Arifureta — Capítulo 259


Pues sip, parece que tendré que reducir en número de capítulos por semana, de momento supongo lo bajare a uno los sábados, pero en el peor de los casos hasta tendré podría llegar tener que no subir los sábados y que sean solo tres por semana.

Aquí esta mi Patreon.

Traductor: Expectro
Editor: Expectro


Anterior |Índice| Siguiente


After Story II ― Arco de Shizuku: ¿Este Rencor, Debe Dejarse Sin Resolver Así-?

Un silencio sepulcral llenó el vestíbulo. Los vítores por el otro partido y otras voces llegaron desde el lugar del enfrentamiento, pero incluso con todos esos ruidos parecía que el silencio había visitado este lugar, debe ser culpa de la atmósfera provocada por las dos chicas de secundaria que se miran fijamente la una a la otra.

“Te llamas a ti misma samurái así” “No soy un samurái”, fueron solo esas palabras. No era una conversación que chicas de secundaria tendrían generalmente, pero el ambiente de las dos era demasiado serio para llamarlo una broma.

El lado preguntando incluso ahora estaba exhalando un aliento salvaje que estaba acompañado de vapor de su boca, con una atmósfera en que era como si sus ojos inyectados en sangre pudieran incluso emitir misterioso láseres, mientras que el lado respondiendo ni siquiera estaba haciendo una expresión de asombro que dijese 「¿Qué está diciendo esta chica?」, más bien era una de desesperación de 「¡Crees que dejaré que alguien me agregue más atributos extraños! ¡No soy un samurái, créelo! 」, la cual se podía ver desde la brecha de su expresión.

“Cambiaré cómo lo dije. ¿¡Tú, te llamas a ti misma kendoka así!?”

La chica de kendo que se jactaba de un enorme cuerpo del cual las personas que parecían ser sus compañeros de equipo y las amigas de Shizuku del club de kendo todavía estaban pegadas a ella, lanzaba un grito enojado con una voz linda de anime como antes. La brecha entre la voz y la cara de Fudou Myouou era terrible.

Lo primero que hizo Shizuku fue dejar escapar un suspiro de alivio mientras se acariciaba el pecho al escuchar que había entrado en una categoría que no era tan extraña para una chica activa de secundaria mientras mostraba una expresión de perplejidad ante la indignación de la chica Fudou. Myouou.

“No entiendo qué quieres decir con “así”, pero… al menos, ahora mismo ni siquiera estoy en el club de kendo, así que no puedo decir que soy una kendoka”.

“-, entonces, es como pensaba, ¿estás diciendo que renunciaste?, ¿no estás simplemente ausente?”

Su aura de ira aún no había cambiado, pero la chica Fudou Myouu preguntó con una expresión que de alguna manera se sintió sorprendida.

“Sí, renuncié formalmente y tampoco tengo planes de regresar”.

“… Sé que te encontraste con un grave incidente. ¿Esa es la causa? Escuché que no estás lesionada, pero ¿tienes alguna circunstancia que te impide regresar?”

“Creak”, había tal ruido. Era el sonido de la chica Fudou Myouou apretando su puño con fuerza. La Kouhai-chan que se aferraba a ese brazo para detener a la chica se quedó viendo ese puño mientras su expresión comenzaba a palidecer. Sus glándulas lagrimales parecían que iban a estallar en llanto en cualquier momento.

“No. Tanto mi mente como mi cuerpo están sanos. No es que “no pueda” regresar, pero “no” regresaré. Eso es lo que decidí”.

“-, Yaegashiii, eres-, -… ¿Cu, cuál es tu razón?”

¡Los brazos de Kouhai-chan fueron repelidos! ¡Por el músculo del brazo hinchado! ¡Kouhai-chan cayó sobre su trasero y tembló por todas partes! Las amigas de Shizuku, y también los compañeros de equipo de la chica Fudou Myouou, estaban viendo la visión del aura furiosa de la chica y se estremecieron de miedo.

La chica Fudou Myouou reprimió desesperadamente el algo que se desbordaba de su interior e hizo todo lo posible por mantener la calma. Al escuchar esa pregunta, Shizuku se rascó la mejilla torpemente mientras deliberaba sobre cómo responder.

Si dijera su razón honestamente, sería porque en el mundo del kendo ya no había nadie que pudiera convertirse en su oponente, porque las capacidades que obtuvo en otro mundo fueron un juego sucio, esas fueron las razones, pero…

De ninguna manera podía decir esas cosas así. Si ella dijera eso, tal vez Fudou Myouou realmente descendería a este mundo de verdad.

Ahora bien, cómo responder para que el asunto se pueda resolver pacíficamente…

Shizuku ni siquiera necesitó cinco segundos para rumiar.

Pero en cambio, parece que ese poco tiempo le dio a la otra parte una conclusión.

“… Ya veo. Lo entiendo. No quería creerlo, porque pensé que no había forma de que Yaegashi lo hiciera, pero, es porque tienes un hombre, ¿no?”

“¿Eh? Ah, no, no es así――”

Shizuku notó que la mirada de la chica Fudou Myouou se volvió hacia atrás y trató de decir algo.

¡Pero antes de que pudiera, la chica Fudou Myouou lanzó una mirada que brilló con brutalidad asesina!

¡No solo las chicas de kendo que estaban cerca, incluso los chicos de kendo y el personal que eran espectadores curiosos desde lo lejos estaban temblando violentamente por completo!

“¿Aaa?”

“¿¡-!?”

¡¡El destello en respuesta de Hajime-san!!

¡Lo que se desbordaba de esas pupilas entrecerradas era precisamente locura! Hizo que todos sintieran escalofríos y sus cuerpos se paralizaran pensando 「¿¡Esos ojos, esos son absolutamente los ojos de un asesino, no es así!?」. ¡Esa cosa de allí era un demonio con la piel de un chico de secundaria!

La chica Fudou Myouou silenciosamente regresó su mirada a Shizuku.

Esa cosa no es para nada bueno. Eso era algo con lo que un humano no debía involucrarse sin importar qué. El instinto de la chica Fudou Myouou-chan que hizo ese juicio no estaba equivocado.

Ahora, comencemos de nuevo.

“Es porque tienes un hombre, ¿no?”

