Súper Gen Divino – Capítulo 771: Lagrima Sagrada de Nirvana


Séptimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen se tocó la frente y no sintió nada. Estaba lisa y sin arrugas, como siempre.

Pero la cara de Zhou Yumei no parecía que le estuviera diciendo una mentira. Han Sen sacó un espejo de su mochila, el que se usaba para el Caballero Escarabajo, y se echó un vistazo.

La cara de Han Sen se ensombreció. En su frente, entre sus cejas, había un solo punto rojo. Trató de frotarlo, pero era como si hubiera sido marcado. No importaba cuánto se frotara, no desaparecía.

Han Sen miró más de cerca. El punto rojo estaba en la superficie de su piel, pero era tan terco como si estuviera incrustado dentro. Quitarlo en un corto periodo de tiempo no parecía probable.

Rápidamente, Han Sen ejecutó su Sutra Dongxuan para ver si había algo malo en su cuerpo. Para su alivio, no había problemas y todo parecía estar normal.

“Hmm, ¿entonces qué es esto exactamente?” Han Sen pensó entonces en el Espíritu que había salido de esa puerta de metal y en las cosas que había dicho. Tan pronto como su mente reflexionó sobre esos eventos, una sensación de inquietud comenzó a crecer.

Pero aún no estaba demasiado preocupado. El Espíritu podría haberle matado si hubiera querido, así que estaba claro que aún no estaba en la guillotina. Pero a Han Sen le molestaba saber que había recibido una marca aparentemente permanente en su frente.

“Si lo entiendo correctamente, ese Espíritu debe haber venido de la tercera zona de El Santuario de Dios. El rinoceronte sagrado debe haber sido llevado allí. ¿Pero por qué se detendría para ponerme una marca?” Han Sen frunció el ceño, incapaz de averiguar lo que había pasado.

En ese momento, Han Sen quería marcharse del Desierto Negro de una vez por todas. Estaba ardiendo en curiosidad, así que quería volver a la civilización y preguntar por la tercera zona de El Santuario de Dios. No sería capaz de aprender nada en su ubicación actual.

Han Sen no había tenido prisa por aprender sobre la tercera zona de El Santuario de Dios ya que no tenía una conexión inmediata con el lugar, y pasaría un tiempo antes de ir allí. Pero ahora las cosas eran diferentes. Un deseo ardiente se había arraigado en su corazón, quería saber cómo era la misteriosa tercera zona de El Santuario de Dios.

A kilómetros a su alrededor, hasta donde sus ojos podían ver, sólo había un desierto sofocante. No había ni un solo refugio que se pudiera encontrar. No podía hacer nada desde donde estaba ahora, así que todo lo que podía hacer era seguir con lo que había estado haciendo hasta ahora.

Medio día, más tarde el hada los alcanzó y voló alrededor de Han Sen con una mirada de emoción.

Sin embargo, no le prestó mucha atención. Permaneció sentado en el Rugidor Dorado y jugó con la lágrima cristalizada del rinoceronte. Ejecutaba su Sutra Dongxuan para ver si podía absorberlo.

Pero el Sutra Dongxuan no funcionó como se esperaba, a pesar de su simulación del flujo de energía del rinoceronte. Hubo una reacción diferente. La lagrima de su mano se derritió en una especie de agua bendita, que se empapó en su cuerpo.

A pesar de lo curioso que fue eso, no recibió un anuncio de aumento de puntos genéticos. Eso lo decepcionó. Pero la lágrima era como una luz sagrada que limpiaba cada una de sus células. Su piel comenzó a mudar, mientras la suciedad subía a la superficie y era desechada.

Después de que ese proceso comenzara, Han Sen pudo mudar grandes capas de su piel. Era como si se estuviera desprendiendo, y cada vez que quitaba algo de su vieja piel, ahora muerta, aparecía más suciedad y se limpiaba. Después de hacer eso cuatro veces, su cuerpo se volvió relajado y cómodo como nunca supo que existía. Ahora se sentía como si hubiera sufrido previamente una gripe y con la maldita nariz tapada para acompañarle. Pero ahora, se había curado completamente. Su nariz estaba limpia, y podía respirar como nunca antes.

“Esto realmente es algo bueno.” Han Sen estaba sorprendido, sintiendo como si su cuerpo acabara de renacer. La efectividad de la lágrima era increíble.

