Súper Gen Divino – Capítulo 763: Oasis


Sexto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“¿Estás seguro?” Dentro de la oficina de Genéticas Ángel, Zhao Qi habló con Zhao Lian.

“Ya ha sido confirmado. La madre de Han Sen, Luo Lan, es la única nieta de Luo Haitang. La familia Ji tiene el apoyo de Luo Haitang.” Dijo Zhao Lian en respuesta.

Zhao Qi frunció el ceño severamente y preguntó, “¿La familia Ji ha hecho algo ya?”

“No han hecho nada particularmente grande. Pero de acuerdo con la información proporcionada por el Viejo Qi, algunos de los semidioses de la familia Ji están en camino al Refugio del Cazador de Dioses.” respondió Zhao Lian.

“Son unos bastardos afortunados. No puedo creer que tengan una conexión con Luo Haitang. Si esto se fortalece, no tendrán que depender tanto de nosotros.” La cara de Zhao Qi era sombría. “Pensé que ayudando a Ji Ruozhen, nos proporcionaría una mayor influencia. Parece que estaba equivocado.”

“Tío Qi, no puedes culparte por este giro de los acontecimientos. Nadie esperaba que Han Sen fuera el bisnieto de Luo Haitang. Y ahora, la familia de Luo Haitang, que siempre ha permanecido neutral, se está volviendo amistosa con la familia Ji. Esto habría sido imposible de predecir.” Dijo Zhao Lian.

Zhao Qi se rió fríamente y dijo, “En este mundo, no hay nada que los humanos sean incapaces de conseguir. Si la familia Ji quiere usar el poder de Luo Haitang para librarse de nosotros y el apoyo que ya le hemos estado proporcionando, no lo permitiré. Aunque Luo Haitang es poderoso, siendo un semidiós y todo eso, la fuerza no importa. Está solo donde está, y no puede volver a la segunda zona. Continúa con las pruebas de la cuarta etapa del fluido Ángel un poco más rápido, pueden resultar útiles en un futuro próximo.”

“Las pruebas de la cuarta tapa requieren mucha sangre real shura. Y además necesitamos la Estrella Cobre Dan. Nosotros…” Zhao Lian quería continuar, pero sus palabras dudaban en salir.

Zhao Qi frunció el ceño y dijo, “Dáselo a ellos. El fluido Ángel es nuestro mayor logro, y la Estrella Cobre Dan no es nada. Una vez que hayamos establecido una presencia y podamos mantenernos en la cuarta zona, es cuando nuestra familia empezará a brillar de verdad.”

“Sí.” Zhao Lian estuvo de acuerdo. Entonces, se dio la vuelta y salió de la oficina de Zhao Qi.

“Le haré saber a esos ancianos que su tiempo se ha acabado. El avance de la humanidad, la genética y todo, reside en la tecnología.” Los ojos de Zhao Qi brillaban con luz.

……

Continuando el viaje, Han Sen no había encontrado nada extraño de nuevo. Con el zorro plateado cerca, era común que las criaturas mantuvieran su distancia. Por lo tanto, su viaje estaba libre de conflictos.

La hada parecía increíblemente gentil, y escuchaba afectuosamente a Han Sen cada vez que hablaba. Sus heridas estaban mejorando gradualmente, cada día. No pasaría mucho tiempo antes de que se recuperara completamente.

Aunque no confiaba completamente en ella, Han Sen nunca bajó la guardia con ella alrededor. Mientras Han Sen dormía, sintió que la hada volaba cerca de él, lo que activó una sirena de alarma en su cabeza.

Pero no estaba dispuesto a hacer un movimiento todavía. Fingía seguir durmiendo, y en su lugar activaba sus sentidos para observar lo que ella hacía.

La hada voló cerca de él, dando vueltas en su cabeza. Luego, ella se posó en su palma y se deslizó entre los dedos medio doblados de su mano. Como una manta, se acurrucó debajo de ellos y se durmió.

El comportamiento de Han Sen se relajó un poco, y se sorprendió mucho por su comportamiento. Abrió los ojos y la vio meterse en sus propios sueños, con un aspecto tan delicado como el suyo.

Pero unos días después, Han Sen creyó que empezaba a ser demasiado ingenuo y estaba bajando la guardia. Pensó que la hada estaba esperando, todavía, su momento para vengarse, ya que lo único que hacía era holgazanear e ignorar sus órdenes. Aparte de actuar con lucidez, no haría ni una sola cosa productiva.