“Por ahora, espera un poco vale… Hajime, deja de mirarla. Se le están poniendo los ojos llorosos y varias personas ya colapsaron mientras echan espuma. Mira, como mi Kouhai de allí”.

Hajime-san estaba mirando.

Cuando Shizuku vio hacia atrás por encima de su hombro y le pidió a Hajime que se detuviera con una sonrisa irónica, Hajime calmó obedientemente su aura espantosa. Cruzó los brazos una vez más y también cerró los ojos. Su atmósfera volvía a una tranquila. La locura se había ido. ¡El valor SAN de todos fue protegido!

Las amigas de Shizuku dejaron escapar susurros de gratitud “Shizuku es una diosa”. Además, parece que la leyenda de las dos grandes diosas de la escuela aumentaría. Con un significado un poco diferente al anterior.

“Entonces, me estás ignorando. Me estás diciendo que alguien como yo ni siquiera es digna de ser tu oponente, ¿verdad?”

“Err, parece que vas a estallar en lágrimas en cualquier momento, ¿sabes? No te ignoraré ni nada, así que no te fuerces a progresar en la conversación y limpia tú …”

“¿¡Me estás compadeciendo!?”

Parece que estaba en un estado en el que ya no podía retirarse. La rabia que albergaba hacia Shizuku por alguna razón y el destello al que una chica normal de secundaria no debería exponerse durante toda su vida parece hizo que su mente estuviera realmente al final de su ingenio.

Shizuku estaba abriendo la boca para calmar a Fudou-chan quien estaba peleando con esos ojos llorosos mientras aún emitía su gran intensidad, pero la acalorada Fudou-chan levantó la voz enojada como para ahogar la voz de Shizuku.

“¡Pa, Para ganar contra ti! ¡Lo he estado dando todo hasta ahora solo por eso! ¡Ya sea en la escuela media o en el primer año de la escuela secundaria! ¡Estaba invicta! ¡Excepto contra ti! ¡Tú fuiste la que siempre se convirtió en la campeona del torneo! ¡A pesar de que derrotarte a ti es mi único objetivo, y aun así!”

Una voz enojada, ¿es realmente así? Su intensidad hizo que la gente sintiera que era de esa forma, pero para Shizuku, de alguna manera tenía la impresión de que la chica parecía aferrarse a algo, o tal vez como si se estuviera lamentando porque entendía que lo que quería estaba por siempre fuera de su alcance.

“¡Cuando desapareciste, me desesperé en ese momento! Incluso pensé por un tiempo en parar con el kendo-. ¡Me transferí aquí también porque pensé que si hago kendo en el distrito en el que estabas, tal vez mis sentimientos se aclaren un poco! Es por eso que, cuando regresaste, estaba muy feliz, y sin embargo… ¡y sin embargo, abandonaste tu espada solo por un hombre!”

“Fudou-san, tú…”

Sorprendentemente, el apellido de la chica-chan Fudou Myouou parecía ser “Fudou”. Qué adecuado. El susurro de Shizuku fue débil y solo alcanzó a Hajime, pero ese Hajime obviamente se sorprendió diciendo “¿Qué, dijiste?… No me digas, ¿su nombre es Myouou?”.

Por cierto, el nombre de la chica era Fudou Akari. Hajime, premio de consolación para ti. (TI: Fudou Myouou = 不 動 明王, Fudou Akari = 不 動 明)

Fudou-chan caminó rápidamente hacia Shizuku, dejando atrás a sus compañeros de equipo y a las amigas de Shizuku que la habían soltado debido a su aura amenazante.

Y entonces, señaló con fuerza a la nariz de Shizuku, y con una mirada directa y ardiente ella:

“Pelea conmigo, Yaegashi Shizuku. Si te olvidaste de mí porque crees que es algo trivial, te haré recordar. Este kendo mío al que no le prestas atención, ¡lo golpearé en tu cuerpo para enseñarte lo formidable que es!”

“…”

Sí, fue una declaración de guerra.

Por supuesto, Shizuku no tenía ningún deber o responsabilidad de aceptar. La otra parte la estaba considerando como rival, se sentía furiosa y trató de arrastrarla a una pelea por su propia conveniencia. No tenía ninguna relación con Shizuku.

Pero:

「――Sería más fácil si puedo ignorar esto, eh.」

Esa era exactamente la razón por la que Yaegashi Shizuku no podía ignorar esto. Su personalidad no le permitiría elegir el camino fácil.

Por no hablar de cómo la otra parte no vino con mala intención, y ver cómo de alguna manera le daba la impresión de que estaba luchando con su propio corazón, la hizo incapaz de negarse aún más.

Por lo tanto:

“Acepto tu desafío”.

“-”

Ella aceptó ese desafío gallardamente. El fuerte destello de la otra parte, fue respondido con una mirada profunda que parecía un bosque tranquilo.

Esa voz no se alzó de modo que fuese fuerte ni mostró una presión intensa de ninguna manera. Sin embargo, el pesado y profundo “algo” dentro de dicha voz definitivamente hizo que Fudou inconscientemente fuese incapaz de hablar

Al ver eso, la mirada de Shizuku se relajó un poco.

“Sin embargo, ¿te parece bien que lo hagamos otro día? Hoy vengo a animar a mis amigas. No puedo darte prioridad aquí. Fudou-san, ¿no planeas atacarme descuidando a tus compañeras de equipo correcto?”

“Eso…”

Atraída por la mirada de Shizuku, Fudou vio detrás de ella. Allí estaban sus compañeras del club de kendo viéndola preocupadas. Un pequeño gemido, “Uh”, se escapó de Fudou. Parecía que recuperó los sentidos un poco después de ver a su equipo.

Su expresión se volvió incómoda y pesarosa, y luego negó con la cabeza como para sacudirse algo.

Shizuku le entregó un trozo de papel a tal Fudou.

“Esta es mi dirección de contacto. Por favor contáctame cuando hayas hecho tus preparativos”.

“… Lo entiendo”.

Fudou recibió el papel y dirigió una mirada que parecía querer decirle algo a Shizuku por un momento, pero luego regresó hacia sus compañeras de equipo.

“¡Shizuku! ¿Estás bien?”

“¿¡Estás a salvo, Onee-sama!?”

Las amigas de Shizuku se reunieron una tras otra y le hablaron con voces preocupadas. Incluso la Kouhai-chan que había revivido antes de que nadie lo notara también corrió hacia Shizuku tras con enojo la espalda de Fudou.

