Ziqin: Capítulo 1 – Mu Jin


 


|Índice| Siguiente


(NT: Mu Jin (木 锦) –  Mu es un apellido que significa “madera”, Jin es “brocado, brillante y hermoso”)


Había perdido la noción de las veces que había soñado con una voz junto a su oído, llamando suavemente “Maestro, Maestro”, hasta que su corazón se ablandó. Y, sin embargo, esa ternura fue seguida rápidamente por un dolor amargo.

Había pasado estos cien años en silencio y soledad. Sobre la Cima de Bambú, no quedaba nada más que un melocotonero seco y un qin dañado con cuerdas rotas. Pasó sus días en reclusión, concentrando sus esfuerzos en técnicas de cultivo para no volver a resultar gravemente herido. En cuanto a por qué se estaba esforzando tanto, no podía recordarlo. La persona que quería proteger y esperar probablemente nunca volvería a aparecer … (NT: qin (琴) – un instrumento punteado de siete cuerdas similar a la cítara.) (NTE: entiéndase cima con la cumbre de una montaña. El cultivo es; para quien no sepa, de manera sencilla un método de entrenamiento, es un término usado en las novelas del genero wuxia)

Encendió una lámpara y se sentó junto a su escritorio, levantando su pincel mientras se preparaba para pintar. Pero no sentía que pudiera dibujar nada. Al final, solo pudo dejar su pincel y salir silenciosamente de la habitación, mirando el melocotonero y el qin dañado. No estaba claro cuáles eran sus pensamientos.

Se quedó allí un día y una noche sin darse cuenta.

“Aiya, qué tipo sin emociones”, una voz maravillosa apareció de repente en la Cima de Bambú. Mu Jin se volvió para ver a un hombre vestido con una túnica azul, sosteniendo un abanico caballeroso en la mano. Sus ojos animados examinaron a Mu Jin con interés. “Con tu nivel de cultivo, podrías convertirte en un Inmortal. ¿Por qué sigues en el reino de los mortales?”

Mu Jin no estaba seguro. “¿Usted es?”

“Esta pequeña deidad es Ao Xin. Estaba pasando cuando sentí un aura de emociones cortadas en el reino de los mortales. Un momento de curiosidad me llevó a echar un vistazo. Esta pequeña deidad nunca esperó ver a alguien realmente interesante”

Mu Jin asintió con la cabeza. “¿Le gustaría a la estimada deidad entrar y sentarse?”

Ao Xin examinó a Mu Jin de la cabeza a los pies nuevamente. “Me preguntaba por qué seguías siendo mortal. ¡Resulta que aún no has pasado por la Tribulación Celestial! Con tus habilidades, no debería ser difícil ascender a un Inmortal. ¿Podría ser que el desastre aún no ha ocurrido?” (NT: Tribulación celestial (渡 劫 飞升) – dujie feisheng, literalmente “atravesar/pasar por una dificultad” y “elevarse a los cielos”. Por lo general, todos los cultivadores que aspiraban a los reinos celestiales tenían que pasar algún tipo de prueba antes de poder ascender.)

Mu Jin soltó una risita y sacudió ligeramente la cabeza.

“Ya que tuvimos el destino de encontrarnos, esta pequeña deidad te guiará con algunos consejos” Ao Xin juntó los dedos mientras calculaba el destino, antes de reír de repente. “Esta es ciertamente una calamidad interesante. Solo destruye ese qin de allí. Después de que se destruya, pasarás por tu tribulación” Cuando terminó, Ao Xin no pudo evitar susurrarse en secreto: “Nunca había visto una tribulación tan simple”

Mu Jin todavía negó con la cabeza como antes, lo que hizo que Ao Xin le diera una mirada extraña.

“Está bien si no paso esta tribulación” dijo Mu Jin.

“¡Oye!” Ao Xin se rió. “Esta es la primera vez que conozco a alguien como tú. Renunciar a la oportunidad de ascender al cielo por solo un qin. A juzgar por tu apariencia, no sobrevivirás más de 20 años sin la ascensión”

Mu Jin miró fijamente al qin por un tiempo antes de hablar aturdido. “Tiraría mil años de cultivo y nunca me convertiría en un Inmortal, antes de destruir este qin”

Ao Xin se sobresaltó al ver la expresión de Mu Jin. Por un segundo, no pudo decir si el otro estaba hablando de no destruir el qin, o no lamentaba sus sentimientos. (NT: qing (情) – sentimientos, apego emocional. Suena similar a “qin” de ahí la confusión.)

“La estimada deidad vino con buenas intenciones, pero este debe negarse cortésmente. Pero … si quieres quedarte, este solo puede recibirte con una taza de té. Si quieres irte, perdona a este por no verte partir”

Ao Xin arqueó una ceja antes de sacudirse las mangas con enojo para marcharse. “¡No sabes lo que es bueno para ti!”

No sabes lo que es bueno para ti… quizás, fue porque ninguno de ellos sabía qué palabras eran buenas y cuáles eran malas cuando le hablaban.


|Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s