“Estas malvadas y engañosas criaturas de segunda generación nunca harán nada decente.” Han Sen estaba enfurecido por su comportamiento. Antes, sólo tenía que competir con el zorro plateado por los bienes, pero ahora también estaba la hada. Hubo un par de ocasiones en las que Han Sen quiso darse un gusto con la carne sabrosamente cocinada, pero terminó siendo incapaz de hacerlo. Las barrigas combinadas de las dos criaturas que tenía como compañía necesitaban ser llenadas primero, y eso usualmente lo dejaba con las sobras sarnosas.

“Bien. Primero los engordaré a ambos y luego cenaré con ustedes.” Pensó Han Sen para sí mismo.

El grupo de viajeros atravesó el Desierto Negro durante otras dos semanas. Justo cuando Han Sen casi se había olvidado de todos los extraños sucesos que habían ocurrido en el camino, se encontró con un oasis.

“De ninguna manera. ¡¿Hay cocoteros aquí?!” Han Sen, después de ver el oasis, estaba un poco extrañado.

El oasis no eran del todo extraño, pero la abundancia de cocoteros sí lo era. Cada árbol estaba decorado con varios cocos del tamaño de una pelota de baloncesto que se veían absolutamente deliciosos.

Este era un desierto duro y, sin embargo, ¿por qué crecerían aquí cocoteros que crecen cerca del mar? Su mera cantidad también era increíble. Era como un bosque infinito de cocoteros.

Zhou Yumei parecía emocionada. Con la Pequeña Naranja, inmediatamente salió corriendo hacia el bosque de cocos. Recogió muchos de los cocos con una cara hambrienta. Había estado bebiendo simples soluciones nutritivas durante mucho tiempo, y ya estaba harta de ellas.

“¡Alto! No toques esas cosas.” Han Sen rápidamente le habló a Zhou Yumei.

“¿Por qué no? Sólo tengo hambre de algunos cocos. No hay ninguna criatura alrededor.” Zhou Yumei se dio vuelta con una mirada confusa.

“Estamos en el mundo de los refugios. Usa tu cabeza y trata de pensar por qué tantos cocoteros podrían existir aquí. Por supuesto, siéntete libre de seguir adelante con tu comida, si no tienes miedo de morir.” Advirtió Han Sen fríamente. Si ella insistía en comerlos, entonces él no la detendría. Su cuidado por Zhou Yumei no se extendía tanto.

Zhou Yumei, con una mueca de decepción, volvió a Han Sen con las manos vacías. “Bueno, ¿hay alguna forma de determinar si puedo o no comer esos cocos?”

“Sí, comiéndolos.” Mientras Han Sen decía eso, comenzó a caminar hacia el bosque de cocos. El Rugidor Dorado se quedó atrás, llevando sus mochilas. Caminaron por muchas millas antes de ver algo más significativo.

Lo que Han Sen finalmente encontró le sorprendió mucho. Había un gran lago verde, cuya agua parecía una esmeralda brillante. Era enorme, y rodeándolo todo estaban los cocoteros.

“¿Puedo beber el agua?” Zhou Yumei preguntó extasiada a Han Sen.

“Me temo que no puedes.” Han Sen caminó cerca de la orilla del agua mientras hablaba. Viendo el agua clara del lago, frunció las cejas. Olfateó el lago y luego, con una botella, tomó un pequeño sorbo del agua. Con una sonrisa irónica, dijo, “Sí, no puedes beber esto.”

“¿Por qué no?” Preguntó Zhou Yumei.

“Esto es agua salada.” Han Sen le pasó la botella a Zhou Yumei.

Ella probó el poco agua que él había recogido y lo escupió rápidamente. El agua estaba increíblemente salada, como el agua de mar.

Ignorando su reacción, Han Sen miró hacia el centro del lago. Allí, una pequeña isla descansaba. No era más grande que un campo de fútbol, y en su centro había un cocotero gigante.

El cocotero se veía diferente al resto. No sólo era más alto, sino que su tronco era como el jade blanco.

Los cocos en lo alto también eran diferentes. Eran como bolas de metal negras y gigantes.

Han Sen lo observó más de cerca. El cocotero gigante de jade blanco tenía tres cocos, y cada uno era aproximadamente del tamaño de una pelota de yoga. Su oscuridad, ademas, acentuaba su apariencia de pesado.

¡Splash!

Mientras Han Sen observaba el cocotero de jade blanco, las aguas del lago se movieron. Algo enorme surgió del agua, y un par de ojos como ruedas ascendieron al cielo y miraron hacia abajo a Han Sen y Zhou Yumei.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s