Súper Gen Divino – Capítulo 775: ¿Esto es todo lo que tienes?


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen no se movió ni un centímetro. La mitad de su cuerpo crepitó y chispeó con un trueno inminente, mientras que su otra mitad tañía como una campana. Cuando la tormenta invisible estaba a punto de golpear a Han Sen, él lanzó su puño.

Los poderes combinados del sonido y el rayo se canalizaron a través de su puño para formar un orbe de luz en la palma de su mano. Se convirtió en un sol de plata y explotó hacia Luo Li con el estallido de un trueno ensordecedor.

¡Crack!

La tormenta invisible era como el cristal, ya que el poder de Han Sen rompió su cohesión y anuló su amenaza.

Mientras el rayo corría por el aire, un escalofriante ruido sonó al mismo tiempo. El flujo de energía del atacante de Han Sen se distorsionó, lo que le impidió reunir la compostura necesaria para esquivar eficazmente el peligro que se avecinaba.

¡Boom!

Justo antes de que el rayo pareciera estar a punto de golpear a Luo Li, ella invocó una armadura espíritu de la bestia. La armadura y las ropas de debajo fueron incineradas por el miserable poder que poseía el rayo.

¡Pang!

El cuerpo de Luo Li fue enviado volando hacia atrás a la pared del área de recepción. Su boca se llenó de sangre mientras sus ropas quemadas y andrajosas se desparramaban por toda la habitación. Sólo uno o dos trozos se aferraron a su cuerpo, ardiendo.

Nada sucedió después. No hubo contraataque, sólo se sentó en el suelo, mirando fijamente a Han Sen con una espectral mirada causada por su incredulidad sobre lo que acababa de suceder.

Nunca creyó que podría perder contra Han Sen, y mucho menos perder tan rápido y mal. Le resultaba igual de difícil aceptar que había sido vencida por alguien que no había aprendido el Sutra Falso Cielo.

“De ninguna manera… de ninguna manera…” Los labios de Luo Li rezumaban sangre, mientras estaba sentada allí, murmurando indiscerniblemente para sí misma, incapaz de aceptar la repentina derrota.

“¿Es eso todo lo que tienes?” Han Sen despreció a Luo Li. Se quitó el abrigo y se lo dio. Mientras se daba la vuelta para salir de la recepción, le dijo, “Vete. Ni yo, ni mi madre, tenemos ningún interés en seguir siendo parte de la familia Luo.

Luo Li escuchó lo que Han Sen dijo y su cuerpo tembló. Mientras eso sucedía, su mente tropezó con el pasado.

“¿Es eso todo lo que tienes?” Había escuchado esas palabras muchas veces mientras crecía. Esa orgullosa y hermosa dama le decía lo mismo cada vez que era derrotada por sus manos.

Luo Li despreciaba esa frase. Y ella sentía más asco por su bonita cara. Pero ahora lo escuchaba de otra persona, y en un cruel giro de ironía, esa persona era su hijo.

“¡Imposible! ¡Imposible! ¡No aprendió el Sutra Falso Cielo! ¡¿Cómo puede tener tal poder?! No hay manera de que pueda perder ante alguien que no ha aprendido el Sutra Falso Cielo. ¡Y no hay manera de que pueda perder con su hijo!” Luo Li gritaba en voz alta completamente histérica, pero a esas alturas, estaba en la habitación sola.

Han Sen no estaba seguro de a qué hora se fue Luo Li, pero después de su encuentro, fue a contactar con su madre sobre lo que había ocurrido. Quería confirmar si Luo Li era realmente de la familia Luo.

“¿La pequeña Li realmente te buscó?” Cuando Luo Sulan se enteró, permaneció absolutamente tranquila como si eso fuera esperado. Había una clara falta de sorpresa en su voz.

“¿De verdad es mi tía?” Han Sen sospechaba de sus afirmaciones.

“Sí. Tu bisabuelo creía que me sentiría muy sola al crecer por mi cuenta, así que la adoptó. No la he visto desde que abandoné a la familia Luo.” Luo Sulan suspiró.

“¿No puedo aprender el Sutra Falso Cielo?” Preguntó Han Sen.

