Súper Gen Divino – Capítulo 778: Golem de Esmeralda


Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen tenía la sensación de que se le había concedido el deber de salvar el mundo. Se apartó de Lin Beifeng y echó un vistazo rápido a la bolsa que le habían dado. Realmente había un libro allí, y el papel parecía bastante moderno. Debió ser producido en la Alianza en los últimos años, y era indudablemente impermeable, a prueba de fuego y a prueba de insectos.

Han Sen se decepcionó un poco al saber que no era un códice antiguo. Si lo hubiese sido, creía que podía venderlo a un alto precio como una antigüedad.

No tenía ningún nombre, extrañamente. Después de ver el contenido, se enteró de que no era ni un arte hipergénico ni un Qi Gong. Era similar a la Inocencia Primaria, pero mejor, con una profundidad mucho mayor.

Se relacionaba con la fortaleza psicológica y la constitución, y contenía muchos ejemplos. Era como un compendio o guía para evitar que uno fuera sometido a fraudes o estafas.

“¿Quién era ese Ciego? ¿Y para qué me dio esto? No voy a ser un vendedor, y tampoco voy a enseñar a otros cómo evitar ser estafado.” Han Sen estaba bastante confundido.

Han Sen lo pensó y llegó a la conclusión de que leerlo no sería malo. Podría terminar siendo beneficioso, y podría ayudarlo a evitar los esquemas de los hombres de confianza en el futuro. Por ahora, sin embargo, lo guardó.

Los oficiales de alta clase de la Alianza tenían un carácter enfermizo y malvado. Dios sabía cuántas ideas miserables se habían inventado en sus mentes, después de todo.

Han Sen continuó su viaje y llevó a Lin Beifeng hasta el refugio de la realeza a salvo. Aunque Lin Beifeng no conocía a nadie allí, el tener riquezas significaba que podía tener o hacer lo que quisiera. Era muy diferente al pequeño refugio para caballeros que no tenía nada en que gastar monedas.

“Hermano, te agradezco mucho. Si no fuera por ti, todavía estaría allí en ese refugio para caballeros, siendo objeto de maltrato por esos bastardos. Si te quedas en el refugio unos días, te prometo que te conseguiré algo bueno. Será lo menos que pueda hacer para devolverte el favor que me has hecho, además, cubrirá lo que te debo por los espíritus divinos de la bestia.

“No hay prisa, pero tengo previsto quedarme aquí un par de días. Si necesitas más ayuda, puedo ayudarte, también, a ponerte en contacto con el equipo de seguridad especial para tu protección. Son buenos en lo que hacen, pero tendrás que pagar por sus servicios.” Han Sen sonrió.

“Es brillante escuchar eso, Hermano. Pero no hablemos más. Espera mis buenas noticias.” Lin Beifeng estaba más que complacido, amando la perspectiva de ser ayudado por el equipo especial de seguridad. Por sí mismo, su reputación no le habría concedido ese privilegio, pero con la ayuda de Han Sen, tal cosa era posible.

Han Sen hizo eso en nombre de Lin Beifeng debido a la preocupación que sentía por él. Le preocupaba que, abandonado a su suerte, no pasaría mucho tiempo antes de que alguien más le clavara sus traicioneros garfios en su dinero, o que alguien que estuviera asociado con Liu Kuang pudiera ir tras él una vez que Han Sen estuviera fuera del cuadro.

Han Sen se quedó en el refugio y luego se puso en contacto con el equipo especial de seguridad. Contrató a un guardaespaldas para la protección de Lin Beifeng.

Han Sen no tenía prisa por irse, y eligió pasar un tiempo deliberando su próximo movimiento. Inicialmente iba a ir a ver a su madre, para poder protegerla y ayudarla a recolectar súper puntos genéticos.

Pero viendo la última respuesta de su madre cuando sacó el tema, no parecía que le importara demasiado. Por lo tanto, no era necesario que él caminara unos pocos cientos de miles de millas para ir a verla.

Si quería ver a su madre, hubiera preferido pedir unas vacaciones en las que pudiera ir a casa y descansar.

Han Sen se dedicó a la recopilación de información durante su estancia en el refugio, y pasó algún tiempo escarbando en internet. Estaba ansioso por saber si había o no súper criaturas cercanas. Cuantas más matara, más puntos ganaría. Y ahora mismo, quería acelerar para poder acceder antes a la tercera zona de El Santuario de Dios.