“Estoy bien, estoy bien. Esa persona tampoco es alguien que no conozca en absoluto”.

“Pero, algo así como un partido otro día… Esto es algo personal, ¿verdad?, será contra ese tipo de persona, ¿sabes?, ¿no será peligroso?”

“Pensé que era una bárbara de alguna parte. Eso fue aterradooor. La frase ‘rostro como el de un demonio’ debe referirse a ese tipo de persona. Shizuku, digo esto por tu propio bien, es mejor informar esto a los maestros o alguien”.

“¡Eso es, Onee-sama! ¡No hay forma de que ese bulto de músculos sea una chica normal de secundaria! ¡Debe ser un monstruo con la piel de una chica! ¡Onee-sama va a ser devorada por eso!”

Parecía que todas estaban asustadas por la presión y el aura amenazante de Fudou, y también por su cuerpo y rostro atroces. Al mismo tiempo, también parecían sentirse muy incómodas con este enfrentamiento personal donde las reglas podrían ser ignoradas sin la supervisión de ningún adulto. Estaba claro que estaban preocupadas por Shizuku desde el fondo de su corazón.

Pero la persona en cuestión aquí, Shizuku, estaba frunciendo el ceño ligeramente.

Estaba feliz de que estuvieran preocupadas por ella. Pero si entonces desaprobaran la apariencia y constitución corporal de Fudou por eso, incluso si ello fue como consecuencia de las propias acciones de la chica, lo que decían todavía no era algo que se sintiera bien de escuchar.

Sin darse cuenta del interior del corazón de Shizuku, las amigas de Shizuku se estaban calentando aún más con sus críticas hacia Fudou porque, visto desde un lado, parecía que Shizuku solo estaba siendo completamente arrastrada a esto.

“… Todas, estoy feliz de que estén preocupadas por mí, pero dejando de lado las críticas a su comportamiento, decir ese tipo de palabras sobre su apariencia con la que nació es demasiado”.

“Eh, ah, Shizuku…”

“L, Lo siento…”

Las amigas volvieron a sus sentidos de repente cuando vieron la expresión de Shizuku que era de angustia. Las amigas de Shizuku conocían la personalidad de la entrometida Shizuku que sentía el dolor de otras personas como si fuera su propio dolor. Al mismo tiempo, la expresión de Shizuku también se veía vagamente triste al verlas hablar maliciosamente a espaldas de alguien.

“Hmmm. Lo diré una vez más, gracias por preocuparse por mí. Pero ella, Fudou-san, como dije hace un momento, no es alguien que no conozca. Casi nunca hablé directamente con ella, pero es una habitual en el torneo nacional, y me he enfrentado a ella varias veces. Definitivamente no es una mala persona”.

Shizuku dijo eso con una sonrisa irónica, y luego “Además…” continuó mientras veía hacia atrás por encima del hombro.

“Incluso en la improbable posibilidad de que ella tome métodos injustos, todavía estaré bien. Después de todo, una persona aterra~dora me está vigilando”.

“Ah…”

“…”

No hace falta decir a quién se refería Shizuku. Las amigas de Shizuku miraron a Hajime el cual estaba parado en silencio detrás de Shizuku, y luego temblaron cuando Hajime les vio en respuesta. Kouhai-chan se escondía usando a todos las senpai como escudo.

“De hecho, estará bien si Nagumo está allí, ¿supongo?”

“En cierto sentido, se siente como si la persona en este momento estuviera mejor todavía”.

“Onee-sama, ese tipo, absolutamente ha matado a dos o tres personas antes. Deberías reconsiderar lo de salir con――¿¡hiihn!?”

A decir verdad, las amigas de Shizuku estaban pensando 「¿Está realmente bien salir con ese tipo de novio?」, pero cuando recordaron el brillo y aura de antes que se asemejaba al de un diabólico homicida, no podían pensar que Hajime sería realmente poco confiable. Más bien, imaginaron el final de la persona que intentó poner sus manos sobre Shizuku e incluso sintieron simpatía brotando hacia ese individuo.

Además de eso, si supieran que las palabras de Kouhai-chan eran en realidad una subestimación…

Por alguna razón, Kouhai-chan sintió un intenso escalofrío en medio de su dialogo y gritó. Cuando las amigas de Shizuku miraron a Hajime todas a la vez:

“¿Qué dijiste sobre Shizuku y yo?”

“¡Ustedes dos son realmente una pareja hecha en el cielooooo! ¡Lo siento, por favor perdóname! ¡No me mates!”

Kouhai-chan estaba temblando como un ciervo bebé recién nacido. Las amigas de Shizuku estaban sudando frío al ver la leve sonrisa de Hajime.

“Hajime. No intimides a mi Kouhai así”.

“No la estoy intimidando. Es un castigo. Incluye la advertencia por su reunión habitual y acciones extrañas”.

“Hazlo moderadamente, ¿por favor?”

“Ou”.

Las amigas de Shizuku pensaron. 「Nagumo es totalmente malas noticias」, y luego 「Shizuku es una domadora de bestias salvajes」. Por cierto, por alguna razón, hubo una persona que se sonrojó un poco al escuchar a Hajime decir “castigo” con su cara S…

Por el bien de la amistad, Shizuku fingió no darse cuenta de eso. (Ex: Finalmente se empieza a mostrar la gran influencia del aura S de Hajime)

Después de eso, las amigas de Shizuku regresaron al lugar para participar en los combates restantes, mientras que Shizuku y también Hajime volvieron a los asientos de la audiencia. Las amigas de Shizuku se llevaron espléndidamente el campeonato en el torneo grupal.

En la fiesta de celebración, Hajime leyó el estado de ánimo y no participó en ella. Por alguna razón, todas estaban emocionadas hablando de Hajime, lo que hizo que Shizuku se sonrojara de principio a fin. Después de la fiesta, Hajime vino expresamente a recoger a Shizuku, lo que provocó que las amigas de Shizuku se volvieran a emocionar y la cara de Shizuku se puso aún más roja por sus bromas. Ocurrieron cosas así.

Shizuku, cuya mano fue agarrada por Hajime para irse a casa de inmediato, vio hacia atrás para dar su saludo de despedida a las demás. Su expresión mientras hacía eso hizo que Kouhai-chan levantara el lema “Reinado supremo a Onee-sama, Nagumo Hajime debería morir”. Esa cara se veía tan feliz hasta el punto de que haría que cualquier otra persona sintiera envidia al verla.


