludido con la iglesia, la ciudad habría sido bloqueada por el estado de batalla. No hay aceite caliente o fogatas en la parte superior de la ciudad todavía”

“Iré con ella.” dijo Sir Eltek, “una vez fui un caballero y puedo cuidar de ella si hay peligro.”

“Aprecio su preocupación, pero la Perla de la Región Norte no necesita ningún cuidado.” dijo Edith con confianza.

“Lleva un equipo de soldados contigo.” Iron Axe tomó la decisión final. “Si escuchamos un disparo, iniciaremos un ataque.”

Una hora más tarde, la puerta se abrió lentamente y se bajó el puente levadizo.

Se quedaron atónitos cuando la señorita Edith y un hombre regordete de mediana edad salieron escoltados por un pequeño grupo del Primer Ejército y un grupo de los Caballeros en Armaduras Plateadas. El hombre estaba bien vestido, pero cortejó a Edith como un esbirro por su expresión y comportamiento obvios.

“Este es el señor de Ciudad Redwater, Conde Delta” Edith les presentó al señor y agregó: “También le pedí que enviara la patrulla para rodear la iglesia en caso de que el sacerdote y los creyentes escapen” Luego movió la cabeza y dijo: “Estos son los comandantes del Primer Ejército de Su Alteza, Lord Iron Axe, el Señor Brian y el Señor Van’er.”

“Iron Axe … ¿y qué?” El conde se quedó atónito por un momento al escuchar ese tipo de presentación por primera vez.

“No importa.” Ella rió. “Esta es la terminología de Su Alteza.”

“Ejem, ya veo.” Delta se aclaró la garganta y dijo: “Escuché que el Príncipe Roland … no, Su Majestad actúa en un estilo diferente, realmente no es común. Así que … bienvenidos a Ciudad Redwater. Disculpe, ¿Su Majestad de hecho solo quiere acabar con los insurgentes de la Iglesia?”

¿Este era el señor de la Ciudad Redwater? Brian se preguntó con asombro. Era bastante diferente de lo que Brian había imaginado.

“Sí” respondió Iron Axe con seriedad, asintiendo, “Creo que está claro en los documentos de Su Majestad que la iglesia está tratando de ocupar los Cuatro Reinos y su rebelión se ha convertido en un hecho. Debería haber escuchado la calamidad que sucedió en los Reinos de Everwinter y Wolfheart. Nos iremos una vez que eliminemos a la gente de la iglesia”

“Bueno, no es necesario tener tanta prisa” Delta se frotó las manos y dijo, “y esta noche tendré una gran fiesta en el castillo. Espero que todos puedan asistir.”

Aunque estaba invitando a todos, sus ojos se enfocaron en la Perla de la Región Norte.

Brian se iba a negar, pero Edith aceptó sin dudarlo. “Gracias por su invitación. Será un honor, pero primero tenemos que completar la tarea de Su Majestad.”

“Por supuesto.” El conde sonrió mientras entrecerraba los ojos.

El Primer Ejército entró en la ciudad en orden bajo la dirección de los caballeros. Evitando la atención del conde, Brian se acercó a Edith y la reprendió en voz baja. “¿Por qué aceptaste su invitación? ¡Definitivamente tiene otras intenciones indecentes!”

“Esta es la comunicación normal entre los nobles. Sería demasiado grosero si nos negáramos” respondió en un tono despectivo. “No sé por qué Su Majestad excluye a la nobleza de su ejército, pero usted representa a Su Majestad, Roland, así que no puede rechazar estas cosas por completo. Y será mucho más fácil recuperar Ciudad Redwater sobre la base de una buena relación con él. En cuanto a su intención indecente …” Ella movió la boca, “¿Hay alguna otra expresión facial que un noble masculino pueda mostrar?”

“Err …” Brian tragó con dificultad y suspiró después de un momento. “Entonces, ¿estás acostumbrada a este tipo de vida?”

“No está mal, solo es un poco aburrido” Edith dijo con una pequeña sátira. “Bueno, ¿nunca has admirado la vida de un noble?”

“Yo …” Abrió la boca, pero no pudo encontrar las palabras.

De repente, hubo un alboroto más adelante. Parecía que alguien estaba gritando y podían escuchar que algo caía al suelo.

“¿Qué pasó?” gritó el Conde.

Iron Axe apretó su mano derecha en un puño y gritó: “¡Todos los soldados, estén atentos! ¡En alerta!”

Las tropas dejaron de marchar de inmediato. Los soldados se quitaron los rifles de la espalda con pericia y cambiaron rápidamente de columnas a filas.

En ese momento, Sylvie advirtió desde el medio del equipo en voz alta. “¡Cuidado! ¡Hay una reacción mágica al frente!”


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s