Madreselva: Capítulo 1-Sálvame, me casaré contigo



NTE: Como aclaración, esta historia consta de tres partes dividas en varios capítulos cada uno, pero como los capítulos son demasiado cortos decidí unirlos dejando solo tres capítulos (las tres partes) Tambien cabe aclarar que se recomienda haber leído Demonio durazno antes de leer esto.


|Índice| Siguiente


Primera parte

En una noche de luna, en los bosques de los suburbios de la ciudad de Luoyang.

Una mujer vestida de negro saltó rápidamente sobre una rama, su pose imitaba el viento y la hacía parecer un monstruo. Los enemigos detrás de ella fueron desviados gradualmente de su camino. Pero, de repente, a través de la capa sobre capa de ramas frente a ella, algunas otras sombras humanas repentinamente aparecieron y se abalanzaron sobre ella.

Las cejas de Ren Dong se tensaron cuando volvió la cabeza e inmediatamente corrió hacia el este. Inesperadamente, en el momento en que giró ellos sacaron un arma oculta y la arrojaron hacia ella para matarla. Ella lo esquivó inclinando la cabeza hacia atrás, pero todavía recibió un corte en la mejilla. La tela negra que cubría su rostro se deslizó, revelando un rostro extremadamente delicado y bonito bajo la luz de la luna.

Se tocó la mejilla que se había adormecido al instante. Sus muchos años de experiencia lamiendo sangre con el filo del cuchillo le dijeron que esta arma oculta estaba envenenada. En este momento, solo podía apostar todo en una pelea y matar a todos sus enemigos que la perseguían. Entonces, basándose en la suerte que tenía, lucharía contra el veneno que llevaba dentro, y tal vez aún pudiera salvar su vida.

Los enemigos detrás de ella se acercaron. Los ojos de Ren Dong se iluminaron y desenvainó su espada. Cuando peleaba, era rápida pero despiadada. La espada fría dejó una marca similar a una luna menguante, mientras bailaba en una historia sedienta de sangre de matices florales. En un abrir y cerrar de ojos, había quitado dos vidas. El bosque hizo ruidos crujientes a medida que avanzaba más gente. Ren Dong los miró con frialdad, la sangre fresca en su rostro la hacía parecer como una Asura del infierno.

Diez personas la alcanzaron y la rodearon. Alguien dijo: “Ha sido envenenada. ¡Esperemos el momento hasta que el veneno surta efecto, y entonces podremos matarla fácilmente!”

Las yemas de los dedos de Ren Dong ya se sentían entumecidos. Ella se burló fríamente, “Sinvergüenzas”

Todos en la escena eran hombres jóvenes y vigorosos. ¿Quién de ellos podría aceptar las burlas de una mujer? Alguien dijo enojado: “La Secta Demoníaca de Nanjiang masacró a ciudadanos en las Llanuras Centrales. ¡Han sido declarados culpables! Tú eres la que debería ser llamado sinvergüenza. ¡Todos gritan tu nombre y pelean contigo!”

Los labios de Ren Dong se crisparon ligeramente, casi sonriendo, mientras se reía con frialdad: “En los viejos tiempos, pelear con miles de personas inútiles de los wulin de las Llanuras Centrales era equivalente a que yo enseñara a pelear a cien personas. Hoy, los cien de ustedes tampoco pueden impedirme ir a Luoyang a buscar a alguien. Las llanuras centrales están enfermas y débiles. Si gritan mi nombre y tratan de pelear conmigo, ¿no están simplemente gritando?”

Cuando dijo esas palabras, todos estaban tan enojados que perdieron la razón. Con grandes sonidos de “Wah”, todos se reunieron y atacaron, prometiendo desmembrar el cuerpo de esta mujer de la Secta Demoníaca en muchos pedazos.

Ren Dong se rió en secreto. Lo había logrado con éxito para poder resolver esto en el menor tiempo posible, incluso si lamentaba pelear en todos estos años.