Unos días más tarde.

Un poco después de que terminara la escuela, en el período en que el último de los estudiantes se iría a casa, estaba la figura de Shizuku con uniforme de kendo y protectores dentro del salón de kendo.

La mayoría de los estudiantes de los otros clubes se habían ido a casa, las personas allí solo eran miembros del club de kendo que habían recibido permiso especial y Hajime el cual vino como espectador.

“… Así que viniste”.

Shizuku de repente volvió su vista hacia la entrada. Los miembros del club que continuaban con su práctica porque era un desperdicio no hacer nada estaban haciendo expresiones de asombro mientras dirigían la mirada siguiendo la línea de visión de Shizuku.

Unos segundos después, una gran sombra de una persona apareció lentamente en la entrada del dojo. A pesar de que la sombra surgió en silencio, “¡Dede-de-deden! ¡Dede-de-deden!”, la música de Termi○tor estaba sonando en la cabeza de todos. (Ex: Ambiente:)

Cada uno de los dedos agarrando la puerta del dojo era grueso, las piernas que salían desde la falda eran fornidas como una roca. La parte superior de los brazos hacía que el uniforme de marinera pareciera que se rompería en cualquier momento, el uniforme se veía como la ropa sin mangas como que llevaba el grupo “Hyahhaa” viviendo a finales de siglo.

Y luego, su expresión también era…

Debe estar hirviendo de espíritu de lucha. El surco profundo tallado entre su frente, sus labios que estaban presionados entre sí para formar una línea recta, ojos afilados que brillaban brutalmente. La bolsa de shinai y el estuche de los protectores de kendo que llevaba al hombro parecían un mayal y una varilla de metal.

Esta situación fue verdaderamente “¡El descenso del dios feroz!”.

Varias mujeres miembros del club gritaron espontáneamente, “Hih”, y cayeron sobre sus traseros, pero debe ser un poco demasiado duro reprenderlas por ser descorteses con el oponente.

Hablando objetivamente, era algo que no podía evitarse, estaba claro que para la gente normal, diez de cada diez dirían que se veía aterradora.

“Perdóneme. Soy Fudou Akari. Vine para tener un combate contra Yaegashi Shizuku”.

Con una voz encantadora que como antes tenía una brecha terrible con su apariencia, Akari-chan saludó también siguiendo el decoro. Por un momento frunció el ceño al ver a las chicas que caían sobre sus traseros y a los miembros masculinos del club retroceder, pero su expresión pronto volvió a la de antes.

Se concentró en una cosa. Solo en Yaegashi Shizuku. Decidió que todo lo demás era insignificante.

“Por favor entra, Fudou-san. Las palabras de bienvenida, son innecesarias, ¿no?”

“Sí, vine aquí para pelear después de todo. ¿Tus preparaciones?”

Fudou se acercaba con una presión que hacía que se sintiera como si el suelo temblara con cada uno de sus pasos rápidos. Shizuku la vio con calma mientras asentía con la cabeza “No hay problema”.

Fudou fue guiada al vestuario y se cambió de ropa allí, luego se sentó frente a Shizuku y comenzó a ponerse sus protectores.

“Antes del partido, ¿puedo preguntar una cosa?”

Shizuku preguntó mientras se envolvía una toalla en la cabeza. Fudou asintió.

“Dijiste que tu objetivo es ganarme. ¿Eso es realmente todo lo que hay al respecto?”

“… ¿Qué quieres decir?”

“No, está bien si esto es solo mi malentendido, pero… No importa cómo, se siente como si esto no fuera simplemente por querer elevar tu habilidad en kendo más allá de esto”.

“…”

No poder tener un enfrentamiento contra la deportista que era su objetivo. Esa atleta dejó de hacer kendo por completo. ¿Mostraría tanta rabia solo por eso…?

Un atleta que se consideraba rival el cual no participaba en una competencia o se retiraba del club por algún tipo de circunstancia no era una historia tan rara. Mucha gente debe haber albergado insatisfacción o haber probado la sensación de estar fuera de juego con respecto a eso.

Pero Shizuku pensó que la intensidad de la emoción que mostró Fudou era difícil de explicar con eso. Sintió de Fudou algo más, como si le hubieran robado algo importante, algo ferviente.

La expresión de la cuestionada Fudou se deformó ligeramente. No estaba claro si estaba dirigido hacia Shizuku o hacia ella misma. Pero para Shizuku, si la presionaron a hablar, parecía que estaba dirigida hacia la propia Fudou.

“… Una persona como tú que tiene todo no entenderá, el sentimiento de alguien que no tiene. Para mí, no tengo nada más que kendo”.

Después de solo decir eso con un leve murmullo, Fudou se puso su protector como para ocultar su expresión.

Shizuku vio a tal Fudou por un tiempo, pero instada por la mirada de Fudou que se asomaba detrás de la máscara, Shizuku se puso su propio protector.

Ambas entraron al área del partido mientras los miembros del club de kendo veían atentamente. Siguieron la etiqueta con un movimiento fluido y con la palabra, “¡Comiencen!”, del miembro del club que tomó el papel de árbitro como señal, el encuentro comenzó.

Inmediatamente:

“¡¡¡¡¡OOOOOOOOOOOOOOH!!!!!”

Un grito de espíritu de lucha que se sintió como si el aire se sacudiera resonó. Los miembros del club se quedaron paralizados simultáneamente, mientras que los cristales de las ventanas traqueteaban de verdad, no metafóricamente.

Fudou intentó sacudir a Shizuku con un fino paso deslizante que parecía fluir.

En respuesta, Shizuku se quedó quieta en silencio con su shinai preparado frente a ella. No parecía perturbada ni paralizada en lo absoluto.

“-, ¡¡oOOOO-!!

Como un gran árbol. Así era como parecía Shizuku. Como para hacer desaparecer la debilidad que sintió por un momento dentro de sí misma, Fudou chocó su aura dominante muchas veces hacia Shizuku. Movió la punta de su shinai con un pequeño movimiento, hizo una finta con la mirada y el juego de pies, todo para atraer al oponente.

Imágenes estaban surgiendo en su mente.

Golpearía el protector facial.

