Súper Gen Divino – Capítulo 759: Mujer Indefensa


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen se sorprendió al ver el fénix de fuego negro que se elevaba por el horizonte. Su velocidad era increíble, y desapareció de la vista en un parpadeo.

Una ola de calor descendió del cielo y casi cocinó el pelo del cuerpo de Han Sen.

Afortunadamente, el fénix no parecía estar interesado en ellos. Simplemente voló por su cuenta y desapareció. Dicho esto, parecía ir en la dirección que Han Sen había elegido para su propio viaje.

“¿Por qué no cambiamos de rumbo y elegimos una dirección diferente para ir? La mala suerte es lo único que puede venir de un encuentro cercano con tal criatura.” Sugirió Zhou Yumei con preocupación.

Antes de que vieran al pájaro, Zhou Yumei notó que su pequeña naranja estaba un poco nerviosa.

Sin embargo, Han Sen sacudió la cabeza. “Tenemos que ir por aquí.”

Si quería cruzar el Desierto Negro, tenía que continuar en la dirección que estaba tomando. Y el pájaro parecido al fénix no parecía interesado en ellos, de todos modos. Lo más probable es que sólo pasara por aquí.

Después de otros dos días de viaje, se le ocurrió a Han Sen que no habían vuelto a ver al pájaro, mientras que Zhou Yumei se olvidó por completo del avistamiento. Al anochecer, Han Sen levantó una tienda para poder descansar por la noche y moverse al día siguiente.

“¿Cómo es que sólo levantas una tienda para ti mismo? ¿Dónde esperas que duerma, eh?” Los ojos negros de Zhou Yumei se abrieron de par en par.

“Si no te apetece dormir fuera al aire libre, entonces ven dentro y duerme conmigo.” Han Sen ya se arrastraba dentro de la tienda mientras hablaba.

“Tú… qué caballero.” Dijo Zhou Yumei sarcásticamente. Ella observó a la oscuridad del desierto que los rodeaba, y luego se arrastró dentro de Han Sen.

Era una simple tienda de campaña, y no era una en la que se podía estar de pie. El zorro plateado y la pequeña naranja ya estaban dentro y se habían puesto cómodos. Acostada, Zhou Yumei podía sentir el calor corporal de Han Sen.

“Te lo advierto. No te hagas ilusiones.” Le dijo Zhou Yumei a Han Sen, con los ojos de una mujer enojada.

“No te preocupes, me faltó el gentil amor de una madre cuando era joven.” Han Sen ni siquiera miró a Zhou Yumei mientras hablaba. En vez de eso, sus ojos estaban fijos en un libro que acababa de sacar de su mochila.

“¿Qué se supone que significa eso?” Zhou Yumei se congeló, incapaz de entender lo que Han Sen quería decir con eso.

“Nada. Sólo estoy halagando el hecho de que eres joven y pequeña.” Dijo Han Sen casualmente.

“Tienes buen gusto, pero no importa lo bonita que sea, no puedes…” Zhou Yumei era un poco tímida, y hablaba mientras miraba hacia abajo.

Pero sólo dijo la mitad de su frase cuando miró que sus pechos, que eran como dos pequeñas colinas sobre su pecho. Su cara se enrojeció rápidamente y dijo, “¡Tú eres quien es pequeño!”

Han Sen dejó el libro y se quitó la camisa. Esto conmocionó a Zhou Yumei, y ella rápidamente se alejó en pánico. Usó sus brazos para protegerse y cubrir su cuerpo, preguntando con angustia, “¡¿Qué quieres?!”

Han Sen sonrió y palmeó los músculos que componían su pecho y dijo, “Puede que no sean grandes, pero son más grandes que los tuyos.”

Zhou Yumei no pudo evitar echar un vistazo. Estaba impresionada por la vista, y eran de hecho anchos y gruesos. No eran particularmente sobresalientes, pero tenían delicadas curvas que las hacían atractivas a la vista.

Y Han Sen tenía un paquete de seis que era como el jade, y la piel blanca y sedosa que volvía locas a las mujeres. Viendo eso, Zhou Yumei casi comenzó a babear. Además, comenzó a desarrollar el impulso de tocarlas.

“Limpia la saliva de tus labios y ve a dormir. No deberías molestarme durante la noche.” Han Sen empujó la cabeza de Zhou Yumei, mientras su cuerpo se acercaba a él. Luego, se metió en su saco de dormir.