“Puedes aprenderlo si quieres, pero al hacerlo, cargaras con un asunto familiar del que no podrás escapar.” Luo Sulan suspiró, pensando que su hijo había sido tentado por el Sutra Falso Cielo después de verlo en acción y de ser testigo de lo que podía hacer.

“Bueno, si realmente me traería problemas, entonces olvídalo. Sólo me preguntaba, eso es todo.” Dijo Han Sen casualmente.

Luo Sulan, con mucha sorpresa, preguntó, “¿De verdad no estás tentado a probarlo?”

“En realidad no. La tía había aprendido el Sutra Falso Cielo, y aún así fui capaz de derrotarla de un solo golpe.” Transmitió casualmente Han Sen.

Luo Sulan estaba aún más sorprendida ahora, preguntando, “¿Realmente lograste derrotarla de un solo golpe?”

“Sí, fue fácil.” Una sonrisa arrogante se deslizó en la cara de Han Sen.

Luo Sulan, con una sonrisa irónica, dijo, “Parece que te has desarrollado más de lo que esperaba. Y, diré esto, no subestimes el Sutra Falso Cielo. Aunque la Pequeña Li se esfuerza al máximo, no está unida a la familia por la sangre. Esa separación significa que no puede aprender el Sutra Falso Cielo en su forma más pura y auténtica.”

“¿Qué tan fuerte sería el verdadero Sutra Falso Cielo?” El interés de Han Sen en la habilidad ha aumentado. Aunque logró derrotarla, creía que Luo Li era uno de los evolucionados más fuertes a los que se había enfrentado.

“Tiene el poder de un shura. Si alguna vez terminas enfrentándote a alguien que ha aprendido esa habilidad, recuerda esto, no te defiendas. Enfrentarte a una persona que la ha aprendido sólo puede llevar a dos resultados. O terminas matando a esa persona rápidamente, o mueres. Sé rápido o muere.” Luo Sulan dijo eso, pero no explicó lo suficiente.

“Madre, ¿qué le pasó a la familia Luo?” Han Sen ya no podía mantener su deseo de saber, así que preguntó.

“Si no perteneces a la familia Luo, no hay necesidad de que lo sepas. Saberlo te cargaría innecesariamente con mayores problemas. Sin embargo, si entras en la familia Luo, rápidamente lo sabrás.” Ese era un tema del que Luo Sulan no quería hablar.

En ese punto de su conversación, Luo Li ya se había arrastrado fuera de la base. En una nave, habló con Luo Haitang.

Luo Li no se abstuvo de decir toda la verdad, y le dijo exactamente lo que había pasado.

Después de que Luo Haitang oyera eso, una extraña mirada apareció en su cara. Preguntó, “¿No lo ha aprendido?”

“No.” Luo Li seguramente respondió.

“¿Desató los poderes del trueno?” Preguntó Luo Haitang.

“Sí.” Luo Li respondió.

“Esto es interesante. No es de extrañar que sea el hijo de la pequeña Lan, entonces. De hecho, ha adoptado los excelentes genes de la pequeña Lan, los que requiere nuestra familia.” Luo Haitang continuó fríamente su charla, “Dile a Luo Yin que se reúna con él en el refugio. Deja que el niño vea la verdadera forma del Sutra Falso Cielo. Tiene la sangre de la familia Luo corriendo por sus venas, será algo a lo que no podrá resistirse.

“Sí.” Dijo Luo Li, mientras bajaba la cabeza.

Han Sen entró en el refugio una vez más y quiso comprender mejor lo que le rodeaba. Necesitaba aprender exactamente dónde estaba y a dónde tenía que ir después.

“¡Oh, no! Oh, no! ¡Hay un Espíritu atacando el refugio!” Mientras Han Sen se sentaba en la plaza, contemplando su siguiente movimiento, una persona gritaba corriendo. Inmediatamente, todos se pusieron nerviosos.

“¿Un Espíritu atacando un refugio?” Cuando Han Sen los escuchó gritar eso, se sorprendió mucho. Hacía mucho tiempo que no había oído hablar de un Espíritu atacando un refugio.

Han Sen fue curiosamente a la muralla de la ciudad. Quería ver qué clase de Espíritu había decidido atacar el refugio. Si el dueño no podía soportar el asedio, entonces tal vez podría echar una mano.

“¿Han Sen?” Mientras Han Sen caminaba hacia la puerta, alguien gritó su nombre.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s