――Su torso fue golpeado.

Desde la cara hacia el torso.

――Su antebrazo fue golpeado.

Del antebrazo al rostro. Incluso si era bloqueado, empujaría…

「-, será, devuelto-」

No importa cómo se aproximará en su imaginación, solo podía imaginarse a sí misma siendo contraatacada.

¿No dejó de hacer kendo? ¿No dejó de participar en enfrentamientos y todo hasta ahora? O por el contrario, era que incluso con solo hacer kendo en su tiempo libre, incluso con su período en blanco de no hacer kendo, todavía era incapaz de alcanzar sus pies…

「Tal cosa-, eso es absurdo-」

Una emoción indescriptible brotó de su interior. La imagen de la derrota.

Para aplastar ese sentimiento, Fudou trató de soltar un grito de espíritu de lucha que sería incluso más fuerte que antes――

“¡OOO――!”

“¡¡YAAAAAAAAAAAAAH!!”

En su lugar fue aplastada por el repentino grito de guerra que la atravesó.

“Shin”, se hizo el silencio. Era como si incluso los insectos fuera del edificio estuvieran conteniendo la respiración, un mundo tranquilo. Solo con un rugido, fue como si el mundo estuviera sobrescrito con el territorio de Shizuku.

Si fuese solo en impacto, entonces seguramente Fudou estaba por encima.

Sin embargo, en el “peso” que fue martillado en el corazón, Shizuku fue abrumadora.

Mientras todos se pusieron rígidos:

“¿¡¡¡-!!!?”

Cuando Fudou lo notó, en su campo de visión, un shinai balanceándose hacia abajo estaba…

Pudo moverse incluso más rápido de lo que su mente pensaba lo cual debía ser el fruto de su entrenamiento diario.

“PASHIiiiIIN”, el sonido de dos shinai chocando resonó. Entonces Fudou finalmente notó que estaba bloqueando el ataque de Shizuku hacia su rostro.

Espíritu de lucha que superó al de ella. Un paso tremendo que ni siquiera podía percibir. Y entonces:

「¿¡Es pesado-!?」

Un peso que era impensable proviniese del esbelto cuerpo de Shizuku. La presión de Shizuku que mantenía el bloqueo de shinais sin moverse para un ataque consecutivo hizo que Fudou, que debería ser superior en constitución corporal, retrocediera reflexivamente.

“E, Eh. Esa es, Shizuku, ¿verdad?”

“Debería serlo, pero…”

Un susurro desconcertado se filtró de las compañeras del club. El estilo de Shizuku era una “espada delicada” que hacía uso de una técnica variada con un elegante juego de pies y velocidad al máximo, ello era de conocimiento común. Nunca habían visto a Shizuku llevar la pelea a un bloqueo de espadas por su propia iniciativa, además, no desató su técnica desde allí, sino que empujó con fuerza.

“¿Se te han abierto los ojos me pregunto?”

“-, Yaegashi-”

Al escuchar esas palabras de Shizuku la cual la miraba desde cerca, Fudou notó que casi fue abrumada. Apretó los dientes con fuerza y ​​empujó a Shizuku hacia atrás con un grito.

Shizuku no se resistió y retrocedió suavemente. Y luego, una vez más tomó su postura anterior.

Fudou apretó los dientes rechinando al ver el estado de Shizuku.

“No te aprovechas del enemigo, sino que das consejos, estás realmente compuesta, ¿no?”

Fudou inconscientemente soltó tal maldición. Shizuku todavía solo observaba con calma.

“¿Para qué es este partido me pregunto? Este no es el momento de intercambiar palabras”.

“-, ¡Sé eso!”

La calmada respuesta hizo que el rostro de Fudou se enrojeciera de vergüenza y esta vez la atacó ferozmente.

Fudou estaba volviendo a tomar su inútil uso de fuerza y ​​su mente se estaba alejando de su propia imagen, desató un asalto sin restricciones que fue respaldado con un peso que no era apropiado para una chica de secundaria.

Los golpes se produjeron de forma consecutiva y sonidos de impacto claros que sonaban como palmadas resonaron dentro del dojo.

Contra los golpes que eran como una tormenta, Shizuku a veces esquivó, a veces desvió, a veces bloqueó y esquivó aún más haciendo uso de esa presión. Si el juego de pies de Fudou era como agua fluyendo, entonces el juego de pies de Shizuku debería llamarse como una hoja flotando que baila ligeramente en el aire al recibir el viento.

Ningún golpe podría aterrizar sobre ella.

Aunque normalmente la resistencia física y mental del oponente se reduciría debido a la incesante ofensa y presión abrumadora, lo que les hizo exponer una abertura, la que estaba comenzando a respirar con dificultad era Fudou. Era obvio incluso desde el otro lado del protector. Shizuku respiraba sin el más mínimo desorden sin siquiera una gota de sudor.

La impaciencia hizo que el ataque de Fudou se convirtiera en algo indulgente.

Shizuku intervino suavemente.

“¡MEENN!”

“Ah…”

“Zupaan”, un sonido que incluso se sintió agradable al oído resonó. Sin relajar su estado de alerta, Shizuku giró hacia la espalda de Fudou y tomó su postura.

Fudou no se movió. Eso fue porque el golpe de ahora fue demasiado hermoso. Ella solo pudo abrir los ojos de par en par con asombro.

Parecía que todos los demás miembros del club, incluido el árbitro, estaban en el mismo estado, todos estaban paralizados. Ni siquiera imaginaron que Shizuku, que nunca había participado en un partido ni una sola vez desde su regreso a la escuela, lejos de no lucir como si tuviera un período en blanco, incluso se había vuelto tan fuerte en la medida en que era incomparable a antes.

Fuerte, esa palabra no fue suficiente para describirlo. En todo, lo que se llamaba extremidad era algo que haría que cualquiera sintiera belleza de ello. Eso fue exactamente eso. El kendo de Shizuku ya poseía una “belleza” que incluso haría que uno se sintiera conmovido.

“Árbitro”.

“¡Ah, eh, me, men ari un punto!”

Esas palabras hicieron que Fudou también volviera a sus sentidos.

Todavía se veía asombrada, sin embargo, justo después de eso, al ver a Shizuku tomar su postura mientras la veía con calma, su expresión se distorsionó enormemente. Su cara parecía como si estuviera enfrentando una realidad que no quería reconocer, como si algo que era difícil de aceptar fuera restregado ante ella.