Al final, usó sus dientes para romper el cuello de su último oponente. Había tragado tanta sangre que su estómago estaba lleno, y la sangre caliente alivió un poco sus miembros que se endurecían gradualmente por el veneno. El sabor a hierro que envolvía toda su boca hizo que su conciencia se sintiera algo más despierta. (NTE: decía sabor a pescado, pero que yo recuerde la sangre tiene un sabor metálico así que lo cambié)

Dejó a un lado el cuerpo inmóvil y se esforzó por levantar su propia espada mientras salía rápidamente del bosque en el que había matado a todos los que la perseguían, a través de un combate cuerpo a cuerpo.

El sol estaba a punto de disipar la niebla, cuando la luz del amanecer nubló su visión.

Esta vez sintió que realmente no podría sobrevivir. Había sufrido una lesión grave y una pérdida extrema de sangre, su cuerpo estaba lleno de veneno tóxico y había muchas personas persiguiéndola para matarla. Cualquiera de estas situaciones peligrosas podría haber terminado con su vida. Ren Dong se esforzó por sostener su cuerpo, mientras sus pasos se volvían cada vez más débiles mientras continuaba caminando hacia adelante a pesar de que no tenía idea de hacia dónde iba.

De repente, su pie se torció. El mundo giraba silenciosamente a su alrededor. El cielo azul y las nubes blancas a su vista se volvieron borrosos gradualmente. Cuando cerró los dos ojos, vio vagamente a alguien que parecía un erudito agarrar su barbilla y evaluarla con curiosidad.

Parecía recordar que hace muchos años, un erudito viejo, feo y amargado le había insistido en los oídos, con un tono lleno de angustia: “Todos los eruditos somos pobres. Ninguno de nosotros puede encontrar esposa”

Ella no sabía de dónde había sacado la fuerza, pero agarró la solapa del erudito y con un aura extremadamente asesina dijo: “Sálvame y me casaré contigo. Dote de diez taels de plata” (NTE: El tael es una unidad de peso utilizada tradicionalmente en el Asia Oriental que equivale a unos 40 gramos.)

El erudito se asustó. Después de entrecerrar los ojos para pensarlo por un momento, dijo: “Solo acepto oro. Oh, oro.”

Segunda parte

Según los rumores en el jianghu, había un médico divino en la ciudad de Luoyang. Podría tratar cientos de enfermedades, podría resucitar a los muertos y alargar vidas, y podría salvar a los moribundos.

Cuando Ren Dong se despertó de nuevo, estaba en una casa limpia. Su extraño entorno la hizo levantarse inmediatamente de manera vigilante. Cuando inadvertidamente tiró de las heridas de su cuerpo, de repente recordó por qué estaba ahí.

Ella se le había propuesto … a un erudito.

Por lo que le pareció a ella, ese erudito debió haberla salvado. Ren Dong tocó los vendajes fuertemente atados en su cuerpo. En su corazón pensó: Después de que vuelva a ver a ese erudito y le agradezca, lo mataré. Si más personas supieran de su paradero, sería más peligroso, y ahora odiaba arriesgar más su propia vida.

Se escuchó un ruido de pasos fuera del patio, casi como si alguien caminara de un lado a otro trabajando en el patio. Ren Dong escuchó por un rato y pudo escuchar que los pasos eran pesados ​​y lentos, lo que significaba que definitivamente no pertenecían a alguien que supiera artes marciales. Se relajó y abrió la puerta para salir con las manos vacías.

Fuertes rayos de sol penetraron en el patio, tan penetrantes que la hizo fruncir el ceño. Pero luego, después de un tiempo, pudo ver claramente.

Este patio residencial ordinario tenía muchas hierbas medicinales plantadas en todos sus rincones y recovecos. Un hombre de negro estaba agachado en un extremo, tarareando una canción mientras arrancaba las hierbas del suelo. “Melocotones, melocotones, melocotones, melocotones, melocotones, melocotones de demonios, demonios, demonios, demonios, brillantes, brillantes…”

Cuando escuchó esta canción, los labios de la normalmente indiferente Ren Dong se crisparon. Tosió para llamar la atención del hombre.