Esa era la lágrima que había caído de los ojos del rinoceronte mientras estaba evolucionando. Poseía un poder nirvánico, y a través de esa energía que había absorbido de la lágrima del rinoceronte, se sintió renacer.

Incluso si hubiese tomado el fruto del cactus y se lo hubiese comido, pensaba que la lágrima que había recibido era un artículo mucho más poderoso.

Aunque esa Lágrima Sagrada del Nirvana no aumentó la cantidad de genes de Han Sen, los fortaleció.

La calidad de los genes siempre excedía la cantidad. Su nivel existencial podría no haber aumentado, pero tal tarea era algo que llevaría mucho tiempo hacer. Era algo para lo que Han Sen estaba preparado, de todos modos.

La suciedad y la piel vieja de Han Sen continuaron pelándose, y su cuerpo realizó ese ciclo diez veces antes de detenerse.

Sin embargo, eso no ocurrió en el transcurso de un día. Pero cuando terminó, su cuerpo se volvió pesado. Todo en su visión se volvió borroso, y su anterior facilidad para respirar se convirtió en una lucha. Sentía como si la atmósfera se hubiera consumido por el smog o el polvo.

Han Sen se sorprendió. Se sintió como cuando se convirtió en un evolucionado, y se quedó en la primera zona de El Santuario de Dios. Era ese tipo de sentimiento, pero no tan fuerte.

“Por suerte, mi cuerpo no ha evolucionado lo suficiente para ser excluido de la segunda zona de El Santuario de Dios. Si lo hiciera, sería terrible. Si fuera excluido, tendría que convertirme en un transcendido antes de llegar a la tercera zona de El Santuario de Dios.” Han Sen suspiró, y luego continuó pensando, “A veces, no puedo comer al azar todo lo que deseo. Esa lágrima está mucho más allá de lo que esperaba. Es demasiado poderosa. Excede lo que normalmente ofrecen las súper criaturas.”

Aunque su estado físico no aumentó, su primer bloqueo genético se abrió de par en par. Y eso fue un shock.

Aunque no había alcanzado una aptitud de trescientos y se convirtió en un Ser Celestial, ya podía desatar su verdadero poder. Esto lo hizo abrumadoramente feliz.

Era una pena que Zhou Yumei estuviera con él, porque le hubiera gustado hacer pruebas a sus nuevos poderes.

“Los buenos hombres siempre reciben buenas recompensas.” Han Sen no podía dejar de repetirse esa frase a sí mismo.

Si los demás supieran lo que estaba pensando, lo mirarían con desdén. La verdad era que nunca había hecho ni pensado en realizar una buena acción.

Han Sen continuó cabalgando a través de las sofocantes tierras del Desierto Negro en el aburrimiento. Buscando ocupar su mente, decidió investigar un poco más el flujo de energía del rinoceronte blanco. El rinoceronte era increíblemente fuerte, así que su flujo de energía no podía ser tan malo. Por lo tanto, Han Sen quería probarlo.

Han Sen descubrió entonces que la luz sagrada no se prestaba a ningún acto de agresión. La luz sagrada podía curar heridas y proporcionaba impresionantes efectos curativos, pero no podía ser usada para ataques. Las pequeñas heridas podían ser curadas inmediatamente por la luz, pero la efectividad general y futura dependería del nivel del individuo.

No tenía suficiente estado físico en ese momento, y su energía no era ni de lejos tan impresionante como la del rinoceronte. Por lo tanto, cualquier luz sagrada que simulara no sería tan poderosa.

Aún así, esto satisfizo a Han Sen. Vivir en ese mundo era impredecible, y las cosas podían cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Si alguna vez había una crisis, y se necesitaba ayuda médica pero no se podía encontrar, esa habilidad sería increíblemente valiosa.

Después de caminar durante una docena de días, sus ojos se encontraron con la vista del desierto de Gobi y una montaña cercana. Esto hizo a Han Sen y Zhou Yumei increíblemente felices, ya que por fin habían salido del Desierto Negro.

Han Sen aceleró su ritmo en su deseo de entrar en un refugio. Quería volver a la Alianza y averiguar todo lo que pudiera sobre la tercera zona de El Santuario de Dios.

 

 


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s