“¡¡SEYAAAAAAH!!”

Fudou avanzó hacia adelante. Comenzó un feroz asalto una vez más.

Pero, como era de esperar, su espada no alcanzó, fue bloqueada, desviada y evadida con cruel calma.

Y entonces:

“¡¡MENN!!”

Una vez más, con una perfección que no permitiría ni una sola excusa, el golpe a la cara de Shizuku aterrizó. Un claro sonido de impacto hizo eco.

Fudou cayó de rodillas impotente. Eso no se debió a que el golpe haya causado una conmoción cerebral ni nada. Fue porque su corazón se rompió. Ella se derrumbó.

Mientras que el árbitro estaba preocupado al ver a Fudou la cual no parecía que seguiría la etiqueta después del final de un partido, Shizuku guardó su shinai, se quitó el protector y abrió la boca.

“Fudou-san. Verás, esta es la razón por la que renuncio al club de kendo”.

“…”

Fudou miró ligeramente hacia atrás por encima de su hombro. Shizuku continuó.

“Mientras estaba desaparecida, no estaba jugando durante ese tiempo. Estaba puliendo desesperadamente mi habilidad en una lucha a muerte. Porque no había otra opción que esa. Aunque dejo de hacer kendo, sigo continuando con el kenjutsu de mi familia incluso ahora. Por eso, para el “kendo”, para la gente del club de kendo, mi espada se ha convertido en nada más que un veneno”.

“… En otras palabras, ¿estás diciendo que es porque eres demasiado fuerte, porque ya nadie es rival para ti?, ¿que ni siquiera soy digna de ser tu oponente?”

“-, no es eso. Lo que digo es que a pesar de que es el mismo camino de la espada, pero la dirección hacia la que vamos es diferente. Incluso si me haces tú objetivo, distorsionará tu espada en su lugar――”

Shizuku trató de encontrar las palabras adecuadas de alguna manera.

Shizuku permitió que sus amigas en el club de kendo también estuvieran presentes en este encuentro asimismo fue para decirle esta razón a quienes la instaban a regresar al club de una forma u otra, pero Shizuku tenía la conciencia de que estaba diciendo algo que igualmente podría tomarse como su altanería.

Y así, incluso mientras hablaba con Fudou, una sombra de inquietud apareció en su expresión preguntándose si sus amigas la odiarían.

Al ver a tal Shizuku, las miembros del club se dividieron entre personas que entendían lo que decía Shizuku, personas que mostraban expresiones complicadas que no sabían qué decir, y personas con ojos aún más iluminados que decían “¡Como se esperaba de Onee-sama!”. Pero ninguna de ellas mostró un claro disgusto. Seguramente ese fue el resultado de la personalidad de Shizuku y la amistad que había construido hasta ahora.

Pero parecía que Fudou no podía ser así.

“Por qué, solo por qué-. ¡Solo hay kendo para mí! ¡Aunque solo tengo kendo! ¡Aunque lo he dedicado todo hasta ahora-! ¡Pero por qué eres tú quien tiene todo la que en cambio se vuelve tan fuerte! ¡Tú que abandonas fácilmente el kendo-!”

“Fudou-san. Qué quieres decir…”

Shizuku le preguntó a Fudou, quien estaba empezando a derramar lágrimas cuando todavía no se había quitado la máscara.

“¡¡Te envidio!! ¡Eres hermosa, elegante, y adorada por todos! ¡Además de eso, incluso en el kendo donde he dedicado mi todo, me superas fácilmente! ¡Aunque tengas todo lo que quiero! Y sin embargo, y sin embargo, ¡fácilmente abandonas mi importante kendo por un hombre! A pesar de que lo abandonas, sigues siendo más fuerte que yo… tal cosa, es demasiado”.

“…”

Tal corazón envidioso fue arrojado a Shizuku desde el frente.

La estructura corporal y apariencia de Fudou Akari estaban al grado de que estaba bien decir que cualquiera que la conociera por primera vez sentiría miedo. Había sido así desde que era niña. No importa cuán de chica sea su corazón, su apariencia exterior no dejaría que nadie la viera como una.

Otras personas pondrían caras complicadas, o en ocasiones terribles se reirían cuando ella intentara ser femenina. Con solo caminar, las personas con las que se cruzó por el camino le dirigirían expresiones de asombro. A pesar de que le gustaba lo lindo, la ridiculizaron porque no le quedaba bien.

Ya había perdido la cuenta de cuánto se le había roto el corazón por clara malicia. Lo mucho que había sido herida por palabras y acciones insensibles. Cuántas veces de le desgarró el corazón porque un chico que le gustaba en realidad hablaba mal a su espalda. El corazón de Fudou Akari era inconfundiblemente el corazón de una chica. El mundo era demasiado cruel con ella.

Lo que fue más doloroso para ella fue cuando vio a sus padres lucir doloridos cuando la vieron a ella misma sintiendo dolor. No es que no la amaran. Más bien, incluso se podría decir que la adoraban. Esa fue precisamente la razón por la que ver a sus padres preocupados debido a su preocupada hija avivó su culpa.

En consecuencia, esa debe ser la razón. Por la que se metió en el camino del kendo.

No servía de nada incluso si seguía preocupándose por su propia apariencia. En ese caso, intentaría adentrarse en un mundo que se adaptara incluso a alguien como ella. Y luego, para que pudiera aprobarse a sí misma, se convertiría en la número uno en ese camino.

Decidió eso.

Pero se encontró con ella. Dentro del mundo al que entró, estaba esa chica.

“¿Por qué eres tan hermosa? ¿Por qué eres tan fuerte? ¿Por qué eres tan amada? Aunque soy así, ¿¡no es injusto!?”

No era como si Shizuku supiera los detalles de las circunstancias de Fudou. Pero Shizuku lo adivinó solo por esas palabras. La vida diaria que Fudou Akari había experimentado hasta ahora. Las amargas experiencias.

De repente, las palabras que siempre le fueron lanzadas en el pasado volvieron dentro de la mente de Shizuku.

――¿Eres una chica?

Su pecho se apretó. Shizuku vio que su yo pasado se superponía con Fudou, que estaba derramando lágrimas. Estaba a punto de abrir la boca siguiendo su hirviente emoción.