“¡Ah!” El hombre estaba tan asustado que aspiró una gran bocanada de aire y saltó, cayendo al suelo. Puso su mano sobre su pecho y miró a Ren Dong por un largo tiempo antes de fruncir el ceño y refunfuñar, “Voy a decirte esto niña, niña. Caminar haciendo sonidos es lo que hace una persona viva. Después de morir, no podrás hacer ningún sonido, aunque quisieras”

Ren Dong lo miró inexpresivamente, “¿Me salvaste?”

El hombre se dio unas palmaditas en el trasero y se puso de pie. Con un poco de altivez levantó la cabeza, “Además de este noble caballero, ¿quién más podría haberte salvado?”

Ren Dong asintió, “Gracias”. Concentró su poder en la punta de sus dedos, con la intención de romper el cuello del hombre tan pronto como comenzara a caminar. Luego, justo cuando ella estaba a punto de hacer un movimiento, el hombre agregó: “Mientras tomes la medicina que te recetaré, el veneno de mierda en tu cuerpo será eliminado por completo.”

La energía interna que estaba siendo empujada hacia sus dedos se disipó inmediatamente sin dejar rastro. La voz previamente indiferente ahora inevitablemente tenía cierta urgencia, “¿Puedes deshacerte del veneno en mi cuerpo?”

El hombre se rió, orgulloso de sí mismo, “No hay veneno en este mundo que no pueda eliminar” Los ojos de Ren Dong se iluminaron y fue difícil para ella ocultar los movimientos emocionados de sus labios. El hombre continuó, “Pero, aunque puedo deshacerme del veneno, no puedo deshacerme del gu. La persona que te dio el Núcleo Devorador gu debe deshacerse personalmente de él, de lo contrario, incluso si pudieras comunicarte con los cielos, nadie podría salvarte” (NTE: el gu es un veneno mitológico chino que se elaboraba a base de animales venenosos que se encerraban en una urna hasta que solo quedara uno vivo)

Ren Dong se sobresaltó y se rió burlonamente, “¿Cómo me atrevo a tener esperanzas extravagantes de libertad? …” En el momento en que entró en la Secta Chamán Nanjiang, además de estar muerta, no había otra forma de que nadie se liberara de la secta después de unirse. Ella … solo había querido seguir viviendo y prolongar su vida unos años. (NTE: puede que Secta Demoniaca sea el nombre que las demás Sectas le dieron a la Secta Chaman Nanjiang por lo que así se queda, al menos desde el punto de vista de Ren Dong)

El hombre la evaluó con la cabeza ladeada. Su expresión casi humana solo había durado en su rostro por un corto período de tiempo. Ella volvió a calmar su rostro y preguntó: “¿Puedes deshacerte del veneno de las tórtolas renacidas?”

“Ese veneno … Solía ​​saber cómo hacerlo, pero no sé si podré hacerlo más. Puedo probarlo, probarlo”

Ren Dong lo evaluó durante mucho tiempo, “¿Eres ese legendario doctor divino?”

“Casi.” El hombre se tocó la frente, aparentemente adolorido. “La gente le teme a la fama como los cerdos temen engordar. Claramente ya presté atención a ocultar mis talentos impactantes para el mundo, pero aún no fui lo suficientemente cuidadoso y me descubrieron. ¿Qué debo hacer, qué debo hacer?”

Ren Dong presionó el mecanismo oculto en su manga y rápidamente sacó la flecha cargada por resorte. Sus ojos brillaron con frialdad cuando apuntó con la flecha a la garganta del hombre. “Yo, el emisario de la Secta Chamán Nanjiang, Ren Dong, te invito cordialmente a que vayas al Sur, bajo las órdenes del Líder de la Secta”

Casi como si no viera la punta de flecha apuntando a su cuello, que estaba impregnada de veneno índigo, el hombre realizó un soliloquio, “¿Ren Dong? ¿Madreselva?” Sus ojos recorrieron a Ren Dong dos veces mientras se reía, “Según un antiguo proverbio, (NTE: Soliloquio: Discurso que mantiene una persona consigo misma, como si pensase en voz alta. Ren dong significa madreselva, una planta trepadora)

“Los cultivos mueren por las inundaciones, la hierba muere temprano, las granadas mueren por congelación, los melones mueren por recibir demasiado sol, pero nada afectará a la madreselva.”