Zhou Yumei quiso defenderse, pero en vez de eso miró hacia abajo una vez más y observó su propio pecho modesto. Pensó en el pecho grueso y ancho de Han Sen, donde los músculos se trababan y se curvaban entre sí de manera impecable. Se dio cuenta de que había perdido esa ronda antes de que empezara, y no tenía municiones para devolver el fuego sobre ese tema en particular.

Zhou Yumei estaba un poco molesta después de eso, así que se retiró a su propio saco de dormir. Entonces comenzó a pensar en lo difícil que era la vida. Pero entonces otra imagen destelló en su mente, y fue la imagen de la impresionante parte superior del cuerpo de Han Sen, sus sexy clavículas y sus tentadores abdominales. Zhou Yumei no pudo evitar tragar la saliva que se estaba acumulando dentro de su boca. Trató de sacudir la imagen y apretar sus párpados, pero la imagen permaneció. No podía librarse del increíble cuerpo de Han Sen.

Se dio la vuelta para echar un vistazo a Han Sen. Sus ojos estaban cerrados y parecía que ya estaba durmiendo. Viendo su cara de lado, no era súper guapo, pero sus rasgos faciales eran distintivos y nítidos. Le hacía parecer bastante amenazador y malhumorado, pero su piel era blanca y suave. Ese elemento ayudaba a suavizar un poco la imagen, pero en general, parecía un hombre varonil.

Zhou Yumei continuó pensando en su cuerpo mientras lo miraba. Y luego su mente se aventuró más allá en sus visiones del hombre. Recordó lo poderoso que era, y cómo desafiaba sin miedo al espíritu. También se ocupó del hada y del escorpión. Parecía que estaba enamorada.

Pero entonces su corazón se hundió por otra imagen que apareció en su mente, y ese fue el anillo que adornaba su dedo. Ella suspiró y se dijo a sí misma, “¿Por qué siempre se toman los buenos?”

“¿Qué has dicho?” Han Sen frunció el ceño y se volvió para mirar a Zhou Yumei.

La cara de Zhou Yumei se puso roja otra vez. Se había excitado tanto, que nunca esperó que terminaría diciendo sus pensamientos en voz alta. Con un rostro que se negaba a calmarse, intentó explicarlo diciendo, “N-n-nada…”

Cuando Zhou Yumei entró en pánico, Han Sen se giro completamente. Ahora, su cara estaba directamente frente a la de ella. El calor de la otra persona se acercaba a ella.

El corazón de Zhou Yumei latía furiosamente al ritmo de una estampida, y ella pensó para sí misma, “¿Qué va a hacer? ¿Qué voy a hacer yo? Está comprometido. Debería rechazar sus avances, ¿verdad? Pero… ¡no! No debo ser así. No puedo ser engañada por el demonio de la tentación. Debo concentrarme y canalizar mis buenos pensamientos… pero él es un hombre tan capaz. Si lo tomo, podría tener la oportunidad de…”

Muchos trenes de pensamiento diferentes e ideas ahora corrían por su mente. El cuerpo de Han Sen estaba todavía tan cerca, y entonces, él cubrió su boca con su mano. Se subió encima de ella.

“No puedo competir. ¿Cómo se supone que voy a resistir a un hombre como este? Sólo soy una mujer débil e indefensa. No hay manera de que pueda resistir su fuerza.” Zhou Yumei se las arregló para encontrar una excusa, que rápidamente la hizo sentir cómoda. Viendo el cuerpo de Han Sen sobre ella, cerró los ojos y continuó pensando, “No hay nadie más aquí. ¿Por qué me está sujetando la boca? Incluso si grito, nadie podría venir en mi ayuda. Podría gemir y jadear de placer, pero no hay razón para que grite.”

El corazón de Zhou Yumei seguía bombeando salvajemente, pero después de un tiempo, sus expectativas no se cumplieron. Se sentía extraña. Y entonces, abrió los ojos un poco. Con una mano aún cubriendo su boca, Han Sen había abierto la tienda y echado un vistazo afuera.

La cara de Zhou Yumei estaba ardiendo y su cuello se estaba calentando. Quería cavar un hoyo y esconderse.

Han Sen miró afuera y notó un halo que se asentaba en el Desierto Negro a la distancia. Había muchos dientes de león brillantes, pintando las arenas del desierto. Era un prado infinito de ellos, uno del cual no podía ver el final. Las cabezas de los dientes de león bailaban con la caricia de la brisa.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s