Sin embargo, antes de que su sentimiento pudiera convertirlo en palabras:

“… Puedes sentirte herida. ¡Deberías sentir el mismo dolor que yo!”

Después de decir tal cosa, Fudou, cuyos ojos estaban dando destellos de envidia y odio en el fondo, salió corriendo del edificio del dojo sin siquiera darle tiempo a nadie para llamarla y detenerla.

“Fudou-san-, espera――”

Shizuku inmediatamente trató de perseguirla, pero su mano fue agarrada por una poderosa fuerza y fue jalada. Cuando se dio la vuelta rápidamente, al que encontró allí era Hajime, quien había estado mirando en silencio hasta ahora.

Shizuku mostró impaciencia y le dijo a Hajime que soltara su mano, pero Hajime respondió con una mirada seria.

“No te preocupes, Shizuku”.

“Hajime…”

“Terminaré con ella más tarde. No voy a perder contra nadie en cuanto a cómo romper hábilmente un corazón”.

Parecía que Hajime-san planeaba ir y acabar con la chica que se escapaba mientras lloraba.

De todas formas:

“¡Detén eso-, este Rey Demonio-!”

“Zupaan”, un shinai furioso fue lanzado en un ataque de persona seria al rostro del Rey Demonio. “Ouch-”, Rey Demonio-sama se inclinó hacia adelante mientras decía eso”.

Incluso las miembros del club de kendo que estaban estupefactas por la cadena de eventos se alejaron o inclusive se estremecieron por las palabras de Hajime.

Hajime acarició su propia cabeza mientras veía a Shizuku.

“¿Te has calmado un poco?”

“¿Eh?”

Hajime hizo una sonrisa irónica hacia la asombrada Shizuku y continuó.

“¿Qué va a hacer alguien al final de su ingenio persiguiendo a otra persona que también está al final de su ingenio? Cálmate primero por ahora”.

“Ah…”

“Además, una belleza como tú, no importa lo que le digas a alguien que tiene complejo sobre su propia apariencia, en la mayoría de los casos no terminará bien”.

Si alguien que no tenía confianza en su propia apariencia se le dijera “¡Está bien, la cara no importa!” por alguien que fuera reconocido como atractivo por todos, estaba garantizado que la persona diría “¡Bastardo! ¿¡Te estás burlando de mí eh!?”.

La fuerza abandonó el cuerpo de Shizuku. Pero tampoco parecía que lo estuviera aceptando.

“Entonces, ¿me estás diciendo que debería dejarla en paz por eso? Tal cosa――”

“Por eso te digo que te calmes. Lo que esa chica tiene dentro, ¿es algo tan ligero que las palabras que pensaste en el lugar podrán resolver?”

“Eso…”

Shizuku se quedó sin palabras. Hajime soltó su brazo y, a cambio, su mano tocó la suave mejilla de Shizuku y la pellizcó tiernamente para calmarla.

“¿No es mejor si le das un poco de tiempo? Así, si esa chica se encierra, puedes visitarla tantas veces como quieras, y si intenta hacer algo, entonces puedes detenerla. De cualquier manera, hacerlo ahora mismo no será nada bueno para ambas partes”.

La precaución de Hajime, que parecía haber visto a través de que Shizuku estaba conmocionada al ver que su yo pasado superpuesto con Fudou, hizo que Shizuku agachara la cabeza mientras asentía abatida.

“No pongas ese tipo de cara. También cuidaré de que no se convierta en algo que no se pueda deshacer. Por eso, puedes pensar lentamente, qué tipo de palabras debes decir y qué tipo de acciones debes tomar la próxima vez que la veas. Ven, por ahora volvamos a casa. Ve a cambiarte de ropa”.

“Sí…”

Quizás se sentía arrepentida de que las cosas no hubieran ido bien, o quizás estaba preocupada por lo que debía hacer. Shizuku se desvanecía tambaleante en el vestuario luciendo algo abatida. Hajime la despidió mientras hacía una expresión preocupada. En cuanto a los miembros del club de kendo, se retorcían un poco al ver la figura de Shizuku desanimada que normalmente nunca se les mostraría.

“He, Hey Nagumo. ¿No la detendrás? Eres su novio, ¿verdad?”

“E, Es correcto. ¡Es absolutamente peligroso ir a encontrarse a esa chica o intentar detenerla cuando venga a atacar! ¡El estado de esa persona no era normal!”

Las amigas de Shizuku estaban discutiendo con vehemencia por el acto de Hajime que parecía empujar la espalda de Shizuku que estaba tratando de hacer algo al respecto.

El estado de Fudou al final fue ciertamente anormal. A diferencia de cuando estaba presionando por un partido, su extraña atmósfera de ahora parecía como si una emoción negativa muy fuerte se desbordara de ella. No importa quién lo pensara, se veía como que iba a hacerle algo malo a Shizuku.

Normalmente aquí sería donde uno debería dejar de involucrarse. No importa cuán fuerte fuera Shizuku, no había necesidad de permitirle que se dirigiera a propósito hacia el peligro. Y si Hajime era su novio, no debería dejar que su amada se involucrara más en esto, era sobre lo que discutían las chicas.

Pero Hajime declaró indiferentemente a ellas que eran así.

“Su entrometimiento y hábito de preocuparse son incurables. No se puede evitar, ¿verdad?”

“No se puede evitar dices… ¿no es eso demasiado irresponsable a pesar de que eres su novio?”

“Está bien. Si eso es lo que Shizuku quiere hacer, pues eso. Si ella va a entrometerse con otras personas y es agobiada por problemas por ello, entonces la cuidaré y llevaré la carga el doble de eso, también la mimare mientras estoy en ello. Ese es mi papel”. (Ex: Kyaaaaaaaaa)

“…”

La expresión de las chicas hizo “Munyuu”. Era una expresión como si fueran alimentadas a la fuerza con un pastel terriblemente dulce. En cuanto a los chicos, su expresión era mitad admirativa y mitad celosa que parecía decir 「De todos modos, porque Nagumo no muere ya」 a su manera.

“Dejando eso de lado, hay un pequeño problema…”

“Eh, ¿qu, qué?”

Preguntó una chica mientras tartamudeaba un poco por alguna razón. Hajime se rascó la mejilla torpemente mientras:

“Esa chica Fudou, salió corriendo todavía en su ropa de kendo, o más bien, aún estaba usando todos sus protectores. ¿Qué vamos a hacer con su uniforme?”