“De hecho, por lo que veo, puedo sentir tu voluntad de vivir”

Ren Dong dijo fríamente: “Te invito cordialmente a que vayas al sur”

“Bien, bien. Nunca dije que no iría” El hombre respondió de buen humor: “Si yo fuera usted, no trataría a un médico así”

De acuerdo con la costumbre, tomó una mano con la otra y se inclinó ante Ren Dong de una manera extremadamente erudita. Ren Dong rápidamente guardó su flecha, por temor a pincharlo accidentalmente. Si eso sucediera, realmente no habría nadie que pudiera salvar al líder de la secta. Si el líder de la secta no sobrevivía, el Núcleo Devorador gu no podría ser reprimido por las drogas, y cuando llegara el momento, definitivamente moriría de una manera extremadamente miserable.

“Puedes llamarme Gui Yan”

En el instante en que se inclinó, una fragancia relajante flotó hasta la punta de su nariz a través del aire. Ren Dong se distrajo por una fracción de segundo, y cuando volvió a mirar hacia arriba, vio el rostro sonriente y radiante del hombre iluminada por la tenue luz del sol de febrero.

Tercera parte

De camino a casa, Ren Dong realmente sintió la necesidad de encontrar un lugar donde pudiera deshacerse de Gui Yan. No entendía cómo Dios había permitido que este caballero moralista viviera de forma independiente hasta ahora. Después de caminar durante una hora, necesitaba descansar. Cuando se encontró con agua en un lago, primero tenía que hervirla y luego dejarla enfriar antes de poder beberla. Le encantaba escabullirse en lugares remotos para encontrar hiervas medicinales, sin importar si terminaba cayendo por una colina empinada o lastimándose el pie por una trampa que algunos cazadores habían dejado atrás. Cuando eso sucediera, la llamaría miserablemente para pedir ayuda.

Debido a él, Ren Dong recorrió muchos caminos sin sentido, pero también fue debido a las rutas que tomaron que la gente que la perseguía para matarla había disminuido significativamente.

Era de noche. Debido a Gui Yan deteniéndose de nuevo, los dos no habían podido llegar a la aldea a tiempo y, por lo tanto, solo podían dormir al aire libre en las afueras de la aldea.

Ren Dong enfadada creó un fuego, con el rugido de una llamarada, y después de poner más leña en el fuego, se fue a cazar sin decir una palabra. Gui Yan juntó las manos y se sentó junto al fuego, frotándose las manos mientras temblaba. Incluso suspiró y siguió insistiendo: “Tengo tanto frío y tanta hambre. Pequeña flor, ¡tienes que apresurarte para volver! De lo contrario, su médico divino morirá, ugh morirá”

Si mueres, está bien, pensó Ren Dong.

Cuando regresó con dos liebres salvajes, Gui Yan estaba sentado con las piernas cruzadas junto a la hoguera, sosteniendo una bolsa bordada con orquídeas mientras contaba su dinero, su rostro era una imagen de ansiedad. Cuando miró hacia arriba y vio a Ren Dong que regresaba lentamente, inmediatamente se rió, “Pequeña flor, apúrate y ven a calentarte. ¡Esta noche es tan fría!”

Ren Dong lo miró fijamente, sus ojos se suavizaron. Alguien así… probablemente siempre vivía la vida extremadamente feliz.

Se sentó y silenciosamente comenzó a desollar la liebre. Gui Yan comenzó a parlotear sobre lo lamentable que era la liebre, yendo al infierno sin corazón ni pulmones. Pero cuando Ren Dong terminó de cocinar la liebre, él fue quien más disfrutó de su comida.