De hecho, Han Sen se sentía bastante presionado. La gente con la que había estado interactuando últimamente estaba empezando a hacerle sentir un poco enano. Se sentía débil. No poder protegerse en la Alianza lo hacía extremadamente incómodo.

Después de un rato de navegación, Han Sen encontró un buen lugar que podía visitar. En una montaña cercana, había un nido de criaturas.

El refugio había tratado de ocuparse de los demonios y forzarlos a abandonar el área, pero las criaturas eran demasiado poderosas. Cada vez que el refugio intentaba atacar, se llevaba una ruinosa derrota. Por lo tanto, había pasado un tiempo desde la última vez que intentaron tomar el nido.

Han Sen vio algunos registros de lo que los sobrevivientes habían experimentado en los ataques. Fue capaz de confirmar que efectivamente había una súper criatura allí, y eso era todo lo que Han Sen necesitaba saber antes de elegir ir allí.

Cuando estaba en la primera zona de El Santuario de Dios, Han Sen sospechó una vez que el huevo de una criatura tenía una súper criatura dentro de él.

Si el huevo no se hubiera roto antes de que naciera naturalmente, habría nacido una súper criatura.

En ese entonces, estas eran sólo suposiciones que Han Sen hizo. Si este nido tenía súper criaturas allí, eso probaría que sus suposiciones eran correctas.

Después de obtener un mapa, Han Sen se dirigió a donde se decía que estaba la cueva. Con el zorro plateado a cuestas, no ocurrió ni una sola mala circunstancia. Fue capaz de caminar directamente hacia el nido.

Han Sen subió a una cueva de piedra y notó una pared de oro verde que se había roto. Más allá había un enorme cristal esmeralda de forma humanoide.

Han Sen usó su Sutra Dongxuan para escanearlo, y se sorprendió al saber que lo que estaba viendo era en realidad la criatura que había venido a cazar. Era una súper criatura.

Han Sen convocó a su Ángel Santa para iniciar la lucha con el Golem Esmeralda mientras se aventuraba más profundamente en el nido, queriendo ver si quedaba algún huevo.

Con el zorro plateado allí, ninguna de las otras criaturas se atrevió a acercarse a Han Sen. Eso era una buena noticia para él, ya que no podía molestarse en luchar contra ellos, de todos modos. Con el hada volando por allí, además, seguro que no le molestarían.

Han Sen entró rápidamente al nido y vio un huevo dentro. Sin embargo, estaba agrietado y vacío. Ahora, creía aún más en sus conjeturas previas.

“Si las súper criaturas de la primera generación nacen de los huevos, ¿de dónde vienen los huevos?” Han Sen tuvo problemas con ese enigma, pensando que nunca encontraría la respuesta. El nido estaba bajo tierra, así que podía que pasase un tiempo antes de que los humanos lo descubrieran.

Han Sen regresó a la entrada y vio a la Ángel Santa seguir luchando contra el golem. El Golem Esmeralda había sufrido muchos rasguños y cortes. Incluso si Han Sen decidiera no contribuir, no parecía probable que durara mucho tiempo.

Y de nuevo, Han Sen no podía molestarse en luchar. Encontró una roca que tenía la forma de una silla, se sentó y sostuvo la calabaza mientras veía a la Ángel Santa luchar contra el Golem Esmeralda.

No quería matar al golem, ya que no podía absorber la Esencia Genética Vital de una súper criatura de primera generación. Y obtener el espíritu de la bestia dependía puramente de la suerte.

Desde que se empapó, el color sangre de la calabaza finalmente se había desvanecido. Lo que sea que estuviese dentro debía haberlo absorbido todo, y ahora mismo, venas de luz dorada lo recorrían completamente.

El flujo de energía de la calabaza era cada vez más obvio, y había cambiado mucho desde la primera vez que le puso las manos encima.

Eso sorprendió bastante a Han Sen, y le pareció que había algo creciendo, en el fondo.

Han Sen prestó más atención a ese nuevo flujo de energía y notó que el poder en el interior no era muy diferente de el poder del rinoceronte sagrado.

Pero Han Sen no entendía la razón por la que la calabaza tenía un flujo de energía como ese. No importaba cuán fuerte fuera, sólo podía magnetizar objetos. Su poder no causaría daños directamente.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s