“Ah…”

Cuando vieron la entrada, sus zapatos también se quedaron atrás. En este momento en que el sol ya se había puesto, una enorme chica que llevaba un equipo completo de kendo, excepto el protector facial, estaba huyendo con la cara llorosa y descalza… Se sintió como si se susurrará una nueva leyenda urbana en el vecindario.

“Como era de esperar, Fudou no volverá ella misma para recuperar sus cosas. Incluso si queremos devolvérselas a las miembros del club de kendo en su escuela, sería un problema si un hombre como yo va allí con un uniforme de chica”.

“Si es Shizuku, se siente como que fuera a decir que quiere devolvérselo ella misma, pero… de la conversación de ahora, sería cuestionable el que dejemos que Shizuku haga eso”.

“Sí. Y entonces, oi, tú Kouhai por allá”.

La mirada de Hajime se fijó en Kouhai-chan. Kouhai-chan saltó reflexivamente sobre el lugar mientras daba una extraña respuesta, “¡Shiiii!”.

“Mañana por la mañana, ve a entregar el uniforme a la escuela de Fudou”.

“¿Eh? Mañana por la mañana… err, ¿normalmente tengo clase mañana?”

“¿Ah? Entonces, puedes venir aquí a recoger el uniforme a primera hora de la mañana, ir a su escuela y luego regresar aquí antes de que comiencen las clases. Ah, no puedes traer el uniforme a casa, ¿de acuerdo? Por si acaso, ¿qué pasa si esa chica vuelve aquí para llevarse sus cosas ella misma?”

“E, Err, senpai. Sin embargo, la escuela de esa persona está muy lejos de aquí…”

“Así parece. ¿Y?”

“E, Err, mi casa también está, bastante lejos de aquí, así que, mirando desde la distancia total, tomará mucho tiempo…”

“Ya veo. ¿Y?”

“… Uu. Al menos que sea después de la escuela, ¿no es eso bueno?”

“Oi oi, ¿qué vas a hacer si por casualidad Fudou no tiene uniforme de repuesto? Si lo entregas a primera hora de la mañana, en el peor de los casos puede cambiarse después de llegar a la escuela. Pero si lo entregas después de la escuela… eres una tipa cruel eh”.

“¿Cu, Cual boca dice eso?”

Kouhai-chan rechinó los dientes, “Gugigigigigi”. Fue una actitud rebelde. Realmente imperdonable. Sumado a sus travesuras habituales que cruzaban la línea, su actitud realmente no era buena.

Hajime hizo una amplia sonrisa mientras daba un paso adelante como si se aprovechara de la brecha en su conciencia y se acercó, agarrando a Kouhai-chan con una garra de hierro. “Creak”, un sonido desagradable sonó…

“Ouch-, ouch ouch ouch ouch-. ¿¡Se, Senpai!? Mi cabeza, mi cabeza se parte――”

“Oi, Kouhai. Estoy diciendo que si cumples esta misión, perdonaré todas tus travesuras hasta ahora. ¿Tienes alguna queja?”

“¡Hahih, ninguna en absoluto! ¡Trabajaré duro y completaré la misión!”

La lamentable Kouhai-chan fue liberada y luego se derrumbó en el suelo con las piernas pegadas la una a la otra, esa postura era como si fuera una lastimosa niña que se encontraba con un violento matón. Frente a la Kouhai-chan que estaba susurrando “¿Esto también es una prueba para mí, Onee-sama?”, estaba Hajime-senpai quien se encontraba imponentemente de pie sin siquiera una pizca de culpa mientras daba un golpe adicional “Si fallas, o si te haces la tonta … ¿entiendes verdad?” a la derribada oponente.

La brecha de eso con su acto respecto a Shizuku antes de esto, la cual fue indulgente en varios sentidos, fue terrible.

Mientras los miembros del club se estremecían una vez más:

“… ¿Que están haciendo todos ustedes? O más bien, ¿por qué todos no están cambiándose de una vez?”

Shizuku, que había terminado de cambiarse de ropa, llegó con una expresión dudosa.

“No, no pasa nada… ¿Cierto?”

Hajime miró a los miembros del club de kendo con una sonrisa.

““““¡Sí! ¡No pasa nada en absoluto!””””

Los corazones de los miembros del club de kendo eran uno. No podían ir en contra del novio de Yaegashi Shizuku.

Shizuku pareció adivinar lo que sucedió de alguna manera y envió una mirada exasperada a Hajime mientras también hacía una cara de disculpa a los miembros del club al mismo tiempo, pero antes de que pudiera decir algo, “Ahora, nos vamos a casa” Hajime tiró de su mano y se la llevó.

En la entrada, Shizuku miró hacia atrás y de alguna manera solo dijo “¡Nos vemos mañana!” antes de desaparecer.

Dentro del dojo que se quedó en silencio:

“Uu, ¿cómo te atreves a hacerle eso a la cara de una chica? ¿Este rencor, debe dejarse sin resolver así-?”

Allí, el rencor de Kouhai-chan la cual no aprendió su lección hizo eco.


Autor: Muchas gracias por leer esto cada vez.

Muchas gracias también por los pensamientos, opiniones e informes sobre errores ortográficos y palabras omitidas.

El arco de Shizuku continuará un poco más. (Ex: Por mi perfecto)

Por cierto, la escena en la que Shizuku devolvió un grito de espíritu de lucha, me imaginé la impresionante escena de Tama-chan de Bamboo Blade para eso. Atomi○ Fire Blade/Hoja de Fuego Atómico… Shirakome estaba temblando en varios sentidos. (Ex: No lo conozco así que el nombre podría estar mal)

Ex: Me gusta el personaje de Akira-chan, esa clase de personajes siempre me agradan, deseo le vaya bien y hasta pueda llegar a ser relativamente recurrente.

En cuanto a Kouhai-chan, lo pongo en mayúscula al principio por ser el “nombre” del personaje, cuando son kouhais random lo pongo en minúscula. Me encuentro feliz de que por fin apareciera, definitivamente una de las joyas del After Story. Por cierto, me la imagino con la voz de Uzaki y me pega a la perfección.

Adicionalmente lo vuelvo a repetir, Hajime es un esposo maravilloso.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s