“Pequeña flor, ¿tu líder de secta me dará dinero por tratarlo?” Preguntó Gui Yan. Después de estar lleno, Gui Yan se sentó junto a un árbol y cubrió su pequeña bolsa bordada.

“¿Cuánto quieres?”

“Diez taels de oro”

Ren Dong asintió. Cuando mencionó este tema, de repente recordó las condiciones que pidió cuando la salvó. Ella miró a Gui Yan y vio que él la estaba mirando con una mirada ardiente. Ren Dong se dio la vuelta y agregó más leña al fuego. “¿Qué estás mirando?”

“Pequeña flor, después de que ayude a tu líder de secta a mejorar, ¿nos casaremos?”

El latido actual de Ren Dong se parecía a una explosión marcial. Sus labios se crisparon levemente cuando miró a Gui Yan, “¿Qué dijiste?”

Gui Yan se apresuró con entusiasmo y la miró lastimosamente. “¿Estás tratando de retractarte de tus palabras? ¡Ese día lo dijiste tú misma! ‘Si te salvaba, te casarías conmigo y me darías diez taels de oro'” dijo, “soy una persona magnánima. No pediré el dinero de mi esposa, pero … pero incluso si no quiero el dinero, ¡todavía quiero a mi esposa!”

Ren Dong se dio la vuelta con indiferencia, mientras jugueteaba con el fuego. “Te daré dinero, veinte taels de oro para comprar a tu esposa”

Los ojos de Gui Yan se llenaron de lágrimas. “Pequeña flor es mi esposa…”

Las venas de las sienes de Ren Dong comenzaron a saltar mientras ella resistía el impulso de golpearlo. Gui Yan caminó a su alrededor, tratando de averiguar cómo se sentía, lo que hizo que Ren Dong levantara su mano con impaciencia para empujarlo. Quién hubiera pensado que en el momento en que Ren Dong levantó su mano, Gui Yan inmediatamente tomó su mano. “¡Pequeña flor, tu dedo tiene tantos cortes!”

Para Ren Dong, ella ya era insensible al dolor de los cortes en sus dedos que se habían formado por los cardos en su camino. Trató de retirar su mano, pero Gui Yan anticipó su movimiento y forzó su dedo en su boca.

El calor de su suave lengua lamió todas las heridas de Ren Dong en su dedo. La ambigüedad de sus interacciones hizo que su rostro se pusiera rojo.

“Después de chupar un poco tus heridas, tus dedos ya no te dolerán y tus heridas mejorarán más rápido”

Ren Dong se puso de pie abruptamente y ella rápidamente dio dos pasos hacia atrás, casi como si fuera una especie de bestia feroz. “Tú … tú”

Gui Yan se rió alegremente. “Pequeña flor, no seas tímida ~”. Antes de que pudiera terminar, algo brillante pasó junto a sus ojos y su expresión se hundió ligeramente. Miró las estrellas que cubrían el cielo y dijo: “Se dice que en una noche cuando el cielo está lleno de estrellas, una hierba medicinal fantástica crecerá en lugares con agua. Vamos a tomar algunas”

El tema había cambiado demasiado rápido, y Ren Dong fue un poco lenta en asimilarlo por un momento. Después de un poco de silencio, dijo: “Este lugar está a unos diez li del río más cercano. Está muy lejos.”

“Ah, lo he recordado. El antídoto del veneno de las tórtolas renacidas debería requerir esa hierba”

Ren Dong frunció los labios y suspiró con pesar. “Si hubiera sabido que estarías jugando conmigo todo este viaje … definitivamente te habría quitado los brazos y las piernas”

Gui Yan se rió inofensivamente y se dio la vuelta para apagar el fuego. “Vámonos un poco antes. Las flores solo florecen por un corto tiempo, y si nos lo perdiéramos, no sé qué podríamos hacer”


|Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s